Conéctate a nuestras redes

En Vivo

Of Montreal: Sonidos y Colores

Publicado

en

Of Montreal anunciaba su primera visita a Chile, bajo la promoción de “Paralytic Stalks” (2012), su onceavo disco de estudio, catalogado como sombrío y depresivo por el líder de la banda, Kevin Barnes. Y la sorpresa no fue menor al ver que, en el escenario del Teatro La Cúpula, hubo de todo, menos canciones del promocionado álbum.

Bajo el alero de las fiestas del Club Fauna, todo partió a las 00:30 en punto,  con la banda de cinco músicos liderados por Barnes para atacar de entrada con “Suffer For Fashion”, del disco más revisitado de la noche, “Hissing Fauna, Are You the Destroyer?” (2007).

Vestidos de la ya extravagante manera que suele ser Of Montreal, desde un comienzo mostraron todo lo que habían prometido en entrevistas: colores y teatralidad convertidos en una fiesta, y aunque al comienzo el audio no era del todo fino, las percusiones se perdían y la voz estaba en demasía sobre la mezcla de la sala, de a poco todo se fue volviendo más claro, mientras pasaban los recuerdos del álbum “The Sunlandic Twins” (2005) con “The Party Is Crushing Us” y “Forecast Facist Future”, donde de a poco comenzaban a mostrar no sólo los guiños más afilados de la guitarra de Bryan Poole, una de las caras más reconocibles de Of Montreal, si no que también introducía la mezcla de muestras visuales que resultaban ser una constante historia teatral adornada por visuales sicodélicas y bailarines lanzando globos a la audiencia.

Hay que ser claro a la hora de detallar una presentación de una banda como Of Montreal. Lo que se suponía una noche algo helada y sombría, terminó siendo una celebración y magnetismo para la banda y para la gente que se acumuló en la parte más cercana al escenario. Es demasiada la importancia del trabajo visual, convirtiéndose en parte fundamental del show, casi tan importante como la información melódica que emerge desde los arreglos de altavoces.

“Coquet Coquette” fue el momento para que la suavidad de la voz de Barnes, se viese de pronto interrumpida por el primero de muchos bailes, de dos personajes que pasaron de seres con extrañas máscaras anti gases, a hembras con sobre desarrollados dotes mamarios y animales varios. La sicodelia se desplegó en grande con la ayuda de los estridentes sonidos de la tecladista Dottie Alexander, y los momentos de unión de luces y las texturas de todo lo que hubiese en el escenario. Cada color le adhería una sensación acústica distinta a cada canción.

Luego de un reducido saludo de Barnes,  el teatro entró en ese magnetismo de armonías elegantes y sonidos lo fi de “Cato As A Punk”, con la inclusión de un par de extravagantes ángeles paseando por el escenario y tomando en andas a Barnes.

Como si fuera una presentación en bloque, Of Montreal decidió lanzarse con las fantasías perturbadoras de “Skeletal Lamping” (2008), con “For Our Elegant Caste” y “An Eluardian Instance”, que antecedida de las palabras de agradecimiento de Barnes, abriría el episodio más largo e hipnotizador de la noche, donde el eje principal sería el bajo de Davey Pierce en “Plastis Wafer” y esos exquisitos quiebres musicales que hacen de esta canción un pequeño EP, con uno de los solos de guitarra más extremos de la velada.

La suavidad de “St Exquisite’s Confessions”, dio paso a “Bunny Ain’t No Kind Of Rider” y la estructura sacada de los momentos más sicodélicos de The Who. Y fue el instante para descubrir que el percusionista estaba en desventaja en el plano musical de la sala, perdiéndose a merced de la batería.

La primera parte terminaría con la entrega de  “Wraith Pinned To The Mist (And Other Games)”, un interesante experimento en vivo a dos bajos; “She’s A Rejector” y uno de los mejores momentos visuales de la noche con un juego de proyecciones; y “The Past Is A Grotesque Animal”, volviendo nuevamente al juego de los dos bajos, y entregando por lejos el mejor momento instrumental de la presentación.

Para el regreso, dejaron quizás las tres canciones más aplaudidas de todo su repertorio y de aquel laureado disco de 2007 “ Hissing Fauna Are You a Destroyer?”. comenzando por “Gronlandic Edit” y un intro de batería realizada por un bailarín vestido de oso polar. Barnes gritando “All the party people dancing for the indie star!” fue como un llamado a saltar a todo el mundo en frente de él. Algo floja para la interpretación en vivo, pero de todas formas era la reina de la noche.

Y el final de la fiesta llegaría con el puente natural del disco entre “Gronlandic Edit” y  “A Sentence Of Sorts In Konsvinger”, y la bailable y adictiva “Heimdalsgate Like A Promethean Curse”, justo una hora y media después del inicio.

Lamentablemente, y es algo que se viene repitiendo en más de alguna ocasión, es la poca empatía de los sectores más alejados del escenario. ¿Será que ahora con la globalización y la recurrencia de ver shows cada vez más diversos en Santiago, le ha quitado ese código de fervor de los asistentes a un recital? Ahora con la simplicidad del tema, mucha gente ha tomado los eventos en vivo sólo como otra instancia social. Lo que no está mal, pero es imposible no añorar al público que suda y grita cada canción de quién esté adelante. Ese vendría siendo el sello de los públicos más australes.

La propuesta en escena de Of Montreal desborda visualmente. Y no podemos ser muy exactos al comparar su repertorio con o sin extravagancia. Ni tampoco pensar que tanta información visual iría en desmedro del mensaje musical que quieren dar. Es casi imposible contar todas las aristas que genera esta concepción de sonido y colores. Pero sí es fácil darse cuenta que en los momentos más flojos musicalmente hablando, superhéroes volando entre el público, animales huyendo de cazadores y bailarines hermafroditas, llegarán a salvar la situación en el momento indicado. Sólo quedará a gusto del consumidor como tomar este resultado; musical, visual y complejo. Of Montreal es un complemento de historias amargas convertidas en una fiesta de neo sicodelia feliz.

Setlist

  1. Suffer For Fashion
  2. The Party is Crushing Us
  3. Coquet Coquette
  4. Forecast Facist Future
  5. Cato As a Pun
  6. For Our Elegant Caste
  7. An Eluardian Instance
  8. Plastis Wafer
  9. St Exquisite’s Confessions
  10. Bunny Ain’t No Kind of Rider
  11. Wraith Pinned to the Mist (And Other Games)
  12. She’s a Rejector
  13. The Past is a Grotesque Animal
  14. Gronlandic Edit
  15. A Sentence os Sorts in Konsvinger
  16. Heimdalsgate Like a Promethean Curse

Por Pamela Cortés

Fotos por Sebastián Rojas

Publicidad
1 Comentario

1 Comentario

  1. Esteban Álvarez

    02-Jul-2012 en 11:34 pm

    Fue el mejor show que he visto en mi vida! Por mí, que vuelvan la próxima semana; ahí estaré.

Responder

En Vivo

Noche Escandinava III: Expedita conexión transatlántica

Publicado

en

Noche Escandinava

Jorge Drexler tira en una frase de una canción: “Voy en este vuelo transoceánico oyendo tus versos melancólicos”. Esa es la sensación que queda cuando se está ante música traída directamente desde un país que se reconoce como el fin del mundo, en el norte, en especial cuando llega a un territorio que es el fin del mundo, pero en el sur. Aunque Finlandia no es parte de la región escandinava, los orígenes del proyecto liderado por la multifacética Tarja Turunen –que incluían en un comienzo canciones de compositores noruegos y suecos– tienen una raíz en ese espacio del mundo, y por ello le llamaron “Noche Escandinava” también a esta, la tercera gira en este formato, que trajo en la noche del 22 de mayo a un Teatro Cariola a medio llenar a Tarja junto a la soprano Marjut Kuhnhenn, al barítono Juha Koskela y la pianista Ann Rautakoski.

Era diferente a cualquier experiencia ver un espectáculo en el Cariola que se apoyara más en las voces, instrumentos y la acústica del teatro, más que en la amplificación. Y aunque parte del público no entendía el respeto necesario para un espectáculo de estas características, ciertamente que la belleza de lo simple fue poco a poco agarrando a la gente que, por cierto, cuando más aplaudía era cuando Tarja salía a escena, y más aún ante su español argentinizado que la dota de un carisma aún mayor que el usual. El primero en salir a escena fue Koskela para interpretar obras de Jean Sibelius y Oskar Merikanto, y luego entraría Marjut para seguir con Sibelius, y posteriormente entraba Tarja para romper con la consecución de autores fineses y, así, introducir composiciones de Manuel de Falla, un español clave en la música clásica del país ibérico en la primera mitad del siglo XX. Quizás por ello incluyeron la ciudad de Mijas en este tour, por el impacto de los sones españoles en este repertorio, que se advertía como el primer desvío de lo que fue un viaje que posteriormente quedaría con tintes transatlánticos.

Antes de ello, las “sillitas musicales” continuaban y la rotación de cantantes se daba, mientras se mantenía en el piano la solvente y delicada interpretación por parte de Ann Rautakoski, ya fuera por partituras escritas por Einojuhani Rautavaara o por el “Mehn Sehnen, Mein Wähnen” de la ópera “Die Tote Stadt” de Korngold, ese son de nostalgia y canto al pasado que ilustra un luto más festivo que llorón en esa pieza del autor austriaco.

Aunque los actos se notan muy estáticos en el papel, la fluidez en el paso de una voz a la otra enriquece el espectáculo, pese a la aparente falta de conexión entre las piezas elegidas. Lo que se busca es la belleza del canto y la canción –en general finesa– con elegancia y simpatía, casi como una consagración a la composición de autores de esas tierras, y otras que se cuelan en el viaje, como las del influyente argentino Carlos Guastavino, en específico de su recopilación de canciones populares de la tradición oral argentina, como “Bonita Rama Del Sauce” o “La Rosa y El Sauce”, que confirman la destinación de un viaje sonoro.

Al final del set principal, con el dueto “Là Ci Darem La Mano” directo desde la ópera “Don Giovanni” de Mozart entre Tarja y Juha, y los tres cantando la opus 62 nº 2 de “Oi Kiitos Sa Luojani Armollinen” de Merikanto (pese a que la pieza es pensada como un dueto), quedaba claro que lo de Tarja esta vez no era ni un intento de traer Escandinavia o Finlandia a estos parajes latinoamericanos, sino que en esta tercera ocasión venía con un viaje completo, incluyendo clásicos de la música clásica y también piezas del santafecino Guastavino.

El encore con el “Duetto Buffo Di Due Gatti”, con Marjut y Tarja con un cintillo con orejas de gato cantando “miau” en múltiples variaciones, no sólo era gracioso, sino también muestra de la dinámica entre los artistas, que luego se concentrarían en un tango finlandés, como explicaba Tarja, que cerraba todo, luego de ochenta minutos de calidad, simpatía, composiciones que fluían y un viaje que cruzó continentes a través de la música.

IR A GALERÍA FOTOGRÁFICA

Seguir Leyendo
Publicidad

Facebook

Discos

Tranquility Base Hotel & Casino Tranquility Base Hotel & Casino
DiscosHace 13 horas

Arctic Monkeys – “Tranquility Base Hotel & Casino”

Un hype autogenerado en prensa y fanáticos por igual mantuvo las miradas del mundo en “Tranquility Base Hotel & Casino”,...

Songs Of Price Songs Of Price
DiscosHace 2 días

Shame – “Songs Of Praise”

Pocas veces tenemos la fortuna de presenciar el nacimiento de una gran banda de la mano de su primer larga...

New Material New Material
DiscosHace 1 semana

Preoccupations – “New Material”

Para quienes puedan estar perdidos dentro del siempre caótico panorama del rock contemporáneo, probablemente sonará desconocido el nombre de Preoccupations....

American Utopia American Utopia
DiscosHace 2 semanas

David Byrne – “American Utopia”

Una verdadera sorpresa terminó siendo el regreso musical de David Byrne, quien había estado silencioso en cuanto a nuevo material...

Eat The Elephant Eat The Elephant
DiscosHace 2 semanas

A Perfect Circle – “Eat The Elephant”

La espera no es algo a lo que estemos acostumbrados en la modernidad, a estas alturas parece un concepto extraño...

Mindfucker Mindfucker
DiscosHace 4 semanas

Monster Magnet – “Mindfucker”

Dave Wyndorf dejó claro desde el principio que no iba a pasar desapercibido por este mundo como un rockero del...

Boarding House Reach Boarding House Reach
DiscosHace 1 mes

Jack White – “Boarding House Reach”

Pasaron casi cuatro años para que Jack White volviera a entregar un nuevo álbum de estudio, el que mantenía a...

Stone Temple Pilots Stone Temple Pilots
DiscosHace 1 mes

Stone Temple Pilots – “Stone Temple Pilots”

Stone Temple Pilots no es la primera banda que se enfrenta a la muerte de su figura más icónica y,...

All Nerve All Nerve
DiscosHace 1 mes

The Breeders – “All Nerve”

The Breeders es uno de esos conjuntos que tiene mística. Su existencia se encuentra en un tipo de “historia subterránea”...

Time & Space Time & Space
DiscosHace 2 meses

Turnstile – “Time & Space”

Por más que insistan, hay quienes no se cansan de responder: ¡el punk no ha muerto! En esta ocasión, es...

Publicidad
Publicidad

Más vistas

A %d blogueros les gusta esto: