Conéctate a nuestras redes

En Vivo

Megadeth por seis, y el público chileno descansa en paz

Publicado

en

Sin grandes sorpresas en el setlist, el arribo de Megadeth a Chile, causaba sensación, expectativas y ansias en los quince mil fanáticos que asistieron ayer a un solicitado Movistar Arena. Los rumores que se manejaban respecto de la presentación de Mustaine y compañía con el retorno de uno de los clásicos integrantes, Dave Ellefson. Sumado a un show centrado en el vigésimo aniversario de su magnánima opus “Rust in peace”, no era para esperar menos. De hecho, si consideramos que es su sexta visita, ese lujo es algo que Megadeth, y sobre todo Dave Mustaine puede darse -sea cual sea su lineup, siempre y cuando Mustaine los lidere.

Para abrir los fuegos y calentar el ambiente, se encargaron los nacionales Necrosis. Desde el inicio de su presentación, y durante casi cuarenta minutos, deleitaron al público con lo mejor de su repertorio. Sin sonar en demasía nítidos, nada importó, los nacionales concluyeron con oficio y pulcritud un potente show y  al abandonar el escenario, fueron calurosamente vitoreados.

En lo personal, considero  importante destacar, que el nivel de teloneros nacionales en conciertos de esta magnitud, ha ido en exponencial mejora. Nada parecido al desafortunado episodio que sufrió Witchblade, hace seis años cuando abrieron el show de Iron Maiden, en su gira del “Dance of death”. En contraste de la devastadora apertura que realizó Criminal a Metallica el pasado 26 de enero. Por ende, con mayor razón se les debería exigir a las productoras más espacio para las pruebas de sonido de estas bandas. Pero de todas maneras, es necesario rescatar el hecho que se siga apostando por un producto nacional.

Tras la salida de Necrosis, nuevamente la música envasada se tomó el aire. Cuando fue el turno de ‘2 minutes to midnite’ de Iron Maiden, el público expectante, comenzó a corearla al unísono. Fue emocionante y una recontracomprobación. Megadeth es parte de una exclusiva camada de bandas metaleras que junto a Iron Maiden y Metallica. Comparten un puesto privilegiado entre La élite de acérrimos seguidores sudamericanos, sobretodo chilenos, argentinos y brasileños. Que hacen de su fanatismo, algo así como, una religión.

Un par de minutos pasadas las 21hrs., llega el momento tan esperado. Se apagan las luces, la música de fondo se diluye, y comienza la introducción, muy al estilo Sabbath. Entonces aparece Shawn Drover, luego Chris Broderick, y el ensordecedor griterío llenaba todo rincón de un repleto Movistar Arena. Pero fue sólo cuando Dave Ellefson y luego la “viejaMustaine apareciesen que la locura se desató y una nueva incursión de Megadeth en nuestro país, se iniciaba. Con la tarea que el propio Mustaine días antes había propuesto en una rueda de prensa. Pelear por el título de “la mejor audiencia sudamericana”.

Dialectic Chaos’, ‘This Day We Fight!’, ambas de su tremendo último disco “End Game” (2009) y el demoledor clásico ‘In My Darkest Hour’, de “So far, so good… so what” (1988) sufrieron una mala jugada por parte del sonidista, pero fueron efusivamente recibidas por la multitudinaria audiencia sedienta por escuchar a Megadeth nuevamente.

El volumen bajo, la mala ecualización en el principio no opacó el entusiasmo, Megadeth y la emoción de los miles de fanáticos superaron los problemas. Ya en la cuarta canción ‘Holy wars’, lo prometido se cumplía, una prolija e intensa interpretación de su celebrado disco “Rust in peace” comenzaba. Y con eso los problemas de sonido se daban por despuntados.

Holy wars… The punishment due’, ‘Hangar 18’, primer y segundo track de su gran placa de 1990, respectivamente, siempre han sido cartas seguras en casi todas sus presentaciones. Pero a pesar de tal hecho, la recepción de los presentes fue como si las escucharan por primera vez, y con eso, el desenfreno era cada vez mayor.

Take no prisoners’, fue el primer indicio que el recinto del Parque O’higgins ardía en éxtasis, y cada nota que salía de la dupla de guitarras de la ‘vieja’ y Broderick, eran en gran medida causantes de ello. Lamentablemente el sonido de la batería aun no se afirmaba pero el oficio de Drover opacaba cualquier intento de obstruir su correcto trabajo.

‘Five magics’ y ‘Poison was the cure’, fueron ocasión perfecta, para un reencuentro cara a cara de Ellefson con el público chileno. En donde la banda dio un paso atrás y le dejó, por momentos, el escenario a su haber. ‘Lucretia’, fue la continuación de una precisa demostración de lo vigente que sigue la banda a pesar de sus cambios de integrantes.

Para finalizar cuarenta y cinco minutos, de una espectacular entrega, de uno de sus más grandes discos,  ‘Tornado of souls’, ‘Dawn patrol’ y ‘Rust in peace… Polaris’ cerraron la patita nostálgica y conmemorativa del show. Todo un hito en esta sexta performance de la agrupación en Chile.

Tras el término de “Rust in peace”, fue el turno de dos grandes temas más de su última obra discográfica “Endgame”. Así ‘Headcrusher’, y ‘The Right to Go Insane’, hicieron vibrar y demostraron el porqué Broderick y Drover se han ganado un puesto seguro en la banda. Por otro lado, la respuesta del público en ‘Headcrusher’ fue espeluznante, el griterío era generalizado.

‘A tout le monde’ y ‘Symphony of destruction’, se irguieron como dos emblemas que sacaron de los presentes la más profunda afección. La entregada audiencia presente, dio el todo por el todo, y sin más, el lema “Aguante Megadeth” superó  a ratos el mismo sonido de la banda.  Al finalizar el himno de “Countdown to extintion”, Megadeth abandonó el escenario y se tomó el primer respiro. Así concluían una hora y veinte minutos, de un show directo a la vena.

Al retorno, Drover desató nuevamente la euforia en el Movistar Arena, al partir con la introducción de toms y timbales de ‘Trust’. Una interpretación impresionante que incluyó una estrofa cantada en español hacia el final.

Sin duda luego fue uno de los momentos más llamativos de la noche, cuando en medio de ‘Peace sells’, presentaron una “sorpresa” algo “libreteada”. Pero que abrió el más exaltado entusiasmo en la cancha. ‘Skin o’ my teeth’ devastó a una incansable fanaticada, para cerrar luego con la segunda parte ‘Peace Sells’. El concierto daba su último respiro con un extracto de ‘Holy wars’, y nuevamente los punteos de Mustaine hacían de las suyas. Por cierto, porque hacia el final la guitarra de Broderick se había perdido en el silencio. Lamentable, puesto que al parecer nuestros vecinos también se quejaron de varias fallas de sonido en el show que Megadeth, presentó dos días antes.

  1. Dialectic Chaos
  2. This Day We Fight!
  3. In My Darkest Hour
  4. Holy Wars… The Punishment Due
  5. Hangar 18
  6. Take No Prisoners
  7. Five Magics
  8. Poison Was the Cure
  9. Lucretia
  10. Tornado of Souls
  11. Dawn Patrol
  12. Rust in Peace… Polaris
  13. Headcrusher
  14. The Right to Go Insane
  15. A Tout Le Monde
  16. Symphony Of Destruction
    ———–
  17. Trust
  18. Peace Sells
  19. Skin O’ My Teeth
  20. Holy Wars

[nggallery id=23]

Fotos por Felipe Ramírez Amigo

Publicidad
12 Comentarios

12 Comments

Responder

En Vivo

Cómo Asesinar A Felipes: A toda máquina

Publicado

en

Cómo Asesinar A Felipes

Tuvieron que pasar largos meses para recuperar, en parte, la valiosa experiencia de ver música en vivo. Y es que, pese a que la pandemia aún no se acaba ni se controla y los cuidados deben seguir al pie de la letra, las libertades que permiten la realización de eventos –bien organizados– nos ha devuelto la posibilidad de retomar el curso sobre los escenarios. Buena noticia para el público y también para músicos, técnicos y trabajadores de la industria.

Ese es el caso del ciclo Cultura Re-activa, organizado por Santiago Fusión, que en su última fecha se anotó con el lanzamiento de “MMXX” de Cómo Asesinar A Felipes, quienes, puntuales sobre el escenario del Teatro Nescafé de las Artes, se conectaron entre teclas y cables para interpretar de manera íntegra su último trabajo, no sin antes dar paso a Cinema Tornamesa, el proyecto de DJ Spacio (acompañado de Milton Russell en el contrabajo) que mezcla imágenes de cine clásico, soundtracks, beats y samples, y se encargó de abrir el show.

Cómo Asesinar A Felipes ha sabido sintetizar de buena manera una etapa donde los sintes son clave en su propuesta, y así se preparó a la audiencia, con la fina selección de DJ Spacio y los interludios a cargo de Sebastián Vergara quien, a un costado del escenario y tras cada cierre de telón, dio vida a correctas melodías acompañado de un modular. El show precisó de aquellos interludios, ya que el desafío técnico era mayor.

La banda entró en escena con su nueva configuración cien por ciento electrónica y una buena presentación de “MMXX”, sin embargo, aquel formato –al menos en esta pasada– pareciera no apreciarse bien ni conectar con una audiencia más grande. Así, la idea de intimidad del quinteto, a solas con sus máquinas y artilugios, a ratos se perdía en dinamismo y por las dimensiones del teatro (que estaba a toda capacidad), pero sí se valió de un siempre buen juego de luces y gráficas que fortalecieron la presentación de los siete temas de “MMXX”. El oficio de Koala Contreras en la voz, y la habilidad de todos en este desafío, puede llenar cualquier vacío y sorprender de variadas formas en todos los niveles, especialmente en las irrupciones de “Debes Saberlo” o “Persiste/Cuestiona”, dos de los temas más inquietos del set.

Una vez más, y tras un nuevo cierre del telón, Sebastián Vergara tomó el modular para un nuevo interludio. CAF planteó en escena dos shows totalmente diferentes y completísimos, marcando las dos etapas de la banda, jugando con lo nuevo y lo clásico, e interpretando canciones de casi todos sus discos. El desafío técnico significó desmontar la cuadrada configuración electrónica y montar el formato tradicional, y la sorpresa y entusiasmo del público se hizo notar, quienes –más prendidos que en la primera parte– corearon en su totalidad el repertorio clásico.

Ya instalados para mostrar los hits, Koala dio el vamos con “Pájaros En Contra”, y qué bien se sintieron los primeros compases de la batería de Felipe Salas, que una vez más demostró su increíble destreza y calidad en “La Puerta No Se Abre Sola”, “Nunca Será Lo Mismo” y en todos los cambios de ritmo e intensidad de “Disparan” (Chino Moreno incluido en el sample).

Lamentablemente, la banda no contó en escena con su clásico Rhodes ni Marcos Meza, lo que podría haber sido una interesante sorpresa, sin embargo, las teclas sustituidas hace rato inteligentemente por el saxo de Cristian Gallardo dan claridad y dinámica a los arreglos en vivo, que es donde tiene la libertad de jugar e improvisar, demostrando por qué es un nombre fijo para los vientos. Luego de despedirse tras el grueso del repertorio, el público ansioso por una más coreó hasta el rápido regreso de la banda para terminar con el himno “Nada Más, Nada Menos”, coronando el regreso de CAF a un escenario grande junto a su gente.

Las dos versiones de CAF que se pudieron ver este miércoles en el Teatro Nescafé de las Artes, demuestran la interesante e inquieta evolución de una banda que siempre empujará sus límites, y sobre el escenario son un bloque en extremo cohesionado y que contagia a cualquier audiencia. El desplante mostrado –ahora y siempre– deja en claro que Cómo Asesinar A Felipes es probablemente, y hace rato, uno de los mejores shows para ver en vivo, y lo de anoche probablemente dejó a sus secuaces ansiosos por el próximo crimen.

Setlist

  1. MMXX
  2. Hemos Vuelto del Abismo
  3. Ahora es Cuando
  4. Debes Saberlo
  5. No Hay Cómo Frenarlo
  6. Persiste/Cuestiona
  7. Se Repite
  8. Pájaros en Contra
  9. Operación CAF
  10. La Puerta No Se Abre Sola
  11. Caen
  12. Nunca Será Lo Mismo
  13. III
  14. Disparan (Fill the Skies)
  15. Ha Vuelto a Pasar
  16. Nada Más, Nada Menos

IR A GALERÍA FOTOGRÁFICA

Seguir Leyendo

Podcast Cine

Publicidad

Podcast Música

Facebook

Discos

Bloodmoon: I Bloodmoon: I
DiscosHace 2 meses

Converge & Chelsea Wolfe – “Bloodmoon: I”

Hay veces en que las colaboraciones no terminan de cuajar, y otras en que suena a algo completamente diferente a...

Things Take Time, Take Time Things Take Time, Take Time
DiscosHace 2 meses

Courtney Barnett – “Things Take Time, Take Time”

Cuando Courtney Barnett irrumpió y su nombre ganó un espacio privilegiado en la exitosa y explosiva escena australiana, una de...

An Evening With Silk Sonic An Evening With Silk Sonic
DiscosHace 2 meses

Silk Sonic – “An Evening With Silk Sonic”

Los talentosos Anderson .Paak y Bruno Mars dejaron sensaciones más que positivas cuando dieron a conocer “Leave The Door Open”,...

The Nearer The Fountain, More Pure The Stream Flows The Nearer The Fountain, More Pure The Stream Flows
DiscosHace 2 meses

Damon Albarn – “The Nearer The Fountain, More Pure The Stream Flows”

Inagotable y cada vez más camaleónico. Algo tiene el imaginario que está construyendo Damon Albarn que, con cada día que...

Comfort To Me Comfort To Me
DiscosHace 2 meses

Amyl And The Sniffers – “Comfort To Me”

Una de las piedras angulares del punk, como filosofía, consiste en abrazar las imperfecciones, reconocerse como seres desprolijos y enaltecer...

CRAWLER CRAWLER
DiscosHace 2 meses

IDLES – “CRAWLER”

Para todos fue una sorpresa el día en que IDLES publicó la melancólica “The Beachland Ballroom”, donde, a un ritmo...

Sympathy For Life Sympathy For Life
DiscosHace 2 meses

Parquet Courts – “Sympathy For Life”

El indie rock de Parquet Courts es bastante sui generis dentro de los márgenes difusos que la crítica le ha...

Engine Of Hell Engine Of Hell
DiscosHace 2 meses

Emma Ruth Rundle – “Engine Of Hell”

Mientras Emma Ruth Rundle se dedicaba a preparar lo que sería su quinto disco, la pandemia y las cuarentenas golpearon...

Valentine Valentine
DiscosHace 2 meses

Snail Mail – “Valentine”

En situaciones de crisis, es complicado alinear las emociones con lo que se piensa o analiza, pero ese acontecer no...

Twin Plagues Twin Plagues
DiscosHace 2 meses

Wednesday – “Twin Plagues”

La actitud con la que Karly Hartzman trata la guitarra en los primeros minutos de “Twin Plagues”, canción que abre...

Publicidad
Publicidad

Más vistas