Conéctate a nuestras redes
Nightwish Nightwish

En Vivo

Nightwish: Hojeando épicos capítulos

Publicado

en

El acto de compilar es clave. La vida es lo suficientemente extensa como para que su recapitulación no caiga en lo mimético, haciendo que el tiempo sea escaso y mal aprovechado. Poder condensar lo mejor y más destacado hace que todo se disfrute más, y eso ocurre al observar los ya clásicos discos de “grandes éxitos”, que son una excusa muy buena para ponderar el valor de una propuesta musical, tal como Nightwish lo hace con “Decades” (2018), disco recopilatorio que pasea por su historia, esa que también presentó ante un Teatro Caupolicán lleno, en su quinta visita a nuestro país.

Antes, todo inició con más que puntualidad con los holandeses Delain. Tal como habían hecho en Argentina, en nueve canciones y poco más de media hora, el carisma de Charlotte Wessels y la prestancia ágil de la banda se ganaron a la gente de inmediato. Recordando más a una Hayley Williams que a una Tarja, Wessels tiene una voz muy fresca para el metal sinfónico, lo que también los dota de un semblante más juvenil y dúctil, haciendo que la gente se sumara a cada momento. “Don’t Let Go” y “We Are The Others” terminaron un set preciso, que dejó al público con ganas de más y con la promesa de Delain de volver en 2019.

Pero el plato de fondo venía poco después. Antes de las 21:00 horas pactadas, cuatro minutos antes, comenzó un video que indicaba que la banda prefería que la gente disfrutara el show a través de sus ojos y no de las pantallas de un smartphone, algo que aplaudieron muchas personas, y que tuvo un efecto positivo al no ver lleno de luces el sector de cancha, lo que permitió observar mucho mejor los saltos de cada asistente, en una noche que sería alta en energía y en devoción, con una banda que sacaría lo mejor de lo mejor para, por primera vez, hacer una retrospectiva de su historia ante su público.

Tras una intro del multiinstrumentista Troy Donockley, vino la primera sorpresa: en vez de “End Of All Hope” –que inició cada show de la gira– irrumpió “Dark Chest Of Wonders”, haciendo que “Once” (2004) fuera el disco con más apariciones en el setlist. Tras la sorpresa, vino la seguridad con un track que siempre deja la vida en la cancha, como es “Wish I Had An Angel”, uno de esos que exige gargantas y que disponía el camino de forma sólida para lo que vendría más adelante. El tecladista Tuomas Holopainen y el adorable guitarrista Emppu Vuorinen, miembros fundadores de Nightwish, eran los más felices con las reacciones del público. El Caupolicán, como acostumbra, sonaba de forma precisa, permitiendo escuchar todas las capas de sonido y, por cierto, la voz de Floor Jansen, que tiene un magnetismo particular, ese que permitió erradicar los sueños anhelantes de una Tarja que se fue en 2005 y que recién en 2013 tuvo una reemplazante en esa extraña liga del liderazgo del escenario mediante la presencia y la voz en Floor.

Canciones como “Gethsemane” o “Élan” no sólo eran coreadas por la gente, sino que mostraban el rango vocal de Jansen, ese que se complementa de maravilla con todas las fases de las canciones de Nightwish, desde el riff más afilado de guitarra, hasta los pasajes más tradicionales con la gaita irlandesa de Troy. Además, Nightwish tiene mucho de pop, entonces la versatilidad de la voz de Floor (siendo capaz de sonar pop o metal a voluntad) es un instrumento clave que brilla en momentos más emotivos, como “Dead Boy’s Poem” o en la gigantesca “Elvenpath”, aunque claramente nada de esto sería tan épico sin las reacciones de un público que valoraba ser llevado de la mano por los confines de una carrera brillante dentro del metal sinfónico, como ha ocurrido con la banda iniciada en Finlandia.

I Want My Tears Back” y “Nemo” fueron las canciones más coreadas, en tanto que “The Carpenter” y “The Kinslayer” fueron deliciosos bocados de historia para aquellos fans del material más antiguo, porque también eso es lo bueno de compilar: permite tener probablemente algo para cada gusto y así hacer del show algo adecuado para todas y todos. No se trata de mostrar algo novedoso, sino que de resignificar las canciones de más de dos décadas de historia a lo largo de dos horas, algo que puede ser más complicado porque implica no repetirse, sino que hacer que algo más “viejo” se vuelva fresco, lo que es muy bien logrado por Nightwish cuando se ve cómo cambia “Slaying The Dreamer” y cómo se complementa con la posterior rendición de los primeros tres capítulos del opus “The Greatest Show On Earth”, o con el gran final con “Ghost Love Score” pasadas las 11 de la noche.

Realmente, la combinación de grandes éxitos con rarezas muy apreciadas por los fans funcionó de maravilla, y tuvo su crescendo perfecto para llegar al clímax máximo en la entonación vocal de Jansen en el final de “Ghost Love Score”, algo que muestra lo pensado y configurado que es todo, tal como parecen las visuales, preciosas, que al abrir y cerrar muestran una especie de puerta a una bóveda, muy a la usanza de los videojuegos y su storytelling, lo que permite ver que lo de Nightwish, más allá de un setlist y las canciones, pareciera ser una convergencia de capítulos de un juego, donde en vez de superar etapas, toca revivirlas, y así lo sintió un público que vio en un escenario las canciones de su adolescencia, adultez, momentos fáciles o difíciles de forma comunal y descomunal, en una nueva muestra del tamaño de la devoción y profesionalismo de una banda que por décadas acompaña y acompañará a sus generaciones de fanáticos, y en honor a ellos es que consigue armar jornadas épicas, como la de un martes 2 de octubre en Santiago.

Setlist

  1. Dark Chest Of Wonders
  2. Wish I Had An Angel
  3. 10th Man Down
  4. Come Cover Me
  5. Gethsemane
  6. Élan
  7. Sacrament Of Wilderness
  8. Deep Silent Complete
  9. Dead Boy’s Poem
  10. Elvenjig (traditional cover)
  11. Elvenpath
  12. I Want My Tears Back
  13. Amaranth
  14. The Carpenter
  15. The Kinslayer
  16. Devil & the Deep Dark Ocean
  17. Nemo
  18. Slaying The Dreamer
  19. The Greatest Show On Earth (Chapter I: Four Point Six; Chapter II: Life; Chapter III: The Toolmaker)
  20. Ghost Love Score

IR A GALERÍA FOTOGRÁFICA

Publicidad
Clic para comentar

Responder

En Vivo

Baroness: Celebración y devoción

Publicado

en

Baroness

En pleno desarrollo de la Copa América de fútbol profesional, el evento en Club Blondie comenzó con la transmisión del partido entre la selección chilena de futbol versus la selección de Ecuador. Con el dulce sabor de la victoria de “La Roja”, la banda chilena Bagval salió a hacer de número de apertura. Promocionando su más reciente álbum, “Nvlla” (2017), el cuarteto gozó de un buen sonido y el beneplácito del público, celebrando el show de los locales, quienes se despidieron de la mano de la potente “El Ojo De Dios”. El recinto se llenaba y todo estaba listo para recibir al plato de fondo.

En tiempos donde parece que todo ya está dicho, sobre todo en lo que respecta al rock y al metal, es un gusto encontrarse con una banda que trae a la mesa algo nuevo y fresco. En su década y poco más de carrera, y con cinco álbumes bajo el brazo, Baroness no ha reinventado la rueda, pero sí ha logrado encontrar un estilo propio en la amalgama de sonidos reminiscentes a la primera época de Mastodon y a las clásicas melodías a dos guitarras de Iron Maiden.

John Baizley es la mente maestra de este proyecto, que hoy en día está dando sus mayores pasos, siendo el show de ayer en la capital el primero de una gira que por fin los trajo a este lado del continente como número principal de la jornada. Toda la frescura y versatilidad de sus discos pudo ser disfrutada en vivo, confirmando que Baroness es una de las apuestas más notables del metal en la actualidad.

A Horse Called Golgotha” abrió la actuación de los estadounidenses, respaldados por un buen sonido y la energía de una fanaticada que, conforme iban pasando las canciones, se transformó en el quinto integrante del grupo, funcionando como el gran coro que no se contentaba con cantar cada letra, sino que también cada solo y melodía de las guitarras. “Morningstar” y “Borderlines” siguieron en el set sin mayores pausas entre ellas, dejando en claro que la banda iba a aprovechar a concho cada minuto de la hora y media que estuvieron sobre el escenario de Club Blondie.

Gold & Grey” (2019) había sido lanzado hace exactamente una semana y fue el principal foco de la velada, destacando los sencillos “Seasons” y “Tourniquet”. Aún así, hubo espacio para temazos como “March To The Sea”, “Shock Me” o el tremendo instrumental “Green Theme”. En vivo, todas las virtudes que podemos escuchar en sus discos son elevadas hasta el punto máximo. La conexión y confidencia entre los músicos es total, destacando la presencia de la última ingresada Gina Gleason, quien, además de complementar de manera tremenda a Baizley en la guitarra, es una figura que dota de peso y garra al cuarteto en escena. Esa sinergia, sumada a un público que se portó de maravilla, dio como resultado una noche que rozó la perfección en muchos de sus pasajes.

El encore estuvo marcado por “Isak” y “Take My Bones Away”, esta última funcionando como la gran descarga final, dando por concluido un debut ideal, donde cada una de las piezas encajaron a la perfección y el ambiente fue de celebración y devoción a un grupo que, por lo que pudimos comprobar por sus constantes cumplidos y agradecimientos al respetable, se llevó una gran impresión de nuestro país. Y cómo no hacerlo, si su actuación es una de esas que se agradecen, sobre todo cuando logran reavivar las ganas de seguir escuchando un estilo que, pese a todo lo que algunos digan, todavía nos puede sorprender.

Setlist

  1. A Horse Called Golgotha
  2. Morningstar
  3. Borderlines
  4. March To The Sea
  5. Green Theme
  6. I’m Already Gone
  7. Tourniquet
  8. Shock Me
  9. Eula
  10. Chlorine & Wine
  11. Can Oscura
  12. Seasons
  13. The Gnashing
  14. Isak
  15. Take My Bones Away

IR A GALERÍA FOTOGRÁFICA

Seguir Leyendo
Publicidad

Facebook

Discos

Morbid Stuff Morbid Stuff
DiscosHace 47 mins

PUP – “Morbid Stuff”

En tiempos donde las bandas underground tienen un espacio mucho más amplio, gracias a distintas plataformas digitales que se convierten...

Fishing For Fishies Fishing For Fishies
DiscosHace 1 día

King Gizzard & The Lizard Wizard – “Fishing For Fishies”

Nueve años de carrera y 14 discos de estudio. Ese es el saldo de la discografía de los australianos, quienes,...

Corazones Corazones
DiscosHace 1 mes

El Álbum Esencial: “Corazones” de Los Prisioneros

“Corazones”, el cuarto álbum de Los Prisioneros, puede ser considerado como el primer registro solista de Jorge González, luego de...

Laughing Matter Laughing Matter
DiscosHace 2 meses

Wand – “Laughing Matter”

Hoy en día, tal como ayer y probablemente mañana, los sonidos vintage generan especial atención en el mundo de la...

Doolittle Doolittle
DiscosHace 2 meses

El Álbum Esencial: “Doolittle” de Pixies

El éxito comercial nunca fue algo que se le diera a Pixies, quienes, pese a la considerable buena recepción de...

Periphery IV: Hail Stan Periphery IV: Hail Stan
DiscosHace 2 meses

Periphery – “Periphery IV: Hail Stan”

En el estado actual de la música extrema, es poco probable que en el corto plazo exista un disco que...

American Football American Football
DiscosHace 3 meses

American Football – “American Football (LP3)”

American Football es de esas bandas rodeadas por un halo de misticismo. Aquellos proyectos que, pese a lo sucinto de...

The Brian Jonestown Massacre The Brian Jonestown Massacre
DiscosHace 3 meses

The Brian Jonestown Massacre – “The Brian Jonestown Massacre”

Nunca es tarde para un homónimo, sobre todo si consideramos la cantidad de años de carrera que lleva The Brian...

Lux Prima Lux Prima
DiscosHace 3 meses

Karen O & Danger Mouse – “Lux Prima”

Existen diferentes contextos en los cuales la música se puede concebir y transmitir, desde el sentido vanamente comercial, hasta una...

DiscosHace 4 meses

The Claypool Lennon Delirium – “South Of Reality”

Demás está decir que los álbumes colaborativos entre dos o más artistas son generalmente obras que gozan de cierto pie...

Publicidad
Publicidad

Más vistas