Conéctate a nuestras redes
Primal Scream Primal Scream

En Vivo

Primal Scream: Sonido lisérgico

Publicado

en

Muchas veces se subestima el efecto que puede tener la música, más allá de ser escuchada. Erróneamente se le atribuye una experiencia sensorial limitada basada en sólo un sentido, el oído, pero se niega o se invisibiliza el resto de los efectos. Hay música que relaja, música que genera pena y también música que provoca sonrisas irrefrenables. En el caso de Primal Scream no sólo se advierten los ritmos aterciopelados y las guitarras estridentes, sino que se impulsa un estado alucinógeno que invita a bailar y disfrutar de una fiesta, tal como lo que ocurrió en la explanada del Centro Cultural Matucana 100 ante cientos de personas que, más que vitorear o aplaudir, bailaron mucho con canciones de tres décadas diferentes con algo en común: la figura fluida y característica de Bobby Gillespie.

Antes, como acto de apertura, se presentó el músico Alejandro Paz, que se mueve por la electrónica como solista, con su proyecto Alejandro Paz & Los Resentidos, cuando las perillas se cambian por instrumentos más tradicionales, generando una mezcla efectiva entre lo electrónico y lo orgánico, con una urgencia que extiende las canciones del disco “Sin Llorar” de Paz, uno de los buenos lanzamientos electrónicos de 2017, principalmente por su discurso directo y bien articulado, que tuvo buena recepción de la gente que esperaba a Primal Scream.

El público llegó a Matucana 100 sin grandes ademanes de despliegue de energía para ver primero que Simone Butler no se recuperó de su enfermedad, quedando fuera de los shows de Brasil y Argentina, por lo que Primal Scream, sin hacerse mayor problema, eligió tocar sin bajo. Desde ahí apareció una mezcla de éxitos con cortes más escondidos de los álbumes de la banda, pasando desde un single como “Jailbird” hacia tracks animados, pero para fans, como “Can’t Go Back” o “Shoot Speed/Kill Light”.

Quizás fue en la ocasión donde hubo menos instrumentos y voces a disposición en el show, Primal Scream sonó mejor que en las visitas anteriores, principalmente en la claridad de la voz de Gillespie –sólo con un par de saltos en la transmisión del micrófono, quizás por el cable– y la cuota precisa de estridencia en la batería. Además, terminó siendo el show más extenso que haya tocado la banda escocesa en Santiago, con noventa minutos que incluyeron una sorpresa: “Some Velvet Morning”. No había registro de que Primal Scream hubiera tocado esa canción fuera del archipiélago británico, y es apenas la cuarta vez que aparece en vivo. Aunque el cliché indica que el público chileno es especial, pocas veces hay una manifestación tan clara con uno de los clásicos noveleros de los escoceses.

El público se notaba a veces apagado, y Bobby aplaudía e invitaba al resto de la gente a hacerlo, ya sea en canciones frenéticas como “Kill All Hippies”, o en “pequeños números country”, tal como presentó “(I’m Gonna) Cry Myself Blind”, y muchas veces tuvo respuesta, aunque pocas fueron de algarabía, algo que quedó supeditado a canciones particulares, como la adrenalínica “Swastika Eyes”, la buena vibra de “Loaded” o el punzante percutir de “Rocks”.

Hubo incertidumbre, pero también un silencio muy extraño cuando la banda se bajó del escenario. Minutos largos, que se suponía derivarían en un encore, pero tres minutos después la impaciencia se multiplicaba entre la gente, una que no redundó en silbidos o aplausos para Primal Scream. Extraña forma de llamar a la banda, con silencio, pero cada público hace lo que le parece. Al menos Gillespie y los suyos se subieron para derribar cualquier pared con una versión vibrante y directa de “Come Together”, esa canción que transforma cualquier pista de baile en una catedral, donde los coros góspel grabados pegan duro y hacen que, por ligeros momentos, se pueda creer en el sentido humano de la comunión. El poder de la música.

Movin’ On Up” terminó el show en la nota más alta posible, con baile y alegría en mucha gente, y un Bobby Gillespie agradecido, pero luego el silencio de la asistencia al retirarse o esperar la fiesta posterior fue llamativo. Quizás, lo que pasó fue una alucinación, una fiesta lisérgica donde en realidad no estuvo la banda, pero sí las sensaciones que entrega la música. O simplemente lo que sucedió en el escenario fue lo justo y necesario para salir con sonrisas en la cara, ecos de grandes melodías en los oídos y el cuerpo preparado para seguir la fiesta. Pase lo que pase, las canciones y la capacidad magnética de Primal Scream crean sensaciones que van más allá de lo superficial.

Setlist

  1. Slip Inside This House
  2. Jailbird
  3. Can’t Go Back
  4. Shoot Speed/Kill Light
  5. Kill All Hippies
  6. Trippin’ On Your Love
  7. Higher Than the Sun
  8. Some Velvet Morning
  9. (I’m Gonna) Cry Myself Blind
  10. 100% Or Nothing
  11. Swastika Eyes
  12. Loaded
  13. Country Girl
  14. Rocks
  15. Come Together
  16. Movin’ On Up

IR A GALERÍA FOTOGRÁFICA

Publicidad
Clic para comentar

Responder

En Vivo

Mayhem: Feliz día, Satanás

Publicado

en

Mayhem

La legendaria banda noruega no pudo elegir una fecha más curiosa para regresar a la capital. Como parte de la pequeña gira que realizarán a través de nuestro país, Mayhem se presentó en Santiago durante la celebración del “día del padre” para tocar íntegramente su disco más famoso, el esencial “De Mysteriis Dom Sathanas” (1994), en lo que fue un verdadero carnaval de oscuridad en conmemoración del padre de la maldad, el mismísimo Satanás.

El Club Blondie fue el lugar elegido para llevar a cabo el ritual que comenzó a las 20:00 hrs., antecedido por un mensaje de audio grabado por la banda, donde pedían a la audiencia que dejaran sus celulares en el bolsillo para mantener la atmósfera y disfrutar a concho del espectáculo. Y aunque la instrucción no fue obedecida por la totalidad del respetable, esta era primordial para vivir la espeluznante experiencia que Mayhem nos entregó con la interpretación en vivo de su disco debut.

“De Mysteriis Dom Sathanas” es un álbum que no sólo brilla por ser una piedra angular del black metal, sino que también por la nefasta historia que antecede su concepción. Desde el suicidio del vocalista original de la banda, pasando por el asesinato de su guitarrista, hasta los planes de detonar una iglesia el mismo día en que la placa saliera a la venta, son los hitos más importantes de una seguidilla de sucesos que hacen del debut de Mayhem un producto único en su especie. Es, ciertamente, el disco más importante del grupo y el que los ha elevado al estatus de leyenda, incluso si su carrera musical no ha sido de las más destacables y se encuentra estancada desde 2014, cuando lanzaron “Esoteric Warfare”, su último disco estudio. Es por eso que este show tenía un sabor especial y, gracias a su muy bien lograda puesta en escena y ejecución, se transformó en un concierto alucinante.

Siguiendo el mismo orden de tracklist original, “Funeral Fog” dio la entrada a los músicos, quienes salieron a escena entre la niebla vistiendo túnicas negras y con los rostros pintados. “Freezing Moon” sonaba por los parlantes y se vivía el primer momento épico de la jornada, con una de las canciones más emblemáticas del estilo. Caracterizados como acólitos del demonio, el encargado de llevar la batuta con su inquietante teatralidad fue el vocalista Attila Csihar, en una performance increíble que nos transportó al mismísimo infierno. Haciendo gala de una voz de ultratumba, el frontman encabezó el carnaval oscuro que continuó con sendas versiones de “Cursed In Eternity” y “Pagan Fears”.

Precedida de una introducción que dio paso a la segunda parte de la placa, con cambios de decoración incluidos, “Life Eternal” se enmarcó como uno de los cortes más violentos del recital, donde el mosh y los gritos de la fanaticada se unieron para crear una postal terrible. Siguieron “From The Dark Past”, “Buried By Time And Dust”, y la que cierra el LP, “De Mysteriis Dom Sathanas”, con Csihar vestido de sacerdote pagano, alzando un cráneo en el espectacular cierre del set principal. Sin duda alguna, un lujo para cualquier fanático del grupo, gracias a una puesta en escena notable y una interpretación que hizo justicia a las ocho canciones presentes en el emblemático disco. Pero todavía quedaba show.

Luego de empalar dos cabezas de chancho en los extremos del escenario, el ritual había terminado y ahora el espectáculo era puro black metal. La música continuó con la solicitada “Deathcrush”, “Anti” y “To Daimonion, Part I”, mostrando la faceta más dura y directa de los noruegos. Para finalizar la velada, “Carnage” y “Pure Fucking Armageddon”, fueron los últimos azotes que nos dejó el retorno de Mayhem a Santiago.

Las sensaciones de satisfacción fueron absolutas por parte de los fanáticos. La conmemoración del día del padre no pudo terminar de mejor manera, con un homenaje de estas magnitudes a la encarnación de todos los males e inspiración de muchas bandas del estilo. El regocijo fue de todos quienes rugimos entre las nieblas de la legendaria banda noruega. Feliz día, Satanás.

Setlist

  1. Funeral Fog
  2. Freezing Moon
  3. Cursed In Eternity
  4. Pagan Fears
  5. Life Eternal
  6. From The Dark Past
  7. Buried By Time And Dust
  8. De Mysteriis Dom Sathanas
  9. Deathcrush
  10. Anti
  11. To Daimonion, Part I
  12. Carnage
  13. Pure Fucking Armageddon

IR A GALERÍA FOTOGRÁFICA

Seguir Leyendo
Publicidad

Facebook

Discos

Back Your Head Off, Dog Back Your Head Off, Dog
DiscosHace 2 semanas

Hop Along – “Bark Your Head Off, Dog”

Desde hace no mucho, ha circulado la noticia de que las mujeres están siendo quienes dan la cara por esta...

Down Below Down Below
DiscosHace 2 semanas

Tribulation – “Down Below”

Dentro del espectro de lo que se entiende como “metal extremo”, la evolución general en cada subgénero ha ido apuntando...

Resistance Is Futile Resistance Is Futile
DiscosHace 3 semanas

Manic Street Preachers – “Resistance Is Futile”

El consenso general en torno a cada trabajo de Manic Street Preachers siempre ronda en torno a cuánto se acercan...

ØMNI ØMNI
DiscosHace 3 semanas

Angra – “ØMNI”

Hay bandas que recaen eternamente en lo genérico y no experimentan más allá de los materiales básicos que les ha...

The Sciences The Sciences
DiscosHace 3 semanas

Sleep – “The Sciences”

La carrera de Sleep dista mucho de ser una historia típica en el mundo del rock, factor que pudo haber...

Tranquility Base Hotel & Casino Tranquility Base Hotel & Casino
DiscosHace 4 semanas

Arctic Monkeys – “Tranquility Base Hotel & Casino”

Un hype autogenerado en prensa y fanáticos por igual mantuvo las miradas del mundo en “Tranquility Base Hotel & Casino”,...

Songs Of Price Songs Of Price
DiscosHace 1 mes

Shame – “Songs Of Praise”

Pocas veces tenemos la fortuna de presenciar el nacimiento de una gran banda de la mano de su primer larga...

New Material New Material
DiscosHace 1 mes

Preoccupations – “New Material”

Para quienes puedan estar perdidos dentro del siempre caótico panorama del rock contemporáneo, probablemente sonará desconocido el nombre de Preoccupations....

American Utopia American Utopia
DiscosHace 1 mes

David Byrne – “American Utopia”

Una verdadera sorpresa terminó siendo el regreso musical de David Byrne, quien había estado silencioso en cuanto a nuevo material...

Eat The Elephant Eat The Elephant
DiscosHace 1 mes

A Perfect Circle – “Eat The Elephant”

La espera no es algo a lo que estemos acostumbrados en la modernidad, a estas alturas parece un concepto extraño...

Publicidad
Publicidad

Más vistas