Contáctanos

En Vivo

Peter Murphy en Chile

Publicado

en

Luego de casi un mes de retraso, llega finalmente Peter Murphy  a nuestro país.
Pero, ¿Qué es un mes para quienes lo hemos esperado por más de 20 años?
Sin duda, la mayoría de los asistentes que llenaron gran parte del teatro Caupolicán, eran fans de Murphy desde los tiempos de Bauhaus, cuando el “Padrino del gótico” nos estremecía con la voz más enigmática de fines de los años 70, cuando lideraba  una de las bandas más sorprendentes y surrealista que se haya visto hasta ese entonces.

15 de febrero,  21:15 hrs y el recinto estaba en su máxima capacidad. Muchos un poco sorprendidos por los asientos dispuestos en cancha, se negaban a sentarse aún, dejando de manifiesto la ansiedad propia de la espera y tal vez un poco de molestia de quienes solo querían sentir a Peter lo mas cerca posible.

De pronto, sin previo aviso, sube al escenario una figura esbelta vestida de negro con un ramo de flores blancas en sus manos. Se aproxima rápidamente al borde del escenario y deposita las flores como quién las lleva a la tumba de un ser querido. En ese momento se escuchan gritos ensordecedores en todo el teatro y el resto de los integrantes de la banda entra en escena, toman sus ubicaciones y se inicia el espectáculo.

Para nuestra gran sorpresa comienza con “Burning from the inside” uno de los temas más  oscuros de Bauhaus, que nos desgarraba las entrañas y nos acercaba al placer angustiante de estar perdido en las puertas del infierno. Entonces el príncipe de las tinieblas sube una pequeña tarima ubicada en el fondo del escenario y camina sobre ella con pasos lentos e insinuantes, mientras su voz nos atravesaba de una forma visceral.

Esta austera pero intensa  puesta en escena nos mostró a Murphy como el gran poseedor de una voz de sombría luminosidad, que nos hizo deambular durante dos horas entre paisajes lúgubres, interiores de catedrales góticas  y tierras apocalípticas.

Definitivamente  “Peter Murphy Retrospective Tour” fue un viaje  a un mundo paralelo. Que nos paseó por toda su trayectoria. Desde el inframundo de Bauhaus con “She is in Party” hasta sus clásicos como solista “Line Between the devil’s”, “Teeth”,
“Disappearing”, “Huuvola”, “All night long”, “Cuts You Up” y la emblemática “Strange Kind of Love”, que nos dejó francamente sin aliento, sobre todo cuando improvisó un coro de la mítica canción de Bauhaus ¡Bela Lugosi’s Dead!.

Pero cuando creíamos que ya el camino estaba trazado, irrumpe en nuestro viaje para sobrecogernos con “Hurt” de Nine Inch Nails, que más que una nueva versión era un homenaje para los grandes músicos que Peter admira. Y en este homenaje no pudo dejar de lado a la legendaria banda  Joy Division cuando interpreta con euforia “ Transmission” que coreo al unísono con todo el Caupolicán. Para luego terminar con  “Lust for life” de Iggy Pop, tema que fue danzado indomablemente por el propio Murphy!

Este concierto, sin duda estremeció a quienes tuvimos el privilegio de escucharlo, sentirlo y palparlo, ya que este príncipe sombrío, lejos de ser un personaje sacado de un cuento de H. P. Lovecraft, se dio el tiempo de mostrar su faceta de actor e interprete extraordinario al entregarse por completo a sus fans, dejando incluso que lo tocaran, lo besaran y lo vieran como un hombre que no temía mostrar su debilidades físicas. Esto se vio proyectado cuando al subir una escalera, intentando colgarse de ella, se detiene en los primeros acordes de la canción y dice ¡STOP! mi cuerpo ya no es capaz de hacer estas cosas, entonces se baja, toma aire y exhala un ¡¡¡ahhhh!!!. Luego bromea con el público acerca de su estado físico y decide comenzar nuevamente la canción sentado a un costado de la tarima. Este fue un momento íntimo con su público. Dejándonos en claro que los grandes no temen exponer su lado débil.

Peter Murphy nos demostró esa noche de domingo, que cuando se crea música con el alma y es interpretada con una voz sublime, el tiempo no existe y  estas nuevamente transportado al mundo apocalíptico de su creador, viviendo en esos años donde era fácil llevar a escena tus pesadillas  y las más ocultas fantasías de hombres que escribieron historia con fuego.

Este fue el paso de Murphy por el escenario pequeño pero noble del teatro Caupolicán.
Quién se despidió visiblemente conmovido por las demostraciones de afecto. Y antes de perderse entre las luces tenues de una buena iluminación, nos canta su último tema sin más instrumento que su propia voz. Simplemente un final conmovedor. Luego gritos, aplausos eufóricos y la promesa de Murphy de volver a deleitarnos con su presencia.

Publicidad
12 Comentarios

12 Comentarios

  1. Felipe Ramírez Amigo

    06-Mar-2009 en 3:41 am

    [HN] Peter Murphy en Chile http://tinyurl.com/dnx4ce

  2. peter sputnik

    06-Mar-2009 en 2:03 pm

    NOOOOOOOOOOOOOOOOO, ME LO PERDI, SE ME OLVIDO CON LA CABEZA EN LAS VACACIONES, EL COMENTARIO DEL PLAYLIST TE QUEDO MUY BUENO, SI IR ME QUEDO CLARO LO BUENO DEL ESPECTACULO, TEMAS DE BAUHAUS, DE SOLISTA Y PARA REMATAR EN EL SUELO JOY DIVISION, IGGY POP, QUE MAS SE PUEDE PEDIR, UNA PENA HABER ESTADO, ENVIDIA SANA ME EMBARGA EL CORAZON.
    SALUDOS
    BELA LUGOSIS IS DEAD
    PETER SPUTNIK

    • Musik

      07-Mar-2009 en 5:30 pm

      Gracias!. es una lástima que no hayas podido ir. Pero pacienica, creo que ´Murphy volverá a este fin de mundo.:)

  3. Sanjita

    06-Mar-2009 en 2:09 pm

    muy suaee el comentarioooO!!!!!!

    😉

  4. OskRlitio

    06-Mar-2009 en 2:27 pm

    Estuvo la rajaaaaaaaa el recital , lejos lo mejor del ultimo tiempo!!!!!!!!!!!!

    wenisimo el articulo, asi no mas fue tal cual!

    esperemos ke se repita muy pronto un show tan estremecedoR!

    saludos muy buena la paginaaa!!!

  5. Yest

    06-Mar-2009 en 5:11 pm

    Bueno el concierto, muy bien armado el comentario, creo que junto al recital de MUSE es lo mejo que ha pasado….

  6. Tristan

    07-Mar-2009 en 8:31 pm

    Pucha, que lata que haya perdido este concierto ! Si hubiera ido, hubiera sido bacan, si me fijo a lo del articulo. La proxima vez que me avisen !

  7. dragma

    07-Mar-2009 en 11:37 pm

    Que buen artículo, relata exactamente lo que yo también sentí al escuchar al maestro de maestros Peter Murphy.

    Fue un concierto realmente excelente, no se le notan los años a Peter al escucharlo, su voz es impecable y al igual que en sus principios sigue transmitiendo esas mismas sensaciones que te dejan inmóvil y con la garganta apretada.

    Solo me que da decir, Peter Murphy, lo mejor!!!
    Gracias Peter por venir a Chile y entregarnos esta inolvidable experiencia
    y gracias también, por regalarnos temas de Bauhaus, que en lo personal era lo que mas deseaba.

    Saludos.

  8. sady

    09-Mar-2009 en 5:57 pm

    que buen articulo, me hizo sentir estar ahi, gracias!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!

  9. Franco Canales B.

    09-Mar-2009 en 6:45 pm

    GENIAL !! gracias por transmitir lo vivido en ese momento. en lo personal me lo perdi. me lo lamentare siempre. un artista que pone la piel a mil. mis inicios en la musica fueron con los temas que mencionas. espero que se repita su visita, ya que me la jugare por ir, ahora si que si.

  10. pao

    19-Abr-2009 en 1:25 pm

    buenaaaa …..que sigan describiendo notas a sí ….exactamente es como senti el concierto…
    descubrir humo negro es bacan…..

  11. Isabel Dhampir Bowie

    30-Jun-2009 en 1:42 am

    Buenisimo tu articulo,pero que es eso de ‘padrino del gotico’?,lo correcto seria DIOS Y PADRE DEL GOTICO.

Responder

En Vivo

Rod Stewart: Directo al ángulo

Publicado

en

Rod Stewart

Muchas veces se critica a los artistas que, teniendo una trayectoria grandiosa y extensa, no viven un presente que les permita preservar adecuadamente su legado. Salvo casos paradigmáticos como el de Chuck Berry en sus últimos años, en general esa crítica tiene que ver con una cosa muy chilena: ver en los artistas que alcanzan (o están cerca de) la tercera edad a seres inútiles cuyo tiempo ya pasó. Hay una situación estructural que sustenta la limitada visión de Chile hacia los mayores de 60 años, desde lo organizacional hasta el trato diario, entonces de antemano hay prejuicios ante una persona en cualquier ámbito. Más aún cuando se para en un escenario.

Por eso hace bien ver cuando alguien “viejo” –según el pasaporte– denota más frescura que muchos actos que se ven copiándose mutuamente en festivales y proscenios varios. Rod Stewart no es un niño, pero intenta (y muchas veces logra) moverse como tal. No es un dotado vocalmente, pero cuando necesita dejar en claro que tiene garganta y cuerdas, lo hace. Rod no es un gran creador, pero sí es un tremendo intérprete, y eso queda en claro cuando se revisa cómo estuvo su retorno a Chile, en una fresca noche de 18 de febrero en un Movistar Arena a un 90 por ciento de su capacidad, que pudo ver la puntualidad excesiva de este londinense, quien partió su show poco antes de la hora convenida.

A las 20:56 ingresó la banda, compuesta por una docena de intérpretes, a tocar “Soul Finger”, original de The Bar-Kays, para luego dar paso a Rod, la algarabía de la gente (en especial al frente) y una versión de ajuste vocal para Stewart de “Infatuation”. Luego de sortear ese escollo con éxito, la mesa estaba servida para la fiesta, y así prosiguió con clásicos de su repertorio como “Having a Party” y “Tonight’s The Night”, además de covers a hits como “Have You Ever See The Rain?” de Creedence Clearwater Revival. Las pantallas, los movimientos y cambios entre los músicos y las coristas, los propios movimientos de Stewart, todo era hecho para dar cuenta de un sentido de espectáculo, sin perder una sensación de urgencia juvenil que rara vez se ve en un concierto de temas que, en su gran mayoría, tienen más de un cuarto de siglo de vida. Los cambios de tempo son muy ligeros y los arreglos son prístinos, lo que se escapa del esquema de la nostalgia como mina de oro cuando las canciones se vuelven lentas y cansinas, perdiendo una chispa que Rod sí puede seguir prendiendo a su antojo.

Los movimientos de Rod siguen siendo los del muchacho que tocara con Jeff Beck o que formara Faces, entreteniéndose y, a la vez, generando reacciones de un público que, desde un respeto por el espectáculo, mostró fervor en varios pasajes del show. Stewart entiende que no por haber vendido centenares de millones de discos va a tener la tarea hecha con sólo pararse en el piso pintado como tablero de ajedrez en el proscenio, sino que debe hacer algo relevante para seguir ahí, con la adrenalina y la satisfacción de sentirse vivo en vivo. Por eso maneja a la gente, la hace cantar, aplaudir, sentarse, pararse, y también le entrega un show con momentos diferentes, como cuando tras un doblete lleno de sentimiento con una versión renovada entre el country y el alt rock de “Forever Young” y la belleza del cover de Tom Waits de “Downtown Train”, pidió atención, sentó a casi toda su banda, e incluso a su dinámico e inquieto cuerpo, en taburetes plásticos para una sesión acústica.

Lo futbolero no se le irá jamás a Rod, quien en “You’re In My Heart (The Final Acclaim)” no sólo mostró goles del Celtic a su archirrival Glasgow Rangers, sino que también instó a corear como en el estadio, mientras un sector de fans ataviados de camisetas albiverdes respondían entusiastas al llamado. Tampoco más adelante, cuando en “Hot Legs” patearía más de una decena de pelotas autografiadas al público. Además, incluyó temas tan clásicos como “The First Cut Is The Deepest” de Cat Stevens, o “Have I Told You Later” de Van Morrison, un “bastardo” según Rod, quien sonreía al presentar la canción.

La confianza que Stewart tiene en su banda es tal, que, más allá de trucos que usan algunos para cambiarse de ropa como hacer veinte solos y cuarenta juegos con el público, con toda tranquilidad fue tras bambalinas, sus coristas tomaron la voz e hicieron una vibrante versión de “Proud Mary”, que luego –como todo buen blanco criado con música negra en los 60– tendría un necesario homenaje a Muddy Waters con “Rollin’ And Tumblin’”. Con esta inyección de fuerza llegó la sección final del show, con “Hot Legs”, la omnipresente “Da Ya Think I’m Sexy?” sonando a estos tiempos, y “Baby Jane” cerrando la parte central del show.

Dos minutos después, Stewart volvía a comandar el karaoke masivo con “Sailing”, y con el coro convertido en una especie de mantra se cerró el telón tras 103 minutos de espectáculo pensado, ensayado y ejecutado con respeto al público y los artistas. El mayor gol de un show así es el entendimiento cabal de las limitaciones de Rod Stewart, y de esa forma poder aprovechar sus puntos fuertes, dejando en claro que se puede confiar en su capacidad en el escenario, esa área donde el olfato de un artista no se extingue.

Setlist

  1. Soul Finger (original de The Bar-Kays)
  2. Infatuation
  3. Having A Party (original de Sam Cooke)
  4. Have You Ever See The Rain? (original de Creedence Clearwater Revival)
  5. Rhythm Of My Heart (original de Marc Jordan y John Capek)
  6. Some Guys Have All The Luck (original de Jeff Fortgang)
  7. Tonight’s The Night (It’s Gonna Be Alright)
  8. Forever Young
  9. Downtown Train (original de Tom Waits)
  10. You’re In My Heart (The Final Acclaim)
  11. People Get Ready (original de The Impressions)
  12. The First Cut Is The Deepest (original de Cat Stevens)
  13. I Don’t Wanna Talk About It (original de Crazy Horse)
  14. Have I Told You Later (original de Van Morrison)
  15. Proud Mary (original de Creedence Clearwater Revival)
  16. Rollin’ And Tumblin’ (original de Hambone Willie Newbern)
  17. Hot Legs
  18. Da Ya Think I’m Sexy?
  19. Baby Jane
  20. Sailing (original de Sutherland Brothers)

IR A GALERÍA FOTOGRÁFICA

Continuar Leyendo
Publicidad

Facebook

Discos

The Dark Side Of The Moon The Dark Side Of The Moon
DiscosHace 2 meses

El Álbum Esencial: “The Dark Side Of The Moon” de Pink Floyd

No hay que ser seguidor de Pink Floyd para reconocer que “The Dark Side Of The Moon” marca uno de...

Low In High School Low In High School
DiscosHace 2 meses

Morrissey – “Low In High School”

Hubo una época en que no teníamos el poder de juzgar instantáneamente a las personas en la plaza pública virtual...

Utopia Utopia
DiscosHace 2 meses

Björk – “Utopia”

El espejo es inclemente. El paso del tiempo es implacable. Los cambios forzosos desgastan, y eso se nota en las...

Who Built The Moon? Who Built The Moon?
DiscosHace 2 meses

Noel Gallagher’s High Flying Birds – “Who Built The Moon?”

Luego de haber recorrido todo el mundo presentando su “Chasing Yesterday” (2015), Noel Gallagher comenzó a cuajar el tercer larga...

Ununiform Ununiform
DiscosHace 2 meses

Tricky – “Ununiform”

Inglaterra ha sido tierra fértil para las reinvenciones musicales, las nuevas escenas e incluso nuevos estilos. Tal es el caso...

Pacific Daydream Pacific Daydream
DiscosHace 3 meses

Weezer – “Pacific Daydream”

Musicalmente los años noventa se presentaron como una década estruendosa, agitada, combativa y cambiante. De aquellos años, en la mayoría...

The Dusk In Us The Dusk In Us
DiscosHace 3 meses

Converge – “The Dusk In Us”

Este ha sido un año grandioso para los fanáticos de Converge. En marzo sorprendieron con “Jane Live”, registro en vivo...

Ex La Humanidad Ex La Humanidad
DiscosHace 3 meses

Electrodomésticos – “Ex La Humanidad”

El pavimento quema las retinas y el reflejo de un sol inclemente se potencia por el efecto de las fachadas...

Unknown Pleasures Unknown Pleasures
DiscosHace 3 meses

El Álbum Esencial: “Unknown Pleasures” de Joy Division

Hacia finales de la década del 70, el mundo del rock parecía transformarse con mayor premura de lo que lo...

Luciferian Towers Luciferian Towers
DiscosHace 3 meses

Godspeed You! Black Emperor – “Luciferian Towers”

Godspeed You! Black Emperor es de esas bandas que ha logrado construir una identidad reconocida. Cuando suenan, se sabe que...

Publicidad

Más vistas

A %d blogueros les gusta esto: