Conéctate a nuestras redes

En Vivo

Rage Against The Machine: Una verdadera batalla campal

Publicado

en

Grandes expectativas. ¿Qué grandes?, ¡GIGANTES!. La esperanza, las ansias, la ambición y tantas otras cosas que una posible venida de Rage Against The Machine provocaba, se vio reflejada ayer. Sí, ayer cuando la banda aterrizó en el escenario del Estadio Bicentenario de La Florida y causó una verdadera batalla campal en el recinto.

Muchos se habían quedado con las ganas el 97, cuando Zack de la Rocha se lesionó el tobillo, cuestión que derivó en la cancelación del resto de la gira, incluído Chile. Tuvieron que pasar más de 13 años. Que la banda se disolviera en el 2000, y volviera a componerse el año 2007. Muchas cosas ocurrieron en el intertanto. Pero sobre todo, Rage Against The Machine, por cada día que pasaba, se transformaba en el concierto soñado de todo fanático de la música.

Bajo el marco del ya exitoso y aclamado Ciclo Maquinaria (Air, Incubus, Maquinaria Festival), “La Batalla de Santiago” (The Battle of Santiago) se erguía como el broche de oro para una semana al tope.  La concurrencia fue lenta, pero variada. Hay que decir que RATM a estas alturas atrae audiencias de todo rango etario.

ratm_img_0245

Muchas canas en el vip al principio, se notaba que el promedio de edad apuntaba a la primera camada de fanáticos de la banda. Hacia atrás y los lados, todos se mezclaban y varias generaciones tras el grito de libertad, permanecían abarrotados en una cancha general llenísima. Que inclusive chorreó fanáticos para los palcos. A pesar que no existió una sobreventa de boletos, y el estadio aun no terminaba de llenarse.

Los de cancha sufrían apretados contra la reja. Cuestión que los llevó a treparse a los palcos. En pocos de minutos esas locaciones sin control alguno estaban llenas. Pero el problema permanecía, o más bien, muchos de esos individuos aún insatisfechos buscaban una mejor posición y comodidad.

Por eso comenzaron una verdadera batalla campal con los guardias de vistosas chaquetas amarillas. Algunos vándalos dentro de la cancha general desprendieron la protección del pasto, y la comenzaron a lanzar contra los guardias. De todos modos, algunos de los  guardias comenzaron a  defenderse como podían. Ni los mejores esfuerzos pudieron ante la masa que finalmente logró quebrantar la débil resistencia que se les oponía.

¿Resultado?, más de algún inocente asistente del sector vip habrá terminado molesto con la euforía de la gente. Pero es un tema menor. El furor que llenaba los rostros de todos los que presenciaban un sueño que se convertía en realidad, hizo olvidar el episodio, y en adelante todo fue cantar, gritar y disfrutar un concierto, sencillamente, histórico.

La previa, en resumidas cuentas se podía catalogar como un infierno que se encendía. Ya tempranamente sucedían algunos eventos que presagiaban un tenso ambiente. Gente infiltrada por la puerta principal, enfrentamientos con Carabineros e intento de todo tipo de los rezagados sin entrada, por conseguir su ingreso de alguna forma. Finalmente todo esto resultaría con catorce detenidos. Catorce que sin duda sortearon una arriesgada maniobra por presenciar el show de sus vidas, sin conseguir un resultado positivo.

Por otro lado, Suicidal Tendencies y The Mars Volta, preparaban los oídos del público para lo que estaba por venir. Cada uno a su estilo, pero sin duda cada uno en lo suyo, con honores. ¡Qué privilegio haber presenciado tres tremendas bandas en un mismo escenario!

ratm_img_0272

Tras la espera de unos cuarenta minutos de terminada la presentación de The Mars Volta, la impaciencia y una que otra pifia ya se oía salir de los más ansiosos. El momento esperado había llegado. En la oscuridad, con la alarma de guerra que sonaba por detrás, Zack de la Rocha, Tim Commerford, Tom Morello y Brad Wilk, tomaban sus posiciones, y ‘Testify’ daba el puntapié inicial para que la batalla comenzara.

Bombtrack’, salía y el público saltaba apasionado, al unísono. Era como verse en un DVD de Rage…, pero con un sabor diferente. La canción que abre el potente disco debut del cuarteto, “Rage Against The Machine” (1992), hacía vibrar a los miles de fanáticos que luchaban por su espacio. Rápidamente venía ‘People of the sun’, del “Evil empire” (1996) y la ensordecedora respuesta del público no se hacía esperar. Hasta el momento, todo era saltar, corear y desbordar emociones que por tanto tiempo estuvieron guardadas.

Know your enemy’ sorprendió, quizás no porque se pensara que no estuviera incluida en el setlist, sino por escucharla tan tempranamente en el show. No hubo un alma en el recinto, que no agradeciera tan magnánimo clásico. Tom Morello ya avizoraba llamar la atención con su particular manera de tocar su guitarra. El solo de ‘Know your enemy’, era el primer aviso.

Bulls on parade’, que tras una breve introducción, entraba en todo su esplendor. Las palmas de los presentes acompañaban y tras cinco canciones, lo memorable del show se inscribía como epitafio.  ‘Township rebellion’ sonaba y el estadio ardía en llamas. Zack de la Rocha hacía participar al respetable con el coro que promulgaba “… Why stand on a silent platform? Fight the war… “ y la ruidosa audiencia respondía “fuck the norm”. Sin duda, Rage hasta ese momento era una aplanadora. Por su parte, el público mostraba su energía, en un intento de contrarrestar el tremendo ataque de la banda.

El concierto se había transformado tras 25 minutos en una batalla dura, en donde la artillería pesada de los norteamericanos incitaba a la destrucción. Los fanáticos lo tomaron a pecho, y ya a ese momento la división entre cancha y vip era un pasillo que permitía desahogar la marea de gente, en que se tenía transformado el sector general.

Down Rodeo’, aclamada al igual que todas las anteriores, el lado b del “Evil Empire”, marcaba precedente para ‘Bullet in the head’ que con toda la furia, y los gritos ensordecedores del público que se entremezclaban con el de Zack. Creaba de esta, una intensa versión bajo fuego cruzado.

Luego vino otro temazo sacado del “The Battle of Los Angeles” (1999), ‘Calm like a bomb’ proseguía el ritual, y era un episodio más en esta verdadera guerra. Tim Commerford inciaba la canción con su bajo plateado, Tom por su parte tomaba parte del track con una aguda y efectista guitarra. ‘Sleep now in the fire’, era vitoreada a concho luego. Nos obligaba a recordar el tan conflictivo video clip en donde de la Rocha, Morello y compañía tocaban en pleno Wall Street.

Para cerrar la patita del “The Battle of L.A.” lanzaban una granada incendiaria. La que alguna vez fuera su emblema de guerra, sonaba y transversalmente el Estadio estallaba en euforia. ‘Wake up’, un corte que fuera lado b del primer disco de la banda, antes que saliera en la banda sonora de “Matrix”, sonaba entonces, para que la emoción siguiera al límite. Era utópicamente vertiginoso como pasaban tremendos cortes a lo largo de un repertorio excepcional.

Entonces vino el cierre, y la gente que esperaba dubitativa, necesitaba aún más adrenalina. El “grand finale”.

ratm_img_0284

La banda vuelve a entrar, y entremedio de la luz y oscuridad, Zack de la Rocha, sale con papel en mano, arma un discurso y saludo a los “33”. De paso, con una base musical de parte de Commerford, Morello y Wilk, de La Rocha comienza a leer ‘Canción del Minero’ de Víctor Jara. Sin duda, una grata sorpresa. Una sorpresa emotiva, y que a todos quiénes presenciamos tal acto de solidaridad, nos llenó de orgullo el hecho de ser chilenos.

Tras la tremenda ocurrencia, el público exigía ‘Freedom’. Esta vez de la Rocha introducía la canción con una especial dedicatoria a Roberto Bolaño. Cuestión que concebía, aún más, única e irrepetible la experiencia. Para finalizar y con la intensidad por sobre el estadio, “La guatona tetona”, y esa singular arenga popular en relación a ‘Killing in the name’ se hacían presentes.

Así se daba por cerrado un concierto histórico, que si bien fue más bien corto, gustó. Y para la mayoría de los asistentes llenó ese vacío que por tanto tiempo espero este momento.

Setlist:

  1. Testify
  2. Bombtrack
  3. People Of The Sun
  4. Know Your Enemy
  5. Bulls On Parade
  6. Township Rebellion
  7. Down Rodeo
  8. Bullet In The Head
  9. Calm Like A Bomb
  10. Sleep Now In The Fire
  11. Guerrilla Radio
  12. Wake Up
    —————————-
  13. Canción del minero (Víctor Jara)
  14. Freedom
  15. Killing In The Name

[nggallery id=33]


Publicidad
259 Comentarios

259 Comments

Responder

En Vivo

Cómo Asesinar A Felipes: A toda máquina

Publicado

en

Cómo Asesinar A Felipes

Tuvieron que pasar largos meses para recuperar, en parte, la valiosa experiencia de ver música en vivo. Y es que, pese a que la pandemia aún no se acaba ni se controla y los cuidados deben seguir al pie de la letra, las libertades que permiten la realización de eventos –bien organizados– nos ha devuelto la posibilidad de retomar el curso sobre los escenarios. Buena noticia para el público y también para músicos, técnicos y trabajadores de la industria.

Ese es el caso del ciclo Cultura Re-activa, organizado por Santiago Fusión, que en su última fecha se anotó con el lanzamiento de “MMXX” de Cómo Asesinar A Felipes, quienes, puntuales sobre el escenario del Teatro Nescafé de las Artes, se conectaron entre teclas y cables para interpretar de manera íntegra su último trabajo, no sin antes dar paso a Cinema Tornamesa, el proyecto de DJ Spacio (acompañado de Milton Russell en el contrabajo) que mezcla imágenes de cine clásico, soundtracks, beats y samples, y se encargó de abrir el show.

Cómo Asesinar A Felipes ha sabido sintetizar de buena manera una etapa donde los sintes son clave en su propuesta, y así se preparó a la audiencia, con la fina selección de DJ Spacio y los interludios a cargo de Sebastián Vergara quien, a un costado del escenario y tras cada cierre de telón, dio vida a correctas melodías acompañado de un modular. El show precisó de aquellos interludios, ya que el desafío técnico era mayor.

La banda entró en escena con su nueva configuración cien por ciento electrónica y una buena presentación de “MMXX”, sin embargo, aquel formato –al menos en esta pasada– pareciera no apreciarse bien ni conectar con una audiencia más grande. Así, la idea de intimidad del quinteto, a solas con sus máquinas y artilugios, a ratos se perdía en dinamismo y por las dimensiones del teatro (que estaba a toda capacidad), pero sí se valió de un siempre buen juego de luces y gráficas que fortalecieron la presentación de los siete temas de “MMXX”. El oficio de Koala Contreras en la voz, y la habilidad de todos en este desafío, puede llenar cualquier vacío y sorprender de variadas formas en todos los niveles, especialmente en las irrupciones de “Debes Saberlo” o “Persiste/Cuestiona”, dos de los temas más inquietos del set.

Una vez más, y tras un nuevo cierre del telón, Sebastián Vergara tomó el modular para un nuevo interludio. CAF planteó en escena dos shows totalmente diferentes y completísimos, marcando las dos etapas de la banda, jugando con lo nuevo y lo clásico, e interpretando canciones de casi todos sus discos. El desafío técnico significó desmontar la cuadrada configuración electrónica y montar el formato tradicional, y la sorpresa y entusiasmo del público se hizo notar, quienes –más prendidos que en la primera parte– corearon en su totalidad el repertorio clásico.

Ya instalados para mostrar los hits, Koala dio el vamos con “Pájaros En Contra”, y qué bien se sintieron los primeros compases de la batería de Felipe Salas, que una vez más demostró su increíble destreza y calidad en “La Puerta No Se Abre Sola”, “Nunca Será Lo Mismo” y en todos los cambios de ritmo e intensidad de “Disparan” (Chino Moreno incluido en el sample).

Lamentablemente, la banda no contó en escena con su clásico Rhodes ni Marcos Meza, lo que podría haber sido una interesante sorpresa, sin embargo, las teclas sustituidas hace rato inteligentemente por el saxo de Cristian Gallardo dan claridad y dinámica a los arreglos en vivo, que es donde tiene la libertad de jugar e improvisar, demostrando por qué es un nombre fijo para los vientos. Luego de despedirse tras el grueso del repertorio, el público ansioso por una más coreó hasta el rápido regreso de la banda para terminar con el himno “Nada Más, Nada Menos”, coronando el regreso de CAF a un escenario grande junto a su gente.

Las dos versiones de CAF que se pudieron ver este miércoles en el Teatro Nescafé de las Artes, demuestran la interesante e inquieta evolución de una banda que siempre empujará sus límites, y sobre el escenario son un bloque en extremo cohesionado y que contagia a cualquier audiencia. El desplante mostrado –ahora y siempre– deja en claro que Cómo Asesinar A Felipes es probablemente, y hace rato, uno de los mejores shows para ver en vivo, y lo de anoche probablemente dejó a sus secuaces ansiosos por el próximo crimen.

Setlist

  1. MMXX
  2. Hemos Vuelto del Abismo
  3. Ahora es Cuando
  4. Debes Saberlo
  5. No Hay Cómo Frenarlo
  6. Persiste/Cuestiona
  7. Se Repite
  8. Pájaros en Contra
  9. Operación CAF
  10. La Puerta No Se Abre Sola
  11. Caen
  12. Nunca Será Lo Mismo
  13. III
  14. Disparan (Fill the Skies)
  15. Ha Vuelto a Pasar
  16. Nada Más, Nada Menos

IR A GALERÍA FOTOGRÁFICA

Seguir Leyendo

Podcast Cine

Publicidad

Podcast Música

Facebook

Discos

Bloodmoon: I Bloodmoon: I
DiscosHace 1 mes

Converge & Chelsea Wolfe – “Bloodmoon: I”

Hay veces en que las colaboraciones no terminan de cuajar, y otras en que suena a algo completamente diferente a...

Things Take Time, Take Time Things Take Time, Take Time
DiscosHace 1 mes

Courtney Barnett – “Things Take Time, Take Time”

Cuando Courtney Barnett irrumpió y su nombre ganó un espacio privilegiado en la exitosa y explosiva escena australiana, una de...

An Evening With Silk Sonic An Evening With Silk Sonic
DiscosHace 2 meses

Silk Sonic – “An Evening With Silk Sonic”

Los talentosos Anderson .Paak y Bruno Mars dejaron sensaciones más que positivas cuando dieron a conocer “Leave The Door Open”,...

The Nearer The Fountain, More Pure The Stream Flows The Nearer The Fountain, More Pure The Stream Flows
DiscosHace 2 meses

Damon Albarn – “The Nearer The Fountain, More Pure The Stream Flows”

Inagotable y cada vez más camaleónico. Algo tiene el imaginario que está construyendo Damon Albarn que, con cada día que...

Comfort To Me Comfort To Me
DiscosHace 2 meses

Amyl And The Sniffers – “Comfort To Me”

Una de las piedras angulares del punk, como filosofía, consiste en abrazar las imperfecciones, reconocerse como seres desprolijos y enaltecer...

CRAWLER CRAWLER
DiscosHace 2 meses

IDLES – “CRAWLER”

Para todos fue una sorpresa el día en que IDLES publicó la melancólica “The Beachland Ballroom”, donde, a un ritmo...

Sympathy For Life Sympathy For Life
DiscosHace 2 meses

Parquet Courts – “Sympathy For Life”

El indie rock de Parquet Courts es bastante sui generis dentro de los márgenes difusos que la crítica le ha...

Engine Of Hell Engine Of Hell
DiscosHace 2 meses

Emma Ruth Rundle – “Engine Of Hell”

Mientras Emma Ruth Rundle se dedicaba a preparar lo que sería su quinto disco, la pandemia y las cuarentenas golpearon...

Valentine Valentine
DiscosHace 2 meses

Snail Mail – “Valentine”

En situaciones de crisis, es complicado alinear las emociones con lo que se piensa o analiza, pero ese acontecer no...

Twin Plagues Twin Plagues
DiscosHace 2 meses

Wednesday – “Twin Plagues”

La actitud con la que Karly Hartzman trata la guitarra en los primeros minutos de “Twin Plagues”, canción que abre...

Publicidad
Publicidad

Más vistas