Conéctate a nuestras redes
Radio Moscow Radio Moscow

En Vivo

Radio Moscow: Con el cerebro en círculos

Publicado

en

Con una mezcla apabullante de rock psicodélico y blues –lo que ellos llaman el “heavy psych”–, Radio Moscow volvió a Chile después de dos años de ausencia para demostrar una vez más que son uno de los fenómenos más interesantes del rock mundial, un camino que llevan 14 años recorriendo, respaldados por siete discos de estudio que se quedan cortos en comparación con el salvajismo histérico de su gran actuación en directo. Pero la cita que reunió a los estadounidenses con sus fanáticos locales para presentar “New Beginning” (2017) también tuvo un sabor especial, marcando la vuelta a los escenarios de los locales Hielo Negro, por lo que asistentes que hicieron la gran fila que se empezó a formar desde las 20:00 horas a las afueras de Espacio San Diego tenían dos motivos de peso para no dejar pasar esta histórica jornada.

Después de un receso de largo tiempo, los patagónicos regresaron con su nueva formación, que ahora incluye a José Olivares en el bajo, quién demostró todo su poder en canciones como “Sin Ley Ni Dios” o “Kaos Ahora”, probando que será una adquisición que dará que hablar en el futuro material de la agrupación. Por su parte, Marcelo Palma se mostró descollante en “Cemento” (con un especial “hello, hello, It’s good to be back” al final), “En La Ruta”, “Hijo Del Diablo” o “Salamandra”, luciendo como siempre ese fervoroso y rasposo tono que logra con la guitarra, marcada al mismo tiempo por el blues cargado de fuzz que siempre ejecuta de manera tan orgánica al son de historias que los asistentes conocen al pie de la letra. El sólido Christian MacDonald impulsó “Viento Sabio”, “Cabo Negro” o “Altas Mareas” a niveles estratosféricos, aportando la velocidad y densidad que cohesiona los parajes desérticos creados por sus compañeros. Gran inicio de temporada para Hielo Negro, una de esas bandas que siempre es bueno tener en la ruta.

Cuando el reloj marcaba las 22:30 horas fue el turno de Radio Moscow, quienes se dieron unos minutos para compartir un cigarrillo de marihuana, que les llegó desde el público antes de comenzar lo que sería aproximadamente una hora y diez minutos de viaje lisérgico, el que arrancó frenéticamente con “New Beginning” y “Death Of A Queen”, un crudo comienzo que no dejó títere con cabeza. Asentados en sus raíces clásicas, el power trio funcionó como un combo bien propinado, certero y directo. Enérgico, pero no como para propiciar un mosh pit, sino que provocando un delirio atómico que hizo mover la cabeza de los presentes con la mandíbula totalmente desencajada.

El tranquilo semblante de Anthony Meier contrastó de sobremanera con el disparate de notas que salieron expulsadas de su bajo en “These Days”, “Rancho Tehama Airport” y “The Escape”, opuesto a la bestialidad de Paul Marrone, quien machacó su batería hasta la saciedad en “250 Miles” con su inicio lleno de misterio, en la que agregó elementos mínimos para posteriormente reventar, y “Brain Cycles”, con esa marcha a mil por hora al principio y sus cortes esquizofrénicos en el desarrollo. Pero fue Parker Griggs quien deslumbró con su manejo rotundo de la guitarra en “Deceiver”, “Before It Burns” y “Last To Know”, lleno de cambios abruptos, bruscos y rotundos, que embrujaban con su poder chamánico desplegado en jammings densos, donde el guitarrista hacía crujir el instrumento para sacarle la mayor cantidad de sonidos posibles.

La fase final, constituida por “No Time” y “Broke Down”, mantuvo los niveles de adrenalina a tope gracias a hitos como el solo de batería magnético de Marrone y la performance de Griggs, que llegó a su apogeo en “Dreams”, cuando terminó pasando la guitarra por el amplificador Marshall, quedando sin la correa de esta después de que saliera de su hombro en un movimiento brusco mientras estaba sumido en la catarsis. Por eso es fácil caer rendido ante Radio Moscow: su propuesta está marcada por los sonidos que las viejas glorias del rock criaron en nuestras mentes, pero su gracia no se reduce sólo a eso, ya que son dueños de una sonoridad excitante y aguerrida, que le da frescura a un estilo que bien podría ser puro reciclaje.

Hoy en día, podemos distinguir al menos dos cursos de acción bien determinados en el panorama rockero: las bandas que deciden transgredir los límites de lo posible y combinar los elementos para crear algo nuevo y acorde con los tiempos, y los que escogen trabajar sobre lo que ya está establecido para perpetuar un sonido que, a juzgar por los fieles que quedaron pasmados ante tal demostración de poder, sigue ganando adeptos. En ese contexto, la jornada que se vivió en el recinto de calle San Diego se ubicó en esa segunda vereda, porque tanto Hielo Negro como Radio Moscow se edifican desde los cimientos del rock no por mera nostalgia, sino porque saben que hay veces en que la sangre tira y no se necesitan de elementos externos para hacerla correr por las venas de las seis cuerdas de una Fender Stratocaster, las cuatro de un Rickenbacker 4003 y los platillos de una Gretch para que el que el oyente abandone la velada con esos sonidos recorriendo su cerebro en círculos.

Setlist Hielo Negro

  1. Cemento
  2. Kaos Ahora
  3. En La Ruta
  4. Sin Ley Ni Dios
  5. Kiebre
  6. Hijo Del Diablo
  7. Viento Sabio
  8. Locomotora
  9. Altas Mareas
  10. Salamandra
  11. Cabo Negro

Setlist Radio Moscow

  1. New Beginning
  2. Death Of A Queen
  3. These Days
  4. Rancho Tehama Airport
  5. The Escape
  6. 250 Miles
  7. Brain Cycles
  8. Deceiver
  9. Before It Burns
  10. Last To Know
  11. No Time
  12. Broke Down
  13. Dreams

IR A GALERÍA FOTOGRÁFICA

Publicidad
Clic para comentar

Responder

En Vivo

Tricky: Empatía en el trance

Publicado

en

Tricky

Salidas abruptas del escenario, un setlist destruido, un sonido a veces demasiado minimalista, una polera estirada hasta el hartazgo, micrófonos cayendo, luces oscuras. Es fácil quedarse en este tipo de imágenes; en las partes y no en el todo. Lo que ofrece Tricky en un escenario es diferente, es un trance, es una condición a la cual hay que plegarse. En vez de esperar pulcritud, lo que se debe esperar es carne, hueso y garganta, y eso es lo que la gente pudo obtener en la hora y media de show que ofreció el influyente artista electrónico en el escenario del Club Chocolate.

Tricky es alguien que ve al infierno a los ojos y lo pone a su nivel, constantemente. Los movimientos nerviosos que tiene en casi todo momento son parte de una desesperación planteada en términos reales, en medio de un set-up minimalista en extremo, con sólo una guitarra y la batería en escena, además de la joven cantante polaca Marta Zlakowska, quien cantó más que el propio Tricky, incluso tomando el micrófono por completo en canciones como “Overcome”.

Tricky entró a escena a las 21:50 horas y de inmediato se veía perdido, de espaldas a la gente, como entrando en su personaje y en sus catacumbas antes de caer en la espiral abismal en “New Stole”, uno de los temas más destacados de “Ununiform” (2017), disco que servía de excusa para el retorno del músico inglés, de fama mayor por Massive Attack aunque sin quedar delimitado a ese episodio, sino que ha expandido sus formas de trabajar, incluyendo destacar nuevas cantantes que se ajustan a sus composiciones llenas de trip hop más electrónico. Pero no sólo la voz de Marta destacaba, sino también la del propio Tricky, quien muchas veces tomaba dos micrófonos y se ponía a entonar de forma repetitiva y crecientemente angustiada versos de canciones como la bella “The Only Way”.

Quizás lo que más se podía extrañar en el show era la presencia de un bajo dominante que permitiera al público sentir físicamente la música un poco más, porque a ratos muchos se distraían, ya fuera por tomarse un trago de más o por la extrañeza ante un espectáculo tan poco ortodoxo, pero así ocurre con quienes buscan ser vanguardistas y trazar nuevos caminos. No es que Tricky lo haga tan consistentemente, pero sí en el proscenio intenta desplegar esas sensaciones que no caben en un disco.

En sus álbumes el artista suena sofisticado y oscuro, pero en vivo se aprecian las raíces de esas canciones, y lo que se veía sofisticado queda como algo crudo, rugoso, con sabor amargo pero intenso, y todo transcurre en las cavernas de la sensación de Tricky, en ese trance en el cual el público termina entrando con la empatía suficiente como para entender por qué no hay solos de guitarra brillantes o por qué Zlakowska no explota nunca su voz más allá de lo necesario. Y es que en la contención y en el evitar la explosión se ve cómo esa sensación un poco claustrofóbica desde lo sensorial gana en sustancia y realismo.

Tricky se va del escenario luego de una versión ligera de “Palestinian Girl” y una extensión de “Dark Days” que, como un mantra, repite su coro en múltiples ocasiones, algo que se vería de nuevo en el encore que se hizo esperar varios minutos. Allí “When You Die” y “Vent” cerraban una ocasión que, lejos de ser una fiesta, pareció un confesionario donde Tricky explica y vive sus dramas, y los despliega en canciones.

Lejos de la sencillez o de la corrección, el artista entregó un show donde él era protagonista, más allá de la música, y es ahí donde la gente pudo conectar, luego de la extrañeza ante las señales iniciales. Un Tricky agradecido se va junto a sus músicos, y la empatía de un público a veces complicado pudo más que los trazos que puede marcar el egoísmo. Carne, hueso, garganta y angustia quedaron de Tricky, cuya presencia pudo resonar entre sus fanáticos en su retorno a Chile.

IR A GALERÍA FOTOGRÁFICA

Seguir Leyendo
Publicidad

Facebook

Discos

Mindfucker Mindfucker
DiscosHace 3 días

Monster Magnet – “Mindfucker”

Dave Wyndorf dejó claro desde el principio que no iba a pasar desapercibido por este mundo como un rockero del...

Boarding House Reach Boarding House Reach
DiscosHace 4 días

Jack White – “Boarding House Reach”

Pasaron casi cuatro años para que Jack White volviera a entregar un nuevo álbum de estudio, el que mantenía a...

Stone Temple Pilots Stone Temple Pilots
DiscosHace 1 semana

Stone Temple Pilots – “Stone Temple Pilots”

Stone Temple Pilots no es la primera banda que se enfrenta a la muerte de su figura más icónica y,...

All Nerve All Nerve
DiscosHace 2 semanas

The Breeders – “All Nerve”

The Breeders es uno de esos conjuntos que tiene mística. Su existencia se encuentra en un tipo de “historia subterránea”...

Time & Space Time & Space
DiscosHace 3 semanas

Turnstile – “Time & Space”

Por más que insistan, hay quienes no se cansan de responder: ¡el punk no ha muerto! En esta ocasión, es...

Time Will Die And Love Will Bury It Time Will Die And Love Will Bury It
DiscosHace 3 semanas

Rolo Tomassi – “Time Will Die And Love Will Bury It”

Pensar en la música inglesa, o británica en general, para muchos puede estar relacionado con un sencillo pero sofisticado sentido...

Choosing Mental Illness As A Virtue Choosing Mental Illness As A Virtue
DiscosHace 4 semanas

Philip H. Anselmo & The Illegals – “Choosing Mental Illness As A Virtue”

Conocemos bien a Phil Anselmo. El personaje se desenvuelve de manera segura para provocar con la ferocidad de una pantera...

Firepower Firepower
DiscosHace 1 mes

Judas Priest – “Firepower”

Aunque el Parkinson le haya cortado las alas del destino a Glenn Tipton, este no se va sin gritar venganza,...

Freedom’s Goblin Freedom’s Goblin
DiscosHace 1 mes

Ty Segall – “Freedom’s Goblin”

Ni glam, ni folk, ni garage ni psicodélico. En esta oportunidad, el inquieto y prolífico cantautor de California decidió echar...

Legend Of The Seagullmen Legend Of The Seagullmen
DiscosHace 1 mes

Legend Of The Seagullmen – “Legend Of The Seagullmen”

El viaje de Legend Of The Seagullmen comenzó varios años atrás, gracias a un encuentro en el que Jimmy Hayward,...

Publicidad
Publicidad

Más vistas