Conéctate a nuestras redes

En Vivo

Millencolin: La embestida

Publicado

en

La presentación de “True Brew” (2015), octavo álbum de estudio que rompió con casi siete años de silencio discográfico, se transformó en la excusa perfecta para tener de vuelta en nuestro territorio a los suecos de Millencolin. Esta nueva placa marca una suerte de segundo aire y renacimiento musical para los liderados por Nikola Sarcevic, recibiendo muy buenas críticas de parte de sus seguidores y, sobre todo, de los medios especializados, sacando excelentes dividendos de su sonido muy cercano a lo mostrado en “Pennybridge Pioneers” (2000) y “Home From Home” (2002), sin lugar a dudas la etapa más sólida en la trayectoria de los nativos de Örebro. Las instalaciones del Teatro Cariola fueron las elegidas para albergar la cuarta visita a Chile de la agrupación, y desde muy temprano un desfile de ansiosos fanáticos comenzó a arribar al recinto de calle San Diego, en lo que se presumía sería un show cargado de energía e intensidad.

06 BBs Paranicos @ Teatro Cariola 2015

Los encargados de calentar el ambiente fueron los nacionales de BBS Paranoicos, quienes salieron a escena diez minutos antes de lo anunciado, y con un teatro a la mitad de su capacidad que los recibió afectuosamente. Desde el primer minuto la potencia se hizo presente, con la batería de Juan Herrera sonando fuerte y decidida, acompañada de las sólidas guitarras de Acosta y López. “Sin Salida” y “Corazón Al Barro” fueron las primeras inyecciones de intensidad que de inmediato dejaron en evidencia que sería una presentación cargada de dinamismo. En el arranque del show, la voz de Omar Acosta se vio un poco opacada por el resto de la instrumentación, pero de a poco fue asumiendo el protagonismo. “Otra Historia” y “Lo Peor De Mí” siguieron completando el repertorio de una de las bandas insignes del punk chileno, y el frontman aprovechó la instancia para agradecer a sus fieles seguidores, quienes retribuyeron el reconocimiento con una sonora ovación.

El combo conformado por “Imperfecto”, “Ruidos” y “No Siento Culpa”, hizo estallar el recinto, en medio de un aluvión de palmas, cánticos y una exaltación generalizada que habla de la innata capacidad de BBS Paranoicos para contagiar de buenas vibras y subir las revoluciones. En “Calla y Espera”, Omar pidió la colaboración de los fanáticos, quienes respondieron al desafío con una coreografía de palmas que funcionó de manera coordinada y potente. Ya entrando en la última parte de la presentación, con la canción “Lo Siento” es Carlos Kretschmer quién asume las voces, siendo complementada por toda la intensidad de “Como Una Sombra” y “Mentira”, que siguieron golpeando directo a las entrañas de un Teatro Cariola que de a poco iba alcanzando su máxima capacidad. Toda la fuerza de los éxitos “La Rabia” y “El Regreso”, empiezan a bajar el telón de un show que cumplió con creces las expectativas y que dejó la mesa servida para degustar el plato de fondo. Todo el punk rock de “Irreparable” marcó el cierre de la presentación de los nacionales, mientras sus protagonistas abandonan el escenario en medio de una ola de aplausos.

06 Millencolin @ Teatro Cariola 2015

A falta de quince minutos para las 21:00 hrs., la imponente imagen del furioso oso polar de “True Brew”, desde el fondo del escenario, mira desafiante a los miles de fanáticos que repletaron el Teatro Cariola y que esperan ansiosos el encuentro con Millencolin. El primero en aparecer es el baterista Fredrik Larzon, desatando una euforia generalizada que resuena con fuerza en cada rincón del recinto, la que se intensifica con el ingreso de Nikola Sarcevic, flanqueado de cerca por los guitarristas Mathias Färm y Erik Ohlsson, quienes completan la alineación que dará vida a una bestia sedienta de sudor y adrenalina. Toda la potencia de la batería ofrece el primer rugido de la velada, de la mano de la acelerada melodía de “Egocentric Man”, que de golpe sube rápidamente las revoluciones y marca la pauta de lo que será una presentación cargada de dinamismo y descontrol. La lógica dicta que, cuando eres atacado por una fuerza indomable, debes arrancar, pero los incondicionales seguidores de los suecos decidieron hacerle frente a través del ritmo de “Penguins & Polarbears” y “Twenty Two”, en una suerte de ritual liberador que se tradujo en agresivas secuencias de moshing y un desfile de cuerpos inertes que son escupidos hacía la barricada.

Larzon agita sus baquetas a mil por hora, en donde cada nota de “Fox” penetra en lo profundo de los sentidos y el sonido de las guitarras se convierte en furiosos y certeros zarpazos que van magullando a los fanáticos. “Sense & Sensibility” y “Happiness For Dogs” cobran las primeras víctimas que acusan el desgaste de una batalla que se desarrolla cuerpo a cuerpo, comprimiendo los espacios y reduciendo el aire disponible. La respiración de la bestia se transforma en un vaho cálido que penetra los tejidos, mientras el sonido  de “Bullion” y “Man Or Mouse” arremete con velocidad y una fuerza que sirve de combustible para un gran mosh pit que se expande desde el centro, moviéndose como si fuese un único ser, violento y desenfrenado. A esta altura de la presentación, Sarcevic y compañía ya tienen al público en el bolsillo, en un dialogo constante que se ve matizado por el clásico “chi-chi-chi-le-le-le” que, en una suerte de cliché infalible, captura la atención de las miles de almas presentes. “Dance Craze” se transforma en un ejemplo claro que, sonoramente, Millencolin se encuentra muy lejos de la perfección, en donde el bajo del frontman por largos pasajes pasa prácticamente desapercibido, pero que honestamente no importa de mucho, ya que en este tipo de shows suele primar la entrega e intensidad por sobre la calidad técnica de los músicos.

03 Millencolin @ Teatro Cariola 2015

Ahora una canción muy rápida”, son las palabras con que Nikola Sarcevic presenta “Olympic”, y bastan los primeros acordes para que todo el teatro explote en una danza desenfrenada de cuerpos indolentes que colisionan al ritmo de la música. El show de Millencolin no da tregua, mientras la ropa sudorosa se va multiplicando y la bestia sigue cobrando víctimas, los poderosos pasajes de “Bring Me Home” y “Cash Or Clash” siguen inyectando dosis cargadas de energía e intensidad. Färm y Ohlsson recorren el escenario con la vitalidad de sus inicios, a principios de la década del noventa, estableciendo una sólida conexión con sus fanáticos, la que tiene uno de sus puntos más altos durante la interpretación de “Kemp”, donde cada una de las almas presentes se unen en un canto que resuena a lo largo y ancho del recinto. En “Mr. Clean” es Mathias quién asume el protagonismo de las voces, ocupando el lugar principal al centro del escenario. La banda se pierde tras bastidores y, casi en un acto reflejo, comienzan los silbidos, cánticos y gritos desesperados que reclaman por el regreso del cuarteto. Al cabo de unos minutos de espera y ansiedad, es nuevamente el sonido de la batería el que vuelve a despertar a la bestia y, junto con ella, a los agotados seguidores que, a pesar de lo acotada de la presentación, han quemado hasta el último cartucho. “Leona” y “Duckpond” continúan avivando el fuego de una fiesta que parece no tener fecha de caducidad, y que para “Lozin’ Must” sorprende con un rabioso mosh pit, que destaca por la facilidad con que expide cuerpos lastimados.

14 Millencolin @ Teatro Cariola 2015

En “Farewell My Hell” nuevamente el canto del público se une en una única y potente voz, que sirve para contraatacar cada uno de los golpes sonoros que envía Millencolin de manera intransigente. El cierre de la presentación corre por cuenta del gran éxito “No Cigar”, donde de manera espontanea se forma una marea de brazos en alto, que se mueven al ritmo de una corriente invisible y que comienzan a despedir a uno de los shows más dinámicos y potentes que han pasado por estas latitudes. Los músicos se vuelven a perder tras el escenario, ante la mirada incrédula de los fanáticos que exigen un último enfrentamiento. Paradójicamente, tras setenta minutos de un ritmo incansable y melodías cargadas de energía y efusividad, el último capítulo de la historia se tiñe de pasividad con la interpretación en solitario de Sarcevic, junto a su guitarra acústica, del hermoso corte “The Ballad”, que cuenta con estrecha complicidad de un público que canta y convierte ese instante en el momento más especial de la noche. Se incorporan Larzon, Färm y Ohlsson, para matizar elevando un poco las revoluciones, y hacia el final vuelven a dejar sólo al frontman quien se encarga de la despedida y de las últimas muestras de afecto que llueven sobre el escenario.

11 Millencolin @ Teatro Cariola 2015

Sonrisas, camisetas sudadas y caras de satisfacción, son testimonios vivientes de que el show de Millencolin superó todas las expectativas que se habían puesto sobre ellos, con un exquisito y potente repertorio que hizo saltar a los miles de fanáticos que repletaron el Teatro Cariola, y que estrujó hasta su última gota de energía. Probablemente mañana, cuando duelan las costillas, aparezcan los primeros moretones, o simplemente un collage de cicatrices se haga evidente, los asistentes volverán a recordar el enfrentamiento que esta noche sostuvieron con esta verdadera bestia inagotable del punk rock, que sin piedad los embistió con fuerza irrefrenable y los sacudió en una batalla cuerpo a cuerpo, que, más que dejar un daño físico, dejó la marca indeleble de una presentación inolvidable.

Por Gustavo Inzunza

Fotos por Luis Marchant

Setlist BBS Paranoicos

  1. Sin Salida
  2. Corazón Al Barro
  3. Otra Historia
  4. Lo Peor De Mí
  5. Cosa De Gusanos
  6. Imperfecto
  7. Ruidos
  8. No Siento Culpa
  9. Calla Y Espera
  10. Vives/Mueres
  11. Lo Siento
  12. Como Una Sombra
  13. Mentira
  14. La Rabia
  15. El Regreso
  16. Irreparable

Setlist Millencolin

  1. Egocentric Man
  2. Penguins & Polarbears
  3. Twenty Two
  4. Fox
  5. Sense & Sensibility
  6. Happiness For Dogs
  7. Bullion
  8. Man Or Mouse
  9. True Brew
  10. Dance Craze
  11. Olympic
  12. Bring Me Home
  13. Cash Or Clash
  14. Autopilot Mode
  15. Kemp
  16. Mr. Clean
  17. Black Eye
  18. Leona
  19. Duckpond
  20. Lozin’ Must
  21. Farewell My Hell
  22. No Cigar
  23. The Ballad

IR A GALERÍA FOTOGRÁFICA

Publicidad
Clic para comentar

Responder

En Vivo

Dead Kennedys: La fiesta distópica

Publicado

en

Dead Kennedys

No hay escenario más aterrador que la vida misma. Esa es la premisa bajo la que se articula Dead Kennedys, uno de los conjuntos esenciales para el desarrollo del punk, no sólo en su sonido, sino también en su contenido. Letras políticas, musicalizadas por un manto de surf infernal, deambulan alrededor de conceptos como el control, la autoridad y la tecnología como herramienta de dominación. Una visión que, a más de 40 años de su formación, sigue sonando vigente, siendo la noche del 21 mayo en el Teatro Cariola una nueva ocasión para recorrer estos pronósticos desalentadores.

Sin ofrecer número previo, el conjunto de San Francisco partió a la hora pactada con una puntualidad perfecta. Los primeros golpes del baterista D.H. Peligro abrieron de súbito con “Forward To Death”, marcando la apertura de una jornada intensa. Junto a Peligro, el resto de la sección instrumental conforman la formación que ha editado todos sus discos de estudio. En cuanto a lo vocal, Ron “Skip” Greer es el “nuevo” frontman, quien, con más de diez años en la banda, se acopla al resto con toda naturalidad, ofreciendo la performance histriónica que los shows de la talla de Dead Kennedys necesitan.

Para no perder el ímpetu de un inicio potente, la banda dio el acierto con “Police Truck”, haciendo bailar a los fanáticos del Cariola al ritmo de un surf siniestro, ejecutado por su guitarrista East Bay Ray, cuya misma atmósfera endemoniada continuó con “Buzzbomb”. En una sintonía más cercana al rock & roll, Let’s Lynch The Landlord” transformó al teatro en una mezcla de mosh pit y pista de baile, mientras los fanáticos acompañaban el estribillo de la canción que invita a golpear a los patrones.

Uno de los puntos que generó algunas dificultades fue el reducido español de sus integrantes. Falta frecuente en bandas extranjeras, y que en este caso generó que el sarcasmo de Skip fuera recibido con confusión y algunos gritos de desaprobación. El malentendido se disolvió en cuanto la banda tocó “Kill The Poor”, dando a entender de mejor manera el sentido del humor de la banda de norteamericana.

Afortunadamente, el frontman fue capaz de percibir esta limitante y se dirigió al público en un español precario, explicando que sus dichos tenían una intención irónica. Ya aclarado el punto, el show continuó bajo la misma tónica con “MTV Get Off The Air”, canción que causó polémica durante los ochenta, ya que hacía una crítica abierta a la famosa cadena televisiva y a la industria de la música. En una revisión astuta, la banda modificó parte de la letra, actualizándose a los tiempos y utilizando conceptos contemporáneos como el fenómeno youtuber o el uso excesivo de redes sociales en los conciertos. Greer aprovechó el replanteamiento de la letra para bromear sobre el paso de los años, confesando que la banda ya se hacía vieja, pero también veía muchas caras en el público que evidenciaban un extenso recorrido como fanáticos, ofreciendo un momento que sacó risas y ayudó a recuperar la empatía del show.

Para reconquistar la atención del público, “Too Drunk To Fuck” continuó con el repertorio de sus temas más reconocidos, acompañado de una apertura de blues que retomó el baile. Dando cierre a la primera porción del show, la banda interpretó sorpresivamente “Moon Over Marin”, cuyo espíritu pausado y reflexivo, que relata un mundo destruido por la contaminación, marcó un contrapunto en la jornada.

A pesar de la larga data de la banda, se nota que los egos en ellos no les han afectado. Así lo demuestra su cercanía con el público. Desde la sencilla entrada que hicieron por la puerta principal antes de iniciado el concierto, sin guardias y saludando amistosamente, hasta las múltiples veces en que Skip Greer se paseaba por la barricada, compartiendo su micrófono con los fanáticos. Esta cercanía fue aprovechada por Peligro para referirse a la postura de la banda, en desapruebo de cualquier dinámica racista y homofóbica. Palabras elocuentes para dar paso a “Nazi Punks Fuck Off”, generando uno de los mosh pits más intensos de la jornada. Ya acercándose al cierre, el bajista Klaus Flouride rompió abruptamente una pausa técnica para dar inicio a “California Über Alles”, siendo celebrada y cantada por todo el teatro, mientras una bengala se encendió entre el público. La luz fue apagada por los mismos fanáticos, conscientes de los hechos desafortunados que ya han ocurrido anteriormente en el circuito punk.

Luego de una pausa breve, la agrupación volvió al escenario para interpretar lo último de su repertorio. El clásico cover de “Viva Las Vegas” entregaba un ambiente de fiesta al cierre, donde Skip aprovechó de interpelar al público a que dejaran sus teléfonos y se dedicaran a disfrutar la experiencia. Acto seguido fue el inicio inconfundible de “Holiday In Cambodia”, marcando el clímax definitivo del show y que dejó pidiendo una última canción. “Chemical Warfare” fue la conclusión definitiva de la jornada, dando por última vez muestra de su humor tocando el estribillo de “Sweet Home Alabama”, en referencia a las polémicas y restrictivas medidas anti-aborto que adoptó aquel estado recientemente. Un gesto que habla de la sintonía con la contingencia y que ayuda a aterrizar lo que se expresa en las canciones. Destacando por su sencillez, la banda se despidió de su público con una reverencia y amplias sonrisas.

Si bien, el conjunto de San Francisco no ha publicado material nuevo desde su primera ruptura hacia fines de los ochenta, continúa ofreciendo un show bien articulado. Descartando el factor nostálgico, es el contenido político lo que hace que sus canciones –para bien o para mal– aún resuenen vigentes. Quizás por eso la noche del martes contó con una participación heterogénea de público que, aunque marcado por una mayoría más adulta, también evidenció a fanáticos recientes. En un presente atiborrado de control tecnológico, el panorama distópico que ilustra Dead Kennedys se aleja paulatinamente de la ficción, ofreciendo una banda sonora acertada y lúcida a nuestros tiempos. Tal como ellos lo vaticinaron, 1984 es ahora.

Setlist

  1. Forward To Death
  2. Winnebago Warrior
  3. Police Truck
  4. Buzzbomb
  5. Let’s Lynch The Landlord
  6. Jock-O-Rama
  7. Kill The Poor
  8. MTV Get Off The Air
  9. Too Drunk To Fuck
  10. Moon Over Marin
  11. Nazi Punks Fuck Off
  12. California Über Alles
  13. Bleed For Me
  14. Viva Las Vegas (original de Elvis Presley)
  15. Holiday In Cambodia
  16. Chemical Warfare

IR A GALERÍA FOTOGRÁFICA

Seguir Leyendo
Publicidad

Facebook

Discos

Corazones Corazones
DiscosHace 3 días

El Álbum Esencial: “Corazones” de Los Prisioneros

“Corazones”, el cuarto álbum de Los Prisioneros, puede ser considerado como el primer registro solista de Jorge González, luego de...

Laughing Matter Laughing Matter
DiscosHace 2 semanas

Wand – “Laughing Matter”

Hoy en día, tal como ayer y probablemente mañana, los sonidos vintage generan especial atención en el mundo de la...

Doolittle Doolittle
DiscosHace 1 mes

El Álbum Esencial: “Doolittle” de Pixies

El éxito comercial nunca fue algo que se le diera a Pixies, quienes, pese a la considerable buena recepción de...

Periphery IV: Hail Stan Periphery IV: Hail Stan
DiscosHace 1 mes

Periphery – “Periphery IV: Hail Stan”

En el estado actual de la música extrema, es poco probable que en el corto plazo exista un disco que...

American Football American Football
DiscosHace 1 mes

American Football – “American Football (LP3)”

American Football es de esas bandas rodeadas por un halo de misticismo. Aquellos proyectos que, pese a lo sucinto de...

The Brian Jonestown Massacre The Brian Jonestown Massacre
DiscosHace 2 meses

The Brian Jonestown Massacre – “The Brian Jonestown Massacre”

Nunca es tarde para un homónimo, sobre todo si consideramos la cantidad de años de carrera que lleva The Brian...

Lux Prima Lux Prima
DiscosHace 2 meses

Karen O & Danger Mouse – “Lux Prima”

Existen diferentes contextos en los cuales la música se puede concebir y transmitir, desde el sentido vanamente comercial, hasta una...

DiscosHace 3 meses

The Claypool Lennon Delirium – “South Of Reality”

Demás está decir que los álbumes colaborativos entre dos o más artistas son generalmente obras que gozan de cierto pie...

La Voz de los 80 La Voz de los 80
DiscosHace 5 meses

El Álbum Esencial: “La Voz de los ’80” de Los Prisioneros

Jorge González dijo una vez que el primer disco de una banda toma mucho tiempo porque el proceso parte desde...

Back Your Head Off, Dog Back Your Head Off, Dog
DiscosHace 12 meses

Hop Along – “Bark Your Head Off, Dog”

Desde hace no mucho, ha circulado la noticia de que las mujeres están siendo quienes dan la cara por esta...

Publicidad
Publicidad

Más vistas