Conéctate a nuestras redes

En Vivo

Richie Kotzen: Sonidos al natural

Publicado

en

Cuando te dicen que un genio de la guitarra eléctrica hará un show acústico, el pensamiento obvio es la curiosidad de ver el “verdadero” talento de un instrumentista, en un formato más crudo que denotará sus falencias y virtudes con mayor fuerza. Cuando te dicen que es Richie Kotzen el que hará esto, las dudas se acrecientan. El manejo de los efectos y la forma de tocar del ex Mr. Big y ex Poison es magistral, entonces lo que haga con una guitarra de palo es un misterio para muchos.

Este miércoles 13 de junio, Kotzen logró conectar con la emocionalidad más pura de su trabajo solista. Esa crudeza que se avizora con la falta de efectos, se suplió con la entrega de un artista que sabe muy bien lo que hace, pese a lo simple que él mismo lo haga ver en 17 canciones y 85 minutos de show.

El setlist incluso es distinto a la mayoría de las tocatas que él ha realizado alrededor del mundo. Es que Kotzen tampoco está acostumbrado a este tipo de presentaciones, lo que le reconoció a un público que siempre estuvo ávido de música y que repletó La Batuta. De hecho, comenzó con “I Would”, que sale en el disco “Acoustic Cuts”, un compilado de 2004. Una rareza sólo para fanáticos que Kotzen tocó en solitario, acercándose poco a poco a la gente, mientras se denota el sonido claro de su guitarra. Luego otra rareza con “Rust”, que sale en el mismo álbum. Aquí se nota que el sacrificio en potencia y variedad de efectos en el instrumento, se suplen con la sencillez directa de la composición en acción. Con “Lose Again” el público ya estaba entregado, y tras eso vino “Don’t Ask”, primer “momento karaoke” de la noche.

Pese a que muchas canciones se acortaban, esta “esencia” que se podía observar era más que suficiente para evocar emociones y mucho más. Ese efecto karaoke se hizo presente en varios momentos dignos de recuerdo, porque la conexión fue más allá de lo normal. Kotzen se veía agradecido del apoyo y el público respondía coreando a toda garganta.

Con la banda completa –percusiones a cargo de un motivado Mike Bennett y bajo acústico con un pulcro Dylan Wilson- , las canciones pasaron de la intimidad intensiva a la profundidad de la sencillez, con unas grandes versiones de “Where Did Our Love Go” y “Change”.

Después vino el karaoke con todo. En “High”, “Shine” (original de Mr. Big) y “Stand”, el público le robaba la voz principal a Richie, a lo que este respondía con sonrisas de aprobación. Luego de una tibia versión, en comparación a la entrega extensa que acostumbra hacer, de “Doin’ What The Devil Says To Do”, vino la correcta interpretación de “Everything Good”, para dar paso al groove lleno de funk y soul de “Bad Situation”, donde la guitarra Kotzen Stratocaster sonó notablemente.

La voz de Richie Kotzen es un ítem aparte, dado que, si bien es su destreza en la guitarra la que lo ha hecho famoso, su timbre y colocación de tonos hacen que su interpretación vocal sea magistral de igual forma. Varias veces, como en “Help Me”, la voz replicó figuras de guitarra con una afinación envidiable.

“The Road” fue un aperitivo perfecto para lo siguiente, el tridente final de canciones de la velada, las tres coreadas a más no poder. “You Can’t Save Me”, “Remember” en una versión más blusera de lo usual y “Go Faster” más rockeada que nunca, fueron el broche de oro de una velada inolvidable, concepto manoseado, pero más que adecuado en este caso.

Sin efectos, sin batería, sin más que las manos, la voz y la guitarra de siempre, Richie Kotzen demostró sus quilates en el rock ante un público devoto, que supo ver que el talento, aunque esté al natural, en carne viva, sin artificios, no se esconde, sino que brilla con más fuerza si las canciones y el ambiente lo acompañan.

Setlist

  1. I Would
  2. Rust
  3. Lose Again
  4. Don’t Ask
  5. Where Did Our Love Go
  6. Change
  7. High
  8. Shine (original de Mr. Big)
  9. Stand
  10. Doin’ What The Devil Says To Do
  11. Everything Good
  12. Bad Situation
  13. Help Me
  14. The Road
  15. You Can’t Save Me
  16. Remember
  17. Go Faster

Por Manuel Toledo-Campos

Fotos por Praxila Larenas

Publicidad
2 Comentarios

2 Comments

  1. Sebastián Alfaro Flores

    15-Jun-2012 en 3:06 am

    Tocó “Let’s say Goodbye” también, pero no recuerdo en qué momento, pero fue mas tirado para el final.

  2. Francisco Gómez

    15-Jun-2012 en 9:45 am

    No, no tocó esa, aunque sí le dio un par de rasgueos y le dio con “The Road”. Tremendo show!

Responder

En Vivo

Tricky: Empatía en el trance

Publicado

en

Tricky

Salidas abruptas del escenario, un setlist destruido, un sonido a veces demasiado minimalista, una polera estirada hasta el hartazgo, micrófonos cayendo, luces oscuras. Es fácil quedarse en este tipo de imágenes; en las partes y no en el todo. Lo que ofrece Tricky en un escenario es diferente, es un trance, es una condición a la cual hay que plegarse. En vez de esperar pulcritud, lo que se debe esperar es carne, hueso y garganta, y eso es lo que la gente pudo obtener en la hora y media de show que ofreció el influyente artista electrónico en el escenario del Club Chocolate.

Tricky es alguien que ve al infierno a los ojos y lo pone a su nivel, constantemente. Los movimientos nerviosos que tiene en casi todo momento son parte de una desesperación planteada en términos reales, en medio de un set-up minimalista en extremo, con sólo una guitarra y la batería en escena, además de la joven cantante polaca Marta Zlakowska, quien cantó más que el propio Tricky, incluso tomando el micrófono por completo en canciones como “Overcome”.

Tricky entró a escena a las 21:50 horas y de inmediato se veía perdido, de espaldas a la gente, como entrando en su personaje y en sus catacumbas antes de caer en la espiral abismal en “New Stole”, uno de los temas más destacados de “Ununiform” (2017), disco que servía de excusa para el retorno del músico inglés, de fama mayor por Massive Attack aunque sin quedar delimitado a ese episodio, sino que ha expandido sus formas de trabajar, incluyendo destacar nuevas cantantes que se ajustan a sus composiciones llenas de trip hop más electrónico. Pero no sólo la voz de Marta destacaba, sino también la del propio Tricky, quien muchas veces tomaba dos micrófonos y se ponía a entonar de forma repetitiva y crecientemente angustiada versos de canciones como la bella “The Only Way”.

Quizás lo que más se podía extrañar en el show era la presencia de un bajo dominante que permitiera al público sentir físicamente la música un poco más, porque a ratos muchos se distraían, ya fuera por tomarse un trago de más o por la extrañeza ante un espectáculo tan poco ortodoxo, pero así ocurre con quienes buscan ser vanguardistas y trazar nuevos caminos. No es que Tricky lo haga tan consistentemente, pero sí en el proscenio intenta desplegar esas sensaciones que no caben en un disco.

En sus álbumes el artista suena sofisticado y oscuro, pero en vivo se aprecian las raíces de esas canciones, y lo que se veía sofisticado queda como algo crudo, rugoso, con sabor amargo pero intenso, y todo transcurre en las cavernas de la sensación de Tricky, en ese trance en el cual el público termina entrando con la empatía suficiente como para entender por qué no hay solos de guitarra brillantes o por qué Zlakowska no explota nunca su voz más allá de lo necesario. Y es que en la contención y en el evitar la explosión se ve cómo esa sensación un poco claustrofóbica desde lo sensorial gana en sustancia y realismo.

Tricky se va del escenario luego de una versión ligera de “Palestinian Girl” y una extensión de “Dark Days” que, como un mantra, repite su coro en múltiples ocasiones, algo que se vería de nuevo en el encore que se hizo esperar varios minutos. Allí “When You Die” y “Vent” cerraban una ocasión que, lejos de ser una fiesta, pareció un confesionario donde Tricky explica y vive sus dramas, y los despliega en canciones.

Lejos de la sencillez o de la corrección, el artista entregó un show donde él era protagonista, más allá de la música, y es ahí donde la gente pudo conectar, luego de la extrañeza ante las señales iniciales. Un Tricky agradecido se va junto a sus músicos, y la empatía de un público a veces complicado pudo más que los trazos que puede marcar el egoísmo. Carne, hueso, garganta y angustia quedaron de Tricky, cuya presencia pudo resonar entre sus fanáticos en su retorno a Chile.

IR A GALERÍA FOTOGRÁFICA

Seguir Leyendo
Publicidad

Facebook

Discos

Mindfucker Mindfucker
DiscosHace 2 días

Monster Magnet – “Mindfucker”

Dave Wyndorf dejó claro desde el principio que no iba a pasar desapercibido por este mundo como un rockero del...

Boarding House Reach Boarding House Reach
DiscosHace 3 días

Jack White – “Boarding House Reach”

Pasaron casi cuatro años para que Jack White volviera a entregar un nuevo álbum de estudio, el que mantenía a...

Stone Temple Pilots Stone Temple Pilots
DiscosHace 1 semana

Stone Temple Pilots – “Stone Temple Pilots”

Stone Temple Pilots no es la primera banda que se enfrenta a la muerte de su figura más icónica y,...

All Nerve All Nerve
DiscosHace 2 semanas

The Breeders – “All Nerve”

The Breeders es uno de esos conjuntos que tiene mística. Su existencia se encuentra en un tipo de “historia subterránea”...

Time & Space Time & Space
DiscosHace 3 semanas

Turnstile – “Time & Space”

Por más que insistan, hay quienes no se cansan de responder: ¡el punk no ha muerto! En esta ocasión, es...

Time Will Die And Love Will Bury It Time Will Die And Love Will Bury It
DiscosHace 3 semanas

Rolo Tomassi – “Time Will Die And Love Will Bury It”

Pensar en la música inglesa, o británica en general, para muchos puede estar relacionado con un sencillo pero sofisticado sentido...

Choosing Mental Illness As A Virtue Choosing Mental Illness As A Virtue
DiscosHace 3 semanas

Philip H. Anselmo & The Illegals – “Choosing Mental Illness As A Virtue”

Conocemos bien a Phil Anselmo. El personaje se desenvuelve de manera segura para provocar con la ferocidad de una pantera...

Firepower Firepower
DiscosHace 4 semanas

Judas Priest – “Firepower”

Aunque el Parkinson le haya cortado las alas del destino a Glenn Tipton, este no se va sin gritar venganza,...

Freedom’s Goblin Freedom’s Goblin
DiscosHace 1 mes

Ty Segall – “Freedom’s Goblin”

Ni glam, ni folk, ni garage ni psicodélico. En esta oportunidad, el inquieto y prolífico cantautor de California decidió echar...

Legend Of The Seagullmen Legend Of The Seagullmen
DiscosHace 1 mes

Legend Of The Seagullmen – “Legend Of The Seagullmen”

El viaje de Legend Of The Seagullmen comenzó varios años atrás, gracias a un encuentro en el que Jimmy Hayward,...

Publicidad
Publicidad

Más vistas

A %d blogueros les gusta esto: