Conéctate a nuestras redes

En Vivo

Metal Attack II: Cuatro retratos de brutalidad

Publicado

en

El metal más extremo tiene un lugar especial en el corazón del fan chileno. A pesar de contar con liricas ininteligibles y un sonido repelente para gran parte de la población, existe algo en su esencia que hizo de esta rama del estilo una de las más añoradas en nuestro país, convocando a miles de headbangers en cada oportunidad en que nombres como Slayer, Carcass o Morbid Angel pisan un escenario nacional. Anoche tuvimos la oportunidad de vivir un encuentro único y maratónico en las dependencias del Teatro Caupolicán con Metal Attack II, contando con tres nombres fundamentales: Cannibal Corpse, Napalm Death y Destruction, formando un tríptico perfecto, donde tres retratos de brutalidad hechos música se unieron para ofrecer un festín letal al respetable, que vivió a concho cada segundo de concierto.

Recrucide

A la obra también se sumó como número de apertura los chilenos de Recrucide, a quienes, pese a tener un lugar menor dentro del cartel, sería injusto no reconocerlos dentro del cuadro, ya que lo que viene haciendo Rodrigo Zepeda y compañía desde hace más de dos décadas, es digno de ser reconocido como uno de los grandes proyectos del metal surgidos en nuestras tierras y, por qué no, uno de los más sólidos a nivel continental. Refinando su sonido y actualizándolo a los tiempos que corren, y presentando canciones de su más reciente álbum, “The Cycle”, junto a lo más destacado de su carrera, el quinteto sonó espectacular durante su actuación, recibiendo el respaldo y ovación del público que a esa hora comenzaba a llenar el teatro de la calle San Diego. Un gusto poder contar con representantes del metal nacional tan notables como Recrucide y, mejor aún, que después de años en el camino por fin comiencen a ser reconocidos como debe ser.

Destruction

Los alemanes son número seguro en Chile. De sonido crudo y vieja escuela, el trío liderado por Marcel Schirmer conserva un vínculo fuerte con la fanaticada local y anoche volvieron a dar prueba de ello, mandándose un set que se enfocó principalmente en su material ochentero, satisfaciendo la sed de moshear de la muchedumbre, “danza” que comenzó desde el instante en que Destruction se instaló sobre el proscenio y no se detuvo hasta pasada la medianoche. “Curse The Gods” y “Tormentor” dieron rienda suelta al caos en medio de la cancha y, a pesar de que esta vez no se encendió ninguna bengala entre el público, no hizo falta para hacernos sentir entre las llamas del infierno.

Aprovechando cada minuto de tiempo, la banda habló lo justo y necesario para dar prioridad a tocar canciones. Aunque tuvieron que quitar algunas canciones del tour que venían realizando en fechas anteriores, las más importantes permanecieron en la lista y cumplieron el cometido de mantener la destrucción en el recinto. “Nailed To The Cross”, “Mad Butcher”, “Release From Agony” o “Thrash Till Death” fueron algunos ejemplos de que lo mejor que saben hacer los teutones en escena es thrash al hueso con sabor ochentero. La hora de show culminó con “Bestial Invasion”, marcando otro hito de Destruction en nuestro país, lugar donde –según las propias palabras de Schirmer– encontraron su segundo hogar. Y, aunque todos sabemos que esa es una de las cientos de frases cliché en el mundo del rock, a vista de la respuesta que el público ha tenido con los alemanes cada vez que estos vienen a visitarnos, puede que las palabras del bajista sean auténticas.

Napalm Death

Los ingleses pueden jactarse de ser una de las agrupaciones más extremas e icónicas del estilo y, al mismo tiempo, de ser unos bichos raros que no calzan en este. Su agresiva mezcla de hardcore, punk, grindcore y death metal, que musicaliza letras antisistema, que además abogan por el amor y paz entre los seres humanos, transmitidas a través de los alaridos de un hombre de casi cincuenta años que no para de correr por todo el escenario en polera y pantalones cortos, es algo que no se ve todos los días en un show de metal.

El cuarteto ha atraído a una fanaticada que trasciende al propio estilo y ha logrado ubicarlos en estatus de culto, dándoles la oportunidad de compartir escenarios con bandas tan disímiles entre sí, como lo son Melvins y Melt Banana. Es por eso que anoche, estando en el lugar donde mejor les correspondía, Napalm Death siguió sonando fuera de lugar, desmarcándose de la atmósfera infernal para instalar la suya propia, y hacer de su presentación una intervención única.

Multinational Corporations” e “Instinct Of Survival” fueron los cortes que dieron el puntapié a la comparsa de ruido y gritos. Canciones de menos de un minuto, antecedidas muchas veces por discursos que superaban su duración, fueron la tónica de un concierto intenso y brutal. El cuarteto repasó gran parte de su discografía, dando espacio a canciones de su notable último disco “Apex Predator – Easy Meat” (2015), con el sencillo “Smash A Single Digit” y “How The Years Condemn”, y a otras de sus discos clásicos, como “Suffer The Children”, “Scum” o “Breed To Breathe”. También hubo espacio para sus dos breves joyitas, “You Suffer” y “Dead”, que en vivo son prácticamente un jugueteo para los músicos, y un par de covers, donde los ingleses rindieron pleitesía a los nombres que han servido de influencia en su sonido.

Habiendo brindado un show que debería haber dejado más que conforme a todo fanático del conjunto, “Siege Of Power” marcó el final de esta nueva visita de Napalm Death a nuestro país. Siempre brutales y extraños, los ingleses parecen no tener fecha de vencimiento, y esperamos que su batalla nunca terminé, porque pocas bandas en el metal conservan una esencia tan especial y única como la del cuartero inglés.

Cannibal Corpse

Sin miedo a equivocarse, podemos asegurar que Cannibal Corpse es la banda de death metal más popular entre los metaleros chilenos. Así lo confirman las postales del recinto repleto de fanáticos que este redactor ha podido rescatar de sus dos presentaciones previas sobre el mismo escenario. Y aunque el de anoche no será recordado como el mejor concierto que han dado en la capital –ese galardón se lo lleva el realizado el año 2013, en la gira de celebración de sus 25 años de carrera–, los norteamericanos cumplieron con el público en el cierre del maratónico certamen.

En la promoción de su nuevo álbum, “Red Before Black” (2017), el quinteto regresó a Chile con una batería de canciones enfocada en su material nuevo. Puede ser esa la razón que el inició de su show no fue recibido con la misma contundencia que los dos números que los antecedieron. La triada conformada por “Code Of The Slashers”, “Only One Will Die” y “Red Before Black” no lograron prender al respetable, quienes, en su mayoría, estaban deseosos de escuchar los clásicos. Tampoco se les puede culpar por eso, ya que, siendo sinceros, las tres canciones del disco nuevo que abrieron esta nueva visita de Cannibal Corpse a Santiago no destacaron por su versatilidad o energía precisamente, sino que más bien por ser una lenta muralla de riffs pesados que avanzaba sin mayores sobresaltos.

La primera mitad del recital estuvo dedicado exclusivamente a su discografía más reciente, sin agitar mucho los ánimos, incluso por parte de la banda, que durante la hora y poco más que tuvo sobre el escenario no mostró muchas ganas de hacer algo más que cumplir con el libreto establecido. Afortunadamente, comenzaron a caer los clásicos, y cortes como “Gutted”, “Devoured By Vermin”, “A Skull Full Of Maggots” y la hilarante “I Cum Blood” por fin lograron convocar a la masa, y hacer de este el concierto que todos estaban esperando. “Stripped, Raped And Strangled” y “Hammer Smashed Face” bajaron el telón de este Metal Attack II de la mejor manera: con un mar de gente corriendo por la cancha, levantando los puños y dando patadas. La tarea ya estaba cumplida.

La segunda edición del festival metalero nos dejó el recuerdo de cuatro presentaciones brutales, cada una en su propio estilo y proporción. Desde la constancia y ganas de más de Recrucide, siguiendo por la crudeza con sabor a nostalgia ochentera de Destruction, pasando por el discurso contestatario y violento de Napalm Death, y cerrando con la apología a los actos más atroces que un ser humano puede llegar a cometer de la mano de Cannibal Corpse, este Metal Attack cumplió con todas las expectativas, y esperamos ansiosos el anuncio de una nueva maratón del metal más extremo.

IR A GALERÍA FOTOGRÁFICA

Publicidad
Clic para comentar

Responder

En Vivo

The Offspring, Eterna Inocencia y BBS Paranoicos: Final de fiesta

Publicado

en

The Offspring

Es imposible no pensar en el contexto antes de plantearse cómo hablar de un show realizado en medio del avance del SARS-CoV-2, coronavirus que deriva en la enfermedad COVID-19, hoy una pandemia global. Es difícil no pensar en la ineptitud de las autoridades que, pese a la tardanza del virus en llegar a Chile, aún no toman las decisiones que podrían evitar un contagio a niveles terribles. Así, no es extraño que el show de The Offspring en nuestro país sí pudiera realizarse, aunque en la previa hubo múltiples cuestionamientos. La industria del entretenimiento está sufriendo en todo el mundo y, al final, este fue el último concierto quizás hasta cuánto tiempo más. Y eso está bien, y es lo correcto, por culpa de un virus que no ataca con fuerza a quienes van a eventos así, sino a los adultos mayores.

Sin embargo, este cierre de fiestas, pese a tener tanto en contra y tanto que analizar fuera del escenario, en el lugar donde la gente pone sus oídos, ojos, cuerpos y corazones, lo cierto es que presentó tres bandas que exploraron los lados más brillantes del punk, de todo lo que significa, ya sea el compromiso social –como hizo Eterna Inocencia–, con la rabia del pleno acto de vivir como hace BBS Paranoicos, o desde el lado de disfrutar el sonido como The Offspring. En una extraña burbuja con forma de cúpula como es el Movistar Arena, pudimos ver una comunidad unida, sin temores a una pandemia mundial. Y es que la fiesta fue completa para quienes asistieron, pese a la postal de personas con mascarillas (que se supone no sirven para enfrentar un posible contagio) o también las noticias que llegaban de la suspensión de múltiples eventos y actividades productivas del país, anticipándose a las autoridades, las grandes perdedoras de cualquier jornada en los últimos meses.

BBS Paranoicos abrió con puntualidad los sonidos a las 17:45 hrs., y lo hizo con “Sin Salida”, “Mis Demonios” y “La Rabia”, una triada que en poco más de cinco minutos dejó en claro el espíritu que inundaría la siguiente hora de música, que de forma exacta iba hilvanando canciones de furia, desesperanza o reafirmación del ser, como “Sanatorio”, “Mentira” o el hit “Ruidos”. En medio de eso, la gente saltaba al son de “el que no salta es paco” o de los gritos de “Piñera conchetumare, asesino, igual que Pinochet”. La banda respondía diciendo que era clave ir a votar, mientras lucían sus poleras negras con la leyenda “#APRUEBO” por delante, dejando su tradicional logo por la espalda.

Aunque el micrófono de Omar Acosta no tenía mucha claridad –algo que hacía que se perdieran parte de las letras–, la interpretación en todo sentido funcionaba perfecto. “Como Una Sombra” o “Calla y Espera” retumbaban mientras ya se pasaba de un millar a varios miles de personas en Movistar Arena. La parte de adelante fue siempre la más entusiasta y, aprovechando el espacio, incluso hubo un circle pit que probablemente contravino cualquier recomendación de distanciamiento social por el coronavirus, pero que a quienes estuvieron ahí no les importó. Igualmente, se hacía rara esa sensación de ver un show con tal nivel de compromiso social y, a la vez, notar que las ganas de formar parte del momento podían ser contraproducentes respecto a la salud pública. De todas formas, una hora después, tras el doblete entre “Irreparable” y “No Lo Veo Como Tú”, se cerró no sólo un show tremendo de BBS Paranoicos, sino también el inicio de esta extraña, pero potente jornada de punk.

La continuación no iba a ser menos fuerte con Eterna Inocencia. La banda argentina, que hace de la consigna social parte de las historias que cuentan, se atrasó cinco minutos de lo que supuestamente debía ser el inicio del show, aunque eso no mermó en la vibra de la gente o de los músicos. Nuevamente sería el micrófono del vocalista principal el que generaría problemas, esta vez dejando en un nivel más bajo del necesario a Guillermo Mármol, cuya labia es importantísima en cada track que se despachó, desde “Viejas Esperanzas” o desde “A Los Que Se Han Apagado…”. Lo más impactante de lo que hace el quinteto es cómo logran el sonido que tienen, que los acerca más a Bad Religion en la pulcritud que a conjuntos más desprolijos que ven en lo instrumental algo secundario. Sí, las letras y las convicciones de Eterna Inocencia son algo que los acerca al público y a una sociedad completa, con “La Risa De Los Necios” –dedicada al “cura obrero”, Mariano Puga– o “El Guardián” como ejemplos de ello. Pero también hay espacios como el instrumental después de “Le Pertenezco A Tus Ojos…” que dejan en claro cómo EI es muchísimo más en vivo que en estudio.

Episodio aparte fue el freno que la banda le dio al show por más de cinco minutos con el fin de que la gente amontonada dejara espacio para que atendieran a un chico que estaba con problemas de salud en la multitud. Cerrando con “Weichafe Catrileo”, canción inequívocamente destinada a la lucha en la que, pese al desvío lamentable que presenta la pandemia del nuevo coronavirus SARS-CoV-2, sin duda que continúa, y que tras más de una hora de fuerza escénica también se pudo compartir con las grandes letras e interpretación de una banda de punk que es mucho más que eso a estas alturas para sus fans en nuestro país.

Cuando el reloj marcaba las 21:00 horas en punto, el recinto bajaba sus luces y las trompetas características de “Pretty Fly (Reprise)” –canción que cierra el icónico “Americana” (1998)– daban inicio al número estelar de la jornada. Y es que, luego de la enérgica rendición de los clásicos “Americana”, “All I Want” y “Come Out And Play”, no cabía duda de que los fanáticos de The Offspring ansiaban un baño de nostalgia tras casi cuatro años de espera y del reagendamiento dado por la contingencia en el territorio nacional. El triplete, ovacionado y disfrutado por los presentes hasta con bengala incluida, dejó en evidencia el excelente estado de la banda gracias a una perfecta ecualización que reverberó sin problemas en el globo. Tras dicho inicio, Dexter bromeó que este sería “probablemente el último concierto en el hemisferio occidental” y que, a pesar de todo, no podían cancelar tan especial reencuentro. El vocalista finalizó su humorística intervención no sin antes recomendar evitar el contacto físico para prevenir cualquier contagio relacionado a la pandemia que acecha al mundo por estos días.

Pausando el repertorio típico por algunos momentos, el cuarteto estadounidense presentó “It Won’t Get Better”, una de sus más recientes creaciones, ante una respetuosa audiencia que apoyó con palmas cuando la canción y los músicos lo requirieron. Luego, volvieron al ruedo con “Want You Bad”, “Session”, “Original Prankster” y “Staring At The Sun”, hitazos que encendieron al público y lo llevaron a iniciar diversos –y poco recomendados– mosh pits a lo largo de la sección. La voz de Dexter merece mención aparte, pues, a pesar de los años, llega a los tonos requeridos por la selección y es capaz de interpretar con la fuerza que una agrupación de este estilo demanda. Al finalizar un diálogo que sólo The Offspring puede llevar a cabo a la perfección, haciendo chistes sobre cómo Dexter, aparte de ser el liricista principal de la banda, también tenía un doctorado en virología, llegando a la hora de los covers. Y es que, tal y como lo reconocieron en el escenario, no habría grupo sin Ramones o sin la influencia de los hermanos Young.

Una vez terminado el homenaje, los norteamericanos versionaron sus tradicionales “Bad Habit”, “Gotta Get Away” y una emotiva “Gone Away” en piano, la que demostró el correcto estado vocal de Holland y constituyó una mezcla perfecta entre aterciopelados tonos de sensibilidad y el estruendo característico de la banda hacia el ocaso del tema. Luego, los éxitos insignes de la banda “Why Don’t You Get A Job?”, que incluyó unas pelotas plásticas de colores para interactuar con los fans, “(Can’t Get My) Head Around You”, “Pretty Fly” y “The Kids Aren’t Alright” sentaron precedente de que la potencia del grupo sigue incólume tras 34 años de carrera. Hacia el epitafio del periplo, y a modo de encore luego de un par de minutos de reposo, retornaron al escenario para finalizar con dos clásicos y un inesperado tributo a Pennywise, quienes tuvieron que restarse del evento a última hora dada la alerta de salud mundial. Cerrando con “You’re Gonna Go Far, Kid”, “Bro Hymn” y “Self Esteem”, The Offspring le puso broche de oro a una icónica noche en Movistar Arena, lugar que marca un hito de masividad en la historia del grupo en cuanto a conciertos en nuestro país.

Tomando las palabras de Holland en los últimos minutos del show, es menester mencionar que este fue, probablemente, el bastión final en un largo tiempo de eventos masivos en la industria de la música en Chile y en occidente. Sin embargo, eso no fue impedimento para el disfrute de miles de asistentes que llegaron y lo dieron todo en un espectáculo que logró llevarse a cabo de manera perfecta, pese a todos los contratiempos y dificultades que surgieron. Ciertamente, resulta muy importante tomar las recomendaciones del vocalista antes de despedirse: “Cuídense, por favor. Hasta la próxima”. Un incierto cierre temporal para el showbiz musical que promete un “hasta luego”, pero que desconoce qué tan pronto se reactivará el flujo normal y necesario de adrenalina y fervor que solamente las melodías pueden proveer a los habitantes de esta tierra.

Setlist BBS Paranoicos

  1. Sin Salida
  2. Mis Demonios
  3. La Rabia
  4. No Siento Culpa
  5. Eterno Retorno
  6. Sanatorio
  7. Mentira
  8. Ruidos
  9. Corazón Al barro
  10. Tanto Insistir
  11. Daño Permanente
  12. Recuerdos
  13. Como Una Sombra
  14. Cristales
  15. Calla y Espera
  16. El Regreso
  17. Ausencia
  18. Irreparable
  19. No Lo Veo Como Tú

Setlist Eterna Inocencia

  1. Viejas Esperanzas
  2. Encuentro Mi Descanso Aquí, En Este Estuario
  3. A Los Que Se Han Apagado…
  4. Trizas De Vos
  5. Abrazo
  6. A Elsa y Juan
  7. La Risa De Los Necios
  8. El Guardián
  9. La Mentira Sin Fin
  10. Cuando Pasan Las Madrugadas…
  11. Hazlo Tú Mismo
  12. Cartago
  13. Sin Quererlo (Mi Alma Se Desangra)
  14. Cassiopeia
  15. Le Pertenezco A Tus Ojos…
  16. Puente De Piedra
  17. Nuestras Fronteras
  18. Weichafe Catrileo

Setlist The Offspring

  1. Americana
  2. All I Want
  3. Come Out and Play
  4. It Won’t Get Better
  5. Want You Bad
  6. Session
  7. Original Prankster
  8. Staring At The Sun
  9. Blitzkrieg Bop (original de The Ramones)
  10. Whole Lotta Rosie (original de AC/DC)
  11. Bad Habit
  12. Gotta Get Away
  13. Gone Away
  14. Why Don’t Get You Get A Job?
  15. (Can’t Get My) Head Around You
  16. Pretty Fly
  17. The Kids Aren’t Alright
  18. You’re Gonna Go Far, Kid
  19. Bro Hymn (original de Pennywise)
  20. Self Esteem

IR A GALERÍA FOTOGRÁFICA

Seguir Leyendo

Podcast Cine E36

Publicidad

Podcast Música E36

Facebook

Discos

Ultimate Success Today Ultimate Success Today
DiscosHace 4 días

Protomartyr – “Ultimate Success Today”

El padre de la bomba atómica, un perro rabioso, el Emperador Constantino I, una actriz de cine mudo y una...

Inlet Inlet
DiscosHace 5 días

Hum – “Inlet”

Hay ocasiones en que el reconocimiento puede ser esquivo; un terreno donde no sólo basta con el talento, sino que...

Beyond The Pale Beyond The Pale
DiscosHace 6 días

JARV IS… – “Beyond The Pale”

Al final del día, casi todo termina siendo cosa de límites y dinámicas. Tras ocupar Irlanda en el siglo XIV,...

Providence Providence
DiscosHace 2 semanas

Ulthar – “Providence”

Algo muy valioso dentro de la música extrema es la diversificación del sonido y su amplitud de opciones, exigiendo a...

Mordechai Mordechai
DiscosHace 2 semanas

Khruangbin – “Mordechai”

En un presente tan automatizado como el actual, Khruangbin ha logrado con éxito captar la atención de la audiencia con...

Hum Hum
DiscosHace 2 semanas

Alain Johannes – “Hum”

La carrera de Alain Johannes habla por sí sola. Como “hombre en las sombras” ha sido el responsable de un...

Savage Peace Savage Peace
DiscosHace 3 semanas

Partisan – “Savage Peace”

Actualmente, una frase como “paz salvaje” resulta tan paradójica como acertada. La brusquedad de los cambios en los ritmos de...

Women In Music Pt. III Women In Music Pt. III
DiscosHace 3 semanas

HAIM – “Women In Music Pt. III”

Desde el lanzamiento de “Summer Girl” el año pasado, era claro que el tercer álbum de HAIM, “Women In Music...

Hell Will Come For Us All Hell Will Come For Us All
DiscosHace 3 semanas

Aversions Crown – “Hell Will Come For Us All”

Australia no sólo es el país originario de bandas importantes de rock como AC/DC, y otras que nacieron durante la...

Amends Amends
DiscosHace 4 semanas

Grey Daze – “Amends”

Para quienes crecieron con los himnos de Linkin Park sonando fuerte en la radio y en la televisión, la muerte...

Publicidad
Publicidad

Más vistas