Conéctate a nuestras redes

En Vivo

Megadeth: ¡Salve, Mustaine!

Publicado

en

El primer día de Maquinaria 2011 tuvo un cierre desde las entrañas del rock. Una de las bandas más importantes del thrash metal era la encargada de decir hasta mañana a los miles de asistentes al Club Hípico. Con poco más de una hora de show, Megadeth tuvo a sus pies a todos los melenudos que estuvieron hasta cerca de la una de madrugada en el centro capitalino.

Un reloj suizo bien calibrado, una maquina bien aceitada, el poder en su precisa ejecución, una leyenda del metal. Eso y más podríamos decir sobre la presentación de Megadeth en el primer día de Maquinaria 2011. Uno de los cuatro grandes del thrash tocó suelo chileno y lo hizo vibrar, con una ejecución que dejó en claro que las tres décadas de carrera han surtido efecto.

Poco después de las 23.30 hrs., un ruido ensordecedor se tomó el Transistor Stage. Con un mar de público que repletó cada metro cuadrado y que luchaba por buenos puestos, comenzó la presentación de la banda del mítico Dave Mustaine. Con su Jackson King V en la mano, el líder de la banda se apoderó de Santiago. Con éxito tras éxito fueron dando golpes de corriente.

El primer golpe lo dieron con “Trust”, que con los baquetazos de Shawn Drover, ya hacía temblar la tierra. El vozarrón intacto de Mustaine sólo hacía pensar “¡qué grandes son!”. El tercer tema fue épico, “Hangar 18” sonaba con toda la teatralidad que permite el track del disco Rust In Peace (1990) Redobles y cambios de ritmo que eran capaces de detener el tiempo, una calibración que sólo una banda del nivel de Megadeth se puede permitir. Las revoluciones bajan un poco para darle paso a “Angry Again”, pero el peso jamás deja de ser protagonista.

Otro momento donde suben todos los decibeles y los cuellos sufren, es en “Whose Life (Is It Anyways?)”, donde la garganta de Mustaine suelta rabia y fuerza, sólo faltaba que saliera fuego. Pero la cosa no termina ahí, “Head Crusher” es aún más intensa y con tanto movimiento del público, encendido por los gloriosos punteos del rubio guitarrista, que se levantan columnas de polvo desde la cancha. Megadeth no podría haber lucido mejor su destreza en el speed metal.

La máquina seguía imparable, no había misericordia con los fans, si querían rockear, ese era el momento. “Public Enemy Nº1” del recién lanzado “TH1RT3EN”, dejaba en claro que el poder de la agrupación no decaía, y las ganas del público tampoco. Seguían con una fuerza bestial los pasos de los thraser.

El momento más alto fue cuando el himno de la banda sonaba a todo volumen, “Symphony of Destruction” partía mientras el público coreaba “Megadeth, Megadeth, aguante, Megadeth”. El tema más popular sonaba a la perfección, tal como todos los tracks de la banda; un episodio que todo fanático esperaba. Como una masa saltaban al ritmo de los estadounidenses.

Pero, para Mustaine, no todo es cabecear, también se da el tiempo de regalonear a sus compañeros de banda. David Ellefson, el hombre encargado de las cuatro cuerdas, pasó su cumpleaños sobre el escenario de Maquinaria, así que Mustaine hizo que todos le cantaran “happy birthday” al bajista senior. Después de ese cariñoso momento, el metal siguió sonando como nunca.

“Peace Sells” -un tema más relajado- es la marca para que la banda se retire por unos segundos. El público se negaba a que ese fuera el final, todos querían más. Y no dejarían de gritar hasta que los dejaran sordos. Y así fue. “Holy Wars…The Punishment Due” fue el gran final. El tema con el que abren el mencionado “Rust in Peace”, se queda como el último que escucharían los metaleros y rockeros congregados en Maquinaria.

Como todos unos caballeros del metal que son, se despidieron de las más de 20 mil poseídas almas que los acompañaron durante el show. Parados frente al escenario, hicieron una reverencia para demostrar que, aunque sean semi dioses, no viven sin la lealtad del respetable.

Por Ignacio Lara
Fotos por Sebastián Rojas y Felipe Ramírez Amigo

Setlist:

  1. Trust
  2. Wake Up Dead
  3. Hangar 18
  4. Angry Again
  5. A Tout Le Monde
  6. Whose Life (Is It Anyways?)
  7. Head Crusher
  8. Public Enemy Nº1
  9. Sweating Bullets
  10. Symphony of Destruction
  11. Peace Sells
    —————————————–
  12. Holy Wars…The Punishment Due

Publicidad
6 Comentarios

6 Comments

  1. Felipe Gac

    19-Nov-2011 en 7:25 pm

    Mustaine hace rato que ya no usa guitarras Jackson.

    Dave usa un modelo propio de Dean (VMNT). Una tontera, pero más de alguien va a reclamar.

  2. Leo Zuker

    19-Nov-2011 en 8:15 pm

    Me parece que hace falta mencionar al gran Chris Broderick, acompañando a Dave en guitarras, el tipo hace las guitarras de Marty al dedo, lastima que el volumen de su guitarra siempre queda detras en la mezcla, no pasaba con Marty, pero el tipo es un monstruo que vale la pena reconocer y escuchar. Si nadie lo ha escuchado recomiendo escuchar el Year of the voyager de Nevermore. Mejor verlo en dvd.

  3. Joako

    19-Nov-2011 en 8:17 pm

    Es thrash no trash… gracias.

  4. dave

    19-Nov-2011 en 8:26 pm

    trash metal ?? rubio cantante? que mierda Mustaine es l mitico colorin que onda D:

  5. Jose

    19-Nov-2011 en 10:54 pm

    Piola el review pero como no dijeron nada sobre “a tout le monde” esa canción fue uno de los grandes momentos de Megadeth en Chile un publico muy euforico y emocionado … Grande Megadeth yo revivi con ellos ese dia despues de todo el cansancio acumulado desde temprano en el maquinaria

    • robert

      23-Nov-2011 en 12:30 pm

      cierto na qe ver el review lejos a tout le monde un momento epico
      tampoco mencionaron nada de sweting bullets y 20 mil personas
      ppppppppppfffffffffffffffffff 40 mil y eso
      al menos yo estube en la reja y al mirar para atras la visual se perdia entre tanta gente lo mejor del maquinaria
      AGUANTE MEGADETH CTMMMMMMMMMMMMMM

Responder

En Vivo

Paul Gilbert: Seis cuerdas, mil historias

Publicado

en

Paul Gilbert

Podía parecer que la visita del norteamericano Paul Gilbert a Chile, en una templada tarde de sábado al Club Chocolate, sería para rememorar los éxitos de Mr. Big o Racer X, dos bandas donde él fue fundador, pero que no vería germinar tanto como para quedar determinado por ellas. Sin embargo, Gilbert eligió prescindir de ese legado para este reencuentro con el público chileno, en una instancia que funcionó más como una clase magistral que como un concierto propiamente tal.

Casi puntual en la hora señalada de inicio, siendo las 20:05 horas, Paul subió al escenario con dos músicos nacionales, Felipe Cortés en batería y Diego Contreras en el bajo, en una configuración de banda, pero luego del primer tema el esquema cambió y, con la ayuda de un traductor, fue explicando detalladamente el uso de la muñeca para los solos y su forma de tocar, basada en un trémolo manual, en la actualidad, dejando en claro que esto sería una clínica de guitarra. Luego de eso explicó levemente cómo, desde una anécdota tras perder un ticket de avión y, por consiguiente, un vuelo, una chica le dice “señor, debe calmarse”, y con ello surge un tema de su nuevo disco “Behold Electric Guitar” (2018), “Sir, You Need To Calm Down”, que procede a tocar, tras lo cual explica la importancia de las palabras en cómo tocar la guitarra.

En un evento que pareciera estar cargado hacia ver cuán importante es la guitarra y su sonido, resulta refrescante y simpática la postura de un avezado que indica que las palabras importan mucho, incluso en canciones instrumentales. Es que ahí existe una inspiración que permite nuevas prácticas, y relevar el papel de uno de los instrumentos más únicos, que es la voz, para llevar a la guitarra a otros límites. Gilbert explicaba cómo las palabras cantadas podrían convertirse en escalas, tocando extractos de “Rock The Clock” o “Blackbird” para comprender eso con ejemplos, antes de lanzarse a tocar completa “Black Dog” de Led Zeppelin, donde este principio quedaba completamente en práctica.

Luego de tocar esta canción, Paul dijo que muchas veces caía en el acto de tocar todo en una nota, “porque soy del rock, entonces eso pasa”, pero artistas muy queridos para él, como Jimi Hendrix, lo llevaron a intentar un enfoque distinto, más parecido al del jazz, con cambios en los acordes y tratando de simplificar las escalas, eligiendo cuatro notas fundamentales, como son la tónica, la segunda, tercera y quinta, lo cual mostró con un tema del propio Hendrix antes de volver a la carga del habla, para ahondar en el uso de los trastes y las escalas, y antes de pasar a otro punto: el ritmo. Ahí salió del jazz o el rock para meterse en el querido blues. Incluso mostró el ritmo con el que despierta a su hijo, sacando risas en un Club Chocolate casi repleto, muy atento y complacido, antes de escuchar otro tema del disco nuevo de Gilbert, uno escrito para enseñar a un estudiante a tocar, “Blues For Rabbitt”.

La cercanía y calidez de Gilbert, un verdadero emblema de las seis cuerdas, vino cuando subió al escenario primero a un invitado que, pese a estar en una silla de ruedas, hacía unos solos con mucha alma y espíritu, para un jam sobre la base rítmica de “Back In Black” de AC/DC, pero que en realidad era un diálogo a través de la guitarra, muy respetuoso y realmente mostrando a un Paul Gilbert lejos de caer en el mal del típico guitarrista virtuoso, donde el ego gana por sobre las canciones y la buena onda. Aquí, Gilbert logra entregar el cetro, así como también ocurre en un segundo jam, esta vez con el conocido blusero Sebastián Arriagada, quien en ocasiones le peleó mucho el spotlight a Paul, pero que precisamente por ello es que derivó en una dinámica de enfrentamiento complementario, muy interesante y entretenido.

Luego vino la sesión de preguntas del público, donde se sucedieron temas como el tono de la guitarra, los pedales, las inspiraciones, el ritmo; le pidieron consejos, e incluso improvisó sobre la frase “it’s really nice to be in Santiago” (“es realmente muy bueno estar en Santiago”) para mostrar la simpleza de la que puede venir una composición. Luego de ello empalmó con las últimas dos canciones de una jornada de casi dos horas y muchas risas e historias: “Mercedes Benz”, original de Janis Joplin, y “Purple Haze” de Jimi Hendrix. No fue el reencuentro con las canciones de Racer X o Mr. Big, sin embargo, quizás fue la instancia donde más se ha mostrado la inmensidad de los mundos que conviven en las seis cuerdas de Paul Gilbert, en una instancia quizás irrepetible y con un ambiente que permitió que la jornada no fuera más ni menos que un éxito rotundo para la guitarra eléctrica.

IR A GALERÍA FOTOGRÁFICA

Seguir Leyendo
Publicidad

Facebook

Discos

Back Your Head Off, Dog Back Your Head Off, Dog
DiscosHace 5 meses

Hop Along – “Bark Your Head Off, Dog”

Desde hace no mucho, ha circulado la noticia de que las mujeres están siendo quienes dan la cara por esta...

Down Below Down Below
DiscosHace 5 meses

Tribulation – “Down Below”

Dentro del espectro de lo que se entiende como “metal extremo”, la evolución general en cada subgénero ha ido apuntando...

Resistance Is Futile Resistance Is Futile
DiscosHace 5 meses

Manic Street Preachers – “Resistance Is Futile”

El consenso general en torno a cada trabajo de Manic Street Preachers siempre ronda en torno a cuánto se acercan...

ØMNI ØMNI
DiscosHace 5 meses

Angra – “ØMNI”

Hay bandas que recaen eternamente en lo genérico y no experimentan más allá de los materiales básicos que les ha...

The Sciences The Sciences
DiscosHace 5 meses

Sleep – “The Sciences”

La carrera de Sleep dista mucho de ser una historia típica en el mundo del rock, factor que pudo haber...

Tranquility Base Hotel & Casino Tranquility Base Hotel & Casino
DiscosHace 5 meses

Arctic Monkeys – “Tranquility Base Hotel & Casino”

Un hype autogenerado en prensa y fanáticos por igual mantuvo las miradas del mundo en “Tranquility Base Hotel & Casino”,...

Songs Of Price Songs Of Price
DiscosHace 5 meses

Shame – “Songs Of Praise”

Pocas veces tenemos la fortuna de presenciar el nacimiento de una gran banda de la mano de su primer larga...

New Material New Material
DiscosHace 5 meses

Preoccupations – “New Material”

Para quienes puedan estar perdidos dentro del siempre caótico panorama del rock contemporáneo, probablemente sonará desconocido el nombre de Preoccupations....

American Utopia American Utopia
DiscosHace 6 meses

David Byrne – “American Utopia”

Una verdadera sorpresa terminó siendo el regreso musical de David Byrne, quien había estado silencioso en cuanto a nuevo material...

Eat The Elephant Eat The Elephant
DiscosHace 6 meses

A Perfect Circle – “Eat The Elephant”

La espera no es algo a lo que estemos acostumbrados en la modernidad, a estas alturas parece un concepto extraño...

Publicidad
Publicidad

Más vistas

A %d blogueros les gusta esto: