Contáctanos

En Vivo

New Found Glory: Calor, pasión y sudor

Publicado

en

El calor en Santiago durante este verano, ha sido insoportable y todos intentan evitarlo como sea. Todos, menos algunos valientes que se hicieron presentes en el Club Chocolate para recibir una poderosa dosis de energía, cortesía de New Found Glory. La segunda presentación en Chile de una de las bandas íconos del punk pop, después de la visita de 2008, fue rebosante en entusiasmo, entrega y calor por parte de ellos y del público.

Al interior de la ex Rockola, escenario de memorables tiempos del punk melódico chileno, la temperatura era altísima, pero para los fanáticos eso sólo fue un aliciente más para “dejarlo todo en la cancha”. El show comenzó puntualmente a las 20 horas con la presentación de los teloneros Okidoky. El cuarteto de Concepción tuvo una actuación más que correcta, con un buen sonido lograron encender a buena parte del público. Luego de exacta media hora sobre el escenario, en que tocaron siete canciones, incluido un cover de NoFX, los penquistas se retiraron entre cálidos aplausos. Terminada esta presentación, el equipo de NFG comenzó a preparar el escenario y los instrumentos para el show que Jordan Pundik, Chad Gilbert, Ian Grushka, Steve Klein y Cyrus Booloki entregarían a sus fanáticos chilenos. A pesar de que el local nunca se llenó, y el público no superaba los 300 asistentes, el calor seguía a tope y la impaciencia aparecía en las primeras pifias del respetable. Eso hasta que a las 21 horas en punto se apagan las luces y la música de fondo indica que New Found Glory ya está sobre el escenario. Los originarios de Coral Springs, Florida, apenas saludan a los fanáticos y se lanzan con toda la artillería musical.

“All Downhill From Here” es la primera canción que suena y el público inmediatamente comienza a corearla, sin descanso Jordan Pundik (vocalista) comienza a interpretar “Something I Call Personality” y el primer circle pit de la jornada aparece en el medio del local. “Radiosurgery”, primer sencillo del reciente álbum del mismo nombre, es la tercera canción de la noche que mantiene alto el ánimo de los asistentes.

Chad Gilbert (guitarra principal) hace una pequeña pausa para saludar y agradecer a los fanáticos por su asistencia, y por la energía entregada durante los primeros minutos del show. El repertorio continúa con “Understatement”, primer track del célebre disco “Sticks & Stones” (2002), que es coreada por todos los presentes. El ritmo frenético del show baja un poco con “Don’t Let Her Pull You Down” y “Head On Collision”, aunque esta última es cantada de principio a fin por los fanáticos.

La locura y el mosh vuelve con “Blitzkrieg Bop”, cover de Ramones, y el nuevo himno de los floridanos: “Anthem For The Unwanted”. Entremedio de estos temas, Gilbert entrega un mensaje sobre la libertad de tocar cualquier canción, ya que la música es de todos y no tiene dueños. Los  aplausos son instantáneos.

La presentación continúa con canciones como “Truth of My Youth” y las románticas “Hold My Hand”, “Forget My Name” y “Failure’s Not Flattering”. A esa altura de la noche, los fanáticos más jóvenes se mezclaban con los seguidores más longevos en una masa compacta, sudorosa y completamente devota de la entrega y pasión que los estadounidenses mostraban en el escenario.

El show tomó un segundo aire en locura y descontrol con “Kiss Me” (cover de Sixpence None The Richer) que fue coreada hasta por el más rudo de los asistentes. “Dressed to Kill” siguió con la locura que era constantemente agradecida por la banda. Chad Gilbert, quién más interactuó con el público, se encargaba de recordar que amaban a los fanáticos chilenos y que estaban muy agradecidos de la recepción y el cariño.

“Summer Fling, Don’t Mean A Thing” era la decimoquinta canción de la noche y la energía de los presentes no claudicaba. “Listen To Your Friends” y “Boy Crazy”, clásicos del disco homónimo de la banda, generaban más calor y sudor en el público que no paraba de gozar con la segunda visita de New Found Glory a suelo chileno. La sorpresa de la jornada llegó con la interpretación de “Sonny”, una de las canciones más lindas de la banda y que no acostumbran tocar. El fin de la primera parte del show era inminente y se concretó con “Hit Or Miss”, otro clásico de clásicos.

Luego de un minuto de descanso, NFG vuelve con la parte final del concierto y lo hacen con el cover del himno de Green Day “Basket Case”, que fue coreado por todos los asistentes. “Truck Stop Blues” revivió el circle pit que continuó con “Intro” y que dio paso a la última canción de la noche y, quizás, la más esperada por todos, “My Friends Over You”, que reventó las gargantas de los fanáticos y fue el broche de oro de un show redondo. La banda se despide agradecida de la energía y el cariño del público, mientras que los más fanáticos se abalanzan sobre las uñetas y baquetas lanzadas desde el escenario.

Un concierto lleno de pasión y entrega, que sólo se vio medianamente empañado por los problemas de sonido en el micrófono de Jordan Pundik durante algunos pasajes del show. Otro punto negativo fue la baja convocatoria de público que, debido a los altos precios de los últimos conciertos de agrupaciones de este estilo, cada vez se aleja más de los shows.

Seguramente, para quienes asistieron, este concierto será inolvidable por mucho tiempo y esperamos que para New Found Glory también lo haya sido. Esta vez, el calor no pudo con el punk pop y sus seguidores.

Por Julio Donoso
Fotos por Praxila Larenas

Publicidad
2 Comentarios

2 Comments

  1. Tamara

    10-Ene-2012 en 4:43 pm

    Buena la nota, me gusto. A los que nos gusto el concierto este será memorable tanto cantar ahsta quedar con la garganta raspada. Es verdad que va menos gente por el precio de las entradas, porque si es por gusto iria mucha mas gente. Pop punks not dead!

  2. Dislocat3d

    10-Ene-2012 en 6:39 pm

    excelente show para empezar el año <3

Responder

En Vivo

DIIV: Esquemas Juveniles

Publicado

en

DIIV

Aunque estamos en una época con la posibilidad de más estilos que nunca, lo que es más claro de ver son las convergencias, cuando existen cosas muy diferentes que tienen un punto de encuentro. Nadie podría decir que Mac DeMarco, Wild Nothing y DIIV suenan igual, pero estos tres actos, con popularidad en nuestro país, tienen una sensibilidad con las guitarras y los ritmos que los hacen convivir incluso en el mismo sello, Captured Tracks. Pero luego aparecen las diferencias, que tienen más relación con cómo se disponen en un escenario o cómo se disponen ante su propia música, algo que se reafirmó en una nueva visita de DIIV, enterando su tercera vez en Chile.

Antes, todo partió con un potente set de Adelaida. La banda de Valparaíso estuvo muy bien elegida para partir con la jornada, en especial por la energía desplegada, que redundó en una ovación del público al cierre de su show pasadas las 21:45 hrs., donde pasaron por canciones como “1999” y “Eco”, para cerrar con la explosiva “Cienfuegos”, en su mayoría tracks que pertenecen a “Paraíso”, el disco que editaron en 2017. Un sólido espectáculo de una de las bandas más potentes del rock chileno, cuyo repertorio está siendo rápidamente engrosado.

Tras 25 minutos de espera, y teniendo a la mitad de DIIV en los últimos minutos ajustando ellos mismos sus instrumentos, entró a escena la banda de Brooklyn, que de inmediato podía establecer su potencia. A diferencia de Wild Nothing o DeMarco, lo de DIIV es más potente en el proscenio, y ellos no caen en la autoindulgencia, pese a que las formas de Zachary Cole Smith pudieran hacer creer lo contrario. Toda la banda suena cohesionada y eso deriva en el peso escénico que proyectan. Mientras Zachary pareciera al comienzo un vocalista parco que no se interesa en que se le entienda poco, luego se denota que eso es parte de la estética mientras él está enfocado como láser en lo suyo, y también en la guitarra de Andrew Bailey, con quien se complementan perfectamente.

Además, esta energía enfocada y este sonido aplanador no caen en un saco roto, porque el público que llegó a Club Blondie (que, vale decir, cada vez suena mejor para bandas) estaba dispuesto a saltar y sentir este show como algo realmente relevante. Ya en “Human” y “Dopamine” la algarabía era tal, que gente de la audiencia hacía crowdsurfing y otros revoleaban la polera o lo que fuera en el aire, como si se estuviera alentando al equipo en el estadio, con una conexión envidiable.

Aunque se ha visto a DIIV varias veces en vivo, existe algo que hace que se vuelva a ellos. Y tal vez sea esa sensación de que, en medio de todos los esquemas que rodean lo que son y proyectan sus canciones, existe una banda que tiene mucho que entregar, enfrentándose al cliché de los conjuntos que suenan o se ven similar, y que en general tienden a restringir el caudal de energía. En temas como “Past Lives” quedaba en claro que no se trataba meramente de escuchar versiones como las oscuras rendiciones de los discos, sino que algo de mayor alcance explosivo, sin traicionar esas sensaciones.

No es que DIIV sea la banda más brillante del mundo. Tras entregar una canción nueva sin título, tocaron un minuto de algo ininteligible y esos son gestos contradictorios, pero al menos reposa algo de honestidad en ellos que los hace ser de lo mejor de su rebaño, algo que en el iluminado final con “Dust”, “Doused”, y luego el encore con “Wait” (en el cual Andrew salió con un sostén que una persona lanzó al escenario) quedó de manifiesto. Poco más de una hora y cuarto que explicitan a DIIV como parte de los actos en los que no se debe desconfiar, porque pese a seguir modelos que parecieran muy definidos, ellos aún son capaces de entregar algo que los separa de la indulgencia y la simplona sencillez, y es así como probablemente los neoyorquinos consigan el paso a la trascendencia.

Setlist

  1. (Druun Pt. II)
  2. Is The Is Are
  3. (Druun)
  4. Human
  5. Under The Sun
  6. Dopamine
  7. Sometime
  8. Oshin (Subsume)
  9. Incarnate Devil
  10. Bent (Roi’s Song)
  11. Past Lives
  12. Nueva canción
  13. Healthy Moon
  14. Loose Ends
  15. Dust
  16. Doused
  17. Wait

IR A GALERÍA FOTOGRÁFICA

Continuar Leyendo
Publicidad

Facebook

Discos

Undertow Undertow
DiscosHace 2 días

El Álbum Esencial: “Undertow” de Tool

La portada de todo álbum debiese generar impresiones anticipadas sobre el contenido que este alberga. Bajo esa lógica, ver esa...

DiscosHace 3 días

Lee Ranaldo – “Electric Trim”

La reinvención siempre estará acompañada de un proceso de búsqueda, un viaje donde se pueda llegar al centro del asunto...

DiscosHace 1 semana

Paradise Lost – “Medusa”

En 2015 el oscuro y lúgubre universo del doom fue remecido por una de las bandas referentes en su género....

DiscosHace 1 semana

Living Colour – “Shade”

Si el alma pudiera traducirse musicalmente, no cabe duda que sonaría como el blues; una voz auténtica, actual y poderosa,...

The National The National
DiscosHace 2 semanas

The National – “Sleep Well Beast”

El motor de The National es la rabia y la desorientación causada por la falta de respuestas. No hay un...

Sex Pistols Sex Pistols
DiscosHace 2 semanas

El Álbum Esencial: “Never Mind The Bollocks, Here’s The Sex Pistols” de Sex Pistols

A mediados de los años 70, dos de los mayores polos del rock no vivían una situación alentadora. Nueva York...

DiscosHace 2 semanas

Prophets Of Rage – “Prophets Of Rage”

Hace aproximadamente un año, millones de fanáticos se llenaban de ilusiones ante la aparición de misteriosos carteles en EE.UU. que...

DiscosHace 3 semanas

Franja de Gaza – “Despegue”

Un comienzo impactante. Esta frase describe bien lo que provoca el disco “Despegue” de la banda nacional Franja de Gaza,...

DiscosHace 3 semanas

Royal Blood – “How Did We Get So Dark?”

La última joya del rock inglés se llama Royal Blood, y la prensa internacional se rindió ante su irrupción, ganándose...

DiscosHace 3 semanas

El Álbum Esencial: “Tubular Bells” de Mike Oldfield

“Tubular Bells” fue y sigue siendo una rareza. Hasta el día de hoy parece llamativo que un sello discográfico haya...

Publicidad

Más vistas

A %d blogueros les gusta esto: