Contáctanos

En Vivo

Millencolin: La embestida

Publicado

en

La presentación de “True Brew” (2015), octavo álbum de estudio que rompió con casi siete años de silencio discográfico, se transformó en la excusa perfecta para tener de vuelta en nuestro territorio a los suecos de Millencolin. Esta nueva placa marca una suerte de segundo aire y renacimiento musical para los liderados por Nikola Sarcevic, recibiendo muy buenas críticas de parte de sus seguidores y, sobre todo, de los medios especializados, sacando excelentes dividendos de su sonido muy cercano a lo mostrado en “Pennybridge Pioneers” (2000) y “Home From Home” (2002), sin lugar a dudas la etapa más sólida en la trayectoria de los nativos de Örebro. Las instalaciones del Teatro Cariola fueron las elegidas para albergar la cuarta visita a Chile de la agrupación, y desde muy temprano un desfile de ansiosos fanáticos comenzó a arribar al recinto de calle San Diego, en lo que se presumía sería un show cargado de energía e intensidad.

06 BBs Paranicos @ Teatro Cariola 2015

Los encargados de calentar el ambiente fueron los nacionales de BBS Paranoicos, quienes salieron a escena diez minutos antes de lo anunciado, y con un teatro a la mitad de su capacidad que los recibió afectuosamente. Desde el primer minuto la potencia se hizo presente, con la batería de Juan Herrera sonando fuerte y decidida, acompañada de las sólidas guitarras de Acosta y López. “Sin Salida” y “Corazón Al Barro” fueron las primeras inyecciones de intensidad que de inmediato dejaron en evidencia que sería una presentación cargada de dinamismo. En el arranque del show, la voz de Omar Acosta se vio un poco opacada por el resto de la instrumentación, pero de a poco fue asumiendo el protagonismo. “Otra Historia” y “Lo Peor De Mí” siguieron completando el repertorio de una de las bandas insignes del punk chileno, y el frontman aprovechó la instancia para agradecer a sus fieles seguidores, quienes retribuyeron el reconocimiento con una sonora ovación.

El combo conformado por “Imperfecto”, “Ruidos” y “No Siento Culpa”, hizo estallar el recinto, en medio de un aluvión de palmas, cánticos y una exaltación generalizada que habla de la innata capacidad de BBS Paranoicos para contagiar de buenas vibras y subir las revoluciones. En “Calla y Espera”, Omar pidió la colaboración de los fanáticos, quienes respondieron al desafío con una coreografía de palmas que funcionó de manera coordinada y potente. Ya entrando en la última parte de la presentación, con la canción “Lo Siento” es Carlos Kretschmer quién asume las voces, siendo complementada por toda la intensidad de “Como Una Sombra” y “Mentira”, que siguieron golpeando directo a las entrañas de un Teatro Cariola que de a poco iba alcanzando su máxima capacidad. Toda la fuerza de los éxitos “La Rabia” y “El Regreso”, empiezan a bajar el telón de un show que cumplió con creces las expectativas y que dejó la mesa servida para degustar el plato de fondo. Todo el punk rock de “Irreparable” marcó el cierre de la presentación de los nacionales, mientras sus protagonistas abandonan el escenario en medio de una ola de aplausos.

06 Millencolin @ Teatro Cariola 2015

A falta de quince minutos para las 21:00 hrs., la imponente imagen del furioso oso polar de “True Brew”, desde el fondo del escenario, mira desafiante a los miles de fanáticos que repletaron el Teatro Cariola y que esperan ansiosos el encuentro con Millencolin. El primero en aparecer es el baterista Fredrik Larzon, desatando una euforia generalizada que resuena con fuerza en cada rincón del recinto, la que se intensifica con el ingreso de Nikola Sarcevic, flanqueado de cerca por los guitarristas Mathias Färm y Erik Ohlsson, quienes completan la alineación que dará vida a una bestia sedienta de sudor y adrenalina. Toda la potencia de la batería ofrece el primer rugido de la velada, de la mano de la acelerada melodía de “Egocentric Man”, que de golpe sube rápidamente las revoluciones y marca la pauta de lo que será una presentación cargada de dinamismo y descontrol. La lógica dicta que, cuando eres atacado por una fuerza indomable, debes arrancar, pero los incondicionales seguidores de los suecos decidieron hacerle frente a través del ritmo de “Penguins & Polarbears” y “Twenty Two”, en una suerte de ritual liberador que se tradujo en agresivas secuencias de moshing y un desfile de cuerpos inertes que son escupidos hacía la barricada.

Larzon agita sus baquetas a mil por hora, en donde cada nota de “Fox” penetra en lo profundo de los sentidos y el sonido de las guitarras se convierte en furiosos y certeros zarpazos que van magullando a los fanáticos. “Sense & Sensibility” y “Happiness For Dogs” cobran las primeras víctimas que acusan el desgaste de una batalla que se desarrolla cuerpo a cuerpo, comprimiendo los espacios y reduciendo el aire disponible. La respiración de la bestia se transforma en un vaho cálido que penetra los tejidos, mientras el sonido  de “Bullion” y “Man Or Mouse” arremete con velocidad y una fuerza que sirve de combustible para un gran mosh pit que se expande desde el centro, moviéndose como si fuese un único ser, violento y desenfrenado. A esta altura de la presentación, Sarcevic y compañía ya tienen al público en el bolsillo, en un dialogo constante que se ve matizado por el clásico “chi-chi-chi-le-le-le” que, en una suerte de cliché infalible, captura la atención de las miles de almas presentes. “Dance Craze” se transforma en un ejemplo claro que, sonoramente, Millencolin se encuentra muy lejos de la perfección, en donde el bajo del frontman por largos pasajes pasa prácticamente desapercibido, pero que honestamente no importa de mucho, ya que en este tipo de shows suele primar la entrega e intensidad por sobre la calidad técnica de los músicos.

03 Millencolin @ Teatro Cariola 2015

Ahora una canción muy rápida”, son las palabras con que Nikola Sarcevic presenta “Olympic”, y bastan los primeros acordes para que todo el teatro explote en una danza desenfrenada de cuerpos indolentes que colisionan al ritmo de la música. El show de Millencolin no da tregua, mientras la ropa sudorosa se va multiplicando y la bestia sigue cobrando víctimas, los poderosos pasajes de “Bring Me Home” y “Cash Or Clash” siguen inyectando dosis cargadas de energía e intensidad. Färm y Ohlsson recorren el escenario con la vitalidad de sus inicios, a principios de la década del noventa, estableciendo una sólida conexión con sus fanáticos, la que tiene uno de sus puntos más altos durante la interpretación de “Kemp”, donde cada una de las almas presentes se unen en un canto que resuena a lo largo y ancho del recinto. En “Mr. Clean” es Mathias quién asume el protagonismo de las voces, ocupando el lugar principal al centro del escenario. La banda se pierde tras bastidores y, casi en un acto reflejo, comienzan los silbidos, cánticos y gritos desesperados que reclaman por el regreso del cuarteto. Al cabo de unos minutos de espera y ansiedad, es nuevamente el sonido de la batería el que vuelve a despertar a la bestia y, junto con ella, a los agotados seguidores que, a pesar de lo acotada de la presentación, han quemado hasta el último cartucho. “Leona” y “Duckpond” continúan avivando el fuego de una fiesta que parece no tener fecha de caducidad, y que para “Lozin’ Must” sorprende con un rabioso mosh pit, que destaca por la facilidad con que expide cuerpos lastimados.

14 Millencolin @ Teatro Cariola 2015

En “Farewell My Hell” nuevamente el canto del público se une en una única y potente voz, que sirve para contraatacar cada uno de los golpes sonoros que envía Millencolin de manera intransigente. El cierre de la presentación corre por cuenta del gran éxito “No Cigar”, donde de manera espontanea se forma una marea de brazos en alto, que se mueven al ritmo de una corriente invisible y que comienzan a despedir a uno de los shows más dinámicos y potentes que han pasado por estas latitudes. Los músicos se vuelven a perder tras el escenario, ante la mirada incrédula de los fanáticos que exigen un último enfrentamiento. Paradójicamente, tras setenta minutos de un ritmo incansable y melodías cargadas de energía y efusividad, el último capítulo de la historia se tiñe de pasividad con la interpretación en solitario de Sarcevic, junto a su guitarra acústica, del hermoso corte “The Ballad”, que cuenta con estrecha complicidad de un público que canta y convierte ese instante en el momento más especial de la noche. Se incorporan Larzon, Färm y Ohlsson, para matizar elevando un poco las revoluciones, y hacia el final vuelven a dejar sólo al frontman quien se encarga de la despedida y de las últimas muestras de afecto que llueven sobre el escenario.

11 Millencolin @ Teatro Cariola 2015

Sonrisas, camisetas sudadas y caras de satisfacción, son testimonios vivientes de que el show de Millencolin superó todas las expectativas que se habían puesto sobre ellos, con un exquisito y potente repertorio que hizo saltar a los miles de fanáticos que repletaron el Teatro Cariola, y que estrujó hasta su última gota de energía. Probablemente mañana, cuando duelan las costillas, aparezcan los primeros moretones, o simplemente un collage de cicatrices se haga evidente, los asistentes volverán a recordar el enfrentamiento que esta noche sostuvieron con esta verdadera bestia inagotable del punk rock, que sin piedad los embistió con fuerza irrefrenable y los sacudió en una batalla cuerpo a cuerpo, que, más que dejar un daño físico, dejó la marca indeleble de una presentación inolvidable.

Por Gustavo Inzunza

Fotos por Luis Marchant

Setlist BBS Paranoicos

  1. Sin Salida
  2. Corazón Al Barro
  3. Otra Historia
  4. Lo Peor De Mí
  5. Cosa De Gusanos
  6. Imperfecto
  7. Ruidos
  8. No Siento Culpa
  9. Calla Y Espera
  10. Vives/Mueres
  11. Lo Siento
  12. Como Una Sombra
  13. Mentira
  14. La Rabia
  15. El Regreso
  16. Irreparable

Setlist Millencolin

  1. Egocentric Man
  2. Penguins & Polarbears
  3. Twenty Two
  4. Fox
  5. Sense & Sensibility
  6. Happiness For Dogs
  7. Bullion
  8. Man Or Mouse
  9. True Brew
  10. Dance Craze
  11. Olympic
  12. Bring Me Home
  13. Cash Or Clash
  14. Autopilot Mode
  15. Kemp
  16. Mr. Clean
  17. Black Eye
  18. Leona
  19. Duckpond
  20. Lozin’ Must
  21. Farewell My Hell
  22. No Cigar
  23. The Ballad

IR A GALERÍA FOTOGRÁFICA

Publicidad
¡Comenta Ahora!

Responder

En Vivo

DIIV: Esquemas Juveniles

Publicado

en

DIIV

Aunque estamos en una época con la posibilidad de más estilos que nunca, lo que es más claro de ver son las convergencias, cuando existen cosas muy diferentes que tienen un punto de encuentro. Nadie podría decir que Mac DeMarco, Wild Nothing y DIIV suenan igual, pero estos tres actos, con popularidad en nuestro país, tienen una sensibilidad con las guitarras y los ritmos que los hacen convivir incluso en el mismo sello, Captured Tracks. Pero luego aparecen las diferencias, que tienen más relación con cómo se disponen en un escenario o cómo se disponen ante su propia música, algo que se reafirmó en una nueva visita de DIIV, enterando su tercera vez en Chile.

Antes, todo partió con un potente set de Adelaida. La banda de Valparaíso estuvo muy bien elegida para partir con la jornada, en especial por la energía desplegada, que redundó en una ovación del público al cierre de su show pasadas las 21:45 hrs., donde pasaron por canciones como “1999” y “Eco”, para cerrar con la explosiva “Cienfuegos”, en su mayoría tracks que pertenecen a “Paraíso”, el disco que editaron en 2017. Un sólido espectáculo de una de las bandas más potentes del rock chileno, cuyo repertorio está siendo rápidamente engrosado.

Tras 25 minutos de espera, y teniendo a la mitad de DIIV en los últimos minutos ajustando ellos mismos sus instrumentos, entró a escena la banda de Brooklyn, que de inmediato podía establecer su potencia. A diferencia de Wild Nothing o DeMarco, lo de DIIV es más potente en el proscenio, y ellos no caen en la autoindulgencia, pese a que las formas de Zachary Cole Smith pudieran hacer creer lo contrario. Toda la banda suena cohesionada y eso deriva en el peso escénico que proyectan. Mientras Zachary pareciera al comienzo un vocalista parco que no se interesa en que se le entienda poco, luego se denota que eso es parte de la estética mientras él está enfocado como láser en lo suyo, y también en la guitarra de Andrew Bailey, con quien se complementan perfectamente.

Además, esta energía enfocada y este sonido aplanador no caen en un saco roto, porque el público que llegó a Club Blondie (que, vale decir, cada vez suena mejor para bandas) estaba dispuesto a saltar y sentir este show como algo realmente relevante. Ya en “Human” y “Dopamine” la algarabía era tal, que gente de la audiencia hacía crowdsurfing y otros revoleaban la polera o lo que fuera en el aire, como si se estuviera alentando al equipo en el estadio, con una conexión envidiable.

Aunque se ha visto a DIIV varias veces en vivo, existe algo que hace que se vuelva a ellos. Y tal vez sea esa sensación de que, en medio de todos los esquemas que rodean lo que son y proyectan sus canciones, existe una banda que tiene mucho que entregar, enfrentándose al cliché de los conjuntos que suenan o se ven similar, y que en general tienden a restringir el caudal de energía. En temas como “Past Lives” quedaba en claro que no se trataba meramente de escuchar versiones como las oscuras rendiciones de los discos, sino que algo de mayor alcance explosivo, sin traicionar esas sensaciones.

No es que DIIV sea la banda más brillante del mundo. Tras entregar una canción nueva sin título, tocaron un minuto de algo ininteligible y esos son gestos contradictorios, pero al menos reposa algo de honestidad en ellos que los hace ser de lo mejor de su rebaño, algo que en el iluminado final con “Dust”, “Doused”, y luego el encore con “Wait” (en el cual Andrew salió con un sostén que una persona lanzó al escenario) quedó de manifiesto. Poco más de una hora y cuarto que explicitan a DIIV como parte de los actos en los que no se debe desconfiar, porque pese a seguir modelos que parecieran muy definidos, ellos aún son capaces de entregar algo que los separa de la indulgencia y la simplona sencillez, y es así como probablemente los neoyorquinos consigan el paso a la trascendencia.

Setlist

  1. (Druun Pt. II)
  2. Is The Is Are
  3. (Druun)
  4. Human
  5. Under The Sun
  6. Dopamine
  7. Sometime
  8. Oshin (Subsume)
  9. Incarnate Devil
  10. Bent (Roi’s Song)
  11. Past Lives
  12. Nueva canción
  13. Healthy Moon
  14. Loose Ends
  15. Dust
  16. Doused
  17. Wait

IR A GALERÍA FOTOGRÁFICA

Continuar Leyendo
Publicidad

Facebook

Discos

Undertow Undertow
DiscosHace 3 días

El Álbum Esencial: “Undertow” de Tool

La portada de todo álbum debiese generar impresiones anticipadas sobre el contenido que este alberga. Bajo esa lógica, ver esa...

DiscosHace 4 días

Lee Ranaldo – “Electric Trim”

La reinvención siempre estará acompañada de un proceso de búsqueda, un viaje donde se pueda llegar al centro del asunto...

DiscosHace 1 semana

Paradise Lost – “Medusa”

En 2015 el oscuro y lúgubre universo del doom fue remecido por una de las bandas referentes en su género....

DiscosHace 2 semanas

Living Colour – “Shade”

Si el alma pudiera traducirse musicalmente, no cabe duda que sonaría como el blues; una voz auténtica, actual y poderosa,...

The National The National
DiscosHace 2 semanas

The National – “Sleep Well Beast”

El motor de The National es la rabia y la desorientación causada por la falta de respuestas. No hay un...

Sex Pistols Sex Pistols
DiscosHace 2 semanas

El Álbum Esencial: “Never Mind The Bollocks, Here’s The Sex Pistols” de Sex Pistols

A mediados de los años 70, dos de los mayores polos del rock no vivían una situación alentadora. Nueva York...

DiscosHace 2 semanas

Prophets Of Rage – “Prophets Of Rage”

Hace aproximadamente un año, millones de fanáticos se llenaban de ilusiones ante la aparición de misteriosos carteles en EE.UU. que...

DiscosHace 3 semanas

Franja de Gaza – “Despegue”

Un comienzo impactante. Esta frase describe bien lo que provoca el disco “Despegue” de la banda nacional Franja de Gaza,...

DiscosHace 3 semanas

Royal Blood – “How Did We Get So Dark?”

La última joya del rock inglés se llama Royal Blood, y la prensa internacional se rindió ante su irrupción, ganándose...

DiscosHace 3 semanas

El Álbum Esencial: “Tubular Bells” de Mike Oldfield

“Tubular Bells” fue y sigue siendo una rareza. Hasta el día de hoy parece llamativo que un sello discográfico haya...

Publicidad

Más vistas