Conéctate a nuestras redes
Mike Patton Mondo Cane Mike Patton Mondo Cane

En Vivo

Mike Patton Mondo Cane: Volviendo a casa

Publicado

en

No vamos a hablar del fervor que Mike Patton genera en nuestro país, eso es materia más que discutida un sin fin de veces. Evidentemente, no cabía la menor duda que sería éxito seguro cuando se anunció un nuevo show de su proyecto Mondo Cane, y así lo demostró la venta de tickets que agotó de inmediato la primera fecha, abriendo dos nuevas instancias para que el público disfrutara este set donde Patton interpreta distintos clásicos de la canción italiana. Y así, luego de la correspondiente espera, finalmente llegó el día donde el frontman se reencontraría con su público, con una entusiasmada audiencia llegando desde temprano a Coliseo Santiago para ver al hombre detrás de Faith No More, Fantômas, Mr. Bungle, Tomahawk, Dead Cross, y tantos otros proyectos, quien se saldría de la agresividad y las guitarras pesadas por un momento para llevar su faceta de crooner a un ambiente íntimo, distendido y solemne, optando por darle énfasis a lo bello de la música en vez de la intensidad propia de un show que involucre a alguna de sus agrupaciones.

El músico Alain Johannes fue el encargado, cigarbox guitar en mano, de abrir el espectáculo de Patton, realizando un breve set acústico con algunas de sus composiciones más populares. Sin mucha intervención ni tampoco participación del público, Johannes se despidió luego de poco más de treinta minutos sobre el escenario, cumpliendo sus funciones para darle paso al hombre de la noche.

Eran las 22 horas con 10 minutos cuando Patton todavía no tomaba el escenario, las luces estaban bajas y la gente sólo esperaba el inicio, pero de pronto los focos se encendieron y un hombre subió al escenario para tomar el micrófono: eso sí, no era Mike Patton. Un integrante del staff anunciaba que, por problemas de salud originados por una intoxicación por alimentos, el show tendría que posponerse para el día domingo a las 18:00 horas, antes de lo que sería la segunda fecha de esta serie de presentaciones. El público, atónito, sólo obedeció y abandonó el lugar.

Veinte horas después, y la misma gente esperaba por Patton, quien a las 18:10 horas finalmente salió a escena para iniciar su presentación con “Il Cielo In Una Stanza”, echando por la borda toda la hostilidad que se sentía en la cancha durante la espera. El frontman, de impecable traje blanco, demostró de inmediato su gran capacidad vocal, alcanzando todos los tonos necesarios en cada una de las canciones, pasando de la locura con tintes jazzeros de “Che Notte!” a la romántica e intensa “Ore D’Amore”.

No había espacio para hacer movimientos en falso y cada paso de “Miguelito” fue demostrando por qué es uno de los mejores entretenedores en vivo, jugueteando con sus músicos y dando instrucciones para que todo saliera a la perfección, cuando, a pesar de eso, no se necesitaba mucha rigurosidad en un terreno que ya estaba ganado. Así, con canciones como “20 km. Al Giorno” “L’Urlo Negro” o “Deep Down”, la gente se iba entregando y coreando cada una, con el idioma italiano no resultando un impedimento para generar instancias de karaoke masivo en la cancha.

Para entender verdaderamente de qué se trata la genialidad de Patton, es muy importante reflexionar sobre un punto en concreto, y esa es la capacidad que el músico tiene para abarcar un gran rango vocal, el que le permite ir fluyendo sin problemas a través de diferentes estilos. En el caso de Mondo Cane, las composiciones gozan de una clave en tonalidad pop, pero que se va mezclando con la épica de ese sonido orquestado por una gran cantidad de músicos en escena. Si analizamos proyectos como Fantômas, donde la sección instrumental es la pieza principal, aquí encontramos una instancia donde Patton y su voz no funcionan como un instrumento más, sino que, al contrario, se va deslizando mediante diferentes pasajes generados por los coros, la sección de teclados o la orquesta, entendiendo a Mondo Cane como una entidad donde el músico demuestra su calidad como un todo: ya sea en su rango vocal, sentido del espectáculo, manejo con el público o simplemente su vasto conocimiento de la música según el contexto, ya que su tiempo escuchando radio mientras vivía en Italia le permitió adoptar los sonidos propios de ese país y adaptarlos sin problemas a su propio beneficio.

Si bien, el ritmo del show fue avanzando a medida que la banda entraba en confianza, los ripios del inicio quedaron de inmediato en el olvido. Es difícil dilucidar si Patton todavía no estaba bien de salud o simplemente el horario no le permitía entrar en onda, pero el tímido comienzo del espectáculo permitió que el show fuera evolucionando tras cada canción, haciendo de composiciones como “Ma L’Amore No” o “Lontano, Lontano”, un verdadero deleite para los que estaban presentes, con una puesta en escena que fue en ascenso a medida que se desarrollaba el repertorio. Así, Patton demostró la fuerza, intensidad y pasión que priman en esta faceta, lo que no hace más que demostrar su versatilidad, transformándolo en uno de esos artistas que es muy importante ver en vivo cada vez que se tenga la oportunidad, ya que nunca se sabe con qué podrá sorprender a sus seguidores. Luego de interpretar “Senza Fine” y “Dio, Come Ti Amo”, el show ya estaba llegando a su fin, pero ya que todos la pasaban tan bien, fue necesario expandir la presentación con dos regalos más: “Una Sigaretta” y “Sole Malato”, los últimos vestigios del ameno y elegante Mike, quien luego de presentar a la banda se despidió rápidamente de su gente.

Más allá de todos los inconvenientes que haya generado la postergación de la accidentada primera fecha, a la larga todo lo ocurrido termina convirtiéndose en esos sabrosos antecedentes que van enriqueciendo la historia de Mike Patton con nuestro país. Puede que el repertorio de Mondo Cane sea un show que no goza de una renovación o una vuelta de tuerca en términos de puesta en escena o en la selección de las canciones, pero de cierta forma eso no es algo tan necesario cuando tenemos un espectáculo que funciona, que llega hasta el alma y que mantiene atento al espectador durante todo el recorrido. A veces, no es necesario la experimentación para poder jugar a ganador, y quizás esa seguridad le permite a Patton desarrollarse a sus anchas en un terreno que le es tiene conocido.

La historia del artista con nuestro país ha tenido muchos capítulos, en una enorme variedad de contextos diferentes, por lo que es muy difícil encontrar otra figura en la vereda del rock que acumule tantos hitos como lo hace Patton. Dicho eso, la ferviente religiosidad que existe en torno a su figura queda comprobada con hechos concretos una vez más, entendiendo que, sin importar lo redundante del contexto, el asombro está asegurado. Ahora queda sólo una presentación para finalizar otro capítulo más de este romance, el que, si bien ha llegado a atravesar ciertos inconvenientes, siempre encuentra su final feliz.

Setlist

  1. Il Cielo In Una Stanza (original de Gino Paoli)
  2. Che Notte! (original de Fred Buscaglione)
  3. Ore D’Amore (original de Fred Bongusto)
  4. 20 km. Al Giorno (original de Nicola Arigliano)
  5. Quello Che Conta (original de Luigi Tenco)
  6. L’Urlo Negro (original de The Blackmen)
  7. Legata A Un Granello Di Sabbia (original de Nico Fidenco)
  8. Deep Down (original de Christy)
  9. Pinne, Fucile Ed Occhiali (original de Edoardo Vianello)
  10. Scalinatella (original de Roberto Murolo)
  11. L’Uomo Che Non Sapeva Amare (original de Nico Fidenco)
  12. Ma L’Amore No (original de Lina Termini)
  13. Canzone (original de Don Backy)
  14. Ti Offro Da Bere (original de Gianni Morandi)
  15. Storia D’Amore (original de Adriano Celentano)
  16. Lontano, Lontano (original de Luigi Tenco)
  17. O Venezia, Venaga, Venusia (original de Nino Rota)
  18. Yeeeeeeh! (original de The Primitives)
  19. Senza Fine (original de Gino Paoli)
  20. Dio, Come Ti Amo (original de Domenico Modugno)
  21. Una Sigaretta (original de Fred Buscaglione)
  22. Sole Malato (original de Domenico Modugno)

IR A GALERÍA FOTOGRÁFICA

Publicidad
Clic para comentar

Responder

En Vivo

Orchestral Manoeuvres In The Dark: Pretendiendo ver el futuro

Publicado

en

¿Qué hay detrás del baile? ¿Por qué el cuerpo traduce la música y los ritmos de ciertas maneras? Desde Darwin hasta David Byrne han tratado de pensar en por qué la evolución de la humanidad tiene a la danza como algo clave para el acto de ser humanos, y por ello es que la reflexión siempre aparece cuando el baile se hace algo colectivo. Cuando bailamos juntos, en la oscuridad de una pista o una cancha como ocurre en un concierto, esto indica, por lo menos, la existencia de una comunión, y en el punto máximo, una creencia haciéndose algo material.

Cuando se observa lo que pasa con la música de Orchestral Manoeuvres In The Dark (OMD), es difícil pensar en qué tiempo se habla. Se puede pensar en ritmo, en letra, en música, en espíritu, pero también hay un ansia en el dúo formado a fines de los 70’s por capturar el futuro. ¿Qué hay detrás del baile? Pareciera que está la voz de los tiempos, un zeitgeist accidental, que luego de ser futurista calza más con un retro futurismo que se vuelve único y necesario, tal como fue la primera visita de OMD a nuestro país, en una Cúpula Multiespacio repleta con más de un millar de personas que tuvieron chance de ver una clase maestra de cómo se configura una sesión de baile, intensidad y calidad.

Tras un buen calentamiento con el set de synthpop que puso Cristián “Chico” Pérez, el público esperó ansioso a OMD, y es que el público (cuyo promedio de edad probablemente se elevaba sobre los 40 años) sabía que la espera había sido larga. “Paul, ¿me puedes decir por qué cresta esperamos 40 años para venir acá?” fue la pregunta de Andy McCluskey que todos pensaron, al unísono, que resumía esa sensación de cómo lo inevitable se deja esperar tanto tiempo. Antes de eso, “Isotype” iniciaba el show a las 21:45 hrs., en una muy buena muestra de cómo OMD pasó de proyectar al futuro, a vivirlo.

Aunque este tema fuera de “The Punishment of Luxury” (2018), último disco a la fecha de los ingleses, lo cierto es que se integraba de forma natural con clásicos posteriores como “Messages” o “Tesla Girls“, y todo se transformaba en una fiesta, con un juego de luces perfecto, y también con los movimientos maniáticos de McCluskey quien parecía poseído por el espíritu de su “yo” más joven. Una mezcla entre el luchador Shinsuke Nakamura y un bailarín experto en clubes de Ibiza, los pasos de Andy eran impactantes y dotaban de urgencia a un repertorio que, en vez de urgente, ha tenido al tiempo de su lado para decantar en lo preciso y lo trascendente.

Por ello es que el salto entre canciones con décadas de diferencia como “History Of Modern (Part 1)” y “Pandora’s Box” se da con tanta naturalidad, porque el factor común es OMD, cuya historia puede remontarse a cuatro décadas atrás, pero que estuvo 10 años completos sin avanzar, y ese tipo de desajustes no se notan en el escenario ni en el armado de un set hecho para la ocasión, no enfocado en el trabajo más reciente, sino que en clásicos de todas las épocas, desde “(Forever) Live And Die“, “If You Leave” y “Souvenir” (que fueron todas juntas), hasta las “Joan of Arc” y “So In Love“.

La gente respondía siempre, en todas las canciones, en todos los momentos, sin dejar de entregar energía y corresponderle un poco a McCluskey. También hay momentos donde Paul Humphreys tomaba el micrófono para cantar, como en “Souvenir” o “(Forever)…“, y ahí quedaba de manifiesto cómo se complementan ambas personalidades, Andy desde lo frenético y Paul desde lo melódico, redundando en esta conjunción de ideas de futuro que se vuelven fiesta, baile y oscuridad.

Más cerca del final viene la locura de “Locomotion” o el coro que es “Sailing On The Seven Seas“, para luego cerrar el main set con “Enola Gay“, esa canción de OMD que es imposible que no haya sido escuchada, que es reconocible incluso por quienes no tienen idea de la mera existencia de la banda. Aunque se escuchaban cosas comentadas por la gente como “este es el tema de los gays” (claro, campeón, seguro que es por eso), lo cierto es que la energía era completa y dejaba a la gente en ascuas de más, en especial con esa maravilla de coreo de estadio asimilando a los sintetizadores en esta canción. La cara de sorpresa de Andy y Paul dejaba en claro su posición respecto al público en esta velada.

¿Qué hay detrás del baile? Esto funciona como idea a considerar en canciones más calmas como las que iniciaron el encore como el himno “Walking In The Milky Way“. Al final del día, y cerca del final del concierto, se buscan puntos de encuentro, sensaciones comunes. A veces no es de lo más placentero tener mucha gente alrededor, moviéndose y chocando unos con otros, a veces con cabezas que tapan parte del escenario o con algunos que fuman en recintos cerrados, pero cuando se consigue la coordinación de todos los espíritus para ser uno, nada de eso importa.

En el caso de un show como el de OMD lo que importa es cómo nos encontramos en pistas de baile, en recuerdos de un futuro pasado, y cómo es que la electricidad se sigue transmitiendo. Por ello es que ese tributo a Kraftwerk, “Electricity“, se hacía la mejor forma de cerrar 97 minutos perfectos, con sonido, energía, voces, y un público a la medida de lo que debió ser, y que finalmente fue el debut de OMD en Chile. Como cantara Springsteen: “No puedes iniciar un fuego sin una chispa / (…) incluso si es que estamos danzando en la oscuridad“.

Setlist

  1. Isotype
  2. Messages
  3. Tesla Girls
  4. History Of Modern (Part 1)
  5. Pandora’s Box
  6. (Forever) Live And Die
  7. If You Leave
  8. Souvenir
  9. Joan Of Arc
  10. Joan Of Arc (Maid Of Orleans)
  11. Of All The Things We’ve Made
  12. So In Love
  13. The Punishment Of Luxury
  14. Dreaming
  15. Locomotion
  16. Sailing On The Seven Seas
  17. Enola Gay
  18. Walking In The Milky Way
  19. Secret
  20. Electricity

IR A GALERÍA FOTOGRÁFICA

Seguir Leyendo
Publicidad

Facebook

Discos

La Voz de los 80 La Voz de los 80
DiscosHace 2 meses

El Álbum Esencial: “La Voz de los ’80” de Los Prisioneros

Jorge González dijo una vez que el primer disco de una banda toma mucho tiempo porque el proceso parte desde...

Back Your Head Off, Dog Back Your Head Off, Dog
DiscosHace 8 meses

Hop Along – “Bark Your Head Off, Dog”

Desde hace no mucho, ha circulado la noticia de que las mujeres están siendo quienes dan la cara por esta...

Down Below Down Below
DiscosHace 8 meses

Tribulation – “Down Below”

Dentro del espectro de lo que se entiende como “metal extremo”, la evolución general en cada subgénero ha ido apuntando...

Resistance Is Futile Resistance Is Futile
DiscosHace 9 meses

Manic Street Preachers – “Resistance Is Futile”

El consenso general en torno a cada trabajo de Manic Street Preachers siempre ronda en torno a cuánto se acercan...

ØMNI ØMNI
DiscosHace 9 meses

Angra – “ØMNI”

Hay bandas que recaen eternamente en lo genérico y no experimentan más allá de los materiales básicos que les ha...

The Sciences The Sciences
DiscosHace 9 meses

Sleep – “The Sciences”

La carrera de Sleep dista mucho de ser una historia típica en el mundo del rock, factor que pudo haber...

Tranquility Base Hotel & Casino Tranquility Base Hotel & Casino
DiscosHace 9 meses

Arctic Monkeys – “Tranquility Base Hotel & Casino”

Un hype autogenerado en prensa y fanáticos por igual mantuvo las miradas del mundo en “Tranquility Base Hotel & Casino”,...

Songs Of Price Songs Of Price
DiscosHace 9 meses

Shame – “Songs Of Praise”

Pocas veces tenemos la fortuna de presenciar el nacimiento de una gran banda de la mano de su primer larga...

New Material New Material
DiscosHace 9 meses

Preoccupations – “New Material”

Para quienes puedan estar perdidos dentro del siempre caótico panorama del rock contemporáneo, probablemente sonará desconocido el nombre de Preoccupations....

American Utopia American Utopia
DiscosHace 9 meses

David Byrne – “American Utopia”

Una verdadera sorpresa terminó siendo el regreso musical de David Byrne, quien había estado silencioso en cuanto a nuevo material...

Publicidad
Publicidad

Más vistas