Contáctanos

En Vivo

Moby: Tan real como las estrellas

Publicado

en

Una excelente puesta en escena, interpretación al pie de la letra, entrega, fiesta y rock & roll. Sí, rock and roll, como lo lee. Obviamente además de la cuota distintiva de electrónica y pop con la cual lo suelen etiquetar. Esto es tan solo parte de lo que Moby dejó en su paso por Santiago. El directo que presentó el neoyorkino en el Movistar Arena, fue al callo. Lo nuevo, lo conocido, lo clásico, lo que la gente quería escuchar. No para esos fanáticos oreja y busquilla que esperaban un show peculiar por su rareza.

Lo particular de todo esto: La facilidad con que la banda transportó al público capitalino de un ambiente a otro sin vaivenes ni altibajos. Solo una línea intensa de música que hizo bailar y saltar a una medianamente enardecida fanaticada.

Algunos pueden criticar la multifacética música de Moby, atribuyéndole incertidumbre en su identidad, y dudas que del todo no vienen al caso. En lo personal, no me parece Moby una banda perdida en sí misma. Al contrario, no desconoce su origen geográfico y mucho menos musical.

Un poco más de siete mil fanáticos, que como ya se está haciendo costumbre, llega al filo de la hora. Llenaban esforzadamente los espacios del recinto que estaba dispuesto por completo para Moby. Recordemos que el Movistar Arena posee unas cuantas configuraciones, dedicadas de acuerdo a la concurrencia, en donde adelantan el escenario y aminoran el espacio de cancha y cancha vip, con el fin de evitar vacíos. Esta vez no fue así. Menos mal no quedaron grandes hoyos vacíos en las graderías.

Para el inicio Kelly Scarr, un aperitivo no menos interesante. Que comenzó a calentar tímidamente la lenta entrada del público. Junto a dos músicos que le acompañaban, la tecladista de Moby, hizo de las suyas por un buen rato. Para el término de su show, no había más de cinco mil asistentes, y la hora estipulada para la aparición del gringo calvo y cuarentón que todos esperaban, se distanciaba por solo diez minutos.

A las 21hrs. nada pasó, fue recién un poco menos de un cuarto de hora después que Richard Melville y compañía se hicieron dueños del escenario. Una repasada a lo nuevo, su disco “Wait for me” (2009), estuvo presente en el concierto.  ‘A seated night’, a modo de intro, seguida de ‘Shot in the back of the head’, y más adelante con ‘Mistake’ y el tremendo single ‘Pale horses’.

Se dio el gusto, y provocó el placer al repasar cinco grandes temas de “Play” (1999), el disco que prácticamente lo lanzó a la fama, e insertó a Moby en el vocabulario popular de todo auditor, a pesar que su carrera comenzaba diez años antes.

No sé si vale la pena revisar lo que fue Moby en Chile, track por track. La energía de la rave, con ese entusiasmo rockero, quedó bien claro en los tantos tributos que la banda realizó a lo largo del concierto. Y los pasajes electrónicos como inyecciones de energía.

Desde algunos acordes de ‘Purple Haze’, de Jimi Hendrix, hasta la introducción de ‘All apologies’ de Nirvana previo a ‘Porcelain’. A un temazo del ex líder de The Velvet Underground, Lou Reed. Ni más ni menos, que ‘Walk on the wild side’, rotulada por el propio Melville como “su canción favorita acerca de Nueva York”. Y una prolija interpretación de ‘Whole lotta love’ de Led Zeppelin, en donde la joven tecladista, las hizo de Robert Plant, y ¡qué manera de hacerlo!.

Por otro lado, la potencia y energía de ‘Body Rock’ al principio. ‘Raining again’, ‘Disco lies’ y ‘The stars’, en el intermedio. Para finalizar con ‘Lift me up’  y ‘Feeling so real’ en el epílogo de una noche llena de entrega. Fueron artífices que el Movistar Arena, pareciera fiesta pop electrónica y no un concierto.

Dos grandes apoyos del calvo líder de la banda, sin duda fueron Joy Malcolm y la antes mencionada, Kelly Scarr. Ese dueto de voces, cada una con su particularidad y destreza, deslumbraron a cada segundo. Sobre todo el espectacular registro de la dominicana, y su casi teatral participación, no pasaron desapercibidos. Es más, en ciertos pasajes, la morena centroamericana, sencillamente, se robó la película. Ejemplo de ello, fue la impresionante interpretación de ‘In this world’, que le valió la algarabía y agradecimiento de la audiencia.

En resumen, Moby deleitó por segunda vez en los últimos cinco años, a un público expectante que disfrutó toda la travesía entre grandes canciones de sus cinco últimos discos y once años de carrera (21 años para algunos). Sonó estratosféricamente superior a la vez anterior, y el setlist fue más que apropiado para una fanaticada sedienta de grandes éxitos.

Hay que decirlo, en veinteún años de carrera, el alias “Little idiot” (como se hace llamar en twitter) sabe hacerla. En Chile abogó, de entrada a la humildad, con la frase que lanzó en un principio. Irónicamente dijo, en español bastante audible y comprensible: “No puedo hablar mucho español porque soy un gringo ignorante de los Estados Unidos”. En mi experiencia son pocos artistas internacionales que manejan esa complejidad verbal en español.

[nggallery id=22]

Fotos por Felipe Ramírez Amigo

Publicidad
6 Comentarios

6 Comments

  1. Melville

    01-May-2010 en 10:47 pm

    Muy buen concierto!!, laaaa kgó!!!!

  2. chulini

    02-May-2010 en 11:10 pm

    oye la negra cantaba todo, debiera ser ella la solista y no moby xD

  3. Nicolle Suazo Albornoz

    02-May-2010 en 11:32 pm

    Oh excelente, vi todo desde la reja del VIP , estuvo de peluca, la negra tiene una voz delaputamadre y para ser verdad, todos los músicos eran tremendos, buenazas fotos, buenazo concierto, la raja MOBY!
    Saludos.-

  4. Melville

    07-May-2010 en 4:38 pm

    Kcharon que Moby va sacar un proyecto todo rockero, yo quiero puro escucharlo!!!!

  5. Moby Dick

    09-May-2010 en 4:17 pm

    Moby Moby, Moby, la kgó yo fui a Moby sin que de vdd me gustara mucho, pero salí del concierto saltando y gritando, y pareciendo el fanático más brígido de Moby

  6. katty

    07-Jun-2010 en 2:03 am

    Que concierto massss weeeeno!!!!!!!!!!!! excelente!!!!!!!!!!!!! q manera de saltar cantarrrrrrrr y sentir esa musica!!!!!!!!!! de verdadddd, es “moby tan real como las estrellas” muuuuuuucha razon!!!!!!!!!!!!, concierto inolvidableeeeeeeee!!!!!!!!!!!

    los felicito!

Responder

En Vivo

DIIV: Esquemas Juveniles

Publicado

en

DIIV

Aunque estamos en una época con la posibilidad de más estilos que nunca, lo que es más claro de ver son las convergencias, cuando existen cosas muy diferentes que tienen un punto de encuentro. Nadie podría decir que Mac DeMarco, Wild Nothing y DIIV suenan igual, pero estos tres actos, con popularidad en nuestro país, tienen una sensibilidad con las guitarras y los ritmos que los hacen convivir incluso en el mismo sello, Captured Tracks. Pero luego aparecen las diferencias, que tienen más relación con cómo se disponen en un escenario o cómo se disponen ante su propia música, algo que se reafirmó en una nueva visita de DIIV, enterando su tercera vez en Chile.

Antes, todo partió con un potente set de Adelaida. La banda de Valparaíso estuvo muy bien elegida para partir con la jornada, en especial por la energía desplegada, que redundó en una ovación del público al cierre de su show pasadas las 21:45 hrs., donde pasaron por canciones como “1999” y “Eco”, para cerrar con la explosiva “Cienfuegos”, en su mayoría tracks que pertenecen a “Paraíso”, el disco que editaron en 2017. Un sólido espectáculo de una de las bandas más potentes del rock chileno, cuyo repertorio está siendo rápidamente engrosado.

Tras 25 minutos de espera, y teniendo a la mitad de DIIV en los últimos minutos ajustando ellos mismos sus instrumentos, entró a escena la banda de Brooklyn, que de inmediato podía establecer su potencia. A diferencia de Wild Nothing o DeMarco, lo de DIIV es más potente en el proscenio, y ellos no caen en la autoindulgencia, pese a que las formas de Zachary Cole Smith pudieran hacer creer lo contrario. Toda la banda suena cohesionada y eso deriva en el peso escénico que proyectan. Mientras Zachary pareciera al comienzo un vocalista parco que no se interesa en que se le entienda poco, luego se denota que eso es parte de la estética mientras él está enfocado como láser en lo suyo, y también en la guitarra de Andrew Bailey, con quien se complementan perfectamente.

Además, esta energía enfocada y este sonido aplanador no caen en un saco roto, porque el público que llegó a Club Blondie (que, vale decir, cada vez suena mejor para bandas) estaba dispuesto a saltar y sentir este show como algo realmente relevante. Ya en “Human” y “Dopamine” la algarabía era tal, que gente de la audiencia hacía crowdsurfing y otros revoleaban la polera o lo que fuera en el aire, como si se estuviera alentando al equipo en el estadio, con una conexión envidiable.

Aunque se ha visto a DIIV varias veces en vivo, existe algo que hace que se vuelva a ellos. Y tal vez sea esa sensación de que, en medio de todos los esquemas que rodean lo que son y proyectan sus canciones, existe una banda que tiene mucho que entregar, enfrentándose al cliché de los conjuntos que suenan o se ven similar, y que en general tienden a restringir el caudal de energía. En temas como “Past Lives” quedaba en claro que no se trataba meramente de escuchar versiones como las oscuras rendiciones de los discos, sino que algo de mayor alcance explosivo, sin traicionar esas sensaciones.

No es que DIIV sea la banda más brillante del mundo. Tras entregar una canción nueva sin título, tocaron un minuto de algo ininteligible y esos son gestos contradictorios, pero al menos reposa algo de honestidad en ellos que los hace ser de lo mejor de su rebaño, algo que en el iluminado final con “Dust”, “Doused”, y luego el encore con “Wait” (en el cual Andrew salió con un sostén que una persona lanzó al escenario) quedó de manifiesto. Poco más de una hora y cuarto que explicitan a DIIV como parte de los actos en los que no se debe desconfiar, porque pese a seguir modelos que parecieran muy definidos, ellos aún son capaces de entregar algo que los separa de la indulgencia y la simplona sencillez, y es así como probablemente los neoyorquinos consigan el paso a la trascendencia.

Setlist

  1. (Druun Pt. II)
  2. Is The Is Are
  3. (Druun)
  4. Human
  5. Under The Sun
  6. Dopamine
  7. Sometime
  8. Oshin (Subsume)
  9. Incarnate Devil
  10. Bent (Roi’s Song)
  11. Past Lives
  12. Nueva canción
  13. Healthy Moon
  14. Loose Ends
  15. Dust
  16. Doused
  17. Wait

IR A GALERÍA FOTOGRÁFICA

Continuar Leyendo
Publicidad

Facebook

Discos

DiscosHace 2 días

El Álbum Esencial: “Undertow” de Tool

La portada de todo álbum debiese generar impresiones anticipadas sobre el contenido que este alberga. Bajo esa lógica, ver esa...

DiscosHace 3 días

Lee Ranaldo – “Electric Trim”

La reinvención siempre estará acompañada de un proceso de búsqueda, un viaje donde se pueda llegar al centro del asunto...

DiscosHace 1 semana

Paradise Lost – “Medusa”

En 2015 el oscuro y lúgubre universo del doom fue remecido por una de las bandas referentes en su género....

DiscosHace 1 semana

Living Colour – “Shade”

Si el alma pudiera traducirse musicalmente, no cabe duda que sonaría como el blues; una voz auténtica, actual y poderosa,...

The National The National
DiscosHace 2 semanas

The National – “Sleep Well Beast”

El motor de The National es la rabia y la desorientación causada por la falta de respuestas. No hay un...

Sex Pistols Sex Pistols
DiscosHace 2 semanas

El Álbum Esencial: “Never Mind The Bollocks, Here’s The Sex Pistols” de Sex Pistols

A mediados de los años 70, dos de los mayores polos del rock no vivían una situación alentadora. Nueva York...

DiscosHace 2 semanas

Prophets Of Rage – “Prophets Of Rage”

Hace aproximadamente un año, millones de fanáticos se llenaban de ilusiones ante la aparición de misteriosos carteles en EE.UU. que...

DiscosHace 3 semanas

Franja de Gaza – “Despegue”

Un comienzo impactante. Esta frase describe bien lo que provoca el disco “Despegue” de la banda nacional Franja de Gaza,...

DiscosHace 3 semanas

Royal Blood – “How Did We Get So Dark?”

La última joya del rock inglés se llama Royal Blood, y la prensa internacional se rindió ante su irrupción, ganándose...

DiscosHace 3 semanas

El Álbum Esencial: “Tubular Bells” de Mike Oldfield

“Tubular Bells” fue y sigue siendo una rareza. Hasta el día de hoy parece llamativo que un sello discográfico haya...

Publicidad

Más vistas

A %d blogueros les gusta esto: