Conéctate a nuestras redes
Moonspell Moonspell

En Vivo

Moonspell: El alma de dos tierras

Publicado

en

La destrucción es a menudo un motor de creación enorme. Así como se demuelen espacios para generar edificios más grandes, también es en las ruinas que muchos artistas encuentran otras formas y otras ideas que pueden llevar a declaraciones más grandes y más significativas. Cuando un huracán arrecia, es el viento el que golpea y es la inevitabilidad de la ocurrencia ese momento en que todo gira y hace sentir el apocalipsis. En Chile, sin ir más lejos, eso ocurre a menudo con los terremotos, un tema que Moonspell abordó en su disco conceptual “1755” (2017) desde el movimiento telúrico que azotó su natal Portugal en ese año.

Esa vibración es la que se sintió también a ratos en Club Blondie cuando la gente golpeaba el piso con sus pies en el retorno de la banda portuguesa a nuestro país, en una extraña fecha para un concierto como es el 1 de mayo. Mientras todo alrededor estaba cerrado y sin vida, en el ingreso a Blondie había gente desde horas antes esperando la apertura de puertas para ver a Moonspell. Si a algo recordaba este panorama, era a esa mañana del 27 de febrero de 2010, post terremoto 8.8, con pocas vitrinas abiertas, pero también con esa sensación de tener que levantarse y andar, cual Lázaro, para ir adelante.

Moonspell llegó con puntualidad extrema al escenario de Blondie, a las 20:30 hrs. Algo que golpea de inmediato al escuchar a la banda es cuán inteligente es su mezcla de estilos. Aunque el gutural de Fernando Ribeiro y la batería de Miguel Gaspar hagan creer que se está ante un metal estricto, lo cierto es que la guitarra de Ricardo Amorim hace que se comprenda un ente mucho más melódico que gótico, y así el sonido es más abierto, dejando grietas a través de las que se cuelan otras luces que generan nuevas visiones.

Llamativo es cómo el portugués, como idioma, logra sonar tan solemne en canciones de metal, como se ve en el inicio con “Em Nome Do Medo” o en “1755” y “Desastre” del disco nuevo. La vocalización de Ribeiro es precisa y se nota también ese derrumbe al que el catastrófico sentido de su último álbum refiere. También ayuda a eso un claro pero abrumador sonido, bien logrado por el equipo técnico de la banda, que además se preocupó de detalles que no alcanzan a ser invisibles, como la gama cromática de la iluminación. Aunque muchas veces el azul y el rojo intenso dominan la iluminación en un concierto en estos tiempos, el verde y un rojo más suave se juntaban rememorando a la bandera de Portugal, algo que no importaría tanto en un show común, pero que es un detalle a considerar cuando aparecen temas como “Ruínas” o “Evento”, que apelan justamente al espíritu de este país.

La banda agradece en todo momento a la gente la activa participación, y es que el público opera como una fuente de energía grande, en especial cuando la Blondie está repleta y el aire comienza a apretarse. Variaciones en el setlist de la gira sudamericana se vieron con la inclusión de la aplaudida “Wolfshade” o luego en el encore con la irrupción de “Scorpion Flower”, pero nada hacía cambiar esa aura de relevancia que Moonspell encontró con un disco que rememora la historia como “1755”. Cuando Ribeiro levanta una cruz con un láser rojo que llega a los rincones del recinto en “Todos Os Santos” no sólo levanta un símbolo religioso, sino también un tótem para tantas sensibilidades en el país europeo.

Un territorio muy religioso, tal como es el chileno, azotado por un terremoto, que deja daños en ciudades y relieve, y es quizás esa la conexión que –tal vez imperceptiblemente– hubo esta vez entre el público nacional y la banda. Más fuerte aún es el bramido de la gente con los clásicos, como “Alma Mater” o “Full Moon Madness”, que cerró el show, pero lo que está claro es que, cuando se trata de los desastres, Chile tiene un traje hecho a la medida con esas subjetividades y es esta sensación la que un potente show de poco menos de dos horas como fue el de Moonspell es capaz de evocar, como un sastre arropando a un pueblo completo.

Setlist

  1. Em Nome Do Medo
  2. 1755
  3. In Tremor Dei
  4. Desastre
  5. Night Eternal
  6. Opium
  7. Awake!
  8. Ruínas
  9. Breathe (Until We Are No More)
  10. Extinct
  11. Evento
  12. Todos Os Santos
  13. Wolfshade (A Werewolf Masquerade)
  14. Vampiria
  15. Alma Mater
  16. Everything Invaded
  17. Scorpion Flower
  18. Full Moon Madness

IR A GALERÍA FOTOGRÁFICA

Publicidad
Clic para comentar

Responder

En Vivo

Corrosion Of Conformity: Los astros alineados

Publicado

en

Corrosion Of Conformity

Fue hace cinco años, dentro del contexto de The Metal Fest, la última ocasión en que Corrosion Of Conformity se presentaba en Santiago. Para esa oportunidad las circunstancias eran diferentes: el conjunto se articulaba en formato de power trio, en el que anecdóticamente presentó un par de temas junto a uno de sus miembros más célebres; Pepper Keenan, incansable guitarrista de la escena metal de ritmo espeso y colaborador de otro importante proyecto afín, Down. Lo que en ese entonces sólo fue una pizca, ayer se presentó como un plato completo. Es por lo mismo que ver a la banda en su formación más sólida –en términos de trabajos de estudio– resultaba tan atractivo. Si bien, la gira se enmarca bajo la presentación de “No Cross No Crown” (2018), urgía la necesidad de sacarle provecho a la coyuntura, desempolvar lo mejor de su repertorio y entregar un show marcado por la consistencia arrolladora que ofrecen como cuarteto.

Como precalentamiento para la velada, el Club Blondie recibió a un número indiscutido de la escena stoner local. Yajaira subía al escenario de la mano del mítico “Comegato” Montenegro, entusiasmado por estar “nuevamente representando al rock pesado que se hace por estos lados”. Luego de un agradecimiento al público, la banda presentó durante un poco más de 45 minutos una potente carga de riffs y frecuencias bajas que hicieron vibrar cada rincón del subterráneo, despidiéndose con el respeto y cariño por tantos años de trabajo con un amplio aplauso.

Entre el ruido del murmullo, los anfitriones abrieron su show mediante un breve solo del bajista Mike Dean, el cual se anexó con gracia y apoyo del público al riff repetitivo de “Bottom Feeder (El Que Come Abajo)”, para esta ocasión a un ritmo ralentizado que acentuaba una atmósfera cargada al doom. Fue cosa que sonaran las primeras notas para que los fanáticos siguieran a coro la melodía instrumental. Ya introducidos en este imaginario denso y sicodélico, la muestra de lo más nuevo no se dejó esperar con “The Luddite”, que curiosamente fue lo único del repertorio reciente junto a “Wolf Named Crow”, quizás debido a una decisión a conciencia por aprovechar la ocasión y ponderar los clásicos por sobre lo nuevo. Y así fue con creces.

La dupleta “Broken Man” y “Señor Limpio” introdujo a lo que sería una seguidilla de clásicos de sus años dorados, repasando en reiteradas ocasiones el álbum “Deliverance” (1994). Luego de “Long Whip/Big America”, la banda recibió una ovación, y aprovechando el impulso, Pepper Keenan agradeció al público, confesando el agrado que significa realizar giras por Sudamérica. El júbilo se inmortalizó cuando Keenan no aguantó su ansiedad e hizo subir al escenario a un fotógrafo para registrar la emoción del momento.

Concentrados en retomar la marcha, el potente riff de “Seven Days” se encaminó nuevamente hacia un repertorio clásico. El ritmo espeso de la canción se conjugó con la enérgica abertura de “Paranoid Opioid”, retornando a las melodías hipnóticas en la porción final y ofreciendo un quiebre fresco. El altibajo de emociones concluyó de manera sublime con la exquisita aura sicodélica de “13 Angels”, en lo que fue uno de los pasajes más implacables de la jornada.

Demostrado ya el grueso calibre de Corrosion Of Conformity, no quedó más que rectificar su categoría con la pesada pieza “Vote With A Bullet” y la envolvente frecuencia de “Albatross”, todo con el cierre magistral de “Clean My Wounds” luego del encore, otra infaltable de la banda que se extendió en un colaborativo jamming, dándole un cierre redondo a una jornada ejecutada con precisión y consistencia.

Dos elementos estaban claros al evaluar la coyuntura de este show: podríamos escuchar parte del material de “No Cross No Crown”, como es lógico, junto con la nostalgia de revisitar composiciones de la formación que convocaba. Sorpresivamente, la banda se fue en contra de la obviedad, cargando la balanza casi en su totalidad hacia lo clásico, ofreciendo un show que no sólo dejó en claro el valor de su repertorio más conocido, sino también demostró la solidez que tiene la banda en vivo, entregando un catálogo que le concedió un cariño a los fanáticos. Una oportunidad diferente a la anterior, donde los astros que giran alrededor de esta banda volvieron a reunirse en un desplante arrollador que jugó a desempolvar clásicos.

Setlist

  1. Bottom Feeder (El Que Come Abajo)
  2. The Luddite
  3. Broken Man
  4. Señor Limpio
  5. Long Whip/Big America
  6. Wiseblood
  7. Who’s Got The Fire
  8. Seven Days
  9. Paranoid Opioid
  10. 13 Angels
  11. Vote With A Bullet
  12. Wolf Named Crow
  13. Albatross
  14. Clean My Wounds

IR A GALERÍA FOTOGRÁFICA

Seguir Leyendo
Publicidad

Facebook

Discos

Songs Of Price Songs Of Price
DiscosHace 6 horas

Shame – “Songs Of Price”

Pocas veces tenemos la fortuna de presenciar el nacimiento de una gran banda de la mano de su primer larga...

New Material New Material
DiscosHace 7 días

Preoccupations – “New Material”

Para quienes puedan estar perdidos dentro del siempre caótico panorama del rock contemporáneo, probablemente sonará desconocido el nombre de Preoccupations....

American Utopia American Utopia
DiscosHace 2 semanas

David Byrne – “American Utopia”

Una verdadera sorpresa terminó siendo el regreso musical de David Byrne, quien había estado silencioso en cuanto a nuevo material...

Eat The Elephant Eat The Elephant
DiscosHace 2 semanas

A Perfect Circle – “Eat The Elephant”

La espera no es algo a lo que estemos acostumbrados en la modernidad, a estas alturas parece un concepto extraño...

Mindfucker Mindfucker
DiscosHace 4 semanas

Monster Magnet – “Mindfucker”

Dave Wyndorf dejó claro desde el principio que no iba a pasar desapercibido por este mundo como un rockero del...

Boarding House Reach Boarding House Reach
DiscosHace 4 semanas

Jack White – “Boarding House Reach”

Pasaron casi cuatro años para que Jack White volviera a entregar un nuevo álbum de estudio, el que mantenía a...

Stone Temple Pilots Stone Temple Pilots
DiscosHace 1 mes

Stone Temple Pilots – “Stone Temple Pilots”

Stone Temple Pilots no es la primera banda que se enfrenta a la muerte de su figura más icónica y,...

All Nerve All Nerve
DiscosHace 1 mes

The Breeders – “All Nerve”

The Breeders es uno de esos conjuntos que tiene mística. Su existencia se encuentra en un tipo de “historia subterránea”...

Time & Space Time & Space
DiscosHace 2 meses

Turnstile – “Time & Space”

Por más que insistan, hay quienes no se cansan de responder: ¡el punk no ha muerto! En esta ocasión, es...

Time Will Die And Love Will Bury It Time Will Die And Love Will Bury It
DiscosHace 2 meses

Rolo Tomassi – “Time Will Die And Love Will Bury It”

Pensar en la música inglesa, o británica en general, para muchos puede estar relacionado con un sencillo pero sofisticado sentido...

Publicidad
Publicidad

Más vistas