Conéctate a nuestras redes

En Vivo

Queen con Adam Lambert: Un monstruo de dos cabezas

Publicado

en

Tratando de ser lo menos condescendiente posible, y dejando un poco de lado el fanatismo que despierta esta icónica agrupación, es posible aseverar que, cuando hablamos del presente de Queen, existen dos factores que no aguantan ningún tipo de análisis: primero, que no están en búsqueda de alguien que sea capaz de llenar el vacío que dejó la carismática figura de Freddie Mercury, sino de quien sienta y viva sus canciones como si fuesen propias. Y segundo, la remozada alineación que actualmente ofrecen los nativos de Londres, es por lejos el mejor de sus intentos por reeditar viejas glorias desde el fallecimiento de su líder en 1991, siendo galardonados en 2014 como la Banda del Año en la décima versión del Classic Rock Roll Of Honour Awards, y como el Mejor Grupo del Año en el  Ultimate Classic Rock. En gran parte, el éxito del segundo aire que evidencia Queen se lo debe a la acertada incorporación en las voces de Adam Lambert, el talentoso joven que se hizo conocido en el programa de talentos American Idols, pero que en menos de siete años ha cosechado una exitosa carrera solista, con tres álbumes de estudio bajo el brazo, y cuya innata capacidad artística ha llamado profundamente la atención de Brian May y Roger Taylor.

QUEEN CHILE 2015 01

Esta segunda visita de Queen a nuestro país, tras su paso en 2008 con Paul Rodgers en las voces, se enmarca en la exitosa gira “Don’t Stop Them Now”, siendo la Pista Atlética del Estadio Nacional el lugar escogido para albergar un show que promete ser memorable. Desde muy temprano, las arterias del principal recinto deportivo del país comenzaron a ser invadidas por miles de eufóricos fanáticos, ansiosos por encontrarse con uno de los eslabones fundamentales de la historia del rock. Diez minutos antes de la hora pactada para el inicio del show, un enorme lienzo, con la característica insignia de la banda, cubre por completo el escenario y de inmediato comienza a crecer la ansiedad y nerviosismo entre los asistentes. Con un leve retraso se apagan las luces, y comienzan a sonar los potentes acordes de la “Red Special” de Brian May que da el primer golpe de la mano de “One Vision”, desatando una euforia generalizada.

La fiesta continúa con “Another One Bites The Dust” y “Fat Bottomed Girls”, ya quedando en evidencia la capacidad vocal de Lambert, y una perfecta instrumentación que suena nítida desde el primer minuto de la presentación. Uno de los primeros momentos memorables de la velada llega con la interpretación de “Killer Queen”, en donde el vocalista se recuesta en un sofá purpura con detalles dorados, desplegando todo el histrionismo ganado en su pasado teatral, mientras May lo acompaña con potentes secuencias de cuerdas. Uno a uno se van sucediendo cada uno de los incombustibles éxitos que han marcado la exitosa trayectoria de Queen, verdaderos clásicos de la historia del rock que los fanáticos nacionales cantan al unísono, cada vez con más fuerza, transformándose en una única y potente voz que envuelve el escenario en una suerte de ola invisible que amenaza con arrasar con todo lo que encuentra a su paso.

QUEEN CHILE 2015 02

Crazy Little Thing Called Love”, “Somebody To Love”, una batería de éxitos que han trascendido varias generaciones, y que hoy se versionan en la exquisita y potente voz de Adam Lambert, quién aporta con su característico registro vocal, sacando buenos dividendos en la incorporación de nuevos matices y texturas a piezas ya consolidadas. El protagonismo lo asume el talentoso Brian May, quien se cuelga una guitarra acústica para interpretar el clásico “Love Of My Life”, configurándose una de las postales más bellas de la jornada, con un público acompañando en las voces una ejecución que raya en la perfección, y la imagen de Freddie Mercury que se proyecta en la pantalla principal interpretando un fragmento de la canción. El guitarrista comenta que visitó el Observatorio Paranal, y que en Chile se encuentran los mejores astrónomos del mundo, posteriormente se repite el plato con “‘39”, para lo que convoca al escenario a Roger Taylor y su hijo Rufus, al bajista Neil Fairclough y al tecladista Spike Edney.

Llega el turno del lucimiento de Roger Taylor, primero interpretando el clásico “It’s A Kind Of Magic”, para después participar en el solo de bajo de Fairclough tocando las cuerdas con sus baquetas, para finalizar con un entretenido duelo de percusión contra su hijo Rufus, en donde fuimos testigos de un choque generacional que derrochó energía, potencia y talento. En “Under Pressure”, icónica canción grabada originalmente en 1981 por Queen y David Bowie, Lambert comparte las voces con el baterista, dando vida a una versión que, si bien es cierto queda al debe respecto a la original, entrega buenas señales de la conexión de la pareja. Promediando la mitad de la presentación, se produce un poderoso punto de inflexión, en donde el protagonismo recae sobre los hombros de Lambert, quien de manera excepcional interpreta una versión rockera de “Ghost Town”, primer single de su tercer larga duración, “The Original High” (2015), y que cuenta con el beneplácito de los asistentes que disfrutan al ritmo de su pegajosa melodía.

QUEEN CHILE 2015 03

Un hermoso juego de luces se apodera del escenario con “Who Wants To Live Forever”, para luego dar paso a un extenso solo de guitarra de  Brian May, que se extiende un poco más de lo necesario, pero que sirve para recalcar su impecable capacidad técnica y su carisma. Adam Lambert es un artista completo, tiene la voz, el estilo, el manejo escénico y, sobre todo, la conexión con el resto de la banda, principalmente con May, elaborando una combinación que fluye de manera natural y autentica, y que fácilmente –para alguien menos avezado en la historia de Queen- podría llevar a la confusión de creer que llevan muchos años tocando juntos. En efecto, entre el vocalista y los músicos se da ese lazo especial tan difícil de encontrar, y en donde los principales beneficiados son los miles de fanáticos que repletaron la Pista Atlética del Estadio Nacional, y que son testigos privilegiados de uno de los mejores shows de 2015, destacando por su calidad.

La última parte de la presentación tiene reservada una selección de los legendarios éxitos de Queen: “Don’t Stop Me Now”, “Radio Ga Ga”, “I Want It All”, y además vuelve a apelar a la emotividad y el recuerdo de la figura del gran Freddie Mercury, mostrando imágenes del vocalista y el audio original del tema “Bohemian Rhapsody”, en donde comparte las voces con Lambert. La banda se retira del escenario en medio de una cerrada ovación, para volver al cabo de unos minutos a ofrecer los últimos dos grandes golpes sonoros de la noche: “We Will Rock You” y “We Are The Champions”, con los miles de fanáticos coreando y acompañando en base a las últimas reservas energéticas que ha dejado el extenso show. Una lluvia de confeti dorado llena el cielo de la Pista Atlética del Estadio Nacional, bajando con esto el telón del arrasador paso de Queen por nuestro territorio.

QUEEN CHILE 2015 04

Cuando se ofrece una selección de canciones que perfectamente podría ser un álbum de grandes éxitos, no queda lugar para el descontento, mucho menos cuando cada una de estas piezas fue perfectamente ejecutada, con una gran calidad sonora, y donde el público se entregó por completo a la propuesta de Queen y Adam Lambert. Lo vivido en la Pista Atlética del Estadio Nacional no sólo destaca por superar con creces lo mostrado en su anterior visita en 2008, sino que quedará registrado en el inconsciente colectivo como una demostración empírica de todos los elementos que se deben amalgamar en una presentación de rock, para ser catapultada dentro del selecto grupo de los mejores shows que han pasado por nuestro territorio. Tal como lo mencionó Lambert durante la presentación, este fue el último show de Queen en su gira por Sudamérica, siendo Chile el privilegiado con “el gran final”, y no cabe duda  que el show de más de dos horas de duración puso el broche de oro a una nueva muestra de vigencia de un monstruo que se niega a desaparecer.

Setlist

  1. One Vision
  2. Another One Bites The Dust
  3. Fat Bottomed Girls
  4. In The Lap Of The Gods
  5. Seven Seas Of Rhye
  6. Killer Queen
  7. Crazy Little Thing Called Love
  8. Somebody To Love
  9. Love Of My Life
  10. ‘39
  11.  It’s A Kind Of Magic
  12. Solo de Bajo (Neil Fairclough)
  13. Solo de Batería (Roger Taylor y Rufus Taylor)
  14. Under Pressure
  15. I Want To Break Free
  16. Ghost Town (original de Adam Lambert)
  17. Who Wants To Live Forever
  18. Solo de Guitarra (Brian May)
  19. Tie Your Mother Down
  20. Don’t Stop Me Now
  21. Radio Ga Ga
  22. I Want It All
  23. Bohemian Rhapsody
  24. We Will Rock You
  25. We Are The Champions

Por Gustavo Inzunza

Fotos por Fenix Entertainment

Publicidad
3 Comentarios

3 Comments

  1. calister

    01-Oct-2015 en 1:13 pm

    Solo corrijan:

    En “Under Pressure”, icónica canción grabada originalmente en 1991 por Queen y David Bowie. Fue en 1981.

    • Gonzalo Armijo

      01-Oct-2015 en 1:40 pm

      y además: “es por lejos el mejor de sus intentos por reeditar viejas glorias desde el fallecimiento de su líder en 1981”

  2. Pablo Alcalde Pancorbo

    02-Oct-2015 en 10:35 am

    Para mi gusto si quitan los 3 solos y hubiesen metido “The show must go on”, “These are the days of our lives”e “Innuendo” hubiese sido perfecto.

Responder

En Vivo

Erykah Badu: Fuerza Magnética

Publicado

en

Erykah Badu

En la física se habla de la fuerza magnética cuando se mide el movimiento de partículas cargadas y la distribución de cargas en este movimiento, es decir, el acto de moverse es clave para tener esa atracción que tantas veces hemos visto actuar, casi como magia. Pero no se trata de magia, o de mera ciencia, sino que de un impulso previo, poderoso, ese que recuerda que la energía no se crea ni se destruye, sino que se transforma. A algo así apuntaba Erykah Badu en medio de su show con el cual debutó en nuestro país, ante un Movistar Arena dispuesto a la mitad y que congregó a alrededor de cuatro mil personas, las que terminaron cayendo ante el magnetismo de una figura que impulsa ese acto de moverse y también de hacerlo con una carga especial.

Como cada show en medio del estallido social más importante de Chile en décadas, el espectáculo no pudo quedar incólume frente a la contingencia, y por ello, como informó alguien de la producción a las 21:15 horas, Erykah tuvo un retraso con los tacos que se produjeron en la ciudad, casi sitiada por Carabineros de Chile, mientras en redes sociales se podían observar videos de personas que debieron saltar al Río Mapocho para escapar del asedio policial. Esto, igualmente, permitió que toda la gente que llegó atrasada también pudiera ubicarse, para que a las 21:55 hrs., cuando se subió la banda de Badu al escenario para hacer una intro con extractos de “Caint Use My Phone”, ya todo el mundo no sólo estuviera en sus lugares, sino que también con esa carga especial de la espera más larga, la expectativa y la ilusión.

Aunque se pudo haber pensado que Erykah Badu era una diva y una artista que no hacía shows tan extensos, la realidad superó cualquier expectativa desde el comienzo, partiendo con su presencia de otro mundo con un sombrero enorme, adornos que le ponían el rostro en un marco dorado muy barroco y unas botas con un taco no aguja, sino que alfiler. Luego de ese primer shock, el segundo vino con las posibilidades de la voz de esta artista multifacética que adora definirse primero como madre, y luego como cualquier otra cosa. “Hello” puede ser una canción muy simple, pero tras el tratamiento Badu (quien también tenía mesas con pads listos para disponer de sampleos y percusiones electrónicas para ir marcando momentos dentro de las canciones) todo era mucho más que un saludo. La voz de Erykah es impactante, y eso se fue mostrando mientras se sucedían canciones como “Out My Mind, Just In Time” o “I Want You”, justo antes de pegar estos temas con “Don’t Stop The Music”, donde ya la gente no pudo quedarse sentada. El movimiento ya había sido impulsado y el magnetismo haría lo suyo.

En vez de hacer las canciones directamente como en los discos, una productora como es Badu prefiere ser como una directora de orquesta, haciendo indicaciones claves a su banda, para ir poniendo o sacando capas, deconstruyendo la base de las canciones, permitiendo que se amalgamen composiciones de forma fluida. Pasó con “On & On” y su continuación “…& On”, y también con “Window Seat” más adelante, donde Badu dispuso una sección completa de “Penitentiary Philosophy”. Y lo mismo pasaba con los sonidos: mientras parecía a ratos que el soul dominaba la escena, ciertos quiebres y peripecias acercaban más las canciones al terreno del jazz, pero siempre con un carisma pop tremendo, algo que detonaba las emociones en “Love Of My Life”.

Como dijimos, Badu se reconoce como madre antes que todas las cosas, entonces para ella la energía de los ancestros es algo muy relevante, y a ellos les dio las gracias, entregando un discurso unificador, indicando que hay luchas por la gente y la recuperación de lo justo en Chile y en todo el mundo, y que está bien que así sea. Luego de ello vino “Appletree”, irresistible fruto del repertorio de esta mujer de todos los tiempos, que siguió utilizando su voz para invitar y también para generar cambios de energía en el público, siempre controlando la situación de todo. Por ello fue sorprendente cuando recién, luego de “Next Lifetime” y “Time’s A Wastin”, indicó que tenía problemas con los parlantes de retorno, y más grande la sorpresa cuando se sacó el largo abrigo que portaba y quedó en evidencia que no utiliza retorno in-ear, sino que lo hace todo a lo “vieja escuela”. La perfección en el despliegue de sus fuerzas y talentos es inconmensurable, mientras pasaba de “Think Twice”, una de las sorpresas de la noche, a “Otherside Of The Game”, una de las más esperadas.

Hablando de movimientos, mientras Erykah tuvo un vestuario más aparatoso, sus tránsitos por el escenario eran más estacionarios, pero cuando se liberó de ciertos elementos pudo trasladarse de un lado a otro, motivando más y más a la gente, e incluso de bailar como hizo justo antes de “Kiss Me On My Neck”, donde uno de sus coristas se lució junto a la cantante. Más adelante, en “Soldier”, ella habló de lo importante que es el valor de lo humano y la fuerza que hay en la lucha, indicando que, cuando hay una causa, entonces hay una meta y hay energías que se acumular para lograrlo. Algo que se condecía también con las líneas que agregaba con juegos vocales preciosos en “Didn’t Cha Know”, cantando “cree en ti mismo, tanto como yo creo en ti”. Un mensaje de amor propio que, a diferencia de cómo le suena a quienes lucran mediante tuiteos e instagrameos con frases hechas, a Erykah Badu sí se le creía, además con lo precioso de la manera en la que se entregaba el mensaje.

Badu desapareció del escenario unos segundos, pero la gente seguía loca. Y es que ya los electrones estaban cargados y el movimiento realmente era lo suficientemente grande para indicar que el magnetismo era real. Erykah no sólo volvió rápido, sino que también lo hizo para iniciar “Bag Lady” sentada en el borde del escenario y luego caminando por la barricada para acercarse al público. En medio, banderas mapuche, muestras de afecto y mucho más, matizado con lo divertido que fue ver a Badu sacándose las joyas antes de ir con la gente. Tras ese hit estuvo pegadito “Tyrone”, buscando a alguien en el público, Cata, para mirarla a la cara y comenzar con la línea “I’m gettin’ tired of your shit”, un giro genial, divertido y a la altura de lo especial del momento. Con esa catarsis y con Erykah levantando la bandera negra de Chile, esa con la estrella blanca, culminó una jornada de casi dos horas, con casi una hora de retraso, pero que terminó con uno de los debuts más electrizantes, atractivos y precisos en su ejecución que se hayan visto en 2019.

Erykah Badu entregó candor, maternidad, magnetismo, movimiento, estoicismo y también política en un espectáculo que superó cualquier expectativa, dejando a la gente pegada a un nuevo recuerdo para atesorar en la bitácora de conciertos de la vida, en medio de momentos tan complejos en los cuales las energías ancestrales pueden servir para tomar mucho vuelo.

Setlist

  1. Caint Use My Phone
  2. Hello
  3. Out My Mind, Just In Time
  4. I Want You
  5. Don’t Stop The Music (original de Yarbrough &Peoples)
  6. On & On / …& On
  7. Love Of My Life
  8. Appletree
  9. Next Lifetime
  10. Time’s A Wasting
  11. Think Twice
  12. Otherside Of The Game
  13. Window Seat / Penitentiary Philosophy
  14. Kiss Me On My Neck
  15. Annie (Don’t Wear No Panties)
  16. Soldier
  17. Didn’t Cha Know
  18. Bag Lady
  19. Tyrone

IR A GALERÍA FOTOGRÁFICA

Seguir Leyendo
Publicidad

Facebook

Discos

Railer Railer
DiscosHace 3 días

Lagwagon – “Railer”

Cada vez que un histórico del punk rock decide anotarse un nuevo álbum de estudio, se genera un ambiente de...

Ghosteen Ghosteen
DiscosHace 3 días

Nick Cave & The Bad Seeds – “Ghosteen”

Las composiciones de Nick Cave & The Bad Seeds han visto un cambio en la década presente. Dejando descansar a...

All Mirrors All Mirrors
DiscosHace 3 días

Angel Olsen – “All Mirrors”

Con los primeros acordes de su debut, “Half Way Home” (2012), Angel Olsen dejó en claro su perspectiva del folk:...

Metronomy Forever Metronomy Forever
DiscosHace 3 días

Metronomy – “Metronomy Forever”

Ha pasado más de una década desde el clásico de Metronomy, “Nights Out” (2008), material que los estableció como parte...

A Dawn To Fear A Dawn To Fear
DiscosHace 1 semana

Cult Of Luna – “A Dawn To Fear”

Lo inequívoco, por más que pareciera mantenerse estático, puede ser radicalmente arrancado por un vendaval de circunstancias, y en lo...

Memory Memory
DiscosHace 1 semana

Vivian Girls – “Memory”

No todos los retornos son buenos y no todas las segundas partes son de lo peor, o al menos así...

Birth Of Violence Birth Of Violence
DiscosHace 1 semana

Chelsea Wolfe – “Birth Of Violence”

Diez años cargan con una simbología que acerca más a lo divino que a lo terrenal. No sólo hay un...

Beneath The Eyrie Beneath The Eyrie
DiscosHace 1 semana

Pixies – “Beneath The Eyrie”

Luego de dos apuestas mal logradas, Pixies vuelve al estudio y lanza su mejor disco desde su retorno en 2004....

Chastity Belt Chastity Belt
DiscosHace 2 semanas

Chastity Belt – “Chastity Belt”

Saudade es un vocablo portugués cuyo significado se acerca a la definición de melancolía; un estado afectivo estimulado por la...

Shaped By Fire Shaped By Fire
DiscosHace 2 semanas

As I Lay Dying – “Shaped By Fire”

Durante la primera década del siglo XXI, hubo un estallido de agrupaciones que tomaron variaciones más melódicas para combinar el...

Publicidad
Publicidad

Más vistas

A %d blogueros les gusta esto: