Contáctanos

En Vivo

Mastodon: Más que un concierto

Publicado

en

En términos estrictamente técnicos, el show de Mastodon el lunes 28 de septiembre en La Cúpula del Parque O’Higgins, no fue perfecto. De hecho, si nos colocamos en un plano quejumbroso, existen varias circunstancias a las que podemos echar mano para hacer estas observaciones: el concierto no se dio en términos originalmente planeados, pues se suponía que iba a ser uno de los grandes eventos de Santiago Gets Louder; tampoco la fecha era la óptima, dado el mazazo del festival el día anterior que ciertamente quitó energías y dinero para asistir a otro evento; y el local no reviste un aforo muy elevado para una banda de esta envergadura, entre otras cosas. Luego, y entrando de lleno en la música, el sonido no fue totalmente pulcro: el bajo a ratos no se escuchaba, la voz de Brent Hinds no llegaba a los tonos requeridos en algunos pasajes, al comienzo la banda no se mostró muy directa con el público. Y así, tantos elementos que podemos nombrar. Pero, entonces, ¿por qué lo vivido ayer quedará sin lugar a dudas como uno de los mejores shows de rock que se han producido en Chile, al menos durante los últimos 15 años? La respuesta a esa interrogante hay que buscarla un poco más allá de las circunstancias fácticas del show.

13 Mastodon @ La Cúpula 2015

Al parecer, hay que adentrarse en los recovecos de las razones del porqué un grupo de personas deja de lado sus quehaceres diarios para asistir a un recinto a escuchar música a un volumen excesivo –muchas veces incómodos-, a recibir y dar golpes, desatarse, pasar calor, tener sed. Quizás un esbozo de aquella verdad sea el hecho de que a diario no sabemos lo que es el rock; en realidad no tenemos idea o no hemos desarrollado un lenguaje que nos permita explicarle a otros los motivos por los que somos capaces de recorrer grandes distancias simplemente para ver una banda. Como autómatas, yunkies perdidos, buscamos encontrarnos con aquella verdad esquiva. Si alguien nos pregunta el por qué, no sabemos responder, pero sí, desde este show de Mastodon en La Cúpula, tenemos mayor convicción aún en la música que hacen, sin razones lógicas que lo sustenten.

18 Mastodon @ La Cúpula 2015

Lo de Mastodon superó con creces cualquier consideración técnica, organizativa y racional. Hablar de lo poderoso que fue el cierre con “Blood And Thunder”, lo machacante que sonó “Bladecatcher”, o el desborde que provocó en el público “Chimes At Midnight”, no hace justicia con lo que realmente provocaron esos temas. Tampoco sirve siquiera, para formar una idea, el recalcar el virtuosismo sin fastuosidad de Brent Hinds en la guitarra o la furiosa sensibilidad que tiene Brann Dailor al tocar la batería. Cuando hablamos de lo vivido con Mastodon, las palabras escasean, porque más que un show, fue quizás la conexión más íntima con el núcleo del rock & roll que hemos tenido. Muestra de lo anterior, es el instante de “Iron Tusk” seguida de “Mother Puncher”.

En un concierto de estas características es difícil contabilizar los momentos altos. Dicha abstracción supone un ejercicio racional a quién estuvo en el mosh pit durante “Megalodon”, o sumergido en la psicodelia activa de “Oblivion”, es decir, algo imposible y eso lo hará memorable. No obstante, si podemos destacar otros elementos del show, es la complicidad absoluta de los cuatro artistas en el escenario y un respeto por el trabajo que hace el otro, cualidades que deslumbraron en “Black Tongue” (una de las más aclamadas) o en “Ember City”.

14 Mastodon @ La Cúpula 2015

Y así, entonces, lo que al principio eran las debilidades del show, terminaron en una amalgama única que conspiró a favor tanto de Mastodon, como nuestro, produciendo un momento que perdurará por largos años en nuestra memoria. ¿Qué mejor que un concierto íntimo de los maestros de Atlanta con la gente precisa (excelente decisión de la productora de utilizar La Cúpula)? Qué inigualable fue presenciar cómo la vitalidad de la música –separada de quienes la crean y quienes la escuchan- desbordó todos los niveles de academicismo conceptual y compenetró dentro de las fisuras e imperfecciones del metal de Mastodon, llegando hasta el fondo de lo que uno busca como simple obrero del rock. Todos estamos más llenos de vicios que de virtudes, y eso justamente nos hace comprender mejor que, en el arte, en la música y específicamente acá con el metal, lo perfecto es enemigo de lo bueno.

06 Mastodon @ La Cúpula 2015

Lo de Mastodon ayer no fue perfecto, estuvo lejos de serlo, pero si nos gusta el rock no pagamos para ver una máscara vacía, un maniquí dispuesto para nuestro deleite. No, lo hacemos porque la música extrema nos revela algo de la verdad que intuimos, aquello que nos dice que el arte que nos convoca es producto de nuestro deterioro, de nuestra corrupción. Mientras sonaba “The Czar”, muchos comprendimos que estábamos más allá de un concierto, estábamos acercándonos un poco más a la insondable razón del porqué nos gusta el rock. La respuesta a ello es como mirar el sol: sólo veremos sus destellos, nunca el núcleo. Con Mastodon quedamos más ciegos, más perdidos, más desadaptados, pero más sabios. Sublime.

Por Pablo Cañón

Fotos por Praxila Larenas

Setlist

  1. Tread Lightly
  2. Once More ‘Round The Sun
  3. Blasteroid
  4. Oblivion
  5. The Motherload
  6. Chimes At Midnight
  7. High Road
  8. Aqua Dementia
  9. Iron Tusk
  10. Mother Puncher
  11. Halloween
  12. Bladecatcher
  13. Black Tongue
  14. Ember City
  15. Megalodon
  16. Crystal Skull
  17. The Czar
  18. Blood And Thunder

IR A GALERÍA FOTOGRÁFICA

Publicidad
10 Comentarios

10 Comments

  1. Sebastodon

    29-Sep-2015 en 2:53 pm

    Hermosas palabras, le hacen justicia a esto que fue más que un “concierto de rock”.

  2. Luxo

    29-Sep-2015 en 3:07 pm

    buen review. Buen concierto y sabías palabras amigo

  3. Mono

    29-Sep-2015 en 3:09 pm

    Tocaron “curl of the burl” también, no está en el setlist

    • Nacho

      29-Sep-2015 en 3:10 pm

      No la tocaron.

    • mastodoncito

      29-Sep-2015 en 3:49 pm

      si lo escuchaste fue en tus sueños post show.no lo tocaron.

    • blacktongue

      29-Sep-2015 en 3:53 pm

      Andai más perdido que la chucha

    • Mariano Bustos (@Marianors)

      29-Sep-2015 en 4:02 pm

      no la tocaron

  4. Nacho

    29-Sep-2015 en 3:10 pm

    Loco, fue perfecto. Nada de “estuvo lejos de serlo”. Fue PERFECTO.

    • Megalodon

      01-Oct-2015 en 2:39 pm

      Exacto, fue PERFECTO y punto.

  5. diplomadoiyn

    29-Sep-2015 en 6:02 pm

    Tal cual estimado. Hay un monton de cosas dentro de lo tolerable, pero concuerdo, principalmente contigo en la eleccion de la cupula como escenario. Junto con Deftones para mí, los puntos altos del Gets Louder. Un abrazo a todos lo que estuvieron ahí.

Responder

En Vivo

DIIV: Esquemas Juveniles

Publicado

en

DIIV

Aunque estamos en una época con la posibilidad de más estilos que nunca, lo que es más claro de ver son las convergencias, cuando existen cosas muy diferentes que tienen un punto de encuentro. Nadie podría decir que Mac DeMarco, Wild Nothing y DIIV suenan igual, pero estos tres actos, con popularidad en nuestro país, tienen una sensibilidad con las guitarras y los ritmos que los hacen convivir incluso en el mismo sello, Captured Tracks. Pero luego aparecen las diferencias, que tienen más relación con cómo se disponen en un escenario o cómo se disponen ante su propia música, algo que se reafirmó en una nueva visita de DIIV, enterando su tercera vez en Chile.

Antes, todo partió con un potente set de Adelaida. La banda de Valparaíso estuvo muy bien elegida para partir con la jornada, en especial por la energía desplegada, que redundó en una ovación del público al cierre de su show pasadas las 21:45 hrs., donde pasaron por canciones como “1999” y “Eco”, para cerrar con la explosiva “Cienfuegos”, en su mayoría tracks que pertenecen a “Paraíso”, el disco que editaron en 2017. Un sólido espectáculo de una de las bandas más potentes del rock chileno, cuyo repertorio está siendo rápidamente engrosado.

Tras 25 minutos de espera, y teniendo a la mitad de DIIV en los últimos minutos ajustando ellos mismos sus instrumentos, entró a escena la banda de Brooklyn, que de inmediato podía establecer su potencia. A diferencia de Wild Nothing o DeMarco, lo de DIIV es más potente en el proscenio, y ellos no caen en la autoindulgencia, pese a que las formas de Zachary Cole Smith pudieran hacer creer lo contrario. Toda la banda suena cohesionada y eso deriva en el peso escénico que proyectan. Mientras Zachary pareciera al comienzo un vocalista parco que no se interesa en que se le entienda poco, luego se denota que eso es parte de la estética mientras él está enfocado como láser en lo suyo, y también en la guitarra de Andrew Bailey, con quien se complementan perfectamente.

Además, esta energía enfocada y este sonido aplanador no caen en un saco roto, porque el público que llegó a Club Blondie (que, vale decir, cada vez suena mejor para bandas) estaba dispuesto a saltar y sentir este show como algo realmente relevante. Ya en “Human” y “Dopamine” la algarabía era tal, que gente de la audiencia hacía crowdsurfing y otros revoleaban la polera o lo que fuera en el aire, como si se estuviera alentando al equipo en el estadio, con una conexión envidiable.

Aunque se ha visto a DIIV varias veces en vivo, existe algo que hace que se vuelva a ellos. Y tal vez sea esa sensación de que, en medio de todos los esquemas que rodean lo que son y proyectan sus canciones, existe una banda que tiene mucho que entregar, enfrentándose al cliché de los conjuntos que suenan o se ven similar, y que en general tienden a restringir el caudal de energía. En temas como “Past Lives” quedaba en claro que no se trataba meramente de escuchar versiones como las oscuras rendiciones de los discos, sino que algo de mayor alcance explosivo, sin traicionar esas sensaciones.

No es que DIIV sea la banda más brillante del mundo. Tras entregar una canción nueva sin título, tocaron un minuto de algo ininteligible y esos son gestos contradictorios, pero al menos reposa algo de honestidad en ellos que los hace ser de lo mejor de su rebaño, algo que en el iluminado final con “Dust”, “Doused”, y luego el encore con “Wait” (en el cual Andrew salió con un sostén que una persona lanzó al escenario) quedó de manifiesto. Poco más de una hora y cuarto que explicitan a DIIV como parte de los actos en los que no se debe desconfiar, porque pese a seguir modelos que parecieran muy definidos, ellos aún son capaces de entregar algo que los separa de la indulgencia y la simplona sencillez, y es así como probablemente los neoyorquinos consigan el paso a la trascendencia.

Setlist

  1. (Druun Pt. II)
  2. Is The Is Are
  3. (Druun)
  4. Human
  5. Under The Sun
  6. Dopamine
  7. Sometime
  8. Oshin (Subsume)
  9. Incarnate Devil
  10. Bent (Roi’s Song)
  11. Past Lives
  12. Nueva canción
  13. Healthy Moon
  14. Loose Ends
  15. Dust
  16. Doused
  17. Wait

IR A GALERÍA FOTOGRÁFICA

Continuar Leyendo
Publicidad

Facebook

Discos

DiscosHace 2 días

El Álbum Esencial: “Undertow” de Tool

La portada de todo álbum debiese generar impresiones anticipadas sobre el contenido que este alberga. Bajo esa lógica, ver esa...

DiscosHace 3 días

Lee Ranaldo – “Electric Trim”

La reinvención siempre estará acompañada de un proceso de búsqueda, un viaje donde se pueda llegar al centro del asunto...

DiscosHace 1 semana

Paradise Lost – “Medusa”

En 2015 el oscuro y lúgubre universo del doom fue remecido por una de las bandas referentes en su género....

DiscosHace 1 semana

Living Colour – “Shade”

Si el alma pudiera traducirse musicalmente, no cabe duda que sonaría como el blues; una voz auténtica, actual y poderosa,...

The National The National
DiscosHace 2 semanas

The National – “Sleep Well Beast”

El motor de The National es la rabia y la desorientación causada por la falta de respuestas. No hay un...

Sex Pistols Sex Pistols
DiscosHace 2 semanas

El Álbum Esencial: “Never Mind The Bollocks, Here’s The Sex Pistols” de Sex Pistols

A mediados de los años 70, dos de los mayores polos del rock no vivían una situación alentadora. Nueva York...

DiscosHace 2 semanas

Prophets Of Rage – “Prophets Of Rage”

Hace aproximadamente un año, millones de fanáticos se llenaban de ilusiones ante la aparición de misteriosos carteles en EE.UU. que...

DiscosHace 3 semanas

Franja de Gaza – “Despegue”

Un comienzo impactante. Esta frase describe bien lo que provoca el disco “Despegue” de la banda nacional Franja de Gaza,...

DiscosHace 3 semanas

Royal Blood – “How Did We Get So Dark?”

La última joya del rock inglés se llama Royal Blood, y la prensa internacional se rindió ante su irrupción, ganándose...

DiscosHace 3 semanas

El Álbum Esencial: “Tubular Bells” de Mike Oldfield

“Tubular Bells” fue y sigue siendo una rareza. Hasta el día de hoy parece llamativo que un sello discográfico haya...

Publicidad

Más vistas

A %d blogueros les gusta esto: