Conéctate a nuestras redes

En Vivo

P.O.D.: Una ceremonia de emociones

Publicado

en

¿Qué importa si una banda visita Chile, lejos de estar en su momento peak?. Si la banda da un buen concierto, y la asistencia es adecuada. No debería importar. Lo de P.O.D este pasado 2 de diciembre, fue así en lo primero, pero distó respecto de lo segundo. Es decir, confirmó su vigencia, pero claramente la convocatoria fue pobre, aun cuando los recibiera un caluroso Club Cadilac a un 90% de su capacidad.

Pero si ahondamos sobre su actual estado en la orbe, ¿Cuál momento peak?, ¿en cuanto a la música o a la fama? Lo de la fama sencillamente, no influye demasiado, aunque hayan pasado más de 6 años de saborear el reconocimiento mundial de su carrera y el mítico disco “Satellite”.

De todas maneras, fue un show bastante completo y emocionante. Hay que decirlo, contrariando a todos aquellos; incluyéndome; que por momentos se anotaron con la idea, que, la banda se había activado en “piloto automático” de principio a fin. El concierto tuvo vaivenes hacia diversas emociones. Pero la genuinidad de estos músicos de San Diego, quedó más que confirmada, sumada a una cuota interminable de pasión, maestría y atmósferas. La presentación de P.O.D., que sin el trasfondo mediático que hubiese tenido hace seis años, fue más que elocuente.

Dieciséis años, y una espera que culminaba, en un local pequeño dada la baja afluencia de público. Pero que sin duda, aguantó con creces una performance impecable de Sonny Sandoval y compañía.

La ansiedad de la espera, tras una mística introducción, se desató en locura, con los acordes de “Boom”, fue el destape para los casi mil asistentes que llegaron hasta el recinto de la calle Blanco Encalada. Mientras el vocalista, Sonny Sandoval, incitaba a saltar, los demás músicos introducían un show que quedaría en la retina de todos aquellos que lo presenciaron.

“Set it Off”, seguida del primer sencillo de su nuevo disco, “Addicted”, daba las primeras luces de calor encendidas con la introducción y “Boom”. El Club Cadilac entonces comenzaba a arder en llamas y el goce de los fanáticos era evidente. Un show que pasaba por lo taquillero, hacia lo más íntimamente atmosférico. Desde los hits más coreables, hasta canciones con una mística inacabable. Se veía a P.O.D. entre saltos emocionados, hacia un ensimismamiento total. Durante el concierto completo, fueron amos y señores del escenario del Club Cadilac.

Fue destacada la participación del reintegrado guitarrista Marcos Curiel, que sin duda, fue el que enlazó con mayor facilidad al público con ese improvisado spanglish, no menos entendible. Fue entonces cuando dos grandes temas, fueron presentados por el susodicho, quién lanzó al público una frase bastante decidora. “A cuantos aquí les gusta el punk… porque a nosotros nos gusta mucho”. Fue el turno de “Kaliforn eye a” y “Without Jah nothing”. Cualquier reacción del público fue inmediata, fue el descontrol total.

Tras tal descomunal entrega de energía, “Youth of the nation” tornó al Club Cadilac, en un solo cántico entre Sonny y una audiencia que caía a sus pies. “Lights out”, cayó de perilla aunque fuera de la época del disco “Testify” (2006), en donde Jason Truby reemplazara al retornado Marcos Curiel. Mientras Sonny volvía a asentir, “Desde San Diego a Santiago” y los acordes introductorios de “Southdown” reverberaban en los oídos de los presentes.

Luego vino “Satellite”, y la emoción yacía al límite. El público cantaba sin cesar. I’ll be ready, mantuvo la nota alta. Entonces llegó el turno del himno mediático de la banda, el emblema, “Alive”. Sonny no tuvo que hacer gran esfuerzo por cantar, la enardecida audiencia, lo hacía por él.

Entonces vino todo el vigor de “God forbid”, y la primera pausa de la noche. Tras el bis, la banda se dio el lujo de interpretar “Bullet the blue sky”, el emocionante hit de U2. Para finalizar, “Rock the party”, cerró la presentación de los de San Diego. Y así Payable on death cumplió con su cometido. Nada de cálculos, y mucha emoción. Corta, precisa, quizás algunas canciones que se quedaron en el tintero. “Sleeping awake”, “Will you”, entre otras.

Publicidad
5 Comentarios

5 Comments

  1. ????

    02-Mar-2009 en 8:38 pm

    ?????????

  2. Andrés

    07-Mar-2009 en 1:36 am

    Estuvo la zorra el concierto! Muy bueno el último disco “When Angels and Serpents Dance”. Lo único penca fue la organización, cambiaron como 2 ó 3 veces el lugar

  3. felipexepon

    07-Mar-2009 en 9:09 pm

    vi q subieron los videos de ellos a youtube, hay alguna forma de conseguirlos para mi recuerdo? saludos

  4. PIP3

    11-Ene-2010 en 10:26 am

    Buenisimo el show, lo mas lamentable fue la batalla campal que se ocasiono cuando sonny lanzo la camiseta de chile que tenia puesta, pero en cuanto al show del grupo excelente las canciones escogidas con pinsas como se dice, recordando exitos desde fundamental elements of southtown hasta when angels and serpents dance pasando por la pieza maestra de satellite, la organizacion fue lo mas malo ya que muy poca difución del concierto muy poca publicidad lo que hizo que fuera poca gente al concierto y ojala que esa misma organización se reinvindique y vuelva a traer a P.O.D este año 2010 ya que hay una nueva gira del grupo por latinoamerica pero no incluye chile, ojala hagan algo al respecto y los vuelva a traer pero que esta vez sea una mejor organización, para los que
    no pudieron ver a p.o.d por primera vez ya que fue solo por poca publicidad…..
    saludos….

  5. pagable con la muerte

    09-May-2010 en 4:05 pm

    A pesar de todos los problemas, fue un concierto notable… Deberían venir por 2da vez.. y pagar la deuda que la productora dejó con muchos fans que ni se enteraron que P.O.D. venía o que tampoco supieron donde finalmente tocaron

Responder

En Vivo

AniPower: Un gran homenaje a las emociones

Publicado

en

AniPower

Con el recuerdo aún fresco del tremendo show que fue Dragon Ball Rock Sinfónico en la Cúpula Multiespacio, ayer pudimos vivir el evento bautizado como AniPower, concierto ideado por la Power Up, orquesta argentina que se dedica a interpretar música de animé y videojuegos, donde repasaron un montón de series de origen asiático de la década de los 90, 2000 y también actuales, en el recital definitivo para cualquier fanático de la animación japonesa. Si bien, la concurrencia no fue en masa como ocurrió en el concierto dedicado a los Guerreros Z, los asistentes disfrutaron de un espectáculo completísimo, tanto musical como audiovisualmente, que no se sostuvo solamente en la nostalgia, sino que también en la celebración de un arte que nos ha entregado –y sigue entregándonos– un montón de grandes y épicas historias.

La orquesta comenzó a la segura con dos sandías caladas: el opening de Dragon Ball Z correspondiente a la saga de Majin Boo y el memorable opening de Digimon, este último despertando de inmediato las emociones del respetable, dejando el terreno preparado para la oleada de himnos que se vendrían en los próximos minutos. One Piece, Detetive Conan, Slam Dunk y Evangelion fueron alguna de las joyitas que despertaron la ovación del respetable.

El sonido era perfecto y la orquesta Power Up chilena que acompañó al proyecto en esta oportunidad ejecutó de maravilla cada uno de los cortes. El maestro de ceremonias, Mariano Cazorla, quien ha sido el responsable de transcribir todas las composiciones y convocar a los músicos de la orquesta, anunciaba cada composición con un comentario previo, muchas veces en tono de broma, como cuando estaban a punto de tocar el opening de Pokémon y declaró que la serie de los monstruos de bolsillo nos había enseñado que podemos capturar a nuestras mascotas y ponerlas a pelear con las de otros, sacando las risas del público. Qué duda cabe que la canción principal de las aventuras de Ash y Pikachu fue uno de los momentos álgidos de la jornada, y así también lo fueron cortes como el de Slam Dunk, Sailor Moon y Ranma.

Pero no sólo de canciones de apertura se sostenía el recital, sino que también tuvimos la oportunidad de escuchar extractos de la música incidental más recordada de las series, tales como el tema del Equipo Rocket en Pokémon, la música que acompañaba las intervenciones de Tuxedo Mask en Sailor Moon y una serie de endings de la saga Dragon Ball, Caballeros del Zodiaco o Digimon.

Los mejores momentos fueron aquellos donde escuchamos canciones de series clásicas que no son frecuentemente revisadas por este tipo de proyectos al no ser las más “populares”, como lo fueron Sakura Card Captor, Arale, Beyblade, Zenki, Mazinger Z o Los Súper Campeones. También hay que destacar la revisión de series más contemporáneas, como lo son Shingeki No Kyojin, u otras que provocaron los gritos de emoción de la fanaticada, como lo fue el opening de Fullmetal Alchemist.

Estas novedades son las que hicieron de este concierto un mar de emociones y recuerdos, algo que, lamentablemente, se pierde un poco al dedicar la última parte del show a repasar la música de Dragon Ball. Es cierto que la serie de Son Goku y compañía es considerada el anime más grande y popular de todos los tiempos, pero dedicar los últimos treinta minutos del set exclusivamente a ella hace perder esa magia y dinamismo que contiene el show en su primera parte. Sobre todo cuando todavía quedaban grandes nombres en el tintero como Yu-Gi-Oh!, Cowboy Bebop, o el más solicitado por la muchedumbre, Naruto.

Así y todo, con “Cha-La Head-Cha-La” y la repetición del opening de Slam Dunk solicitado por el público, Power Up dio por terminada su primera presentación en la capital, dejando a todo el mundo con una sonrisa de oreja a oreja y con la promesa de regresar con alguno de sus shows temáticos. Esperamos que la respuesta de la gente sea mayor en su retorno, ya que el espectáculo de los argentinos se lo merece. Evocando memorias y amor por aquellos dibujos animados que nos hicieron y nos siguen haciendo soñar, AniPower fue un gran homenaje a nuestras emociones.

IR A GALERÍA FOTOGRÁFICA

Seguir Leyendo
Publicidad

Facebook

Discos

Back Your Head Off, Dog Back Your Head Off, Dog
DiscosHace 6 meses

Hop Along – “Bark Your Head Off, Dog”

Desde hace no mucho, ha circulado la noticia de que las mujeres están siendo quienes dan la cara por esta...

Down Below Down Below
DiscosHace 6 meses

Tribulation – “Down Below”

Dentro del espectro de lo que se entiende como “metal extremo”, la evolución general en cada subgénero ha ido apuntando...

Resistance Is Futile Resistance Is Futile
DiscosHace 7 meses

Manic Street Preachers – “Resistance Is Futile”

El consenso general en torno a cada trabajo de Manic Street Preachers siempre ronda en torno a cuánto se acercan...

ØMNI ØMNI
DiscosHace 7 meses

Angra – “ØMNI”

Hay bandas que recaen eternamente en lo genérico y no experimentan más allá de los materiales básicos que les ha...

The Sciences The Sciences
DiscosHace 7 meses

Sleep – “The Sciences”

La carrera de Sleep dista mucho de ser una historia típica en el mundo del rock, factor que pudo haber...

Tranquility Base Hotel & Casino Tranquility Base Hotel & Casino
DiscosHace 7 meses

Arctic Monkeys – “Tranquility Base Hotel & Casino”

Un hype autogenerado en prensa y fanáticos por igual mantuvo las miradas del mundo en “Tranquility Base Hotel & Casino”,...

Songs Of Price Songs Of Price
DiscosHace 7 meses

Shame – “Songs Of Praise”

Pocas veces tenemos la fortuna de presenciar el nacimiento de una gran banda de la mano de su primer larga...

New Material New Material
DiscosHace 7 meses

Preoccupations – “New Material”

Para quienes puedan estar perdidos dentro del siempre caótico panorama del rock contemporáneo, probablemente sonará desconocido el nombre de Preoccupations....

American Utopia American Utopia
DiscosHace 7 meses

David Byrne – “American Utopia”

Una verdadera sorpresa terminó siendo el regreso musical de David Byrne, quien había estado silencioso en cuanto a nuevo material...

Eat The Elephant Eat The Elephant
DiscosHace 7 meses

A Perfect Circle – “Eat The Elephant”

La espera no es algo a lo que estemos acostumbrados en la modernidad, a estas alturas parece un concepto extraño...

Publicidad
Publicidad

Más vistas

A %d blogueros les gusta esto: