Conéctate a nuestras redes

En Vivo

Rhapsody Of Fire: El reinado prevalece

Publicado

en

La tercera visita de los italianos a tierras nacionales, tenía un sabor a consagración. Uno de los grandes exponentes del power metal mundial, regresaba para realizar una tripleta de shows en el sur, norte y centro de nuestro país, esta vez, sin el agregado de la “novedad” del que gozaban hace unos cuantos años, sino que a cautivar con el peso de una trayectoria de más de quince años. Una prueba de fuego, digna de la épica de la banda.

El Teatro Caupolicán servía –una vez más- como cuartel general para una noche de metal y espadas. La gran afluencia de público, llenaba la planta baja del recinto, mientras el coro de los fanáticos trataba de amenizar las ansias, que se extendieron más de la cuenta, debido a un molesto retraso de más de cincuenta minutos, según lo programado. En la espera, los cantos se triplicaron y la buena onda que se respiraba en el lugar, lograron mantener la energía a tope para cuando la música envasada dejo de sonar y “Dark Mystic Vision”, del EP “The Cold Embrace of Fear: A Dark Romantic Symphony” (2009), era la introducción elegida para recibir a Alex Holzwarth (batería), Oliver Holzwarth (bajo), Alex Staropoli (teclado), Tom Hess (guitarra) y a Roberto De Micheli (guitarra), quienes dieron el vamos definitivo con “Ad Infinitum”, tema que abre su más reciente placa, “From Chaos To Eternity” (2011), cuyo tema homónimo terminó por hacer explotar al recinto de San Diego, cuando Fabio Lione hacía su entrada y dejaba en claro que es el amo de ceremonias en Rhapsody Of Fire, tanto en su carisma como frontman, como en su intachable calidad vocal.

Un par de problemas en el retorno de Lione y un sonido que se ecualizó sobre la marcha, marcaron la primera estocada de los italianos que, desde ese momento, tenían al público en el bolsillo. El vocalista toma la palabra, con un español “italianizado”, para presentar “Triumph Or Agony”, canción que da nombre al álbum del año 2006, el primero que firmaron con el subtítulo “Of Fire”, y marcó la nueva era de la agrupación. De sus días como Rhapsody a secas, era interpretado el clásico “The March Of The Swordmaster”, cuyo festivo coro medieval, puso a saltar y a cantar a toda la cancha. Un corte en el medio de la canción, sirve para que Lione interactúe con el público haciendo juegos de voces entre él y la muchedumbre, para regresar al coro y terminar por todo lo alto, en uno de los momentos remarcables de la jornada.

Los problemas técnicos se acrecentaron en “Unholy Warcry”, otro tema de la era Rhapsody, donde la guitarra de Micheli enmudeció y tuvo que ser remplazada en el camino, quedando también ausente en “Lamento Eroico”, balada cantada en italiano y que, según lo prometido por Lione, debería tener una versión en español para un eventual regreso de la banda. Aun así, la fanaticada respondió a la perfección e interpretó la letra con total devoción, haciendo olvidar los evidentes problemas que se sucedían en el escenario.

Cambio de guitarra y la fiesta continuaba con “Land Of Immortals”, del debut “Legendary Tales” (1997), donde el bajo de Holzwarth y el teclado de Staropoli, destacaron ejecutando sendos solos, en un tema que reavivó la euforia y los cánticos épicos. Llegaba la sección de los solos que, para ser sinceros, fue lo más bajo del show. No porque los músicos carezcan de virtudes, sino porque se alargaron demasiado, sobre todo Oliver Holzwarth, cuyo solo de bajo, fue demasiado plano y aletargó lo que hasta el momento había sido una escalada de emociones. Alex Holzwarth en la batería, mostró sus credenciales y experticia, brillando en los pedales, los cuales hacia tronar sin siquiera despeinarse y se mantuvo imparable durante toda la presentación.

El resto de los músicos volvía al escenario, para interpretar tres clásicos que dieron forma al segmento más potente del show. “Knightrider Of Doom”, “The Village Of Dwarves” y “Dawn Of Victory”, esta última, precedida por los juegos de Lione con el respetable, que se extendieron más de la cuenta gracias al histrionismo del cantante, quien parecía no querer bajarse del escenario. La figura del actor Christopher Lee despierta gran admiración en los de Trieste. Su participación en la saga cinematográfica de “El Señor de los Anillos”, y su posterior colaboración con la banda, prestando su voz para la grabación del disco “Symphony Of Enchanted Lands, Vol. 2: The Dark Secret” (2004), marcó un hito en la historia de Rhapsody. Dedicada al hombre que interpretó al hechicero Saruman -como fue llamado por el público, gesto agradecido por Lione, quien aseguro que el actor prefiere ese apodo al de “Dracula”-, sonó “The Magic Of The Wizard’s Dream”, último momento de tranquilidad antes de pasar a “Holy Thunderforce”, reanimando al monstruo, y convirtiendo a la cancha del Caupolicán en un verdadero campo de batalla, donde sólo faltaron los escudos y las espadas.

Primer encore y de entre las penumbras comienza a escucharse “Reign Of Terror”, del disco “The Frozen Tears Of Angels” (2010), demostrando todo el tecnicismo del que hacen gala las nuevas composiciones del grupo. Segundo bis, y ahora “Epicus Furor” anuncia la inminente llegada de “Emerald Sword”, donde público y banda terminan por desatar la última gran contienda de la noche. El final llega con dos temas de la nueva etapa de Rhapsody, con “Act VI: Erian’s Lost Secrets” y “The Splendour of Angels’ Glory (A Final Revelation)”, donde las pasiones fueron descendiendo y los músicos ponían el punto final a una noche de himnos y gallardía.

Rhapsody Of Fire logró escalar hasta un podio único, y más que un escalafón dentro de una serie de bandas similares, ha sabido hacerse de un nombre y legado propio. Lo de anoche, una batalla heroica para defender a un reino que se niega a dejar el poder.

Setlist

  1. Dark Mystic Vision
  2. Ad Infinitum
  3. From Chaos to Eternity
  4. Triumph or Agony
  5. The March of the Swordmaster
  6. Unholy Warcry
  7. Lamento Eroico
  8. Land of Immortals
  9. Solo de batería
  10. Solo de bajo
  11. Knightrider of Doom
  12. The Village of Dwarves
  13. Dawn of Victory
  14. The Magic of the Wizard’s Dream
  15. Holy Thunderforce
  16. Reign of Terror
  17. Epicus Furor
  18. Emerald Sword
  19. Act VI: Erian’s Lost Secrets
  20. The Splendour of Angels’ Glory (A Final Revelation)

Por Sebastián Zumelzu

Fotos por Sebastián Rojas

Publicidad
3 Comentarios

3 Comments

  1. Pablo

    28-Jun-2012 en 12:41 pm

    poco fletos!

  2. Pablo

    28-Jun-2012 en 12:41 pm

    pensé que era leo rey por un momento

  3. Pedro

    01-Jul-2012 en 6:47 pm

    Ah me perdí del medio concierto!!! D:

Responder

En Vivo

Alcest: El territorio de lo imaginario

Publicado

en

Alcest

En un cotidiano tan moldeado por lo concreto, encontrarse con experiencias que dialogan con lo imaginario resulta un acontecimiento casi surreal. Bajo esa óptica, el concepto artístico de los franceses Alcest va en estrecha relación con aquellos episodios inusuales que retoman la fantasía. A cuatro años de su debut, la presentación del disco “Kodama” (2016) fue la coyuntura para esta segunda cita en Club Blondie, una velada etérea, que invitó a viajar a través de mundos que trascienden lo cotidiano.

Como antesala para este segundo encuentro, Bauda tomó la responsabilidad de abrir la jornada. Seleccionados por los mismos anfitriones, los teloneros contaron con una cantidad de público satisfactoriamente alta, quienes incluso participaron activamente en algunas canciones, como el caso de “Tectonic Cells”, mientras sonaban sus primeros arpegios. Las capas sonoras reverberantes proporcionadas por los locales permitieron crear una atmósfera familiarizada al sonido de los franceses, entregando una primera invitación a visitar los estados imaginarios que se profundizaron con los anfitriones.

Ya que el contexto de esta segunda visita se enmarca en la gira de “Kodama”, la presentación de los franceses se dividió en dos partes, dedicando la primera a interpretar íntegramente este trabajo, el cual carga con una importante inspiración de la cultura japonesa y, principalmente, en la obra de Hayao Miyazaki. Siguiendo el mismo orden que su versión de estudio, “Kodama” y “Eclosion” situaron a los presentes en este mundo donde la naturaleza cobra espiritualidad y se enfrenta a la inclemencia de la tecnología. Luego de estas dos canciones, Neige se tomó el tiempo para saludar al público, o más bien recibir los aplausos apabullantes en agradecimiento por una jornada que recién estaba comenzando. Luego de la evidente muestra de afecto, el alma creadora de Alcest se limitó a agradecer y continuar la carga.

La música de Alcest despierta emociones intensas. Los distintos matices por los que atraviesan las canciones entregan un ir y venir de contrapuntos sonoros, haciendo de cada canción un pequeño viaje en sí mismo, donde incluso el silencio es parte de la experiencia. Canciones como “Je Suis D’Ailleurs” pusieron a prueba la euforia del fanático en favor de disfrutar cada elemento de la canción. Por otro lado, “Untouched” y “Oiseaux De Proie” presentaron esta energía vertiginosa y emotiva que también es parte de la identidad del proyecto, la cuál mezcla de un modo sutil y equilibrado sonoridades tan disímiles como el black metal con el shoegaze. Ya presentada la obra en su totalidad, la banda visitó sus primeras composiciones con “Souvenirs D’Un Autre Monde”, trasladando el imaginario con influencia oriental a este otro terreno fantástico. Lamentablemente, parte de este ensueño fue interrumpido por una falla técnica que se extendió por más de lo esperado. Luego que Neige ofreciera las disculpas pertinentes, la banda interpretó “Percées De Lumière” y “Autre Temps”, recogidos de su segunda y tercera placa, respectivamente, generando en esta última un coro espontáneo del público.

Uno de los momentos más potentes de la noche estuvo marcado al cierre con la interpretación de “Sur L’Océam Couleur De Fer”, donde la quietud de la pieza mantuvo absorto a todo el Club Blondie en un instante legítimamente hermoso. Luego de que la banda se retirara tras interpretar “Là Où Naissent Les Couleurs Nouvelles”, el público no se movió en absoluto esperando su retorno. En una tónica netamente reverberante, “Délivrance” marcó un cierre sutil, mientras cada miembro de la banda se retiraba y dejaba a Neige solo, envuelto en estas capas atmosféricas, retornando con el mismo temple que caracteriza tanto a la obra como al autor.

Hacer lo que logra Alcest no es un ejercicio fácil. Si bien los franceses son  influencia del metal contemporáneo que busca explorar horizontes sonoros, no hay duda que son pocas las bandas que logran hacerlo con tanta naturalidad como ellos. El aura que rodea las canciones detrás del genio de Neige funciona como un intermediario entre lo mundano y lo ilusorio, que rara vez se logra traspasar a lo concreto. En tiempos tan privados de sentimientos, presenciar un show como Alcest otorga la escasa oportunidad de visitar estos territorios de fantasía que alguna vez solimos recorrer durante la infancia.

Setlist

  1. Kodama
  2. Eclosion
  3. Je Suis D’Ailleurs
  4. Untouched
  5. Oiseaux De Proie
  6. Onyx
  7. Souvenirs D’Un Autre Monde
  8. Percées De Lumière
  9. Autre Temps
  10. Sur L’Océan Couleur De Fer
  11. Là Où Naissent Les Couleurs Nouvelles
  12. Delivrance

IR A GALERÍA FOTOGRÁFICA

Seguir Leyendo
Publicidad

Facebook

Discos

Back Your Head Off, Dog Back Your Head Off, Dog
DiscosHace 1 mes

Hop Along – “Bark Your Head Off, Dog”

Desde hace no mucho, ha circulado la noticia de que las mujeres están siendo quienes dan la cara por esta...

Down Below Down Below
DiscosHace 1 mes

Tribulation – “Down Below”

Dentro del espectro de lo que se entiende como “metal extremo”, la evolución general en cada subgénero ha ido apuntando...

Resistance Is Futile Resistance Is Futile
DiscosHace 2 meses

Manic Street Preachers – “Resistance Is Futile”

El consenso general en torno a cada trabajo de Manic Street Preachers siempre ronda en torno a cuánto se acercan...

ØMNI ØMNI
DiscosHace 2 meses

Angra – “ØMNI”

Hay bandas que recaen eternamente en lo genérico y no experimentan más allá de los materiales básicos que les ha...

The Sciences The Sciences
DiscosHace 2 meses

Sleep – “The Sciences”

La carrera de Sleep dista mucho de ser una historia típica en el mundo del rock, factor que pudo haber...

Tranquility Base Hotel & Casino Tranquility Base Hotel & Casino
DiscosHace 2 meses

Arctic Monkeys – “Tranquility Base Hotel & Casino”

Un hype autogenerado en prensa y fanáticos por igual mantuvo las miradas del mundo en “Tranquility Base Hotel & Casino”,...

Songs Of Price Songs Of Price
DiscosHace 2 meses

Shame – “Songs Of Praise”

Pocas veces tenemos la fortuna de presenciar el nacimiento de una gran banda de la mano de su primer larga...

New Material New Material
DiscosHace 2 meses

Preoccupations – “New Material”

Para quienes puedan estar perdidos dentro del siempre caótico panorama del rock contemporáneo, probablemente sonará desconocido el nombre de Preoccupations....

American Utopia American Utopia
DiscosHace 2 meses

David Byrne – “American Utopia”

Una verdadera sorpresa terminó siendo el regreso musical de David Byrne, quien había estado silencioso en cuanto a nuevo material...

Eat The Elephant Eat The Elephant
DiscosHace 2 meses

A Perfect Circle – “Eat The Elephant”

La espera no es algo a lo que estemos acostumbrados en la modernidad, a estas alturas parece un concepto extraño...

Publicidad
Publicidad

Más vistas

A %d blogueros les gusta esto: