Conéctate a nuestras redes

En Vivo

Paramore: Un concierto con el entusiasmo y energía de los que recién comienzan

Publicado

en

En primer lugar, quisiera pedir como favor personal. Quién no le guste esta banda, no se moleste en leer.

Agrupaciones como Paramore, Avril Lavigne, Simple Plan, Fall Out Boy, o My Chemical Romance. Es cierto que poco tienen en común entre ellas. Pero muchas veces son bandas que poseen gran cantidad de fanáticos que no se reconocen como tal por diversos motivos. Se les suele clasificar como grupos para niños, vacíos y simplones. Quizás lo son, si de tecnicismos exagerados hiciéramos cátedra.

Pero la música, la apreciación, el fanatismo supera toda lógica, y es un sinsentido inmiscuirse en discusiones sin fin, al momento de hacer ese esfuerzo inútil por rankear por medio de una escala de valor, su cometido.

Paramore sin duda es una buena banda que recién comienza, muchos de sus fans también, y es bueno recalcarlo no a modo de menosprecio, menos a sus fanáticos. Es cierto que el diezmado cuarteto de Tennessee lleva siete años en las pistas, y al menos cinco en las “grandes ligas”. Pero es penoso que bandas noveles como esta, sufran tal cantidad de estrés sin la debida atención. Terminan por desbaratarse y tambalear antes de lograr un peak en su carrera. Esperemos que la transición que sufre Paramore hoy en día sea para mejor.

De todos modos es promisorio el presente, en donde cuentan con participaciones tan destacadas como la de Josh Freese (NIN, A Perfect Circle, The Vandals, Devo, entre otros), y los hermanos York, más Jon Howard. Cuestión que por lo demás, no hace extrañar en demasía a los hermanos Farro. Y sumado a un mundialmente exitoso “Brand New Eyes” bajo el brazo. Lo que Paramore es hoy, sirve para que muchos fanáticos se froten las manos.

Josh Freese, sin duda es un tremendo privilegio tenerlo en nuestro país nuevamente. Una gran base que cumple y desborda calidad. Pero que quizás a las fanáticas más asiduas, les cuesta aceptar en pos de relegar a los alejados hermanos Farro.

Es tremendamente notorio el oficio de un gran baterista, como es Josh Freese. Su expertise, el peso, y la envergadura que le da al sonido de la banda es sustancialmente un punto a favor para los chicos de Tennessee. Recordemos que es un baterista de vasta experiencia, y que ha pululado por variados estilos. Sus participaciones más notables han sido con el propio Trent Reznor, en Nine Inch Nails, con el cual de hecho se presentó en 2008, en nuestro país. También se le conoce por sus participaciones con A Perfect Circle, The Vandals, y la grabación de grandes discos como “Fallen” de Evanescence, “Art of Rebellion”, de Suicidal Tendencies y el disco homónimo de 12 Stones entre una extensa lista de colaboraciones notables.

Espacio Riesco, no solamente se llenaba de “quinceañeras” (acompañadas de sus papás), que por cierto eran mayoría. Sino también de gran cantidad de asistentes de otras edades.  No se trata de ser ni muy quisquillosos ni tampoco permisivos. Pero hay que decirlo, bandas como Paramore, tienen una cuota grande fanáticos no reconocidos, solo era cuestión de ver la entrada para darse cuenta. Por mi parte, lo asumo, “es mi placer culpable”.

Por cierto, fue un concierto redondo, que en relación al anterior limó toda aspereza, y así lo dejó entrever la propia Hayley a lo largo de la tarde del sábado. No paraba de repetir lo asombroso y loco del público chileno.

Por mi parte, dudo mucho que alguien saliera decepcionado luego del recital. Estuvo para todo, y para todos. No faltó ni un “clásico” –si me permiten llamar a sus canciones más típicas, así- y el repertorio a pesar de ser escueto. Alcanzó para que el público cayera rendido y entregado a los pies de HayleyJeremy, Taylor, Jon, Justin y Josh.

Todo empezó algunos minutos antes de las 19hrs., cuando el cuarteto nacional Libra salió a escena. Con una nueva placa bajo el brazo, “Entre ángeles y demonios”, nuevo lineup, y su reaparición en escenarios capitalinos. Libra hizo de las suyas. En no más de una hora repasaron lo mejor de su repertorio. “Llévame”, “Somos dos”, “Ojos del amanecer”, “Sobrevolando”, entre muchas otras amainaron la efervescencia que iba in crescendo para encender los ánimos de un excelente directo que estaba por venir.

Tras la salida de Libra, y tras algunos minutos de espera. Al fin se materializaba la presencia de Paramore, en el escenario del recinto de Huechuraba. El griterío, la euforia y la emoción se apoderaban de los infantes que esperaban ansiosos la entrada de la banda.

Ignorance’, daba el vamos a un repertorio que finalmente no variaría en absoluto, en relación a lo que venían de presentar en el resto de la gira sudamericana. Pero no importó. Los más de ocho mil fanáticos que casi repletaban el Espacio Riesco, alzaban sus manos, y sus gargantas para demostrar cuan extasiados se encontraban tras el inicio.

Luego, tras ‘Feeling sorry’, ‘That’s what you get’ y ‘For a pessimistic, I’m pretty optimistic’, recién bajaba por momentos la intensidad, pero ni el público ni la banda echaban pie atrás a la energía desplegada.

Playing God’, su último single, volvía a enardecer a la fanaticada presente. ‘Careful’, y ‘Decode’ entraban por la puerta ancha, y los aplausos se multiplicaban. Hacían de un público agradecido el mejor condimento para un concierto que se erguía como de ensueño para muchos de los que presenciaban tal dispersión de energía.

Un público frenético, una banda agradecida y tremendamente conectada con el momento. Fue  la tónica de un show intenso, emocionante y a momentos, bastante íntimo. Se agradece la complicidad. Prueba de ello, el pendón que le lanzaron a Hayley y que enarbolaba tal decidora frase: “Chile loves Paramore”. Al que la menuda vocalista respondió emocionada.

El relleno de presentación de integrantes un deleite para la masa femenina presente. El grito del respetable se tornaba a ratos insoportable, ensordecedor.  Tanto así, que se tragaba los intentos de la banda con continuar con su correcto oficio.

Es notable la simpatía, la llegada y aprehensión que causa Paramore en suelo nacional.  Una fanaticada novel, pero entregada al máximo. Cuestión que desde el primer minuto le adjudicó a la banda un público tremendamente entusiasta que no paró de gritar, cantar y moverse. Complicidad plena, resumieron un atardecer, que para muchos fue, para no olvidar.

Ya tras casi cincuenta minutos, y un pseudo bis al hombro, Paramore se hacía en el escenario tras escasos segundos, y se sentaban en unas sillas dispuestas en el centro. Para interpretar una batería de canciones y dar un giro a una noche, que hasta el momento se le podía catalogar no menos que intensa.

In the mourning’, ‘When it rains’, ‘When the lines overlap’, ‘Misguided ghosts’ daban el toque más íntimo y cercano de Paramore.

Tras el interludio, con invitación incluida de Hayley, ‘Crushcrushcrush’. Volvió a enardecer a una enloquecida fanaticada que no perdía detalle y no parecía perder energías, pese a la intensidad en que se disponía el show.

Así, tras  ‘Pressure’ y ‘Looking up’, ‘The only exception’, retomaba la intimidad y comenzaba a cerrar tras casi una hora y cuarto un espectáculo de primer nivel. Digno del respetable y la ocasión. Si bien no sonó espectacular, sonó bien y a tono con las expectativas.

Tras el bis, no podían faltar ‘Brick by boring brick’, y el tarareo de todos en el lugar, no se hizo esperar. Las palmas, y ese pegajoso “parara” pusieron la guinda de un pastel que la mediática  ‘Misery business’ terminó de decorar. Por cierto dieron un tremendo cierre, a un show tremendamente emocionante, energético en que la banda y fanáticos se complementaron a la perfección.

  1. Ignorance
  2. Feeling Sorry
  3. That’s What You Get
  4. For A Pessimist, I’m Pretty Optimistic
  5. Emergency
  6. Playing God
  7. Careful
  8. Decode
  9. In The Mourning (Acoustic)
  10. When It Rains (Acoustic)
  11. Where The Lines Overlap (Acoustic)
  12. Misguided Ghosts (Acoustic)
  13. Crushcrushcrush
  14. Pressure
  15. Looking Up
  16. The Only Exception
    ————————–
  17. Brick By Boring Brick
  18. Misery Business


Fotos por Javiera Carrasco y Alvaro Pruneda

Publicidad
39 Comentarios

39 Comments

Responder

En Vivo

Cómo Asesinar A Felipes: A toda máquina

Publicado

en

Cómo Asesinar A Felipes

Tuvieron que pasar largos meses para recuperar, en parte, la valiosa experiencia de ver música en vivo. Y es que, pese a que la pandemia aún no se acaba ni se controla y los cuidados deben seguir al pie de la letra, las libertades que permiten la realización de eventos –bien organizados– nos ha devuelto la posibilidad de retomar el curso sobre los escenarios. Buena noticia para el público y también para músicos, técnicos y trabajadores de la industria.

Ese es el caso del ciclo Cultura Re-activa, organizado por Santiago Fusión, que en su última fecha se anotó con el lanzamiento de “MMXX” de Cómo Asesinar A Felipes, quienes, puntuales sobre el escenario del Teatro Nescafé de las Artes, se conectaron entre teclas y cables para interpretar de manera íntegra su último trabajo, no sin antes dar paso a Cinema Tornamesa, el proyecto de DJ Spacio (acompañado de Milton Russell en el contrabajo) que mezcla imágenes de cine clásico, soundtracks, beats y samples, y se encargó de abrir el show.

Cómo Asesinar A Felipes ha sabido sintetizar de buena manera una etapa donde los sintes son clave en su propuesta, y así se preparó a la audiencia, con la fina selección de DJ Spacio y los interludios a cargo de Sebastián Vergara quien, a un costado del escenario y tras cada cierre de telón, dio vida a correctas melodías acompañado de un modular. El show precisó de aquellos interludios, ya que el desafío técnico era mayor.

La banda entró en escena con su nueva configuración cien por ciento electrónica y una buena presentación de “MMXX”, sin embargo, aquel formato –al menos en esta pasada– pareciera no apreciarse bien ni conectar con una audiencia más grande. Así, la idea de intimidad del quinteto, a solas con sus máquinas y artilugios, a ratos se perdía en dinamismo y por las dimensiones del teatro (que estaba a toda capacidad), pero sí se valió de un siempre buen juego de luces y gráficas que fortalecieron la presentación de los siete temas de “MMXX”. El oficio de Koala Contreras en la voz, y la habilidad de todos en este desafío, puede llenar cualquier vacío y sorprender de variadas formas en todos los niveles, especialmente en las irrupciones de “Debes Saberlo” o “Persiste/Cuestiona”, dos de los temas más inquietos del set.

Una vez más, y tras un nuevo cierre del telón, Sebastián Vergara tomó el modular para un nuevo interludio. CAF planteó en escena dos shows totalmente diferentes y completísimos, marcando las dos etapas de la banda, jugando con lo nuevo y lo clásico, e interpretando canciones de casi todos sus discos. El desafío técnico significó desmontar la cuadrada configuración electrónica y montar el formato tradicional, y la sorpresa y entusiasmo del público se hizo notar, quienes –más prendidos que en la primera parte– corearon en su totalidad el repertorio clásico.

Ya instalados para mostrar los hits, Koala dio el vamos con “Pájaros En Contra”, y qué bien se sintieron los primeros compases de la batería de Felipe Salas, que una vez más demostró su increíble destreza y calidad en “La Puerta No Se Abre Sola”, “Nunca Será Lo Mismo” y en todos los cambios de ritmo e intensidad de “Disparan” (Chino Moreno incluido en el sample).

Lamentablemente, la banda no contó en escena con su clásico Rhodes ni Marcos Meza, lo que podría haber sido una interesante sorpresa, sin embargo, las teclas sustituidas hace rato inteligentemente por el saxo de Cristian Gallardo dan claridad y dinámica a los arreglos en vivo, que es donde tiene la libertad de jugar e improvisar, demostrando por qué es un nombre fijo para los vientos. Luego de despedirse tras el grueso del repertorio, el público ansioso por una más coreó hasta el rápido regreso de la banda para terminar con el himno “Nada Más, Nada Menos”, coronando el regreso de CAF a un escenario grande junto a su gente.

Las dos versiones de CAF que se pudieron ver este miércoles en el Teatro Nescafé de las Artes, demuestran la interesante e inquieta evolución de una banda que siempre empujará sus límites, y sobre el escenario son un bloque en extremo cohesionado y que contagia a cualquier audiencia. El desplante mostrado –ahora y siempre– deja en claro que Cómo Asesinar A Felipes es probablemente, y hace rato, uno de los mejores shows para ver en vivo, y lo de anoche probablemente dejó a sus secuaces ansiosos por el próximo crimen.

Setlist

  1. MMXX
  2. Hemos Vuelto del Abismo
  3. Ahora es Cuando
  4. Debes Saberlo
  5. No Hay Cómo Frenarlo
  6. Persiste/Cuestiona
  7. Se Repite
  8. Pájaros en Contra
  9. Operación CAF
  10. La Puerta No Se Abre Sola
  11. Caen
  12. Nunca Será Lo Mismo
  13. III
  14. Disparan (Fill the Skies)
  15. Ha Vuelto a Pasar
  16. Nada Más, Nada Menos

IR A GALERÍA FOTOGRÁFICA

Seguir Leyendo

Podcast Cine

Publicidad

Podcast Música

Facebook

Discos

Bloodmoon: I Bloodmoon: I
DiscosHace 1 mes

Converge & Chelsea Wolfe – “Bloodmoon: I”

Hay veces en que las colaboraciones no terminan de cuajar, y otras en que suena a algo completamente diferente a...

Things Take Time, Take Time Things Take Time, Take Time
DiscosHace 1 mes

Courtney Barnett – “Things Take Time, Take Time”

Cuando Courtney Barnett irrumpió y su nombre ganó un espacio privilegiado en la exitosa y explosiva escena australiana, una de...

An Evening With Silk Sonic An Evening With Silk Sonic
DiscosHace 2 meses

Silk Sonic – “An Evening With Silk Sonic”

Los talentosos Anderson .Paak y Bruno Mars dejaron sensaciones más que positivas cuando dieron a conocer “Leave The Door Open”,...

The Nearer The Fountain, More Pure The Stream Flows The Nearer The Fountain, More Pure The Stream Flows
DiscosHace 2 meses

Damon Albarn – “The Nearer The Fountain, More Pure The Stream Flows”

Inagotable y cada vez más camaleónico. Algo tiene el imaginario que está construyendo Damon Albarn que, con cada día que...

Comfort To Me Comfort To Me
DiscosHace 2 meses

Amyl And The Sniffers – “Comfort To Me”

Una de las piedras angulares del punk, como filosofía, consiste en abrazar las imperfecciones, reconocerse como seres desprolijos y enaltecer...

CRAWLER CRAWLER
DiscosHace 2 meses

IDLES – “CRAWLER”

Para todos fue una sorpresa el día en que IDLES publicó la melancólica “The Beachland Ballroom”, donde, a un ritmo...

Sympathy For Life Sympathy For Life
DiscosHace 2 meses

Parquet Courts – “Sympathy For Life”

El indie rock de Parquet Courts es bastante sui generis dentro de los márgenes difusos que la crítica le ha...

Engine Of Hell Engine Of Hell
DiscosHace 2 meses

Emma Ruth Rundle – “Engine Of Hell”

Mientras Emma Ruth Rundle se dedicaba a preparar lo que sería su quinto disco, la pandemia y las cuarentenas golpearon...

Valentine Valentine
DiscosHace 2 meses

Snail Mail – “Valentine”

En situaciones de crisis, es complicado alinear las emociones con lo que se piensa o analiza, pero ese acontecer no...

Twin Plagues Twin Plagues
DiscosHace 2 meses

Wednesday – “Twin Plagues”

La actitud con la que Karly Hartzman trata la guitarra en los primeros minutos de “Twin Plagues”, canción que abre...

Publicidad
Publicidad

Más vistas