Contáctanos

En Vivo

Prophets Of Rage: Ejercicio de nostalgia

Publicado

en

La ausencia de un frontman puede ser difícil cuando una banda intenta reinventarse, pero se puede tornar algo incluso más complejo cuando se busca mantener un legado a toda costa, sin importar la forma en que este sea entregado. Prophets Of Rage nació a raíz de los deseos de Tom Morello, Tim Commerford y Brad Wilk (todos ex integrantes de Rage Against The Machine) de continuar haciendo música juntos, sin importar el distanciamiento que Zack De La Rocha tomó del resto de sus compañeros. Ahora, aliados con Chuck D y DJ Lord desde Public Enemy, además de B-Real, miembro de Cypress Hill, decidieron llevar adelante un repertorio que mezcla toda la agresividad de sus bandas madre, promoviendo un show explosivo y lleno de energía. Ese show era el que precisamente llegaba a Santiago para presentarse en Movistar Arena, que, si bien no estuvo al total de su capacidad, logró convocar a un moderado número de fanáticos que esperaban ansiosos por volver a ver a Morello, principalmente, transformado en el centro de atención casi por inercia.

Los argentinos Bersuit Vergarabat fueron los encargados de abrir la jornada, partiendo su presentación con un Arena de plateas literalmente vacías y unas pocas decenas de fans en la cancha. A medida que el show avanzó, la banda logró entrar en confianza para entregar todos sus temas más reconocidos, tales como “Yo Tomo” o la aguda “Sr. Cobranza”, sacadas adelante pese al tibio recibimiento con que arrancó el show. Los argentinos demostraron que sí pueden seguir adelante sin la presencia de Gustavo Cordera, quien fuera frontman de la agrupación durante muchos años, ya que la batuta está bien tomada por Daniel Suárez y Germán “Cóndor” Sbarbati, encargados de las voces en conjunto desde la partida del ex cantante.

Acercada la hora de partida, DJ Lord apareció en el escenario para hacer un pequeño set a modo de introducción. Dicha intervención del integrante de Public Enemy comenzó con un sample al himno nacional, lo que generó algunas pifias por parte del público, para después dar inicio a una seguidilla de tracks que incluyeron: “Angel Of Death” de Slayer, “Gin And Juice” de Snoop Dogg, “Icky Thump” de The White Stripes, “Smoke On The Water” de Deep Purple, entre otras, incluyendo la coreada “Enter Sandman” de Metallica. Unos buenos minutos después, el resto de los músicos ingresó a escena para declarar su manifiesto de inmediato con “Prophets Of Rage”, clásico de Public Enemy adornado con la potente distorsión de Morello y compañía, desatando la locura en los enardecidos fans que no sabían lo que estaba por venir. El recuerdo de Rage Against The Machine era un sentimiento general en el ambiente, producto de eso fue que el tremendo combo compuesto por “Testify”, “Take The Power Back” y “Guerrilla Radio” desató todas las pasiones en la eufórica cancha, que cantaba y saltaba al son de los punzantes riffs de Morello.

Cuando se tiene un repertorio mayormente de RATM, es imposible que un show decaiga en intensidad. Considerando esa premisa, Prophets Of Rage tenía el terreno ganado de antemano, incluso al momento de equilibrar la balanza entre De La Rocha y los actuales intérpretes de su catálogo. B-Real y Chuck D tienen carisma, categoría y una carrera a cuestas que los avala, aún así, es evidente notar que los puntos bajos muchas veces caen sobre ellos debido a que, en muchas ocasiones, cantan sólo parte de las estrofas para dejar al público hacer el resto, un recurso más que utilizado dentro del hip hop. Es probable que esto se deba a la fusión que se pretende al momento de mezclar canciones de frentes tan diferentes en un solo show, como por ejemplo la notable interpretación de “(Rock) Superstar”, original de Cypress Hill, que fue modificada al punto de parecer verdaderamente una canción de RATM. Un interludio generado por un medley de DJ Lord hizo a la gente corear varios de los clásicos de Cypress Hill, con B-Real y Chuck D cantando entre el público y transformando por unos minutos al Movistar Arena en una cumbre del hip hop, con clásicos como “Insane In The Brain”, “Ain’t Goin’ Out Like That” y “Jump Around”.

Sólo dos canciones propias fueron las presentadas por la agrupación: la ya conocida “Party’s Over” y una nueva canción titulada “Unfuck World”, parte del primer álbum de estudio del sexteto que, según palabras del propio B-Real en el show, verá la luz en septiembre de este año. El compromiso político y social de Prophets Of Rage se sintió en la imagen de Morello, quien por algunos momentos mostraba el mensaje “JUSTICIA VICTOR JARA” en la parte posterior de su guitarra, además de la bandera chilena en recuerdo de “La Batalla de Santiago”, el memorable concierto de RATM hace ya casi siete años.

Know Your Enemy” generó un verdadero campo de batalla en la cancha, con la gente saltando, gritando y sintiendo esta agresiva composición, ejecutada de manera implacable por Commerford y Wilk, con sus instrumentos sonando como verdaderos truenos. Un momento algo extraño, sinceramente, fue la invitación de la rapera chilena Ana Tijoux, con quien realizaron una versión del clásico de The White Stripes, “Seven Nation Army”, y que incluyó una improvisación de Tijoux entremedio de la canción. Luego de eso, la artista abandonó el escenario rápidamente, sin decir ni una sola palabra. El cierre estuvo a cargo de dos grandes tracks de RATM: primero, “Bulls On Parade” y luego “Killing In The Name”, esta última dedicada a Víctor Jara, sellando definitivamente el debut en nuestras tierras de los profetas de la rabia. Una vez que la banda se retiró del escenario, B-Real consignó a favor de la legalización de la marihuana, cantando un pequeño extracto de “Yo Quiero Fumar” de Cypress Hill, generando un anticlimático cierre.

“No es lo mismo, pero es casi igual”, eso es lo que se podría pensar luego de presenciar el show de Prophets Of Rage. Si bien, la banda no generó el entusiasmo de RATM o inclusive de Cypress Hill en solitario, logró convocar a una legión de fanáticos que iba en busca de lo mismo que la banda: un ejercicio de nostalgia. Para muchos el show que ofreció Rage en nuestro país en 2010 ahora posee características legendarias, por lo que era una considerable generación de fanáticos más jóvenes los que no estuvieron presentes en esa ocasión y que, a la vez, querían vivir en carne propia lo que es sumergirse en un mar de gente coreando las canciones de Rage Against The Machine. Esperemos a ver si la banda encuentra algún norte diferente con la publicación de su primer disco, de lo contrario, se tendrá que evaluar cómo reforzar una fórmula que, al estar basada en la nostalgia, no podría sostenerse por mucho tiempo.

Por Manuel Cabrales

Fotos por Luis Marchant

Setlist

  1. Prophets Of Rage (original de Public Enemy)
  2. Testify (original de Rage Against The Machine)
  3. Take The Power Back (original de Rage Against The Machine)
  4. Guerrilla Radio (original de Rage Against The Machine)
  5. (Rock) Superstar (original de Cypress Hill)
  6. Bombtrack (original de Rage Against The Machine)
  7. People Of The Sun (original de Rage Against The Machine)
  8. Fight The Power (original de Public Enemy)
  9. Medley de Cypress Hill y Public Enemy: Hand On The Pump, Can’t Trust It, Insane In The Brain, Bring The Noise, Ain’t Goin’ Out Like That, Terrordome, Jump Around
  10. Sleep Now In The Fire (original de Rage Against The Machine)
  11. Bullet In The Head (original de Rage Against The Machine)
  12. Party’s Over
  13. Know Your Enemy (original de Rage Against The Machine)
  14. Unfuck The World (Nueva canción)
  15. Seven Nation Army (original de The White Stripes) (con Anita Tijoux)
  16. Bulls On Parade (original de Rage Against The Machine)
  17. Killing In The Name (original de Rage Against The Machine)

IR A GALERÍA FOTOGRÁFICA

Publicidad
1 Comentario

1 Comentario

  1. Ablo

    05-May-2017 en 9:43 am

    Ni un brillo.

Responder

En Vivo

DIIV: Esquemas Juveniles

Publicado

en

DIIV

Aunque estamos en una época con la posibilidad de más estilos que nunca, lo que es más claro de ver son las convergencias, cuando existen cosas muy diferentes que tienen un punto de encuentro. Nadie podría decir que Mac DeMarco, Wild Nothing y DIIV suenan igual, pero estos tres actos, con popularidad en nuestro país, tienen una sensibilidad con las guitarras y los ritmos que los hacen convivir incluso en el mismo sello, Captured Tracks. Pero luego aparecen las diferencias, que tienen más relación con cómo se disponen en un escenario o cómo se disponen ante su propia música, algo que se reafirmó en una nueva visita de DIIV, enterando su tercera vez en Chile.

Antes, todo partió con un potente set de Adelaida. La banda de Valparaíso estuvo muy bien elegida para partir con la jornada, en especial por la energía desplegada, que redundó en una ovación del público al cierre de su show pasadas las 21:45 hrs., donde pasaron por canciones como “1999” y “Eco”, para cerrar con la explosiva “Cienfuegos”, en su mayoría tracks que pertenecen a “Paraíso”, el disco que editaron en 2017. Un sólido espectáculo de una de las bandas más potentes del rock chileno, cuyo repertorio está siendo rápidamente engrosado.

Tras 25 minutos de espera, y teniendo a la mitad de DIIV en los últimos minutos ajustando ellos mismos sus instrumentos, entró a escena la banda de Brooklyn, que de inmediato podía establecer su potencia. A diferencia de Wild Nothing o DeMarco, lo de DIIV es más potente en el proscenio, y ellos no caen en la autoindulgencia, pese a que las formas de Zachary Cole Smith pudieran hacer creer lo contrario. Toda la banda suena cohesionada y eso deriva en el peso escénico que proyectan. Mientras Zachary pareciera al comienzo un vocalista parco que no se interesa en que se le entienda poco, luego se denota que eso es parte de la estética mientras él está enfocado como láser en lo suyo, y también en la guitarra de Andrew Bailey, con quien se complementan perfectamente.

Además, esta energía enfocada y este sonido aplanador no caen en un saco roto, porque el público que llegó a Club Blondie (que, vale decir, cada vez suena mejor para bandas) estaba dispuesto a saltar y sentir este show como algo realmente relevante. Ya en “Human” y “Dopamine” la algarabía era tal, que gente de la audiencia hacía crowdsurfing y otros revoleaban la polera o lo que fuera en el aire, como si se estuviera alentando al equipo en el estadio, con una conexión envidiable.

Aunque se ha visto a DIIV varias veces en vivo, existe algo que hace que se vuelva a ellos. Y tal vez sea esa sensación de que, en medio de todos los esquemas que rodean lo que son y proyectan sus canciones, existe una banda que tiene mucho que entregar, enfrentándose al cliché de los conjuntos que suenan o se ven similar, y que en general tienden a restringir el caudal de energía. En temas como “Past Lives” quedaba en claro que no se trataba meramente de escuchar versiones como las oscuras rendiciones de los discos, sino que algo de mayor alcance explosivo, sin traicionar esas sensaciones.

No es que DIIV sea la banda más brillante del mundo. Tras entregar una canción nueva sin título, tocaron un minuto de algo ininteligible y esos son gestos contradictorios, pero al menos reposa algo de honestidad en ellos que los hace ser de lo mejor de su rebaño, algo que en el iluminado final con “Dust”, “Doused”, y luego el encore con “Wait” (en el cual Andrew salió con un sostén que una persona lanzó al escenario) quedó de manifiesto. Poco más de una hora y cuarto que explicitan a DIIV como parte de los actos en los que no se debe desconfiar, porque pese a seguir modelos que parecieran muy definidos, ellos aún son capaces de entregar algo que los separa de la indulgencia y la simplona sencillez, y es así como probablemente los neoyorquinos consigan el paso a la trascendencia.

Setlist

  1. (Druun Pt. II)
  2. Is The Is Are
  3. (Druun)
  4. Human
  5. Under The Sun
  6. Dopamine
  7. Sometime
  8. Oshin (Subsume)
  9. Incarnate Devil
  10. Bent (Roi’s Song)
  11. Past Lives
  12. Nueva canción
  13. Healthy Moon
  14. Loose Ends
  15. Dust
  16. Doused
  17. Wait

IR A GALERÍA FOTOGRÁFICA

Continuar Leyendo
Publicidad

Facebook

Discos

DiscosHace 2 días

El Álbum Esencial: “Undertow” de Tool

La portada de todo álbum debiese generar impresiones anticipadas sobre el contenido que este alberga. Bajo esa lógica, ver esa...

DiscosHace 3 días

Lee Ranaldo – “Electric Trim”

La reinvención siempre estará acompañada de un proceso de búsqueda, un viaje donde se pueda llegar al centro del asunto...

DiscosHace 1 semana

Paradise Lost – “Medusa”

En 2015 el oscuro y lúgubre universo del doom fue remecido por una de las bandas referentes en su género....

DiscosHace 1 semana

Living Colour – “Shade”

Si el alma pudiera traducirse musicalmente, no cabe duda que sonaría como el blues; una voz auténtica, actual y poderosa,...

The National The National
DiscosHace 2 semanas

The National – “Sleep Well Beast”

El motor de The National es la rabia y la desorientación causada por la falta de respuestas. No hay un...

Sex Pistols Sex Pistols
DiscosHace 2 semanas

El Álbum Esencial: “Never Mind The Bollocks, Here’s The Sex Pistols” de Sex Pistols

A mediados de los años 70, dos de los mayores polos del rock no vivían una situación alentadora. Nueva York...

DiscosHace 2 semanas

Prophets Of Rage – “Prophets Of Rage”

Hace aproximadamente un año, millones de fanáticos se llenaban de ilusiones ante la aparición de misteriosos carteles en EE.UU. que...

DiscosHace 3 semanas

Franja de Gaza – “Despegue”

Un comienzo impactante. Esta frase describe bien lo que provoca el disco “Despegue” de la banda nacional Franja de Gaza,...

DiscosHace 3 semanas

Royal Blood – “How Did We Get So Dark?”

La última joya del rock inglés se llama Royal Blood, y la prensa internacional se rindió ante su irrupción, ganándose...

DiscosHace 3 semanas

El Álbum Esencial: “Tubular Bells” de Mike Oldfield

“Tubular Bells” fue y sigue siendo una rareza. Hasta el día de hoy parece llamativo que un sello discográfico haya...

Publicidad

Más vistas

A %d blogueros les gusta esto: