Contáctanos

En Vivo

Peter Murphy: Cuando la nostalgia opaca a la excelencia

Publicado

en

Es cierto, el concierto de la noche del viernes en el Caupolicán, será recordado como un éxito absoluto. El lugar se repletó hasta las graderías y, si hacemos un análisis somero, Peter Murphy logró cautivar a un público que coreó cada uno de sus clásicos. Y sólo sus clásicos.

Hablar de la figura de Peter Murphy, es hablar de una amalgama de artistas de la década de los ochenta, que se transformaron en iconos del pop rock alternativo. David Bowie, Robert Smith, Morrissey, entre otros, son los nombres más reconocibles de una corriente que mezcló la música con la teatralidad y la extravagancia. Murphy se eleva como el gran precursor de la sub-cultura gótica, y hoy más que nunca, esa imagen lo ha relegado a convertirse en una figura de culto, más que un artista que hasta el día de hoy sigue produciendo música. Porque Peter Murphy volvía a Chile, para presentar su más reciente disco, “Ninth” (2011), el cual se despega del misticismo oscuro de sus trabajos más reconocibles, para mezclar el drama con ritmos más rockeros. Por lo mismo, es que gran parte del set estuvo dedicado a repasar su última producción, donde ni el atuendo más dark del lugar, ayudó a disimular el casi nulo conocimiento que se tenía por el material menos popular del artista, hecho que marcó la primera mitad del concierto, momentos en donde la magia, ocurría sólo en el escenario.

Todo comenzó a las 21:10 hrs. Las luces se apagan, y sin mayores presentaciones, Peter Murphy, vistiendo chaqueta y camisa, se ubicaba en el escenario junto a su banda, para interpretar “Hurt”, cover de Nine Inch Nails, que pasó literalmente sin pena ni gloria. Por una parte estuvieron los problemas de sonido, que afectaron tanto a la banda como a la amplificación en el teatro, y por otra, la total apatía del público frente a lo que estaba ocurriendo frente a ellos. Claro, los gritos y suspiros de amor se dejaron escuchar con todo cuando el inglés apareció en escena, pero cuando comenzó a cantar, poco y nada más que observar en silencio, se transformó en la tónica del concierto.

“Velocity Bird” puso sobre la mesa el rock de “Ninth”, donde el desplante y energía del británico inundaron el escenario, provocando el frenesí de la audiencia cuando usó un ramo de flores que recibió del público, como una baqueta, destrozándolo en uno de los bombos de la batería. “In The Flat Field”, el primer cover de su etapa en Bauhaus, llegó con Mark G. Thwaite (guitarra) y Emilio China (bajo, violín eléctrico), manteniendo la energía que no lograba contagiar al teatro. “Peace To Each”, es otro gran tema de “Ninth”, que pasó colado ante la indiferencia del público. Agradeciendo el recibimiento y cariño de la fanaticada criolla, Murphy presenta “Memory Go”, que de no ser por el gesto del cantante de quitarse la chaqueta, no hubiese sacado más que bostezos.

Anunciada como un tema que “va a gustarles mucho”, “Silent Hedges”, otro cover de Bauhaus, fue recibido con un poco más de tibieza por el respetable. La interpretación de Murphy, perfecta, a pesar de los constantes problemas con los que él y su banda tuvieron que lidiar a lo largo del concierto. El hombre es un profesional y dueño de un temple de acero, que dejó todo lo negativo en un segundo plano.

De su disco del año 1995, “Cascade”, llego la oscuridad de “Subway”, donde Murphy se hizo de un teclado, para acompañar la atmósfera melancólica de la canción, en uno de esos instantes donde el pararse y observar, estaba totalmente justificado. Con guitarra acústica en mano, “A Strange Kind of Love” –con un guiño al tema “Bela Lugosi’s Dead”- despertó a todo el mundo, y por primera vez se produjo una conexión entre artista y público, en uno de los clásicos del catálogo del inglés. La nostalgia seguía sacando cuentas favorables con “She’s In Parties”, uno de los favoritos de Bauhaus, y cuya melodía de melódica (valga la redundancia), puso a bailar a muchos.

En “I’ll Fall With Your Knife” retornaba el silencio, mientras el cantante se acercaba a las primeras filas del público para dar la mano o saludar a los fanáticos de la galería. El concierto se iba por un tubo, cuando el potente bajo de China llevaba la base de “I Spit Roses”, single de “Ninth”. China retomaba el violín y Murphy la guitarra acústica, para volver a señalar las virtudes de la audiencia chilena, presentar a sus músicos, y regresar a la nostalgia con la bella “Cuts You Up”. Del EP “The Secret Bees Of Ninth” (2011), fue interpretada “Gaslit”, marcando otro momento de contemplación, para una de las joyas del catalogo más reciente de Murphy.

“Ninth” seguía sonando con “The Prince & Old Lady Shade”, que a pesar de contar con la euforia de los músicos en el escenario, era escuchada con discreción. El rock sucio de Bauhaus retornaba con “Stigmata Martyr”, donde las cacofónicas distorsiones de la guitarra eléctrica de Murphy, hicieron chirriar los oídos más sensibles y aplicaron la dosis de actitud punk y desorden, a una audiencia empaquetada. El rock seguía con “Uneven & Brittle”, otra de su nuevo disco, para realizar el primer bis de la noche. Vistiendo el mismo atuendo que en la portada de “Ninth”, el inglés daba inicio a la oscuridad catártica de “Hollow Hills”, simplemente hipnótica. “Deep Ocean Vast Sea”, sumó palmas gracias a la performance, que incluyó pechos al descubierto y lanzamiento de accesorios al público.

Los últimos minutos del concierto, fueron definitivamente los mejores, donde estaba todo lo que la mayoría había ido a ver en un show que se extendió por dos horas exactas. Así lo hicieron saber “Dark Entries”, “Ziggy Stardust”, el cover de Bauhaus –del cover de David Bowie-, dejaron al público totalmente prendido, para llegar al último encore de la noche con “Indigo Eyes” y “All Night Long”, donde el público termino por gritar y aplaudir todo lo que no aplaudieron durante el resto del concierto.

Peter Murphy regresó y triunfó, qué duda cabe, pero más allá de las cuotas alegres que deja el recuerdo de los años mozos, la de anoche fue una jornada dispareja, una montaña rusa de emociones. Mientras Peter Murphy sigue adelante haciendo música de calidad como siempre lo ha hecho, el grueso de su fanaticada no dio el paso y se quedó relegada a cantar el coro del hit de antaño. El maestro y su magia persisten, pero sus discípulos se han quedado en el pasado.

Setlist

  1. Hurt (Cover de Nine Inch Nails)
  2. Velocity Bird
  3. In the Flat Field (Cover de Bauhaus)
  4. Peace To Each
  5. Memory Go
  6. Silent Hedges (Cover de Bauhaus)
  7. Subway
  8. A Strange Kind of Love (Con guiño a “Bela Lugosi’s Dead”)
  9. She’s In Parties (Cover de Bauhaus)
  10. I’ll Fall With Your Knife
  11. I Spit Roses
  12. Cuts You Up
  13. Gaslit
  14. The Prince & Old Lady Shade
  15. Stigmata Martyr (Cover de Bauhaus)
  16. Uneven & Brittle
  17. Hollow Hills
  18. Deep Ocean Vast Sea
  19. Dark Entries (Cover de Bauhaus)
  20. Ziggy Stardust (Cover de Bauhaus/Bowie)
  21. Indigo Eyes
  22. All Night Long

Por Sebastián Zumelzu

Fotos por Danny Rayman

Publicidad
12 Comentarios

12 Comentarios

  1. LeCarlos

    30-Jun-2012 en 4:34 pm

    Estuve ahí anoche, y lo que más disfruté fueron las canciones que forman parte de su último trabajo de solista. Todo lo que tocó de “Ninth” -en especial Memory Go- me hicieron gritar como loco. Emocionante fue “I’ll Fall with your knife”.

    Muy contento con el concierto.
    Lástima que había mucho “dark” con ganas de Bauhaus.

  2. Cristian Goich

    30-Jun-2012 en 5:50 pm

    El concierto estuvo notable. Toda la razón eso si con los comentarios ya que el público estuvo muy tranqui. Estaba en 3era fila y no la creía que llegué a la casa sin la polera empapada, cada uno con su mt cuadrado sin problema. Eramos pocos los que saltabamos y vibrabamos con el concierto (quizás algunos vibraban demasiado en silencio …).

    Emilio China estuvo un rato muy malas pulgas por problemas con el sonido del violin. Las ultimas canciones (Ninth) como I spit Roses y The prince & old lady shade estuvieron brutales.

  3. jorge

    01-Jul-2012 en 10:49 am

    Yo no fui pero me parece la tonica en estos conciertos de esta clase de musica el publico muy pasivo no se porque , sera la edad? jajaj o en grl a quienos nos gusta somos muy tranquilos . Lo senti asi con depeche , new order , mission… el 2009 con peter .

  4. Paula

    01-Jul-2012 en 1:29 pm

    Fue mi primer concierto de Peter Murphy y lo disfruté al máximo. ¡Su nuevo disco me pareció perfecto, mucha energía, notable sonido, sólido!! No fui especialmente a escuchar sus canciones nostálgicas, ya que quería ver su nuevo disco y su nueva apuesta, aunque me encantan sus canciones nostálgicas. Soy una nueva fan de Peter!!

  5. Dellius

    01-Jul-2012 en 10:24 pm

    Me gusto la performance (aunque fuera mas contenida que en el 2009, totalmente desatado), y en mi caso,en 2da fila, no me agité tanto, para no perder atención en el show; me sorprendió que tocara Stigmata Martyr (o tanto Bauhaus esta vez, como Hollow hillls) me hubiera gustado escuchar Seesaw Sway, lo único malo de estar tan cerca del escenario es que ahí el audio no es bueno, y es un poco el precio a pagar en el Caupolican por la ubicación.

  6. Aseverino

    01-Jul-2012 en 11:05 pm

    Es verdad lo que señala Sebastian, habia mucha gente que solo conocia los singles de los discos en solista y quizas ni siquiera muy a cabalidad las pildoritas que se mando de bauhaus.

    El sonido muy malo, quedo en deuda por ese lado estubo mejor la visita del 2009.

  7. gabriel

    01-Jul-2012 en 11:09 pm

    por razones personales no pude ir, lo tenia en mente completamente pero no se dio… algunos “fanaticos” chilenos no dejan evolucionar a los artistas y los castigan conociendo solo sus hitazos radiales con los que recuerdan sus “años mozos” una total falta de respeto a la evolucion del artista, sea cual sea.

  8. daniel

    03-Jul-2012 en 9:45 am

    muy buen concierto, en comparacion al de 2009, este fue mas completo y transversal. impresionante los temas de Bauhaus!
    tema aparte fue mi visita al camarin de Peter luego del concierto, muy simpatico y amable con sus seguidores.
    si, puedo morir en paz!

    • Paula

      03-Jul-2012 en 12:45 pm

      cómo pudiste ir a su camarin? tenías pase ó algo así?

      • Xime

        03-Jul-2012 en 5:42 pm

        Por lo que alcancé a leer después del concierto, se podía pagar unas lucas y entrar al meet and greet, onda sin concursos ni sorteos, quizás así lo hizo Daniel

  9. PetuniaX

    23-Abr-2013 en 2:27 pm

    Estimado Sebastian
    Antes de escribir la critica:
    1.- Sabia algo de Peter Murphy o solo leyo wikipedia?
    2.- Conocia los temas del nuevo album?
    3.- Me podria explicar como es que Peter Murphy hace covers a Bauhaus (?)
    4.- Concuerdo en los problemas de sonido y falta de pasion de una parte del publico.

    Mas respeto con un artista de tan basta trayectoria, debe ser mas responsable al escribir un review que no refleja del todo lo que se vivio en el evento.

  10. Ian Curtis

    14-Ago-2014 en 11:35 am

    Al escritor versado en la buena música!!,
    Si te parases a pensar dos veces lo que escribes, te darías cuenta que es normal que el trabajo nuevo del artista que toque, sea recibido con más frialdad que los temas más conocidos, es algo aparente, la gente aún no escuchó lo bastante esos temas para conocerlos y menos para digerirlos. Recordar simplemente los temitas archiconocidos hace referencia sobretodo al nivelazo de culturilla musical del público.

    Y por último te aclararé algo que no llegaste a comprender. El señor Murphy es un músico honesto, un tío inquieto que siempre siguió su camino fuera de los rollos comerciales, lógicamente algunos trabajos suyos te llegaran más que otros, eso pasará siempre, pero harían falta más músicos de esta talla ante la medianía que nos invaden desde las listas de las radio formulas.

    Salud para seguir oyendo buena música!!
    😀

Responder

En Vivo

Arcade Fire: Firmando el legado

Publicado

en

Arcade Fire

La crítica musical puede ser muy traicionera si es que no es tomada con la responsabilidad que merece; en ciertos contextos, es capaz de trazar el camino que llevará una banda gracias a su tremenda influencia sobre la sociedad. El romance de los canadienses Arcade Fire con la crítica en general ha tenido altos y bajos, pasando de verdaderas declaraciones de amor en álbumes como “Funeral” (2004) o “Reflektor” (2013), hasta el desencantamiento propio de cualquier matrimonio complicado con “Everything Now” (2017), quinto álbum de la agrupación y que sirvió como motivo de promoción en esta segunda visita a nuestro país.

Luego de su debut como parte de Lollapalooza Chile 2014, Arcade Fire volvió con la difícil tarea de defender un disco que para muchos no logra cuajar del todo, dejando poco del sonido que tan bien desarrollaron en álbumes anteriores. Más allá de todo eso, el hecho de que los canadienses sean constantemente señalados como uno de los más grandes shows en vivo a nivel mundial es algo que se debe comprobar de manera personal, presenciando en carne propia todo el despliegue escénico que entregan, uno que se aleja de los clichés típicos, como juegos de luces, fuegos artificiales o distractores elementos visuales para suplir la falta de calidad musical. Aquí tenemos un espectáculo completo, puesto que toda la atención se centra en un colectivo de muy buenos músicos dándolo todo en el escenario.

Una intro al más puro estilo de las peleas de box precedió la entrada de la banda al escenario, preparados para lo que sería un evento estelar de proporción mundial. Así, y por entre el público del Movistar Arena, fueron ingresando Win Butler, Régine Chassagne, Will Butler, Jeremy Gara, Tim Kingsbury, Richard Reed Parry y Sara Neufeld, acompañados también de las más recientes adiciones: Stuart Bogie y Tiwill Duprate, listos para entregar hasta la última gota en una noche tan esperada por los miles de fanáticos que repletaron el recinto. Como era de esperar, “Everything Now” fue el primer golpe lanzado por los canadienses, que luego se adentraron en una verdadera batería de éxitos, cantados a todo pulmón por sus seguidores. Para muchos, el hecho de tener nueve músicos en escena parece un exceso al borde de lo pretencioso, pero aquí eso se omite gracias a que cada uno tiene una identidad propia, funcionando de manera cronometrada como partes de una enorme maquinaria sonora.

Con una muy variada selección de todos sus álbumes, Arcade Fire tuvo tiempo para los fans más nostálgicos, así como los más recientes, despachando canciones como “Rebellion (Lies)“, “Haïti“, “Peter Pan“, “Electric Blue” o “Put Your Money On Me“, manteniendo en todo momento la tónica bailable, conducto principal de esta fiesta. Es muy importante darle una segunda vuelta a lo comentado anteriormente: el show venía por precedentes muy negativos de parte de la crítica estadounidense, acusando de que el interés se había perdido, que la banda ya no era lo mismo de antes, o que se estaban presentando en arenas con menos de la mitad de su capacidad vendida. La desmitificación de todos esos puntos negativos no hace más que echar por tierra esa construcción manipulable de realidades a través de la prensa, las que últimamente se han encargado de desprestigiar a la banda en sus titulares.

Y es que el show de Arcade Fire da para todo, desde el baile hasta la emotividad, todos los sentimientos conjugados en un solo repertorio de canciones. Más de algún recuerdo surgió con “My Body Is A Cage” e “Intervention“, pegadas de manera desgarradora, además de lágrimas cuando Win Butler dedicó “The Suburbs” a la memoria de David Bowie, para luego pasar a un montón de caras alegres bailando al ritmo de “Sprawl II (Mountains Beyond Mountains)“, “Reflektor” y “Afterlife“, dejando los ánimos por los cielos. “Creature Comfort” y “Neighborhood #3 (Power Out)” fueron los ataques que finalizaron el primer round de la noche, con la banda retirándose por unos momentos del escenario, para luego interpretar “We Don’t Deserve Love” y el gran cierre con “Wake Up“, coreada por todos los asistentes mientras la banda descendía del escenario para marchar entre la gente, generando un especial momento, de esos que quedan marcados entre los sucesos destacados para la posteridad. Arcade Fire había dado el último golpe, derrotándonos con un contundente nocaut.

Alrededor de 15 años de historia avala a Arcade Fire desde su concepción, por ende, la banda ya atraviesa una etapa donde necesitan encontrar su sitial dentro de la historia, ese período donde comienza a construirse un legado que debe perdurar por la eternidad. Basta de ningunear la escena actual, basta de vivir del pasado y negarse a aceptar que la música continuó su curso en el siglo XXI, tenemos ejemplos constantes de que los nuevos referentes ya están naciendo. En este caso en particular, quedó demostrado gracias a una impecable interpretación en el escenario, sin notas fuera de lugar o arreglos que destruyan la composición original. En vez de eso, Arcade Fire quiso exponer que ya cuentan con una carrera suficiente para situarse como un referente, y no sólo por discografía, sino que también por su sentido del espectáculo. No muchas bandas pueden tocar por más de dos horas un repertorio que todos canten, mucho menos con la soltura y elegancia que los canadienses desplegaron en su show. Esta nueva etapa del conjunto ya encontró su norte y la tarea de construir un legado fue totalmente superada.

Setlist

  1. Everything Now
  2. Rebellion (Lies)
  3. Here Comes the Night Time
  4. Haïti
  5. Peter Pan
  6. No Cars Go
  7. Electric Blue
  8. Put Your Money On Me
  9. Neon Bible
  10. My Body Is A Cage
  11. Intervention
  12. Neighborhood #1 (Tunnels)
  13. The Suburbs
  14. The Suburbs (Continued)
  15. Ready To Start
  16. Sprawl II (Mountains Beyond Mountains)
  17. Reflektor
  18. Afterlife
  19. We Exist
  20. Creature Comfort
  21. Neighborhood #3 (Power Out)
  22. We Don’t Deserve Love
  23. Everything Now (Continued)
  24. Wake Up

IR A GALERÍA FOTOGRÁFICA

Continuar Leyendo
Publicidad

Facebook

Discos

The Dark Side Of The Moon The Dark Side Of The Moon
DiscosHace 11 horas

El Álbum Esencial: “The Dark Side Of The Moon” de Pink Floyd

No hay que ser seguidor de Pink Floyd para reconocer que “The Dark Side Of The Moon” marca uno de...

Low In High School Low In High School
DiscosHace 1 día

Morrissey – “Low In High School”

Hubo una época en que no teníamos el poder de juzgar instantáneamente a las personas en la plaza pública virtual...

Utopia Utopia
DiscosHace 2 días

Björk – “Utopia”

El espejo es inclemente. El paso del tiempo es implacable. Los cambios forzosos desgastan, y eso se nota en las...

Who Built The Moon? Who Built The Moon?
DiscosHace 3 días

Noel Gallagher’s High Flying Birds – “Who Built The Moon?”

Luego de haber recorrido todo el mundo presentando su “Chasing Yesterday” (2015), Noel Gallagher comenzó a cuajar el tercer larga...

Ununiform Ununiform
DiscosHace 6 días

Tricky – “Ununiform”

Inglaterra ha sido tierra fértil para las reinvenciones musicales, las nuevas escenas e incluso nuevos estilos. Tal es el caso...

Pacific Daydream Pacific Daydream
DiscosHace 1 semana

Weezer – “Pacific Daydream”

Musicalmente los años noventa se presentaron como una década estruendosa, agitada, combativa y cambiante. De aquellos años, en la mayoría...

The Dusk In Us The Dusk In Us
DiscosHace 1 semana

Converge – “The Dusk In Us”

Este ha sido un año grandioso para los fanáticos de Converge. En marzo sorprendieron con “Jane Live”, registro en vivo...

Ex La Humanidad Ex La Humanidad
DiscosHace 1 semana

Electrodomésticos – “Ex La Humanidad”

El pavimento quema las retinas y el reflejo de un sol inclemente se potencia por el efecto de las fachadas...

Unknown Pleasures Unknown Pleasures
DiscosHace 2 semanas

El Álbum Esencial: “Unknown Pleasures” de Joy Division

Hacia finales de la década del 70, el mundo del rock parecía transformarse con mayor premura de lo que lo...

Luciferian Towers Luciferian Towers
DiscosHace 2 semanas

Godspeed You! Black Emperor – “Luciferian Towers”

Godspeed You! Black Emperor es de esas bandas que ha logrado construir una identidad reconocida. Cuando suenan, se sabe que...

Publicidad

Más vistas

A %d blogueros les gusta esto: