Contáctanos

En Vivo

Max & Iggor Cavalera: Actitud es la consigna

Publicado

en

Es costumbre que algunos artistas aprovechen los aniversarios de ciertas obras en particular para realizar giras en su conmemoración, y así rememorar aquellos tiempos de antaño cuando las cosas les eran más favorables. Tal como es el caso de los hermanos Cavalera, fundadores de Sepultura, agrupación que no requiere de mayor presentación. La salida de Max –el mayor de ellos– en 1996 ha sido una de las historias más polémicas en el mundo del metal, con declaraciones cruzadas que han alimentado la controversia y, por consecuencia, el morbo frente a una posible reunión con los miembros que continuaron bajo el alero del nombre que tanto éxito alcanzó en la década del noventa, con quienes hasta el año 2006 el otro Cavalera, Igor, compartió escenario para luego reunirse con su hermano.

Congregada la familia una vez más, el vínculo adoptó el alias de Cavalera Conspiracy, alineación que anoche dio vida a la celebración de los veinte años de “Roots”, creación que, a pesar de las críticas dispares, los ubicó en la cúspide de la popularidad en la música extrema, y que tuvo la osadía de incorporar e infiltrar en sus ideas elementos no-ortodoxos para el metal, como los diversos elementos propios del folklore brasileño que influenciaron todo el proceso. Para la ocasión, Incite –banda creada por Richie Cavalera, uno de los hijastros de Max– fue la encargada de abrir la jornada, y la verdad es que la propuesta es mezquina: abundancia de estructuras monocordes y trilladas, acompañadas de una vocalización simplona que en la actualidad no son competencia para el nivel de composición, virtuosismo y actitud que hierve en el metal. Tras un poco más de media hora que incluyó muestras de sus cuatro larga duración, quedó en evidencia que ser el hijo de muchas veces no es suficiente para sostener una carrera en el mismo ámbito del progenitor.

A las 21:15 horas se oscureció por completo el recinto de calle San Diego y uno a uno aparecieron los personajes a cargo de interpretar al clásico Sepultura de antaño. El bajista Tony Campos fue el primero en ubicarse, seguido de un Marc Rizzo que durante toda la noche estuvo preciso y demoledor, logrando que nos olvidáramos por completo de la ausencia en las cuerdas de Andreas Kisser, otrora guitarra líder y artífice del sonido que a la larga se convirtió en un sello de la época. Los protagonistas fueron los últimos en tomar su posición y de inmediato se supo que no había espera para que se desatara el caos en la pista. “Roots Bloody Roots” remeció todo a su paso y pulverizó toda aprehensión previa respecto a cómo se escucharía el disco en su integridad tocado en vivo. Son innumerables las oportunidades en que alguno de los proyectos asociados a la marca Cavalera han visitado este país y en casi todas ellas este tema lo han utilizado para cerrar el espectáculo, por lo tanto, la novedad fue ver cómo reaccionarían los concurrentes frente a otras canciones de Sepultura que no eran ejecutadas desde hace mucho.

La apuesta ganadora de “Roots” fue “Attitude”, y así se demostró anoche, sonando colérica y con un Igor inspirado, nunca errando un golpe y ratificando la fama que le precede de ser un verdadero metrónomo humano. “Cut-Throat” no decayó en intensidad y “Ratamahatta” fue quizá el clímax de la presentación. Sólo uno de los cortes más violentos de la obra, como “Spit”, fue capaz de despertar tanto entusiasmo y energía, mientras “Lookaway”, cuya versión original cuenta con la participación Mike Patton (Faith No More), Jonathan Davis (Korn) y DJ Lethal (ex Limp Bizkit), fue un interludio un poco incómodo, debido a que en el mismo disco ya se siente fuera de lugar, pero está ahí y había que tocarla, así que Max hizo lo mejor que pudo no sólo en aquel corte, sino que en toda la velada, algo que se agradece porque en varios de sus shows anteriores sus intervenciones fueron deficientes.

Dusted” fue ejecutada con soberbia y recordó por qué es uno de los puntos más fuertes de “Roots”. Por su parte, las cuerdas “Itsári” fueron emitidas por los parlantes del recinto de manera artificial, mientras que sólo Igor en el escenario acompañaba con la percusión del norte brasileño. Con la misión de rematar la primera hora de actuación y cerrar los festejos del vigésimo aniversario del disco-de-la-controversia de Sepultura, “Ambush” y “Endangered Species” se mostraron frescas a pesar de sus años, mientras que “Dictatorshit”, previo discurso opositor a las dictaduras sufridas en el continente latinoamericano, clausuró con furia y con el fuego eterno de la fusión punkmetal, lo que en restricto rigor conforma la totalidad del disco evocado.

Tras abandonar la tarima por unos minutos, la banda volvió para ejecutar los cortes extra que sumaron en su momento a la edición especial del álbum, aunque “War Pigs” de Black Sabbath fue tocada sólo por el par de hermanos, mientras que “Procreation (Of The Wicked)” de Celtic Frost gozó de la colaboración de todos los músicos. De ahí en más, ambos Cavalera se apoderaron de lo que quedaba de celebración y, tal como si esto se hubiese desarrollado en el patio de su casa, bastó la batería y una guitarra para remembrar parte del pasado más exitoso de sus días con Sepultura. Desfilaron estandartes como “Desperate Cry” o “Inner Self” junto las infaltables versiones de “Policia” y “Orgasmatron”, homenaje a la memoria de Lemmy Kilmister que además contó con “Ace Of Spades”, interpretada por la agrupación completa más la ayuda de Richie Cavalera, bajando así el telón de una fiesta que se extendió por un poco más de noventa minutos.

Balance positivo, más allá de que en algún instante previo a la realización del evento se cuestionó la trascendencia y la intención de un concierto de estas características, algo que finalmente no mermó las ganas ni la vehemencia de los seguidores por ver en vivo un registro que marcó un hito en la historia del metal mundial y que, a nivel continental, pavimentó el camino para todos aquellos que vieron en este estilo y forma de vida a la fuente de su inspiración y motivo de su trabajo. Sirvió para, de alguna forma, revivir la esperanza y, quién sabe, si en algún otro país vecino otro par de adolescentes disconformes e impetuosos están incubando las canciones que dominarán el mañana.

Por Hans Oyarzún

Fotos por Luis Marchant

Setlist

  1. Roots Bloody Roots
  2. Attitude
  3. Cut-Throat
  4. Ratamahatta
  5. Breed Apart
  6. Straighthate
  7. Spit
  8. Lookaway
  9. Dusted
  10. Born Stubborn
  11. Itsári
  12. Ambush
  13. Endangered Species
  14. Dictatorshit
  15. War Pigs (original de Black Sabbath)
  16. Procreation (Of The Wicked) (original de Celtic Frost)
  17. Medley: Black Magic/Desperate Cry/Inner Self/Polícia/Orgasmatron/Anticop
  18. Ace Of Spades (original de Motörhead)
  19. Roots Bloody Roots (versión 2016)

IR A GALERÍA FOTOGRÁFICA

Publicidad
1 Comentario

1 Comentario

  1. caca

    19-Dic-2016 en 5:15 pm

    ya no saben q mas hacer , pura paja

Responder

En Vivo

DIIV: Esquemas Juveniles

Publicado

en

DIIV

Aunque estamos en una época con la posibilidad de más estilos que nunca, lo que es más claro de ver son las convergencias, cuando existen cosas muy diferentes que tienen un punto de encuentro. Nadie podría decir que Mac DeMarco, Wild Nothing y DIIV suenan igual, pero estos tres actos, con popularidad en nuestro país, tienen una sensibilidad con las guitarras y los ritmos que los hacen convivir incluso en el mismo sello, Captured Tracks. Pero luego aparecen las diferencias, que tienen más relación con cómo se disponen en un escenario o cómo se disponen ante su propia música, algo que se reafirmó en una nueva visita de DIIV, enterando su tercera vez en Chile.

Antes, todo partió con un potente set de Adelaida. La banda de Valparaíso estuvo muy bien elegida para partir con la jornada, en especial por la energía desplegada, que redundó en una ovación del público al cierre de su show pasadas las 21:45 hrs., donde pasaron por canciones como “1999” y “Eco”, para cerrar con la explosiva “Cienfuegos”, en su mayoría tracks que pertenecen a “Paraíso”, el disco que editaron en 2017. Un sólido espectáculo de una de las bandas más potentes del rock chileno, cuyo repertorio está siendo rápidamente engrosado.

Tras 25 minutos de espera, y teniendo a la mitad de DIIV en los últimos minutos ajustando ellos mismos sus instrumentos, entró a escena la banda de Brooklyn, que de inmediato podía establecer su potencia. A diferencia de Wild Nothing o DeMarco, lo de DIIV es más potente en el proscenio, y ellos no caen en la autoindulgencia, pese a que las formas de Zachary Cole Smith pudieran hacer creer lo contrario. Toda la banda suena cohesionada y eso deriva en el peso escénico que proyectan. Mientras Zachary pareciera al comienzo un vocalista parco que no se interesa en que se le entienda poco, luego se denota que eso es parte de la estética mientras él está enfocado como láser en lo suyo, y también en la guitarra de Andrew Bailey, con quien se complementan perfectamente.

Además, esta energía enfocada y este sonido aplanador no caen en un saco roto, porque el público que llegó a Club Blondie (que, vale decir, cada vez suena mejor para bandas) estaba dispuesto a saltar y sentir este show como algo realmente relevante. Ya en “Human” y “Dopamine” la algarabía era tal, que gente de la audiencia hacía crowdsurfing y otros revoleaban la polera o lo que fuera en el aire, como si se estuviera alentando al equipo en el estadio, con una conexión envidiable.

Aunque se ha visto a DIIV varias veces en vivo, existe algo que hace que se vuelva a ellos. Y tal vez sea esa sensación de que, en medio de todos los esquemas que rodean lo que son y proyectan sus canciones, existe una banda que tiene mucho que entregar, enfrentándose al cliché de los conjuntos que suenan o se ven similar, y que en general tienden a restringir el caudal de energía. En temas como “Past Lives” quedaba en claro que no se trataba meramente de escuchar versiones como las oscuras rendiciones de los discos, sino que algo de mayor alcance explosivo, sin traicionar esas sensaciones.

No es que DIIV sea la banda más brillante del mundo. Tras entregar una canción nueva sin título, tocaron un minuto de algo ininteligible y esos son gestos contradictorios, pero al menos reposa algo de honestidad en ellos que los hace ser de lo mejor de su rebaño, algo que en el iluminado final con “Dust”, “Doused”, y luego el encore con “Wait” (en el cual Andrew salió con un sostén que una persona lanzó al escenario) quedó de manifiesto. Poco más de una hora y cuarto que explicitan a DIIV como parte de los actos en los que no se debe desconfiar, porque pese a seguir modelos que parecieran muy definidos, ellos aún son capaces de entregar algo que los separa de la indulgencia y la simplona sencillez, y es así como probablemente los neoyorquinos consigan el paso a la trascendencia.

Setlist

  1. (Druun Pt. II)
  2. Is The Is Are
  3. (Druun)
  4. Human
  5. Under The Sun
  6. Dopamine
  7. Sometime
  8. Oshin (Subsume)
  9. Incarnate Devil
  10. Bent (Roi’s Song)
  11. Past Lives
  12. Nueva canción
  13. Healthy Moon
  14. Loose Ends
  15. Dust
  16. Doused
  17. Wait

IR A GALERÍA FOTOGRÁFICA

Continuar Leyendo
Publicidad

Facebook

Discos

Undertow Undertow
DiscosHace 3 días

El Álbum Esencial: “Undertow” de Tool

La portada de todo álbum debiese generar impresiones anticipadas sobre el contenido que este alberga. Bajo esa lógica, ver esa...

DiscosHace 4 días

Lee Ranaldo – “Electric Trim”

La reinvención siempre estará acompañada de un proceso de búsqueda, un viaje donde se pueda llegar al centro del asunto...

DiscosHace 1 semana

Paradise Lost – “Medusa”

En 2015 el oscuro y lúgubre universo del doom fue remecido por una de las bandas referentes en su género....

DiscosHace 2 semanas

Living Colour – “Shade”

Si el alma pudiera traducirse musicalmente, no cabe duda que sonaría como el blues; una voz auténtica, actual y poderosa,...

The National The National
DiscosHace 2 semanas

The National – “Sleep Well Beast”

El motor de The National es la rabia y la desorientación causada por la falta de respuestas. No hay un...

Sex Pistols Sex Pistols
DiscosHace 2 semanas

El Álbum Esencial: “Never Mind The Bollocks, Here’s The Sex Pistols” de Sex Pistols

A mediados de los años 70, dos de los mayores polos del rock no vivían una situación alentadora. Nueva York...

DiscosHace 2 semanas

Prophets Of Rage – “Prophets Of Rage”

Hace aproximadamente un año, millones de fanáticos se llenaban de ilusiones ante la aparición de misteriosos carteles en EE.UU. que...

DiscosHace 3 semanas

Franja de Gaza – “Despegue”

Un comienzo impactante. Esta frase describe bien lo que provoca el disco “Despegue” de la banda nacional Franja de Gaza,...

DiscosHace 3 semanas

Royal Blood – “How Did We Get So Dark?”

La última joya del rock inglés se llama Royal Blood, y la prensa internacional se rindió ante su irrupción, ganándose...

DiscosHace 3 semanas

El Álbum Esencial: “Tubular Bells” de Mike Oldfield

“Tubular Bells” fue y sigue siendo una rareza. Hasta el día de hoy parece llamativo que un sello discográfico haya...

Publicidad

Más vistas

A %d blogueros les gusta esto: