Conéctate a nuestras redes
Mark Farner Mark Farner

En Vivo

Mark Farner’s American Band: Hermano, estoy brillando

Publicado

en

Es difícil lograr dar con la definición de un “sonido americano” en el sentido de lograr contener todas las manifestaciones en Estados Unidos, un territorio difícil de abarcar en su totalidad. Pero hay gente que lo intenta para no sólo lograr ese “sonido americano”, sino también para acentuar la identidad o impulsarla. Esto es lo que ha hecho en su carrera Mark Farner, quien, con Don Brewer y Mel Schacher, formara Grand Funk Railroad en 1969, una de las referencias obligadas en el rock norteamericano, que también diera forma al sonido de Detroit, algo más directo y listo para el buen rato, con una conciencia social asociada a la paz en contra de la guerra. Pero los problemas legales hicieron que, a comienzos de este año, Farner tuviera que luchar contra los otros miembros por el nombre de su banda, Mark Farner’s American Band, porque según Brewer y Schacher daba lugar a equívocos por el legado de Grand Funk. Una batalla legal que quedó en nada, y que por suerte fue así, ya que quizás no habría mejor nombre para la banda que trajo Mark a tocar a un Teatro Caupolicán con más de dos mil personas, las que jamás se sentaron durante todo el show.

Luego de un clip –sin mucha calidad técnica audiovisual– que destacaba la carrera en números de Mark Farner, en especial con Grand Funk, a las 20:58 horas comenzó la música, como una bofetada para las personas que se atrasaron, porque esto fue un par de minutos antes de la hora en la que supuestamente todo iniciaba. Una lección para esas personas que no respetan los horarios establecidos y un premio para quienes madrugaron para ver desde el inicio las aptitudes y carisma de Farner, figura que a sus 70 años todavía mantiene las energías y la capacidad de llamar a la gente a volverse loca.

En vez de hacer lo mismo que en otras fechas en Sudamérica e iniciar con “Are You Ready?”, de inmediato comenzó todo con “We’re An American Band”. Y es que Mark Farner es reconocido como el “patriota rockero” o el “patriota del rock”, instalando siempre la dinámica de ser hijo de Estados Unidos, tanto por el lado de quienes luchan por lo que es hoy (es hijo de un condecorado militar que batallara en la Segunda Guerra Mundial), como también por lo que es su espíritu primitivo (su madre es de herencia Cherokee). En su música esto se traspasa en letras llenas de ese confort, de ser parte de algo, de llamar a ser parte de un todo y también con la visión de que es necesario ser bueno con todas y todos, “hermanas y hermanos”, como llamaría Mark a la audiencia varias veces en la noche. Mientras, se sucedían clásicos como “Rock & Roll Soul” o “Footstompin’ Music”, donde él se fue a un teclado al centro del escenario a tocar mientras el público cantaba, y se veía gente en otro mundo, en otra esfera. Ojalá todo el público que va a shows musicales viviera el espectáculo como lo hacían personas de 60 o 70 años viendo a Mark Farner, agitándose y cantando todo, con devoción conmovedora.

Fuera de ciertas excepciones, todo lo que tocaron era parte de las canciones que Farner escribió para Grand Funk Railroad, tal como llamara Homero Simpson en la referencia de cultura pop más grande a la agrupación, “las salvajes y descamisadas letras de Mark Farner”, que se condecían con las poleras agitadas al viento en varios tramos de un show con grandes momentos, como “People Let’s Stop The War” o “Shinin’ On”, mientras la banda sonaba precisa, con los vacíos necesarios para sentir que los efectos o las voces completan el todo, sin sobrecargar jamás la vibra del espacio.

Esto permitió que todo el tiempo el sonido estuviera con claridad suficiente para escuchar la voz de quien cantara, fuera Mark o alguno de sus músicos. Un teclado, una guitarra, un bajo y una batería. Nada más ni nada menos era lo que había en el escenario, y con ello bastaba para generar momentos gigantes, como en “Heartbreaker”, donde el sonido era menos festivo, pero sí mucho más emotivo, siendo un punto alto de un show de gran calidad.

Extractos de otras canciones, como “Gotta Get Out Of This Place”, sonaron antes de que Mark volviera al teclado para hacer “Mean Mistreater”, otra gran canción, para luego de “Bad Time” y “Sin’s A Good Man’s Brother” llegaran las únicas dos que no vienen de la pluma de Farner. La fantástica versión de “The Loco-Motion”, originalmente de Carole King, y Some Kind Of Wonderful, popularizada por Soul Brothers Six, fueron momentos de diversión que dejaban en claro cómo es que ese “sonido americano” podía ser dúctil y, a la vez, notarse con mucha claridad.

Y, como era de esperar, el capitán en este navío sonoro, Mark Farner, elige cerrar el show con una vibrante versión de “I’m Your Captain”, con solos, extensión y mucho más, dejando a la gente muy prendida y brillante, como en un estado lisérgico, digno de los 60, digno de tardes en el pasto transportando ganas, amor y angustias acalladas gracias a canciones llenas de buenas vibraciones.

El público, como pocas veces, exigió ensordecedoramente un encore, el que llegó con “Inside Looking Out” en una versión de diez minutos, la que fue coreada de forma aplastante por la gente terminando a las 22:43 horas, luego de una hora 45 minutos de un show perfecto para los fans de Grand Funk y también para quienes gustan de ese sonido americano. Hermanas, hermanos, ese fue el sonido del rock de Detroit, en una noche fría de mayo en Santiago de Chile, y qué bueno que fue.

Setlist

  1. We’re An American Band (original de Grand Funk Railroad)
  2. Rock & Roll Soul (original de Grand Funk Railroad)
  3. Footstompin’ Music (original de Grand Funk Railroad)
  4. Aimless Lady (original de Grand Funk Railroad)
  5. Paranoid (original de Grand Funk Railroad)
  6. People Let’s Stop the War (original de Grand Funk Railroad)
  7. Shinin’ On (original de Grand Funk Railroad)
  8. Heartbreaker (original de Grand Funk Railroad)
  9. I Come Tumblin’ / Gotta Get Out Of This Place (original de Grand Funk Railroad)
  10. Mean Mistreater (original de Grand Funk Railroad)
  11. Bad Time (original de Grand Funk Railroad)
  12. Sin’s A Good Man’s Brother (original de Grand Funk Railroad)
  13. The Loco-Motion (original de Carole King)
  14. Some Kind Of Wonderful (original de Soul Brothers Six)
  15. I’m Your Captain (original de Grand Funk Railroad)
  16. Inside Looking Out (original de Grand Funk Railroad)

IR A GALERÍA FOTOGRÁFICA

Publicidad
1 Comentario

1 Comentario

  1. Rodrigo

    27-May-2019 en 9:57 am

    Falto poner en el set list i come tumblin

Responder

En Vivo

Cigarettes After Sex: Fragmentos de la intimidad

Publicado

en

Cigarettes After Sex

Era un 16 de diciembre de 2017 y Santiago recibía por primera vez a Cigarettes After Sex, proyecto de El Paso, Texas, liderado por el músico Greg Gonzalez, que llegaba a consagrar una popularidad que comenzó a gestarse desde 2012 con el aclamado EP “I”, y que fue creciendo año a año hasta presentar un debut homónimo en 2017. Ahora, lejos del contexto festivalero y en pleno 2019, el anuncio del primer concierto en solitario del conjunto desató una calurosa respuesta de su fanaticada, agotando la totalidad del recinto original para luego moverse a uno de mayor capacidad. Cúpula Multiespacio, también agotado, sería el lugar donde artista y público se encontrarían una vez más y, a pesar de no haber tenido mucho material nuevo desde la última ocasión hasta ahora, el fervor era igual de potente, o incluso más que en la primera instancia de encuentro.

Pese a un ligero retraso en el inicio del concierto, principalmente debido a complicaciones por un inadvertido proceso de reubicación que atrasó el ingreso de los asistentes, a eso de las 22:18 horas apareció la banda en escena, siendo el frontman Greg Gonzalez el último en tomar posición ante una ovación general de la fanaticada que repletó Cúpula Multiespacio para la segunda vez en nuestro país del conjunto texano. Y casi en un contraste perfecto, esta nueva visita significó un opuesto absoluto de la anterior, primero por ser un show en solitario y no en el contexto de un festival, y segundo, por capturar la esencia misma de la instancia en un espacio más íntimo, y no bajo el manto de la noche como aquella jornada de diciembre en Planetario Santiago.

Al momento de debatir sobre la propuesta de Cigarettes After Sex, es innegable no reconocer ciertos puntos presentes en su obra, como por el ejemplo la cinematográfica transición que se genera con su música, cuyas armonías van estructurando una secuencia que absorbe elementos en el camino y los vuelve a reutilizar en distintos puntos como parte de un relato cíclico, propio de la poesía.

Desde el mismo comienzo con “Opera House” y “Sesame Syrup”, Gonzalez y los suyos adoptan ese papel de narradores, que los conlleva a comprometerse de una manera más íntima y directa con su audiencia, permitiendo que el trance que viven los integrantes interpretando las canciones sea transmitido hacia un público que echa su imaginación a volar al ritmo de los sonidos, con canciones que los transportan hasta la intimidad de su habitación o hacia el recuerdo de algún atesorado momento con alguien importante para ellos. Para eso y mucho más, Cigarettes After Sex ha servido como la banda sonora de fragmentos propios de la intimidad, facilitando el afloro de sentimientos felices y tristes, de alegría y melancolía, las cosas buenas y no tan buenas de una vida que, de una u otra manera, a todos nos golpea en algún momento.

Es claro que uno de los atributos principales de esta propuesta es el minimalismo, sobre todo cuando se pone en la balanza el exceso de producción que existe en mucha música de hoy en día, donde pareciera que entre más capas posibles de sonidos pueda tener, es mucho mejor para la audiencia. En ese contexto, Gonzalez opta por un minimalismo en todo aspecto de la palabra, desde el mismo arte de los discos, hasta las visuales de un concierto, donde imágenes cinematográficas sirven para situar el escenario en algún punto específico de una historia que es muy subjetiva, pero que a la vez permite generar un consenso que obtiene similitudes entre quienes lo presencian.

Tal como lo hacen canciones como “John Wayne”, “Affection” o el gran cover de REO SpeedwagonKeep On Loving You”, una cálida atmosfera se apoderó del lugar durante la totalidad de la presentación, con la gente escuchando atentamente y en silencio cómo una banda conectada a más no poder ejecutó a la perfección cada movimiento dentro de esta obra, que, si bien se mantuvo calma, igualmente generó las más alocadas reacciones cuando tocaron algunas de sus composiciones más aclamadas, como “K.”, “Nothing’s Gonna Hurt You Baby” o “Apocalypse”, que cerró el set principal ante un clamor general pidiendo más. Se había esperado mucho por esta noche y nadie quería que terminara tan rápido. Como pocas veces en esta gira, un bis llegó de la mano de “Young & Dumb” y, ahora sí, tras poco más de una hora sobre el escenario, Gonzalez y los suyos dijeron adiós.

Así como un concierto puede ser el momento perfecto para entrar en catarsis y liberar energías, también puede convertirse en una instancia absolutamente opuesta, donde la música nos invite a la reflexión y a poner en pausa el caótico ritmo de vida que no deja dormir a la ciudad durante la cotidianeidad. Aunque fuese por un tiempo cercano a los ochenta minutos, Cigarettes After Sex demostró que un pequeño rincón de la capital puede albergar muchas más emociones que una ciudad entera viviendo a paso acelerado allá afuera. No hay nada como una buena obra con tintes cinematográficos, que respete una estructura de desarrollo para llevarnos en un relato con distintos capítulos, escenas y momentos que queden impregnados en la memoria del espectador. Es posible que muchos de los asistentes hayan salido con una idea fija en su cabeza o que este fugaz momento haya marcado un antes y un después en sus vidas, pero lo cierto es que desde ahí proviene el poder de la música; te puede mover, hacer sentir, marcar y definir tu personalidad en base a una obra que, aunque muchas veces de carácter personal, siempre tendrá la esencia de ser algo netamente subjetivo al oyente.

Setlist

  1. Opera House
  2. Sesame Syrup
  3. Crush
  4. John Wayne
  5. Affection
  6. Keep On Loving You (original de REO Speedwagon)
  7. K.
  8. Sweet
  9. Sunsetz
  10. Nothing’s Gonna Hurt You Baby
  11. Each Time You Fall In Love
  12. Apocalypse
  13. Young & Dumb
  14. Dreaming Of You

IR A GALERÍA FOTOGRÁFICA

Seguir Leyendo
Publicidad

Facebook

Discos

We Are Not Your Kind We Are Not Your Kind
DiscosHace 3 días

Slipknot – “We Are Not Your Kind”

La masividad no es algo ajeno en el panorama actual de los oriundos de Iowa, y mucho menos la controversia...

Duck Duck
DiscosHace 5 días

Kaiser Chiefs – “Duck”

En “Duck” los ingleses dan con su versión más bailable. Coqueteando con ritmos pop y northern soul, Kaiser Chiefs se...

Purple Mountains Purple Mountains
DiscosHace 6 días

Purple Mountains – “Purple Mountains”

El 7 de agosto de 2019, David Berman falleció a los 52 años. Unos de los compositores emblemas de la...

King's Mouth King's Mouth
DiscosHace 2 semanas

The Flaming Lips – “King’s Mouth: Music And Songs”

Hay trayectorias musicales que, con el sólo hecho de sostener creaciones durante tantos años, merecen espontáneamente el reconocimiento público. Así...

An Obelisk An Obelisk
DiscosHace 2 semanas

Titus Andronicus – “An Obelisk”

Por primera vez en esta década, el regreso de Titus Andronicus a la escena demoró tan solo un año. Quizás...

The Soft Cavalry The Soft Cavalry
DiscosHace 2 semanas

The Soft Cavalry – “The Soft Cavalry”

Hay algunos que sostienen que el amor es el único tipo de energía que puede elevar el alma hasta el...

Automat Automat
DiscosHace 2 semanas

METZ – “Automat”

Desde su debut, METZ dejó de lado la chapa de novedad o promesa, sepultando los adjetivos bajo una densa capa...

Kintsukuroi Kintsukuroi
DiscosHace 3 semanas

La Bestia de Gevaudan – “Kintsukuroi”

En la construcción de una identidad musical, es inevitable no tener guiños a quienes significan una influencia para el desarrollo...

The Book Of Traps And Lessons The Book Of Traps And Lessons
DiscosHace 3 semanas

Kate Tempest – “The Book Of Traps And Lessons”

La música puede ser un dispositivo de abstracción. Esa es la invitación que Kate Tempest hace en “The Book Of...

A Bath Full Of Ecstasy A Bath Full Of Ecstasy
DiscosHace 4 semanas

Hot Chip – “A Bath Full Of Ecstasy”

Los cuatro años desde el último lanzamiento de Hot Chip no significaron una pausa para la banda. Desde “Why Make...

Publicidad
Publicidad

Más vistas

A %d blogueros les gusta esto: