Conéctate a nuestras redes

En Vivo

Queens Of The Stone Age + Alain Johannes Band: Sin caudillismos

Publicado

en

Es fácil dejarse llevar por el magnetismo de los frontman en las bandas de música. La gente se fija en quien canta, quien usualmente hace las veces de maestro de ceremonias, que toma la palabra muchas veces y que es el nexo entre la banda y el público. Allí, la figura de un rostro y el carisma se acrecientan como valor, invisibilizando muchas veces al resto de los artistas. Pero otras veces, el complemento destaca más que las figuras individuales, y es allí donde los proyectos funcionan de mejor forma aún en vivo.

Esto ocurrió en la cita doble el pasado domingo 5 de octubre en el Movistar Arena, donde se presentó Alain Johannes Band iniciando la jornada, para luego dar pasó al primer show propio y no en marco de festivales de Queens Of The Stone Age en Chile. Ambos frontman, Johannes y Josh Homme, tomaban el lugar que les correspondía, pero sin eclipsar a la banda, y sin que haya caudillismos que convierten a agrupaciones en sinónimos de una sola cara. De ahí en adelante, las canciones pueden hablar más fuerte y claro, tal como ocurrió esta noche de domingo.

Alain Johannes Band: Calidad en medio de la masa

Cuando una banda es tremenda y hay pruebas de ello, sean estas la experiencia de shows previos o cómo suenan en un estudio, da pena que se minimice la cuantía de su valor por culpa de elementos anexos a la interpretación, pero que la afectan de forma gravitante. El sonido fue el gran enemigo del show correcto y lleno de canciones de gran calibre de Alain Johannes y su banda, conformada por músicos chilenos.

ALAIN JOHANNES BAND CHILE 2014 03

Claro, el Movistar Arena tiene la particularidad de sonar muy distinto si uno se instala en diferentes puestos, pero al lado de la mesa de sonido, en la cancha, donde se supone que el sonido sería muy bueno, la cosa no pintaba muy bien porque desde el inicio, con “All My Friends”, lucía como una masa poco clara donde el bajo tenía poca predominancia, lo cual sería dramático posteriormente en “Reach Out”, donde la línea de bajo es fundamental para complejizar la canción. Pero también la gente nos comentó que desde platea alta y más adelante, cerca del escenario en cancha, el sonido fue muy bueno.

ALAIN JOHANNES BAND CHILE 2014 02

Fuera de estas discrepancias que deben tener que ver con la estructura del recinto del Parque O’Higgins, el show de Johannes y su banda fue impecable, con un setlist breve que en 40 minutos esbozó todas las facetas de Alain, desde el rock implacable de Eleven con temas como “Why”, hasta la dulzura de la cigarbox y la cara más íntima del cantautor en “Return To You”.

ALAIN JOHANNES BAND CHILE 2014 05

Pero lo más destacado fue la presentación en sociedad de dos de las canciones que conformarán su primer álbum en cinco años, “Fragments And Wholes Vol. 1” que sale en noviembre. Tanto “Kaleidoscope” como “Saturn Wheel” muestran a Alain retornando al rock de gran forma, permitiendo que la banda entregue las capas interpretativas necesarias para canciones que tienen compases con peso y acentos varios, además de un color un poco psicodélico, que permite agregar el Hammond de Felo Foncea.

ALAIN JOHANNES BAND CHILE 2014 04

El público se portó de gran manera, vitoreando a Alain, pese a que el lugar estaba en un 40% de gente al inicio de su presentación, con un gran respeto por el músico, quien siempre mostró su humildad, esa que es parte de su marca registrada. Quizás por ello, pese a que la banda se llama “Alain Johannes Band”, y Alain tiene el lugar central, no se toma el escenario, no pone el pie encima, y así los hermanos Foncea engalanan los tracks con las segundas voces, o la cigarbox, tan importante en el inicio del camino solista de Johannes, se pierde en medio de más instrumentos, siendo uno de varios, permitiendo mayores matices. Esta propuesta es tan madura como potente, y no es sorpresa.

ALAIN JOHANNES BAND CHILE 2014 01

Aunque no nos tocó un gran sonido, sí vimos a una banda con cada vez más fiato, y con mucha más propiedad sobre las canciones de un Johannes que es generoso, como los grandes, y así esta agrupación sigue mostrando sus quilates, que son hartos, y de los buenos.

Queens Of The Stone Age: Consolidación de un culto

Con cinco minutos de retraso empezó a sonar un reprise de “Spiders And Vinegaroons” y el Movistar Arena rugió. La devoción no era algo nuevo. Desde la primera vez que vino Queens Of The Stone Age, en Maquinaria 2010, se notó que el reconocimiento era masivo, lo que se replicó en Lollapalooza 2013, pero recién en 2014, y por primera vez en el marco de una gira para mostrar un nuevo disco (“…Like Clockwork”, 2013) la banda tenía su primera prueba de fuego propia, sin el contexto festival.

QOTSA CHILE 2014 02

Tres cuartos del espacio del recinto cupular estaba utilizado, sólo con vacíos sensibles en el área de Platea Baja, pero la cancha y Platea Alta estaban repletos, y ahí estaba el público, esperando este show, el que consolidaba todo, el que permitiría ponderar el fenómeno de la agrupación encabezada por Josh Homme, que involucra gente más allá del rock con cierto grado de transversalidad de edades y género.

QOTSA CHILE 2014 06

El show, de 1 hora y 40 minutos, partió con tres golpes al mentón para noquear a la duda que pudiera haber existido en alguna mente febril. “You Think I Ain’t Worth A Dollar, But I Feel Like A Millionaire”, “No One Knows” y “My God Is The Sun” hicieron reventar la cancha, y es que allí se concentró la reacción visible de la asistencia. Mientras QOTSA se presentaba con un sonido, al comienzo poco definido, pero que fue mejorando con el correr de las canciones, la gente coreaba todo con pasión y entrega, y saltaba y levantaba el puño para hacerse parte de las canciones. La cancha se veía como un mar en período de marejadas, con oleadas de energía que eran una imagen potente y que se repetirían a lo largo del show.

QOTSA CHILE 2014 01

El escenario tenía a la banda y un elaborado juego de luces, que proponían cierto tratamiento cromático para los diferentes tracks. El criterio más obvio era el de ponerle color a los temas de acuerdo al arte del disco que los alberga; por ejemplo, usando el rojo para “…Like Clockwork” o el azul para “Rated R” (2000). El espectáculo de luces no era apto para epilépticos, pero no se vio que nadie tuviera tal problema, por lo que fue un disfrute visual permanente.

QOTSA CHILE 2014 09

Un episodio que pasó desapercibido pero que muestra el culto y locura por Queens Of The Stone Age, fue cuando en “My God Is The Sun” una chica se subió en hombros de alguien y mostró sus senos, ante la risa de quienes estaban a su alrededor. En tanto, en el escenario Josh Homme movía las caderas y Jon Theodore era brutal en la batería, pero a veces el rebote de los platillos se sentía como un eco que no ayudó a disfrutar a un 100% su sólida performance. Nuevamente, el rebote hacía de las suyas.

QOTSA CHILE 2014 04

Aunque la reacción del público fue entusiasta con las canciones de “…Like Clockwork”, disco más revisitado en la velada, fueron los clásicos los momentos en los que la gente explotó y los movimientos se veían frenéticos, desde la tribuna a la cancha. Así, la recepción a “Smooth Sailing” o “Kalopsia” era mustia y respetuosa, pero en cambio “In My Head” o “The Lost Art Of Keeping A Secret” eran recibidas con efervescencia innegable. Quien haya dicho que el actual set en vivo de QOTSA era más basado en canciones lentas, realmente no ve la mezcla entre momentos reflexivos y otros que son directamente una catarsis. Así, “Feel Good Hit Of The Summer” generó una comunión con la audiencia que pasó por el frenesí, la devoción de los aplausos, o el karaoke instantáneo en el coro único que tiene aquella canción. Todo un Arena gritando “co-co-co-co-co-cocaine” es algo que no se ve todos los días, y viendo cada mosh pit y cada reacción en cancha durante el show, es inevitable pensar en lo sano de la Cancha General en vez de dividirla en VIP o preferencial y general. Una cancha para todos permite tener postales nítidas en la memoria de la comunión entre público y banda, y eso quedó de manifiesto en el show.

QOTSA CHILE 2014 07

Pero si todo lo anterior, y también lo que vendría, era esperable revisando los setlists de la gira de QOTSA, la gran sorpresa vino cuando en el medio del show la banda se despachó el doblete de “The Fun Machine Took A Shit And Died” e “In The Fade”. La recepción de la gente no fue inmediata, y no tuvo esos momentos de antología de otros hits, pero lo que quedará grabado en la memoria estaba ahí, en el escenario, con Queens haciendo una versión tremenda de “The Fun Machine…”, bonus track de “Era Vulgaris” (2007); una verdadera joya, que al lado de “In The Fade” le dieron al concierto ese carácter especial que la banda anticipó en relación al resto de la gira sudamericana.

QOTSA CHILE 2014 03

Tras esa doble hipnosis vino “If I Had A Tail” y después la catarsis colectiva que representó “Little Sister”. Nadie se quedó estacionado en su sitio. Todos saltando, bailando, moviéndose, mientras el quinteto pasaba como aplanadora sobre la explanada del recinto a punta de rapidez y precisión en la interpretación, porque como en algún momento dijimos, no sólo destaca el frontman Josh Homme, sino que también la banda en su totalidad. Si Theodore le da un carácter brutal a las baterías, Dean Fertita es ese hombre orquesta que sin destacar tanto logra sonidos relevantes para las canciones a través de los teclados y sintetizadores, Troy Van Leeuwen le pone onda a su guitarra o a las maracas del inicio de “My God Is The Sun”. Por su parte, Michael Shuman caía en el frenesí con su bajo y eso le permitía ser par de un Homme que también a veces se movía como si estuviera siendo electrocutado, ambos con intensidad y entrega.

QOTSA CHILE 2014 08

Justo vino un momento de relajo con Josh diciendo “Fuck TV” en referencia a las pantallas, e incluso jugó con Shuman, ante el delirio de las mujeres especialmente, para luego presentar la correcta “Fairweather Friends”, seguida del karaoke que implicó “Make It Wit Chu”, donde Homme toma el rol de maestro de ceremonias, y el público se lució cantando, justo antes del par de azotes finales del main set. “Sick, Sick, Sick” fue una bomba atómica con la potencia demoledora de QOTSA de manifiesto, para luego despachar una implacable “Go With The Flow”. Otro gancho doble al mentón que aturdió a la gente, para dejar el escenario vacío y a oscuras por tres minutos, en los que el respetable pidió incesantemente un bis que llegaría.

QOTSA CHILE 2014 05

“Mexicola” era el regalo de la gira sudamericana para los nostálgicos por el primer disco de Queens Of The Stone Age, el homónimo de 1998, que demuestra que la banda ha trazado un largo camino. Sin perder el sello propio, se han dado maña para evolucionar incesantemente, incluyendo diferentes géneros a su fusión de estilos, logrando una propuesta que no teme tomar prestado elementos del pop, del r&b o del rock & roll más tradicional y cincuentero. Si con el show de The Afghan Whigs dijimos que había un valor en no temer a evolucionar y a tomar lo que fuera necesario para llevar a cabo el desarrollo máximo de las canciones, sin duda que podemos aseverar que Josh Homme comparte el mismo principio, y para ello se ha rodeado de un montón de músicos que le permiten expandir el universo QOTSA, desde Elton John hasta Alain Johannes, pasando por Dave Grohl o Mark Lanegan.

QOTSA CHILE 2014 10

“A Song For The Dead” era el final esperado, y con él culminó uno de los shows más sólidos de este año, que tenía el componente de la espera larga por una presentación en solitario de Queens Of The Stone Age, que ante unas 11 mil personas demostró lo que no hacía falta demostrar: que son una de las grandes bandas de rock en la actualidad, más allá de lo que representa la figura magnética de Josh Homme. Un culto que se consolidó, sin dudas, en una noche donde vimos uno de esos espectáculos de calidad mundial que, sin mayores artificios, le dan un gran sitial a QOTSA en el rock planetario, y también que el público nacional vibra de una manera especial con esta, una de las bandas regalonas que probablemente vuelva a encender la llama de este culto, una y mil veces más.

Setlist Alain Johannes Band

  1. All My Friends
  2. Crash Today
  3. Nature Wants To Kill Me
  4. Kaleidoscope
  5. Endless Eyes
  6. Return To You
  7. Saturn Wheel
  8. Reach Out
  9. Why
  10. Making A Cross

Setlist Queens Of The Stone Age

  1. You Think I Ain’t Worth A Dollar, But I Feel Like A Millionaire
  2. No One Knows
  3. My God Is The Sun
  4. Smooth Sailing
  5. In My Head
  6. I Sat By The Ocean
  7. Kalopsia
  8. Feel Good Hit Of The Summer
  9. The Lost Art Of Keeping A Secret
  10. The Fun Machine Took A Shit And Died
  11. In The Fade
  12. If I Had A Tail
  13. Little Sister
  14. Fairweather Friends
  15. Make It Wit Chu
  16. Sick, Sick, Sick
  17. Go With The Flow
  18. Mexicola
  19. A Song For The Dead

Por Manuel Toledo-Campos

Fotos por Praxila Larenas

Alain Johannes Band:

Queens Of The Stone Age:

Publicidad
14 Comentarios

14 Comments

  1. Ivan

    06-Oct-2014 en 1:23 pm

    Excelente reseña, la cancha estuvo impresionante, se vivió a concho. Un concierto para el recuerdo absoluto

  2. R!

    06-Oct-2014 en 1:45 pm

    Huevié a la banda para que tocara The Fun Machine (hablé con 3 de 5) y me pescaron. Completamente pagado! Excelente review y show!

  3. paolo

    06-Oct-2014 en 2:33 pm

    Espectacular, luces, sonido (es verdad que al principio no se escuchaba bien), puesta en escena, ambiente, púbico. Puta que hay esfuerzo en Chile pa ver a estas bandas con los precios que ponen. La Platea Baja wateo porque costaba 60 lucas pos man¡¡¡

  4. BrantBjorkandtheBros

    06-Oct-2014 en 6:19 pm

    que pasó Josh Homme, cada vez mas parecido a esa mierda de Foo Fighters, rock pa gente que escucha “de todo”

    • Delcorte

      06-Oct-2014 en 11:21 pm

      De más. Y como todos sabemos, escuchar muchos estilos de música es súper malito.

      • BranBjorkandtheBros

        07-Oct-2014 en 4:07 pm

        tu no aguantas ni dos discografias enteras de musicos serios, escuchar “de todo” es escuchar nada, la musica requiere tiempo y atención, sigue pajeandote con esta huea nomas, dos discos buenos y la mitad de otro y sería. chao little sister

    • R!

      07-Oct-2014 en 9:57 am

      Comentario pa hueón

  5. Dario Emilio Saavedra Riquelme

    06-Oct-2014 en 6:49 pm

    Increible!!! nada mas que decir… ejecucion perfecta de todo!

    extrañe I Appear Missing nomas… pero es un detalle.
    estar en la reja a 2 metros de la banda lo paga tooooodo!

  6. Angel

    06-Oct-2014 en 10:46 pm

    Del setlist original no tocaron “I appear missing” y “the vampyre of time and memory”.

  7. Constanza Isabel Rojas Brotfeld

    07-Oct-2014 en 7:37 pm

    que buena síntesis del espectáculo, de verdad que estuvo fino-fino, de nivel!

  8. Mec

    08-Oct-2014 en 11:09 am

    -Rock para gente que escucha “de todo”-. NOTABLE!

    • BrantBjorkandTheBros

      20-Oct-2014 en 7:26 pm

      ¿Notable? donde aprendiste ese termino de burros, apuesto que lo usas para referirte a todo

      no ta ble compadre!

  9. IVAN

    11-Oct-2014 en 11:57 pm

    escuchar “de todo” està mal? si hay buena mùsica en otros estilos no la escucho para no traicionar fundamentalismos quinceañeros mejor… que comentario màs sesgado… arriba la buena mùsica, la mùsica bien tocada!!! no se puede hablar de musica con fundamentalistas de un estilo cerrado.

    • BrantBjorkandTheBros

      20-Oct-2014 en 7:25 pm

      No entendiste nada, niña posmoderna

Responder

En Vivo

Iron Maiden en el Estadio Nacional: La magia de los tres tercios

Publicado

en

Iron Maiden

En la fotografía, pintura, diseño y en las artes audiovisuales, la llamada “regla de los tres tercios” es una forma de composición para ordenar objetos dentro de la imagen para que logren tener encuadres armoniosos, y así utilizar de forma eficiente y placentera el espacio disponible, de acuerdo a este criterio de inclusión. La búsqueda de un equilibrio para registrar de forma adecuada lo encuadrado es difícil, pero es algo que, al andar, queda impregnado en la obra y en la práctica. En el arte narrativo también la estructura de tres actos funciona de manera clásica, aunque al ver la perfección en el armado de “Legacy Of The Beast”, gira que traía a Iron Maiden a hacer su noveno y décimo show en Chile, quizás la referencia a la fotografía es la que hace más sentido desde una perspectiva amplia.

El Estadio Nacional había sido agotado meses antes, también el Movistar Arena, que la noche del lunes recibió la primera descarga eléctrica de la doncella de hierro, pero se sabía que la fecha final de este tour que revisitó el legado de Maiden sería aún más mágica. Aunque The Raven Age hubiera hecho sentir que se estaba frente a un acto de rock-metal alternativo de inicios del milenio, con trazos a Disturbed o Staind, pero con una calidad sonora más de estos tiempos que resultaba en un buen presagio para lo que vendría después. Concentrándose en su último disco, “Conspiracy” (2019), la banda sonó muy correcta y se conectó con la audiencia que estaba repletando el sector más próximo al escenario, lamentablemente de la mitad para atrás del recinto no hubo la misma visión, debido a que las pantallas no mostraron el show, dejando especialmente a la galería aislada de este acto inicial.

Las 64 mil personas que se reunieron en el Estadio Nacional llegaban para una cita con la historia, esa que se construye poco a poco, visita tras visita, haciendo de Chile (como dijo ayer Manuel Cabrales) “la casa de la bestia” y el lugar más adecuado para cerrar la gira como repetidas veces indicaría Bruce Dickinson a lo largo de las casi dos horas de show. A las 21:07 comenzaban a mostrarse en las pantallas imágenes casi calcadas al trailer de “Iron Maiden: Legacy Of The Beast”, el juego que la banda lanzara en 2016, a pocos meses de su visita anterior a Chile. De forma eficaz, el recorrido por la discografía de la banda tuvo lugar en medio de la imaginería de Eddie, la mascota más conocida en el mundo del metal, y en menos de dos minutos la introducción resultaba perfecta, empalmando con “Doctor, Doctor” de UFO, un clásico del inicio de los shows de Maiden, canción que calentó los cuerpos, las gargantas y los brazos, sabiendo lo que venía de inmediato con “Aces High”.

Antes, se daba inicio al primer acto, centrado en la guerra y los estragos que dejó en la sociedad en la que se criaron los integrantes de la banda, en la Inglaterra de los 60, donde los veteranos abundaban y la rareza se palpaba en el aire. Luego de un video breve aparecía un avión por sobre el escenario con el aspa girando y “Aces High” explotaba para deleite del público, que se ponía a saltar y cantar sin cesar, mientras Dickinson consolidaba la idea de ser un frontman perfecto, con la voz aún mejor que en 2016, tras su delicada cirugía para tratar un cáncer en la garganta. Además, corría de un lado a otro del escenario, jugando de forma calculada, pero bien dispuesta con el resto de los integrantes, para luego despachar “Where Eagles Dare” y disparar a los corazones con “2 Minutes To Midnight”, que extrañamente no iba a entregar las primeras bengalas de la noche en el público, pero que sí permitía advertir esas chispas que grandes y chicos compartían en cancha y alrededores.

Algo que sorprendió a muchos al ver el setlist fue la presencia de canciones de discos donde estuvo Blaze Bayley, como “Virtual XI” (1998), álbum del que se desprende “The Clansman”, canción que Bruce hizo como si fuera suya y que movió a la gente en medio de su grata sorpresa directo a las fauces de Eddie, que apareció para luchar contra el frontman y su espada en “The Trooper”. En ese momento la bengala se elevó por el aire y no había dudas de cómo la capacidad de Maiden sigue ahí. Mientras muchos bajan el tempo o el tono de las canciones, Iron Maiden a veces incluso acelera los compases para corresponder a los torbellinos que arman los fans en cancha. Es admirable cómo el sexteto evita demostrar fatiga, y eso no puede sino ser fruto de mucho ensayo, mucha confianza y mucho trabajo en esas canciones que son parte de las vidas de tantas personas. Esos temas forman parte de esas guerras que la gente lleva en su día a día, y por ello se hacía perfecto ver cómo el primer acto del show se centraba en esas dificultades, para luego pasar a un ámbito más religioso o espiritual, tomando la estética de una iglesia para maravillar desde lejos.

Revelations”, “For The Greater Good Of God” o “The Wicker Man” se sucedían para aumentar los aplausos a la labor de la guitarra ágil de Dave Murray, la precisión de Adrian Smith en la suya o la solvencia de la batería de Nicko McBrain, mientras Janick Gers se encarga de los gestos, los movimientos y las acciones que le compiten a Dickinson por el más carismático del escenario, aunque este último con quien se va a acurrucar y le muestra un cariño descomunal es a Steve Harris, el bajista que no sólo es el miembro fundador que queda, sino también tiene su capacidad intacta. Mención aparte para los encargados de sonido de la banda que, como en pocas bandas de metal, eligen dar espacio para cada instrumento, evitando el predominio tan majadero de las guitarras. Las líneas de bajo de Harris, por ejemplo, merecen ser escuchadas y así ocurrió en el show del Nacional, luciéndose en tracks como “Sign Of The Cross”, mientras Dickinson ataviado de una capucha negra se paseaba con una cruz con luces muy potentes. El acto lo cerraba “Flight Of Icarus”, en el que Bruce apareció con un lanzallamas que le permitía jugar con ambas manos tirando flamas, mientras una figura inflable como la del propio Ícaro se elevaba justo antes de otro karaoke colectivo con “Fear Of The Dark”.

La transición al infierno fue más rápida y también la sección más breve con la explosión en “The Number Of The Beast”, con el “six six six” coreado por las 64 mil personas presentes, y por supuesto que en la más punketa de las facetas de la banda en “Iron Maiden”, esa canción que precipitó la aparición de la bestia infernal enorme en el fondo, mirando lo que ocurría con ojos de luces y cuernos de cabra, mientras el público lo daba todo en moshpits, saltos, cantos y más.

En el encore vinieron “The Evil That Men Do” seguida de “Hallowed By Thy Name”, otro de esos tracks donde lo instrumental se notó como parte de esas fortalezas preciosas que tiene Maiden, que lo hacen tener una belleza fotográfica, de obra de arte mixta puesta en un museo de arte contemporáneo, capaz de interactuar con la gente y de congregar masas, como las que pasadas las 23:00 hrs. estaban cantando “Run To The Hills” en el gran cierre de una jornada realmente histórica, tanto por la capacidad de disponer de la historia grande de Iron Maiden en poco menos de dos horas, como por esa consolidación permanente con este país que es su casa.

Como dijo al rato después del show el periodista y guitarrista Héctor Muñoz: “Una banda que te manda para la casa diciéndote ‘Always Look On The Bright Side Of Life’ en la voz de Eric Idle tiene las cosas claras”, y es que, viendo la foto completa, Iron Maiden tiene todo tan claro y a estas alturas es un proyecto tan transversal, que ya no es patrimonio sólo del metal, sino que de la música en vivo en general, y qué bueno que el encuadre sea así de armonioso y perfecto.

Setlist

  1. Aces High
  2. Where Eagles Dare
  3. 2 Minutes To Midnight
  4. The Clansman
  5. The Trooper
  6. Revelations
  7. For The Greater Good Of God
  8. The Wicker Man
  9. Sign of the Cross
  10. Flight Of Icarus
  11. Fear Of The Dark
  12. The Number Of The Beast
  13. Iron Maiden
  14. The Evil That Men Do
  15. Hallowed Be Thy Name
  16. Run To The Hills

IR A GALERÍA FOTOGRÁFICA

Seguir Leyendo
Publicidad

Facebook

Discos

Free Free
DiscosHace 1 semana

Iggy Pop – “Free”

Puede parecer extraño que un artista que ha hecho literalmente lo que se le ha antojado a lo largo de...

DiscosHace 1 semana

Diego Lorenzini – “De Algo Hay Que Morir”

El ingenio de la cultura chilena es algo que se ha instaurado como característica generalizada, como también la capacidad de...

Close It Quietly Close It Quietly
DiscosHace 1 semana

Frankie Cosmos – “Close It Quietly”

Casi como una poeta del “Hágalo Usted Mismo” o filosofía DIY de habitación adolescente estadounidense, emergió el nombre de Frankie...

The Center Won't Hold The Center Won't Hold
DiscosHace 2 semanas

Sleater-Kinney – “The Center Won’t Hold”

¿Hasta qué punto se considera un cambio de dirección? Muchas veces se genera un debate cuando una banda decide incursionar...

Lost Girls Lost Girls
DiscosHace 2 semanas

Bat For Lashes – “Lost Girls”

Cuando Natasha Khan lanza un nuevo disco, un mundo lleno de posibilidades y de fantasía se abre. A través de...

Atonement Atonement
DiscosHace 2 semanas

Killswitch Engage – “Atonement”

Hoy en día, en la época del streaming, donde un single es más importante que un álbum, cuesta generar altas...

Schlagenheim Schlagenheim
DiscosHace 3 semanas

Black Midi – “Schlagenheim”

Históricamente, la energía proveniente de la juventud es un factor vital para el panorama del rock; una virtud que ha...

Patio 29 Patio 29
DiscosHace 3 semanas

Slowkiss – “Patio 29”

A veces se puede estar muy cerca del abismo y del fin. Allí, las experiencias y los recuerdos pueden ser...

Norman Fucking Rockwell Norman Fucking Rockwell
DiscosHace 3 semanas

Lana Del Rey – “Norman Fucking Rockwell!”

En 2011, Lizzy Grant lanzó la canción que la convertiría en la estrella con la que siempre soñó ser. Como...

Infest The Rats’ Nest Infest The Rats’ Nest
DiscosHace 4 semanas

King Gizzard & The Lizard Wizard – “Infest The Rats’ Nest”

King Gizzard & The Lizard Wizard vuelven a experimentar en el estudio, dando con su versión más pesada. En “Infest...

Publicidad
Publicidad

Más vistas

A %d blogueros les gusta esto: