Conéctate a nuestras redes

En Vivo

Pussy Riot: Resiste y lucha

Publicado

en

Era un debut esperado por muchas personas, el que se finiquitó más prontamente de lo que uno hubiese pensado. Pussy Riot llegaba hasta el escenario de Club Blondie para ofrecer su primera presentación en nuestro país, prometiendo una noche donde el sentido de lucha y la férrea defensa de los derechos de la mujer sería una tónica.

El primer acto de la jornada fue una pequeña sesión de stand up de Jani Dueñas y Paloma Salas, quienes, además de intercambiar algunos diálogos, realizaron un pequeño revival de una sección que tenían en su programa radial “Dueñas de Salas”, donde se dedicaron a repasar algunos titulares de la prensa nacional e internacional, haciendo énfasis en los incoherentes comentarios que uno suele encontrar en este tipo de publicaciones.

A continuación, el conjunto nacional Horregias desplegó un impecable show, directo y urgente, con una propuesta clara y un mensaje muy bien definido en torno al feminismo, sin dobles lecturas ni eufemismos para suavizar las situaciones. Con canciones como “Mujer Borracha”, “Gabi”, “Causal de Aborto” o “Heteronormativa”, el conjunto nacional desplegó una presentación con una apuesta muy agresiva y caótica, similar a la de conjuntos como Bikini Kill y todo el movimiento Riot Grrl que surgió en aquella época, marcando su breve show en uno de los puntos más intensos de la jornada.

Pasaron poco más de cincuenta minutos desde la hora pactada originalmente para que Nadya Tolokonnikova, junto a un grupo de mujeres ataviadas en balaclavas, subiera al escenario ante los aplausos y los siempre presentes flashes de los teléfonos. Pussy Riot finalmente debutaba en Chile y lo hacía con una de sus caras visibles a la cabeza, preparadas para deslumbrar en una performance que no dio espacio para la calma.

Con una historia de casi 8 años, el conjunto ruso ha dedicado su vida a realizar intervenciones rupturistas y siempre en el margen de la legalidad, amparadas por un deseo de hacer resistencia y mantener la lucha en defensa de las minorías. Ese, en el papel, es el principal atractivo e ingrediente más importante del colectivo, pero en vivo su rol adopta un mensaje un poco más mesurado, yendo en directa necesidad de mantener una lucha, una que de alguna u otra forma puede afectar de distintas maneras a cualquier persona, en cualquier parte del mundo.

No tan punk como en sus inicios, el conjunto desplazó una mezcla de distintos estilos en escena para su presentación, tomando elementos electrónicos, del hardcore, e incluso algo de rap dentro de la esencia de sus composiciones. La necesidad de no hacer las cosas en la manera convencional se traduce incluso a la forma en que el conjunto publica su música; sabido es que no tienen ni un solo álbum de estudio y que sus canciones aparecen como entes por separado, llegando en momentos específicos donde su mensaje es necesario. En esa línea, podemos destacar tracks como “Punk Prayer”, “Organs” o “Bad Apples”, esta última que en su versión original cuenta con la colaboración de Dave Sitek de TV On The Radio, así como también composiciones más “conocidas” del colectivo, como “Track About A Good Cop”, que funcionan sin mayores dificultades entre una y otra, dejando de lado la discordancia de estilos que manifiestan comúnmente.

Evidentemente, la audiencia no estaba frente al típico concierto de rock, ni siquiera de punk si nos ponemos un poco más estrictos en la definición que se le atribuye comúnmente a este colectivo. Pussy Riot trasciende más allá de la música, intentando dejar de lado esa clase de factores para enfocarse mucho más en el impacto de una performance, la que se siente más eso que concierto como tal, con las canciones siendo una especie de soundtrack de acompañamiento para lo que se está viendo en el escenario. Pese a aquello, tampoco se trata de invisibilidad el elemento principal de esto, la música, sino que de conjugar un poco más estrechamente los márgenes entre performance teatral e interpretación musical, terreno donde Pussy Riot sale jugando de local, desapegándose de cualquier distracción para apartar la atención puesta en el show.

El conjunto como tal y todo lo que lo rodea es más que suficiente para poner los ojos del mundo sobre ellas, lo que es mucho más latente en el contexto social que vivimos hoy. Finalmente, parte de lo diferente de este show fue la alta presencia de curiosos, principalmente medios de comunicación que iban a buscar una respuesta a una pregunta que todos creen saber, pero que es necesario presenciar de manera directa para notar que no es como lo cuentan.

Setlist

  1. Go Vomit
  2. Police State
  3. Punk Prayer
  4. Elections
  5. Normal Song
  6. Bomb
  7. Herectic
  8. Organs
  9. 1937
  10. White House
  11. Black Song
  12. Bubble
  13. Bad Apples
  14. Bad Girls
  15. Track About Good Cop
  16. Free Pavement
  17. Unicorn Freedom
  18. Hands Up

IR A GALERÍA FOTOGRÁFICA

Publicidad
Clic para comentar

Responder

En Vivo

Dead Kennedys: La fiesta distópica

Publicado

en

Dead Kennedys

No hay escenario más aterrador que la vida misma. Esa es la premisa bajo la que se articula Dead Kennedys, uno de los conjuntos esenciales para el desarrollo del punk, no sólo en su sonido, sino también en su contenido. Letras políticas, musicalizadas por un manto de surf infernal, deambulan alrededor de conceptos como el control, la autoridad y la tecnología como herramienta de dominación. Una visión que, a más de 40 años de su formación, sigue sonando vigente, siendo la noche del 21 mayo en el Teatro Cariola una nueva ocasión para recorrer estos pronósticos desalentadores.

Sin ofrecer número previo, el conjunto de San Francisco partió a la hora pactada con una puntualidad perfecta. Los primeros golpes del baterista D.H. Peligro abrieron de súbito con “Forward To Death”, marcando la apertura de una jornada intensa. Junto a Peligro, el resto de la sección instrumental conforman la formación que ha editado todos sus discos de estudio. En cuanto a lo vocal, Ron “Skip” Greer es el “nuevo” frontman, quien, con más de diez años en la banda, se acopla al resto con toda naturalidad, ofreciendo la performance histriónica que los shows de la talla de Dead Kennedys necesitan.

Para no perder el ímpetu de un inicio potente, la banda dio el acierto con “Police Truck”, haciendo bailar a los fanáticos del Cariola al ritmo de un surf siniestro, ejecutado por su guitarrista East Bay Ray, cuya misma atmósfera endemoniada continuó con “Buzzbomb”. En una sintonía más cercana al rock & roll, Let’s Lynch The Landlord” transformó al teatro en una mezcla de mosh pit y pista de baile, mientras los fanáticos acompañaban el estribillo de la canción que invita a golpear a los patrones.

Uno de los puntos que generó algunas dificultades fue el reducido español de sus integrantes. Falta frecuente en bandas extranjeras, y que en este caso generó que el sarcasmo de Skip fuera recibido con confusión y algunos gritos de desaprobación. El malentendido se disolvió en cuanto la banda tocó “Kill The Poor”, dando a entender de mejor manera el sentido del humor de la banda de norteamericana.

Afortunadamente, el frontman fue capaz de percibir esta limitante y se dirigió al público en un español precario, explicando que sus dichos tenían una intención irónica. Ya aclarado el punto, el show continuó bajo la misma tónica con “MTV Get Off The Air”, canción que causó polémica durante los ochenta, ya que hacía una crítica abierta a la famosa cadena televisiva y a la industria de la música. En una revisión astuta, la banda modificó parte de la letra, actualizándose a los tiempos y utilizando conceptos contemporáneos como el fenómeno youtuber o el uso excesivo de redes sociales en los conciertos. Greer aprovechó el replanteamiento de la letra para bromear sobre el paso de los años, confesando que la banda ya se hacía vieja, pero también veía muchas caras en el público que evidenciaban un extenso recorrido como fanáticos, ofreciendo un momento que sacó risas y ayudó a recuperar la empatía del show.

Para reconquistar la atención del público, “Too Drunk To Fuck” continuó con el repertorio de sus temas más reconocidos, acompañado de una apertura de blues que retomó el baile. Dando cierre a la primera porción del show, la banda interpretó sorpresivamente “Moon Over Marin”, cuyo espíritu pausado y reflexivo, que relata un mundo destruido por la contaminación, marcó un contrapunto en la jornada.

A pesar de la larga data de la banda, se nota que los egos en ellos no les han afectado. Así lo demuestra su cercanía con el público. Desde la sencilla entrada que hicieron por la puerta principal antes de iniciado el concierto, sin guardias y saludando amistosamente, hasta las múltiples veces en que Skip Greer se paseaba por la barricada, compartiendo su micrófono con los fanáticos. Esta cercanía fue aprovechada por Peligro para referirse a la postura de la banda, en desapruebo de cualquier dinámica racista y homofóbica. Palabras elocuentes para dar paso a “Nazi Punks Fuck Off”, generando uno de los mosh pits más intensos de la jornada. Ya acercándose al cierre, el bajista Klaus Flouride rompió abruptamente una pausa técnica para dar inicio a “California Über Alles”, siendo celebrada y cantada por todo el teatro, mientras una bengala se encendió entre el público. La luz fue apagada por los mismos fanáticos, conscientes de los hechos desafortunados que ya han ocurrido anteriormente en el circuito punk.

Luego de una pausa breve, la agrupación volvió al escenario para interpretar lo último de su repertorio. El clásico cover de “Viva Las Vegas” entregaba un ambiente de fiesta al cierre, donde Skip aprovechó de interpelar al público a que dejaran sus teléfonos y se dedicaran a disfrutar la experiencia. Acto seguido fue el inicio inconfundible de “Holiday In Cambodia”, marcando el clímax definitivo del show y que dejó pidiendo una última canción. “Chemical Warfare” fue la conclusión definitiva de la jornada, dando por última vez muestra de su humor tocando el estribillo de “Sweet Home Alabama”, en referencia a las polémicas y restrictivas medidas anti-aborto que adoptó aquel estado recientemente. Un gesto que habla de la sintonía con la contingencia y que ayuda a aterrizar lo que se expresa en las canciones. Destacando por su sencillez, la banda se despidió de su público con una reverencia y amplias sonrisas.

Si bien, el conjunto de San Francisco no ha publicado material nuevo desde su primera ruptura hacia fines de los ochenta, continúa ofreciendo un show bien articulado. Descartando el factor nostálgico, es el contenido político lo que hace que sus canciones –para bien o para mal– aún resuenen vigentes. Quizás por eso la noche del martes contó con una participación heterogénea de público que, aunque marcado por una mayoría más adulta, también evidenció a fanáticos recientes. En un presente atiborrado de control tecnológico, el panorama distópico que ilustra Dead Kennedys se aleja paulatinamente de la ficción, ofreciendo una banda sonora acertada y lúcida a nuestros tiempos. Tal como ellos lo vaticinaron, 1984 es ahora.

Setlist

  1. Forward To Death
  2. Winnebago Warrior
  3. Police Truck
  4. Buzzbomb
  5. Let’s Lynch The Landlord
  6. Jock-O-Rama
  7. Kill The Poor
  8. MTV Get Off The Air
  9. Too Drunk To Fuck
  10. Moon Over Marin
  11. Nazi Punks Fuck Off
  12. California Über Alles
  13. Bleed For Me
  14. Viva Las Vegas (original de Elvis Presley)
  15. Holiday In Cambodia
  16. Chemical Warfare

IR A GALERÍA FOTOGRÁFICA

Seguir Leyendo
Publicidad

Facebook

Discos

Corazones Corazones
DiscosHace 6 días

El Álbum Esencial: “Corazones” de Los Prisioneros

“Corazones”, el cuarto álbum de Los Prisioneros, puede ser considerado como el primer registro solista de Jorge González, luego de...

Laughing Matter Laughing Matter
DiscosHace 3 semanas

Wand – “Laughing Matter”

Hoy en día, tal como ayer y probablemente mañana, los sonidos vintage generan especial atención en el mundo de la...

Doolittle Doolittle
DiscosHace 1 mes

El Álbum Esencial: “Doolittle” de Pixies

El éxito comercial nunca fue algo que se le diera a Pixies, quienes, pese a la considerable buena recepción de...

Periphery IV: Hail Stan Periphery IV: Hail Stan
DiscosHace 1 mes

Periphery – “Periphery IV: Hail Stan”

En el estado actual de la música extrema, es poco probable que en el corto plazo exista un disco que...

American Football American Football
DiscosHace 2 meses

American Football – “American Football (LP3)”

American Football es de esas bandas rodeadas por un halo de misticismo. Aquellos proyectos que, pese a lo sucinto de...

The Brian Jonestown Massacre The Brian Jonestown Massacre
DiscosHace 2 meses

The Brian Jonestown Massacre – “The Brian Jonestown Massacre”

Nunca es tarde para un homónimo, sobre todo si consideramos la cantidad de años de carrera que lleva The Brian...

Lux Prima Lux Prima
DiscosHace 2 meses

Karen O & Danger Mouse – “Lux Prima”

Existen diferentes contextos en los cuales la música se puede concebir y transmitir, desde el sentido vanamente comercial, hasta una...

DiscosHace 3 meses

The Claypool Lennon Delirium – “South Of Reality”

Demás está decir que los álbumes colaborativos entre dos o más artistas son generalmente obras que gozan de cierto pie...

La Voz de los 80 La Voz de los 80
DiscosHace 5 meses

El Álbum Esencial: “La Voz de los ’80” de Los Prisioneros

Jorge González dijo una vez que el primer disco de una banda toma mucho tiempo porque el proceso parte desde...

Back Your Head Off, Dog Back Your Head Off, Dog
DiscosHace 12 meses

Hop Along – “Bark Your Head Off, Dog”

Desde hace no mucho, ha circulado la noticia de que las mujeres están siendo quienes dan la cara por esta...

Publicidad
Publicidad

Más vistas