Conéctate a nuestras redes

En Vivo

Opeth: Inalcanzables

Publicado

en

Recién hace ocho años tuvimos la oportunidad de admirar en este territorio un concierto de Opeth, situación que, sin embargo, ha sido más que compensada mediante las tres presentaciones que hasta ayer existían en el historial de Mikael Åkerfeldt y sus compañeros en Chile. Acá, el carácter temerario del grupo encontró un aliado que siempre responde con entusiasmo y devoción, más allá del debate acerca de la dirección en la que se desarrollan las composiciones en la actualidad y su comparación con el método usado en los comienzos; el púbico de este lado del planeta tiene un vínculo robusto con Opeth y, al igual que el arte en cuestión, evoluciona con el tiempo.

Se entiende de inmediato entonces el hecho de que la cuarta visita del conjunto haya mutado hacia una jornada doble, provocada por la alta demanda de entradas, que incluía una antesala llena de expectación y ansiedad frente a la ejecución del material de su disco más reciente, “Sorceress” del año pasado, mientras que por otra parte punzaba aquella incertidumbre de si aparecería alguna sorpresa, como una pieza que no suelan tocar o algo del inicio de su carrera.

La verdad se reveló de manera puntual según lo anunciado: la pista homónima de su último registro abrió la velada y el teatro de calle Manuel Montt, ocupado en su totalidad, estalló en júbilo. Como era de esperarse, cada instrumento -salvo pormenores de más adelante- se oía con claridad y fuerza, sumando así los elementos necesarios para apreciar en detalle las sutilezas que abundan en general en la propuesta de Opeth, pero, sobre todo, así queda claro que el espíritu del metal más pesado y extremo aún vive en ellos, aunque ahora se manifiesta de otra forma. Para continuar con la grandilocuencia, una de las más indicadas como “The Grand Conjuration”, es buen ejemplo de un punto donde se conjuga gran parte de las tendencias que componen el sonido de los suecos, aunque el paradigma perfecto de la fusión de estilos que realiza la banda fue con “Demon Of The Fall”, la más antigua de la noche al pertenecer a “My Arms, Your Hearse” (1998), tercer eslabón de la discografía y una de las más ovacionadas, debido a que nunca formó parte de los repertorios mostrados anteriormente.

La razón que motiva esta gira es la promoción de “Sorceress”, pero Opeth cerró ese aspecto temprano al interpretar “The Wilde Fowers”, que a su vez fue la encargada de mantener el ambiente encendido y lo logró, evidenciando el beneplácito con el que cuentan las canciones nuevas. Aquellos reticentes y escépticos del buen momento creativo por el que pasan los músicos, se quedarían sir argumentos al presenciar cómo todas las épocas de Opeth conviven sin problemas y fluyen con facilidad en sus actuaciones. La melancolía de antaño de “Face Of Melinda” o “Windowpane” sirve de sendero para adentrarse en los parajes intrincados y revitalizados por la inmersión en el rock progresivo clásico que han experimentado los europeos desde “Heritage” del año 2011, desde donde tomaron una muestra característica de la intención de ese trabajo, como lo es “The Devil’s Orchard”.

Durante las cerca de dos horas que estuvo Opeth en el escenario, hubo una interacción potente y bastante divertida entre los asistentes y un carismático Mikael Åkerfeldt, o “Miguelito” para sus simpatizantes latinoamericanos, con quienes no pierde oportunidad de jugar y bromear al respecto. Ya en tierra derecha de la primera de las dos funciones programadas para el retorno de uno de los actos metaleros más innovadores de la historia, llegó la ocasión de oír algo de “Pale Communion” (2014) y “Cusp Of Eternity” fue la elegida por toda su intensidad y dinamismo, que además la sitúan como una de las cúspides de aquella obra.

La retirada en falso que suelen realizar los artistas para provocar la catarsis en la concurrencia, en este caso fue precedida de un par de temas excepcionales: otro debut en estos suelos como “Hex Omega” de “Watershed” (2008), para luego rematar con tal vez una de las más representativas y reconocidas del “sonido Opeth”, como lo es “The Drapery Falls”, componente irremplazable en el catálogo y que exige lo mejor de cada integrante para su óptima ejecución. Consciente de lo especial de esta fecha adicional, Miguelito y sus colegas prepararon un pequeño medley que incluyó a “Harvest” (requerida a gritos constantemente por muchos de los presentes), “Master’s Apprentices” y “The Moor”, dejando todo configurado para rematar -al igual que en todas las incursiones pasadas en nuestro país- con toda la brutalidad, pericia y elegancia de “Deliverance”, algo que es posible interpretar casi como una declaración de principios que grita, sin importarle los cambios y la evolución, que esta siempre será su esencia.

Aprehensiones aparte, anoche quedó clara la vigencia de Opeth y su trascendencia en el contexto del rock y el metal, reputación construida con perseverancia y originalidad que, independiente de la visión que utilicen para mirar y crear su música, goza de la confianza tanto de la crítica como del público, quienes saben con certeza que nunca recibirán algo insípido y que Åkerfeldt junto a sus camaradas son sinónimos cruzar fronteras, esas de vanguardia y excelencia.

Por Hans Oyarzún

Fotos por Pedro Mora

Setlist

  1. Sorceress
  2. The Grand Conjuration
  3. Demon Of The Fall
  4. The Wilde Fowers
  5. Face Of Melinda
  6. Windowpane
  7. The Devil’s Orchard
  8. Cusp Of Eternity
  9. Hex Omega
  10. The Drapery Falls
  11. Encore: Harvest / Master’s Apprentices / The Moor
  12. Deliverance

IR A GALERÍA FOTOGRÁFICA

Publicidad
Clic para comentar

Responder

En Vivo

Killswitch Engage: Oasis de furia

Publicado

en

Killswitch Engage

La vida da segundas oportunidades, y probablemente Jesse Leach dé cuenta de eso bajo su labor como frontman de Killswitch Engage. El músico, luego de estar una década fuera de la banda, regresó a ella y comenzó así una de las etapas más sólidas del conjunto, lo que se ve reflejado en un álbum como “Atonement” (2019) y una gira de promoción que, en sus propias palabras, es la que más atención le ha dado a un álbum tras su lanzamiento. Dicho eso, la suerte estaba echada para un nuevo encuentro de la banda junto a su fanaticada local, y los cientos de fanáticos que repletaron Club Blondie estaban listos para vivir una noche inolvidable, reflejo puro de un grupo de amigos tocando como nunca y viviendo uno de sus mejores momentos musicalmente hablando en el escenario.

Por supuesto, la fiesta comenzó antes con la presencia de los nacionales Robot The Mimbre y un consistente setlist repasando distintos puntos de su carrera, el cual fue recibido con mucho entusiasmo por el público presente que ya en casi su totalidad esperaba por la banda principal. Con “La Gran Máquina” de su disco “Nuevo Orden” (2012) como la encargada del cierre, la banda se despidió entre vítores y una energía encendida de una pista que pedía más música, y tras 30 minutos de presentación de los nacionales, el reloj comenzaba a avanzar hasta las anheladas 20:00 hrs. Fue en ese momento cuando, al compás de “The Final Countdown” de Europe, comenzaron a ingresar los miembros de Killswitch Engage, desplegando de entrada su potente single “Unleashed” para iniciar un show que, tal como se esperaba, estaría enfocado en su mayoría en torno al último disco.

En su totalidad, la banda en escena fluye de una manera impresionante, comprendiendo también que los años sobre el escenario le hacen ejecutar sus composiciones de una manera fluida y natural, sin importar lo diferentes que puedan sonar las estructuras de un álbum y otro. La música de Killswitch Engage se puede describir perfectamente para una catarsis en situaciones donde pareciera que el alma y el cuerpo ya no dan más, por lo que el hecho de que Leach dedicara “The Crownless King” a quienes actualmente arriesgan su vida protestando en las calles de Chile, le hace merecedor de un intercambio catártico, reforzado por cantos del alma entre el público con composiciones como “My Last Serenade”, “This Fire” o la coreada “Rose Of Sharyn”, muestra también del lado más denso que los oriundos de Massachusets pueden entregar.

Otra pieza fundamental dentro del puzle de Killswitch Engage es el guitarrista Adam Dutkiewicz, quien, tan bromista como perfeccionista, se encarga de darle el pulso perfecto a canciones como “The Signal Fire”, “This Is Absolution” o “Strenght Of The Mind”, deleitando a un público que se quedó con ganas de más, pero que igualmente disfrutó un concierto que se desarrolló de manera directa, sin mayores intervenciones que los agradecimientos de la banda y un montón de elogios para el pueblo chileno.

Si una cosa es clara, es que los conciertos en nuestro país cambiaron posiblemente para siempre, y cada pequeño instante –tal como la banda invitó a la gente en un momento del show– servirá para olvidar aunque sea por un rato toda la mierda que pasa afuera, y si es musicalizado por un banda en uno de sus mejores momentos, la oferta resulta aún más tentadora.

Cuando se insiste majaderamente en imponer una falsa normalidad, los shows en vivo siguen jugando un papel fundamental en nuestra sociedad y, contrario a lo que muchos pensarán en cuanto a su naturaleza, los conciertos actualmente están lejos de ser un instrumento que mantenga distraída a la gente. Muy por el contrario: cada presentación en vivo se ha transformado en una inyección de energía para los asistentes, haciendo que el recinto se transforme en un pequeño oasis de furia dentro de todo el caos que existe en la calle. Las caras de felicidad lo decían todo a la salida, Killswitch Engage vino, arrasó con todo, y dejó una legión completa de fanáticos contentos y orgullosos por el gran momento que la agrupación está viviendo y por lo demostrado sobre el escenario.

Setlist

  1. Unleashed
  2. Hate By Design
  3. The Crownless King
  4. My Last Serenade
  5. This Fire
  6. Reckoning
  7. I Am Broken Too
  8. Rose Of Sharyn
  9. As Sure As The Sun Will Rise
  10. In Due Time
  11. The Signal Fire
  12. Always
  13. My Curse
  14. This Is Absolution
  15. The End Of Heartache
  16. Strength Of The Mind
  17. Holy Diver (original de Dio)

IR A GALERÍA FOTOGRÁFICA

Seguir Leyendo
Publicidad

Facebook

Discos

Deceiver Deceiver
DiscosHace 2 semanas

DIIV – “Deceiver”

Desde su debut, la imagen de DIIV –y en particular la de su líder, Zachary Cole Smith– ha sido asociada...

Macro Macro
DiscosHace 2 semanas

Jinjer – “Macro”

Para destacar en el actual y variado espectro musical, se puede tomar la opción de desmarcarse de algún género en...

Pyroclasts Pyroclasts
DiscosHace 3 semanas

Sunn O))) – “Pyroclasts”

La densa y oscura capa que Stephen O’Malley y Greg Anderson han construido a través de los años a punta...

No Home Record No Home Record
DiscosHace 3 semanas

Kim Gordon – “No Home Record”

En su primera experiencia solista, Kim Gordon da con un disco abstracto y cambiante, mostrando una faceta aún más experimental...

Corpse Flower Corpse Flower
DiscosHace 3 semanas

Mike Patton & Jean-Claude Vannier – “Corpse Flower”

En el cuestionamiento en torno a qué resultado puede salir frente a una colaboración de mundos tan diferentes siempre hay...

Ode To Joy Ode To Joy
DiscosHace 3 semanas

Wilco – “Ode To Joy”

El camino que Wilco ha trazado en sus más de veinte años de carrera es la prueba viviente de unos...

Railer Railer
DiscosHace 4 semanas

Lagwagon – “Railer”

Cada vez que un histórico del punk rock decide anotarse un nuevo álbum de estudio, se genera un ambiente de...

Ghosteen Ghosteen
DiscosHace 4 semanas

Nick Cave & The Bad Seeds – “Ghosteen”

Las composiciones de Nick Cave & The Bad Seeds han visto un cambio en la década presente. Dejando descansar a...

All Mirrors All Mirrors
DiscosHace 4 semanas

Angel Olsen – “All Mirrors”

Con los primeros acordes de su debut, “Half Way Home” (2012), Angel Olsen dejó en claro su perspectiva del folk:...

Metronomy Forever Metronomy Forever
DiscosHace 4 semanas

Metronomy – “Metronomy Forever”

Ha pasado más de una década desde el clásico de Metronomy, “Nights Out” (2008), material que los estableció como parte...

Publicidad
Publicidad

Más vistas