Conéctate a nuestras redes

En Vivo

Nova Materia: Hijos de la Tierra

Publicado

en

La naturaleza entrega sonidos, desde el silbido del viento hasta el trinar de un pájaro, y tenemos al ritmo y a las melodías como algo que acompaña al ser humano en su afán más primitivo. La música tiene elementos que se repiten una y otra vez, y que en su familiaridad generan compromiso y pueden ser atractivos, haciendo que canciones muy diferentes compartan cifrados de compases o escalas de notas. He allí el magnetismo que genera para los artistas evitar la sofisticación y sentir esos recursos en su más pura expresión, pudiendo tocar cada inflexión, cada material, cada idea puesta en su música. Nova Materia responde a las nuevas inquietudes artísticas de Eduardo Henríquez y Caroline Chaspoul, tras decretar un receso de Pánico y maravillarse con las posibilidades que les entrega la música electrónica. Pero Nova Materia no iba a ser meros sintetizadores y loops dignos del EDM, sino que tenía que ir más allá. El dúo tiene una obsesión con lo humano dentro de la electrónica, viendo a la tecnología como un medio para expresar algo y dejar patente su conexión con algo más distante que el alcance de la mano.

Eduardo y Caroline se conectan con lo primitivo, sin escalas, pese a que el sonido termine siendo sofisticado. Esto es lo que se pudo ver en el primer show de la banda en Chile (su anterior venida había sido a un festival), el pasado sábado 18 de marzo en Club Blondie. Pero antes la gente que llegó muy de a poco al recinto que en 2017 cumple 24 años pudo ver el live de Alejandro Paz, uno de los créditos de la electrónica nacional. El artista armó un espectáculo donde los beats bailables y las pistas chillonas predominaban, armando una masa de sonido a la que era difícil no sumarse, en especial en los momentos donde tomaba el micrófono y escudriñaba frases como “No tengo plata” o “Váyanse, váyanse, váyanse, si no van a bailar”. Aunque no había tanta gente (unas 200 personas de las más de 500 que se verían en el show principal), quienes decidieron pasarlo bien con Alejandro Paz sin duda quedaron preparados para Nova Materia. O tal vez no.

Nova Materia es probablemente algo para lo que nadie está preparado, porque es el lado más análogo de una electrónica que suena apabullante, tal como se notó desde el comienzo de un show que partió a las 23:25 y que se extendería más allá de la hora y media, aunque si hubiese durado 10 o 15 minutos hubiera dado igual: la intensidad y la forma de construir música en el escenario hacía que lo de Eduardo y Caroline tuviera un sentido de urgencia inevitable, como un choque para el que frenar ya es imposible, y se ve venir en cámara lenta. Mucho ayuda el hecho de que Club Blondie suena mejor que nunca, cada vez con mejor amplificación y con más cuidado en que su escenario no sólo tenga épica por el espacio utilizado, sino también por los sonidos que se comparten en vivo.

Aunque sea Eduardo el más eléctrico y notorio en sus movimientos, y en las inflexiones que consigue corporalmente, es Caroline la que construye bloque a bloque las capas sonoras a base de loops y de sonidos de múltiples fuentes. Nova Materia usa rocas con micrófonos, tubos huecos y duros, guitarras que se tratan más como un timbal más que como un instrumento tradicional, maderas, y a través de la puesta en escena de diferentes sonidos se logra sentir a esta electrónica como algo primitivo, justamente. Este parece ser el paso lógico tras lo que se pudo ver en “Pánico: La Banda Que Buscó El Sonido Debajo”, el documental que graficó el paso de Pánico por el norte de Chile y el desierto de Atacama, donde buscaban matices desde los elementos y lugares que visitaban. La vibración, la materialidad, todo tenía relación con lo que se crearía. Salió “Resonancia”, el último disco a la fecha de Pánico, y con Nova Materia se nota que se da el paso más lógico posible, en un camino de obsesiones y de naturaleza.

Eduardo y Caroline parecen ser hijos de la misma tierra que los dotó de esta conexión con los materiales en escena. La alquimia de transformar piedras en ocarinas o de tener maderas como tambores únicos e irrepetibles, convierten a lo que hizo Nova Materia en Blondie en uno de los espectáculos más creativos vistos en mucho tiempo en nuestro país, simplemente porque está la confianza de ver en la naturaleza a una aliada y en la Tierra a la materia prima para hacer totalmente creíble este trayecto de conexión con lo más recóndito de lo inicial de la música. Nova Materia consigue sonar como algo particular al usar de forma cándida los recursos que tanta gente ya ha utilizado, porque se nota que en este caso hay honestidad brutal y un trance más allá de lo humano en esa pista de baile: con este proyecto, Eduardo y Caroline se convierten en el dúo que encontró el sonido debajo y que pone beats, alaridos y melodías debajo de la piel de los afortunados que pudieron disfrutar de uno de los espectáculos electrónicos más impactantes en mucho tiempo.

Por Manuel Toledo-Campos

Fotos por Pedro Mora

IR A GALERÍA FOTOGRÁFICA

Publicidad
Clic para comentar

Responder

En Vivo

Alcest: El territorio de lo imaginario

Publicado

en

Alcest

En un cotidiano tan moldeado por lo concreto, encontrarse con experiencias que dialogan con lo imaginario resulta un acontecimiento casi surreal. Bajo esa óptica, el concepto artístico de los franceses Alcest va en estrecha relación con aquellos episodios inusuales que retoman la fantasía. A cuatro años de su debut, la presentación del disco “Kodama” (2016) fue la coyuntura para esta segunda cita en Club Blondie, una velada etérea, que invitó a viajar a través de mundos que trascienden lo cotidiano.

Como antesala para este segundo encuentro, Bauda tomó la responsabilidad de abrir la jornada. Seleccionados por los mismos anfitriones, los teloneros contaron con una cantidad de público satisfactoriamente alta, quienes incluso participaron activamente en algunas canciones, como el caso de “Tectonic Cells”, mientras sonaban sus primeros arpegios. Las capas sonoras reverberantes proporcionadas por los locales permitieron crear una atmósfera familiarizada al sonido de los franceses, entregando una primera invitación a visitar los estados imaginarios que se profundizaron con los anfitriones.

Ya que el contexto de esta segunda visita se enmarca en la gira de “Kodama”, la presentación de los franceses se dividió en dos partes, dedicando la primera a interpretar íntegramente este trabajo, el cual carga con una importante inspiración de la cultura japonesa y, principalmente, en la obra de Hayao Miyazaki. Siguiendo el mismo orden que su versión de estudio, “Kodama” y “Eclosion” situaron a los presentes en este mundo donde la naturaleza cobra espiritualidad y se enfrenta a la inclemencia de la tecnología. Luego de estas dos canciones, Neige se tomó el tiempo para saludar al público, o más bien recibir los aplausos apabullantes en agradecimiento por una jornada que recién estaba comenzando. Luego de la evidente muestra de afecto, el alma creadora de Alcest se limitó a agradecer y continuar la carga.

La música de Alcest despierta emociones intensas. Los distintos matices por los que atraviesan las canciones entregan un ir y venir de contrapuntos sonoros, haciendo de cada canción un pequeño viaje en sí mismo, donde incluso el silencio es parte de la experiencia. Canciones como “Je Suis D’Ailleurs” pusieron a prueba la euforia del fanático en favor de disfrutar cada elemento de la canción. Por otro lado, “Untouched” y “Oiseaux De Proie” presentaron esta energía vertiginosa y emotiva que también es parte de la identidad del proyecto, la cuál mezcla de un modo sutil y equilibrado sonoridades tan disímiles como el black metal con el shoegaze. Ya presentada la obra en su totalidad, la banda visitó sus primeras composiciones con “Souvenirs D’Un Autre Monde”, trasladando el imaginario con influencia oriental a este otro terreno fantástico. Lamentablemente, parte de este ensueño fue interrumpido por una falla técnica que se extendió por más de lo esperado. Luego que Neige ofreciera las disculpas pertinentes, la banda interpretó “Percées De Lumière” y “Autre Temps”, recogidos de su segunda y tercera placa, respectivamente, generando en esta última un coro espontáneo del público.

Uno de los momentos más potentes de la noche estuvo marcado al cierre con la interpretación de “Sur L’Océam Couleur De Fer”, donde la quietud de la pieza mantuvo absorto a todo el Club Blondie en un instante legítimamente hermoso. Luego de que la banda se retirara tras interpretar “Là Où Naissent Les Couleurs Nouvelles”, el público no se movió en absoluto esperando su retorno. En una tónica netamente reverberante, “Délivrance” marcó un cierre sutil, mientras cada miembro de la banda se retiraba y dejaba a Neige solo, envuelto en estas capas atmosféricas, retornando con el mismo temple que caracteriza tanto a la obra como al autor.

Hacer lo que logra Alcest no es un ejercicio fácil. Si bien los franceses son  influencia del metal contemporáneo que busca explorar horizontes sonoros, no hay duda que son pocas las bandas que logran hacerlo con tanta naturalidad como ellos. El aura que rodea las canciones detrás del genio de Neige funciona como un intermediario entre lo mundano y lo ilusorio, que rara vez se logra traspasar a lo concreto. En tiempos tan privados de sentimientos, presenciar un show como Alcest otorga la escasa oportunidad de visitar estos territorios de fantasía que alguna vez solimos recorrer durante la infancia.

Setlist

  1. Kodama
  2. Eclosion
  3. Je Suis D’Ailleurs
  4. Untouched
  5. Oiseaux De Proie
  6. Onyx
  7. Souvenirs D’Un Autre Monde
  8. Percées De Lumière
  9. Autre Temps
  10. Sur L’Océan Couleur De Fer
  11. Là Où Naissent Les Couleurs Nouvelles
  12. Delivrance

IR A GALERÍA FOTOGRÁFICA

Seguir Leyendo
Publicidad

Facebook

Discos

Back Your Head Off, Dog Back Your Head Off, Dog
DiscosHace 1 mes

Hop Along – “Bark Your Head Off, Dog”

Desde hace no mucho, ha circulado la noticia de que las mujeres están siendo quienes dan la cara por esta...

Down Below Down Below
DiscosHace 2 meses

Tribulation – “Down Below”

Dentro del espectro de lo que se entiende como “metal extremo”, la evolución general en cada subgénero ha ido apuntando...

Resistance Is Futile Resistance Is Futile
DiscosHace 2 meses

Manic Street Preachers – “Resistance Is Futile”

El consenso general en torno a cada trabajo de Manic Street Preachers siempre ronda en torno a cuánto se acercan...

ØMNI ØMNI
DiscosHace 2 meses

Angra – “ØMNI”

Hay bandas que recaen eternamente en lo genérico y no experimentan más allá de los materiales básicos que les ha...

The Sciences The Sciences
DiscosHace 2 meses

Sleep – “The Sciences”

La carrera de Sleep dista mucho de ser una historia típica en el mundo del rock, factor que pudo haber...

Tranquility Base Hotel & Casino Tranquility Base Hotel & Casino
DiscosHace 2 meses

Arctic Monkeys – “Tranquility Base Hotel & Casino”

Un hype autogenerado en prensa y fanáticos por igual mantuvo las miradas del mundo en “Tranquility Base Hotel & Casino”,...

Songs Of Price Songs Of Price
DiscosHace 2 meses

Shame – “Songs Of Praise”

Pocas veces tenemos la fortuna de presenciar el nacimiento de una gran banda de la mano de su primer larga...

New Material New Material
DiscosHace 2 meses

Preoccupations – “New Material”

Para quienes puedan estar perdidos dentro del siempre caótico panorama del rock contemporáneo, probablemente sonará desconocido el nombre de Preoccupations....

American Utopia American Utopia
DiscosHace 2 meses

David Byrne – “American Utopia”

Una verdadera sorpresa terminó siendo el regreso musical de David Byrne, quien había estado silencioso en cuanto a nuevo material...

Eat The Elephant Eat The Elephant
DiscosHace 2 meses

A Perfect Circle – “Eat The Elephant”

La espera no es algo a lo que estemos acostumbrados en la modernidad, a estas alturas parece un concepto extraño...

Publicidad
Publicidad

Más vistas