Conéctate a nuestras redes
Nightwish Nightwish

En Vivo

Nightwish: Hojeando épicos capítulos

Publicado

en

El acto de compilar es clave. La vida es lo suficientemente extensa como para que su recapitulación no caiga en lo mimético, haciendo que el tiempo sea escaso y mal aprovechado. Poder condensar lo mejor y más destacado hace que todo se disfrute más, y eso ocurre al observar los ya clásicos discos de “grandes éxitos”, que son una excusa muy buena para ponderar el valor de una propuesta musical, tal como Nightwish lo hace con “Decades” (2018), disco recopilatorio que pasea por su historia, esa que también presentó ante un Teatro Caupolicán lleno, en su quinta visita a nuestro país.

Antes, todo inició con más que puntualidad con los holandeses Delain. Tal como habían hecho en Argentina, en nueve canciones y poco más de media hora, el carisma de Charlotte Wessels y la prestancia ágil de la banda se ganaron a la gente de inmediato. Recordando más a una Hayley Williams que a una Tarja, Wessels tiene una voz muy fresca para el metal sinfónico, lo que también los dota de un semblante más juvenil y dúctil, haciendo que la gente se sumara a cada momento. “Don’t Let Go” y “We Are The Others” terminaron un set preciso, que dejó al público con ganas de más y con la promesa de Delain de volver en 2019.

Pero el plato de fondo venía poco después. Antes de las 21:00 horas pactadas, cuatro minutos antes, comenzó un video que indicaba que la banda prefería que la gente disfrutara el show a través de sus ojos y no de las pantallas de un smartphone, algo que aplaudieron muchas personas, y que tuvo un efecto positivo al no ver lleno de luces el sector de cancha, lo que permitió observar mucho mejor los saltos de cada asistente, en una noche que sería alta en energía y en devoción, con una banda que sacaría lo mejor de lo mejor para, por primera vez, hacer una retrospectiva de su historia ante su público.

Tras una intro del multiinstrumentista Troy Donockley, vino la primera sorpresa: en vez de “End Of All Hope” –que inició cada show de la gira– irrumpió “Dark Chest Of Wonders”, haciendo que “Once” (2004) fuera el disco con más apariciones en el setlist. Tras la sorpresa, vino la seguridad con un track que siempre deja la vida en la cancha, como es “Wish I Had An Angel”, uno de esos que exige gargantas y que disponía el camino de forma sólida para lo que vendría más adelante. El tecladista Tuomas Holopainen y el adorable guitarrista Emppu Vuorinen, miembros fundadores de Nightwish, eran los más felices con las reacciones del público. El Caupolicán, como acostumbra, sonaba de forma precisa, permitiendo escuchar todas las capas de sonido y, por cierto, la voz de Floor Jansen, que tiene un magnetismo particular, ese que permitió erradicar los sueños anhelantes de una Tarja que se fue en 2005 y que recién en 2013 tuvo una reemplazante en esa extraña liga del liderazgo del escenario mediante la presencia y la voz en Floor.

Canciones como “Gethsemane” o “Élan” no sólo eran coreadas por la gente, sino que mostraban el rango vocal de Jansen, ese que se complementa de maravilla con todas las fases de las canciones de Nightwish, desde el riff más afilado de guitarra, hasta los pasajes más tradicionales con la gaita irlandesa de Troy. Además, Nightwish tiene mucho de pop, entonces la versatilidad de la voz de Floor (siendo capaz de sonar pop o metal a voluntad) es un instrumento clave que brilla en momentos más emotivos, como “Dead Boy’s Poem” o en la gigantesca “Elvenpath”, aunque claramente nada de esto sería tan épico sin las reacciones de un público que valoraba ser llevado de la mano por los confines de una carrera brillante dentro del metal sinfónico, como ha ocurrido con la banda iniciada en Finlandia.

I Want My Tears Back” y “Nemo” fueron las canciones más coreadas, en tanto que “The Carpenter” y “The Kinslayer” fueron deliciosos bocados de historia para aquellos fans del material más antiguo, porque también eso es lo bueno de compilar: permite tener probablemente algo para cada gusto y así hacer del show algo adecuado para todas y todos. No se trata de mostrar algo novedoso, sino que de resignificar las canciones de más de dos décadas de historia a lo largo de dos horas, algo que puede ser más complicado porque implica no repetirse, sino que hacer que algo más “viejo” se vuelva fresco, lo que es muy bien logrado por Nightwish cuando se ve cómo cambia “Slaying The Dreamer” y cómo se complementa con la posterior rendición de los primeros tres capítulos del opus “The Greatest Show On Earth”, o con el gran final con “Ghost Love Score” pasadas las 11 de la noche.

Realmente, la combinación de grandes éxitos con rarezas muy apreciadas por los fans funcionó de maravilla, y tuvo su crescendo perfecto para llegar al clímax máximo en la entonación vocal de Jansen en el final de “Ghost Love Score”, algo que muestra lo pensado y configurado que es todo, tal como parecen las visuales, preciosas, que al abrir y cerrar muestran una especie de puerta a una bóveda, muy a la usanza de los videojuegos y su storytelling, lo que permite ver que lo de Nightwish, más allá de un setlist y las canciones, pareciera ser una convergencia de capítulos de un juego, donde en vez de superar etapas, toca revivirlas, y así lo sintió un público que vio en un escenario las canciones de su adolescencia, adultez, momentos fáciles o difíciles de forma comunal y descomunal, en una nueva muestra del tamaño de la devoción y profesionalismo de una banda que por décadas acompaña y acompañará a sus generaciones de fanáticos, y en honor a ellos es que consigue armar jornadas épicas, como la de un martes 2 de octubre en Santiago.

Setlist

  1. Dark Chest Of Wonders
  2. Wish I Had An Angel
  3. 10th Man Down
  4. Come Cover Me
  5. Gethsemane
  6. Élan
  7. Sacrament Of Wilderness
  8. Deep Silent Complete
  9. Dead Boy’s Poem
  10. Elvenjig (traditional cover)
  11. Elvenpath
  12. I Want My Tears Back
  13. Amaranth
  14. The Carpenter
  15. The Kinslayer
  16. Devil & the Deep Dark Ocean
  17. Nemo
  18. Slaying The Dreamer
  19. The Greatest Show On Earth (Chapter I: Four Point Six; Chapter II: Life; Chapter III: The Toolmaker)
  20. Ghost Love Score

IR A GALERÍA FOTOGRÁFICA

Publicidad
Clic para comentar

Responder

En Vivo

AniPower: Un gran homenaje a las emociones

Publicado

en

AniPower

Con el recuerdo aún fresco del tremendo show que fue Dragon Ball Rock Sinfónico en la Cúpula Multiespacio, ayer pudimos vivir el evento bautizado como AniPower, concierto ideado por la Power Up, orquesta argentina que se dedica a interpretar música de animé y videojuegos, donde repasaron un montón de series de origen asiático de la década de los 90, 2000 y también actuales, en el recital definitivo para cualquier fanático de la animación japonesa. Si bien, la concurrencia no fue en masa como ocurrió en el concierto dedicado a los Guerreros Z, los asistentes disfrutaron de un espectáculo completísimo, tanto musical como audiovisualmente, que no se sostuvo solamente en la nostalgia, sino que también en la celebración de un arte que nos ha entregado –y sigue entregándonos– un montón de grandes y épicas historias.

La orquesta comenzó a la segura con dos sandías caladas: el opening de Dragon Ball Z correspondiente a la saga de Majin Boo y el memorable opening de Digimon, este último despertando de inmediato las emociones del respetable, dejando el terreno preparado para la oleada de himnos que se vendrían en los próximos minutos. One Piece, Detetive Conan, Slam Dunk y Evangelion fueron alguna de las joyitas que despertaron la ovación del respetable.

El sonido era perfecto y la orquesta Power Up chilena que acompañó al proyecto en esta oportunidad ejecutó de maravilla cada uno de los cortes. El maestro de ceremonias, Mariano Cazorla, quien ha sido el responsable de transcribir todas las composiciones y convocar a los músicos de la orquesta, anunciaba cada composición con un comentario previo, muchas veces en tono de broma, como cuando estaban a punto de tocar el opening de Pokémon y declaró que la serie de los monstruos de bolsillo nos había enseñado que podemos capturar a nuestras mascotas y ponerlas a pelear con las de otros, sacando las risas del público. Qué duda cabe que la canción principal de las aventuras de Ash y Pikachu fue uno de los momentos álgidos de la jornada, y así también lo fueron cortes como el de Slam Dunk, Sailor Moon y Ranma.

Pero no sólo de canciones de apertura se sostenía el recital, sino que también tuvimos la oportunidad de escuchar extractos de la música incidental más recordada de las series, tales como el tema del Equipo Rocket en Pokémon, la música que acompañaba las intervenciones de Tuxedo Mask en Sailor Moon y una serie de endings de la saga Dragon Ball, Caballeros del Zodiaco o Digimon.

Los mejores momentos fueron aquellos donde escuchamos canciones de series clásicas que no son frecuentemente revisadas por este tipo de proyectos al no ser las más “populares”, como lo fueron Sakura Card Captor, Arale, Beyblade, Zenki, Mazinger Z o Los Súper Campeones. También hay que destacar la revisión de series más contemporáneas, como lo son Shingeki No Kyojin, u otras que provocaron los gritos de emoción de la fanaticada, como lo fue el opening de Fullmetal Alchemist.

Estas novedades son las que hicieron de este concierto un mar de emociones y recuerdos, algo que, lamentablemente, se pierde un poco al dedicar la última parte del show a repasar la música de Dragon Ball. Es cierto que la serie de Son Goku y compañía es considerada el anime más grande y popular de todos los tiempos, pero dedicar los últimos treinta minutos del set exclusivamente a ella hace perder esa magia y dinamismo que contiene el show en su primera parte. Sobre todo cuando todavía quedaban grandes nombres en el tintero como Yu-Gi-Oh!, Cowboy Bebop, o el más solicitado por la muchedumbre, Naruto.

Así y todo, con “Cha-La Head-Cha-La” y la repetición del opening de Slam Dunk solicitado por el público, Power Up dio por terminada su primera presentación en la capital, dejando a todo el mundo con una sonrisa de oreja a oreja y con la promesa de regresar con alguno de sus shows temáticos. Esperamos que la respuesta de la gente sea mayor en su retorno, ya que el espectáculo de los argentinos se lo merece. Evocando memorias y amor por aquellos dibujos animados que nos hicieron y nos siguen haciendo soñar, AniPower fue un gran homenaje a nuestras emociones.

IR A GALERÍA FOTOGRÁFICA

Seguir Leyendo
Publicidad

Facebook

Discos

La Voz de los 80 La Voz de los 80
DiscosHace 2 días

El Álbum Esencial: “La Voz de los ’80” de Los Prisioneros

Jorge González dijo una vez que el primer disco de una banda toma mucho tiempo porque el proceso parte desde...

Back Your Head Off, Dog Back Your Head Off, Dog
DiscosHace 6 meses

Hop Along – “Bark Your Head Off, Dog”

Desde hace no mucho, ha circulado la noticia de que las mujeres están siendo quienes dan la cara por esta...

Down Below Down Below
DiscosHace 6 meses

Tribulation – “Down Below”

Dentro del espectro de lo que se entiende como “metal extremo”, la evolución general en cada subgénero ha ido apuntando...

Resistance Is Futile Resistance Is Futile
DiscosHace 7 meses

Manic Street Preachers – “Resistance Is Futile”

El consenso general en torno a cada trabajo de Manic Street Preachers siempre ronda en torno a cuánto se acercan...

ØMNI ØMNI
DiscosHace 7 meses

Angra – “ØMNI”

Hay bandas que recaen eternamente en lo genérico y no experimentan más allá de los materiales básicos que les ha...

The Sciences The Sciences
DiscosHace 7 meses

Sleep – “The Sciences”

La carrera de Sleep dista mucho de ser una historia típica en el mundo del rock, factor que pudo haber...

Tranquility Base Hotel & Casino Tranquility Base Hotel & Casino
DiscosHace 7 meses

Arctic Monkeys – “Tranquility Base Hotel & Casino”

Un hype autogenerado en prensa y fanáticos por igual mantuvo las miradas del mundo en “Tranquility Base Hotel & Casino”,...

Songs Of Price Songs Of Price
DiscosHace 7 meses

Shame – “Songs Of Praise”

Pocas veces tenemos la fortuna de presenciar el nacimiento de una gran banda de la mano de su primer larga...

New Material New Material
DiscosHace 7 meses

Preoccupations – “New Material”

Para quienes puedan estar perdidos dentro del siempre caótico panorama del rock contemporáneo, probablemente sonará desconocido el nombre de Preoccupations....

American Utopia American Utopia
DiscosHace 7 meses

David Byrne – “American Utopia”

Una verdadera sorpresa terminó siendo el regreso musical de David Byrne, quien había estado silencioso en cuanto a nuevo material...

Publicidad
Publicidad

Más vistas