Contáctanos

En Vivo

Marillion: La noche perfecta

Publicado

en

Una de las tareas más complicadas cuando tratamos de evaluar la presentación de una banda, es el gran número de variables a tener en cuenta para dictaminar un juicio final. Desde los aspectos técnicos, como lo son el sonido o la puesta en escena, hasta la propia performance de los artistas y las emociones que fueron capaces de producir sobre el escenario. También existe la visión de los fanáticos y la propia, muchas veces contrapuestas entre sí, ambas tratando de definir de mejor manera lo que acaban de presenciar. Es difícil llegar a conclusiones unánimes, sobre todo cuando se trata de música, por eso es muy satisfactorio cuando las opiniones convergen, y mejor aún, se ven sobrepasadas ante la magia que mantiene las bocas cerradas ante su propio encanto, aunando todas las voces para celebrar un momento único, porque lo de Marillion fue un show de otra categoría, donde cualquier expectativa, cumplida o no, quedó chica ante casi dos horas de presentación que, más que un concierto, fue una odisea de emociones.

El Caupolicán terminó de ser ocupado a un 90 por ciento de su capacidad para cuando ya daban las nueve de la noche. Traicionando el estereotipo del inglés puntual, el recital comenzó con unos quince minutos de atraso. Las luces se apagan y en las tribunas ocurre un movimiento anómalo. Descolocada, la gente se para de sus asientos en cancha y la euforia se apodera de la galería al percatarse de que Steve Hogarth (vocalista), estaba ubicado en el medio de ese sector recitando a capela los primeros versos de “Splintering Heart”, haciendo gala de su teatralidad desde el primer instante. El lugar explota y la banda ya se encuentra tocando sobre el escenario, y Hogarth va a su encuentro para unirse a la banda con su particular paleta de criquet sintetizador, para terminar de dar forma al que, muchos fanáticos concuerdan, es el mejor tema para comenzar una presentación de Marillion.

“H”, como es apodado el vocalista, es un imán sobre el escenario, atrayendo todas las miradas gracias a sus bailes, gesticulaciones y energía, interpretando cada una de las canciones como si fuera el protagonista de las historias que cuentan. Un personaje que llena el escenario, mientras que sus compañeros se dedican a hacer lo que hacen mejor, tocando con maestría y precisión en cada una de sus intervenciones. Steve Rothery se llevaba la ovación total del respetable cuando realizaba alguno de sus impresionantes solos de guitarra, mientas que en las penumbras, apenas visible, Ian Mosley no erraba en ningún tempo y haciendo oír su batería de forma esplendorosa a lo largo del concierto. Pete Trewavas en el bajo es el segundo hombre en poner la cuota de energía sobre el escenario, incluso tomando el micrófono en determinadas ocasiones para complementar los comentarios de “H” o agradecer a la fanaticada chilena. Finalmente, Mark Kelly es el hombre encargado de los sintetizadores, de bajo perfil pero siempre preciso, sin poder contener la sonrisa en los tantos “momentos de karaoke” que se sucedieron durante la noche.

La banda no pierde el tiempo y continúa su show con “Slàinte Mhath”, canción en que el frontman propone un brindis con la que parece ser una copa de vino blanco, gesto que volvió loca a la fanaticada durante el primer corte de la “Era Fish” de la noche. “Marbles” (2004) fue, en su momento, un disco muy aclamado por la crítica, consolidando la etapa en que los ingleses decidieron independizarse de las discográficas y tener total libertad, tanto comercial como artística, de sus producciones. El álbum de 2004 se ha convertido en uno de los nuevos clásicos de Marillion, y durante esta velada tendríamos cuatro temas pertenecientes a este registro. El primero de ellos fue “You’re Gone”, cuyo sonido pop sofisticado puso a trabajar las palmas del público. “Sounds That Can’t Be Made” (2012), el lanzamiento más reciente del quinteto, se hacía presente con la entrañable versión en vivo del tema que pone nombre a la placa, potenciada por la rasposa voz de Hogarth que le otorgaba un sabor más orgánico. “Beautiful”, haciendo honor a su nombre, irradiaba belleza, mientras una bandera chilena era extendida al cantante, quien la ubico a un lado de su teclado.

“Power” era la última canción de “Sounds That Can’t Be Made” en ser interpretada durante la velada, y aunque no existía la misma recepción por parte del público con los temas antiguos que con los más recientes, se disfrutaba respetuosamente del hipnotizante trabajo de los músicos, destacando una vez más la desbordante interpretación de Hogarth llena de sentimiento y entrañas. La intimidad se apoderó del Caupolicán en “Fantastic Place”, armoniosamente comandada por el teclado y voz de “H”, para prender la fiesta con “Hooks In You”.

Steve Rothery se robaba la película, cuando comenzaba a dar los primeros acordes del clásico indiscutible “Kayleigh”, dando el relevo a las miles de gargantas que se encargaron de cantar cada uno de los versos de la canción. “Misplaced Childhood” (1985) tomaba la batuta y el cancionero continuaba con “Lavender”, en otros de los clásicos con la estampa de Fish. Regresábamos a los primeros años de Hogarth con la emotiva “The Great Escape”, del aclamado “Brave” (1994). El progresismo espacial hizo acto de presencia con “King”, donde el cantante se hizo de una guitarra para ejecutar una serie de maromas antes de unirse a la banda. La climática “Nerverland”, otra de “Marbles”, marcaba la primera pausa de la noche.

Ya nadie se mantenía en sus asientos, y la gente en la cancha se apostaba frente al escenario para disfrutar del regreso de los ingleses con la gigantesca “The Invisible Man”, lo que para quien firma, fue uno de los momentos más estremecedores de la noche, con una ejecución perfecta y la performance de Hogarth, quien salió a escena apoyado de un bastón y moviéndose erráticamente, sumado a la atmósfera de silencio y encanto que se respiraba en el aire, con un Caupolicán entregado al viaje de emociones que ofrecía Marillion sobre el escenario. Los casi quince minutos de “The Invisible Man” pasaron sin que nos diéramos cuenta, y la banda volvía a salir del escenario sin hacerse esperar demasiado, para regresar con vítores de fiesta interpretando “No One Can” e “Easter”, ambas de la primera etapa de Hogarth en la banda, cantadas al unísono por todos los presentes.

Absolutamente impresionado con el público, los músicos vuelven para tocar dos canciones más. La primera es “Sugar Mice” del disco “Clutching at Straws” (1987), para terminar con “Three Minute Boy”, coronando la velada con el coro de voces reproduciendo la bella melodía del tema desde todos los rincones del teatro. Conexión absoluta y la sensación de haber sido participes de un espectáculo sin igual. El estandarte del rock progresivo regresó a Chile después de quince años para realizar un show que supero cualquier expectativa, siendo el más extenso de la gira por el continente. Aquí no hay discusiones de ninguna de las partes, y absolutamente, nada que reclamar, lo de Marillion fue algo superlativo. Y eso pasa cuando el ambiente, la música, el público y la banda, hacen un compromiso tácito para vivir el mejor show posible; para vivir la noche perfecta.

Setlist

  1. Splintering Heart
  2. Slàinte Mhath
  3. You’re Gone
  4. Sounds That Can’t Be Made
  5. Beautiful
  6. Power
  7. Fantastic Place
  8. Hooks in You
  9. Kayleigh
  10. Lavender
  11. The Great Escape
  12. King
  13. Neverland
  14. The Invisible Man
  15. No One Can
  16. Easter
  17. Sugar Mice
  18. Three Minute Boy

Por Sebastián Zumelzu

Fotos por Praxila Larenas

Publicidad
6 Comentarios

6 Comments

  1. Claudio Espinoza

    19-Oct-2012 en 12:38 pm

    Fue sensillamente ESPECTACULAR !!!!!!!…no hay otro calificativo….Lollapalooza, Maquinaria, Fauna…puffff. Lo de Marillion anoche no se volverá repetir por mucho tiempo más…..Me daría mucha lata que no quedase registro visual de esa maravillosa noche……

  2. Ivan Lara

    19-Oct-2012 en 2:08 pm

    sencillamente una noche inolvidable y para el recuerdo de unos de los mejores recitales a los que he asistido, gran review!!!

  3. Roberto

    19-Oct-2012 en 4:11 pm

    Esto pasa porque Marillion no es solo musica es A Better Way of Life, ademas como se presenta en Happiness Is The Road

    The people here
    Full of love and
    comfortable in themselves
    Not scared to let go
    No fear round here

  4. Manuel Canto Carrizo

    19-Oct-2012 en 9:41 pm

    increíble noche… junto con Rush lo mejor que he visto, en presentación, vínculo con el público y sonido

  5. Carmen Franco

    19-Oct-2012 en 9:56 pm

    Uno de los mejores conciertos a los que he asistido. El público también se comportó muy bien y eso se agradece,porque permitió que hubieran momentos sublimes

  6. Marco Sepulveda

    20-Oct-2012 en 3:26 pm

    Espectacular…..yo como fanatico tenia altas espectativas pero estas fueron superadas ampliamente….Marillion realmente nos dio la noche perfecta.

Responder

En Vivo

P.O.D. + Alien Ant Farm: Poderosa nostalgia

Publicado

en

P.O.D. y Alien Ant Farm en Chile 2017

El nombre del evento dejaba bastante claras las intenciones de este show doble. “Back To School” reunió en Club Blondie a dos bandas norteamericanas que vivieron su época de gloria a principios de este milenio, agrupaciones que, a pesar de seguir lanzando material nuevo hasta nuestros días, son sinónimo de un sonido que pertenece al pasado, a los recuerdos de una generación que ya se acerca –o derechamente ya se encuentra– en la treintena de sus vidas. Porque, a diferencia de grandes del estilo tales como Linkin Park, System Of A Down, Korn o Deftones, P.O.D. y Alien Ant Farm siempre fueron nombres de segunda fila, logrando altos puestos en los rankings con sus sencillos más populares, pero sin poder consolidarse o trascender en el tiempo para salir del lote y transformarse en números que pudieran valerse por sí mismos sin tener que relacionarlos a un género y a una época en particular, en este caso el nü metal, estilo que hace rato dejó de ser el sonido predominante en el rock mundial.

Teniendo en cuenta lo anterior, esta velada se transformó en un verdadero viaje al pasado, lleno de energía y pasajes entrañables, pero, sobre todo, nostalgia por los tiempos que ya no están. Si fueron mejores o no que el presente, eso ya es tema de cada persona que se hizo presente en el concierto de anoche, pero lo cierto es que todos los que estuvimos saltando entre la multitud que se congregó en la Blondie regresamos al colegio.

El cuarteto de California, Alien Ant Farm, abrió los fuegos con un espectáculo impecable, cuyas mayores virtudes fueron un sonido sólido y un set breve que reunió las canciones más conocidas de su repertorio, dando pie a una presentación que mantuvo la vara alta en todo momento y cumpliendo con aquellos que compraron su entrada para ver exclusivamente a los estadounidenses. “Courage”, “Forgive & Forget” y “Movies” formaron la triada inicial en el setlist, provocando los primeros saltos y cánticos desde la pista de baile.

Dryden Mitchell, frontman de la agrupación, animaba al respetable en un español bastante básico, pero haciéndose entender lo suficiente como para que su esfuerzo fuera valorado por la fanaticada, que lo secundó en cada una de sus intervenciones, donde hubo más alusiones al pasado, rememorando los años en que MTV transmitía videos musicales y su participación en la banda sonora de la serie de videojuegos “Tony Hawk Pro Skater”. El resto de sus compañeros estuvieron precisos en su performance y temas como “These Days”, “Tia Lupe” o la agresiva “Wish” –provocando el primer gran mosh pit en la Blondie– lucieron poderosas versiones en vivo.

Otro gran momento de la actuación de Alien Ant Farm fue la interpretación de “Attitude”, canción que Mitchell dedicó a su madre y que, en su sección final, incluyó la melodía en guitarra de “In The End” de Linkin Park, en lo que fue un pequeño pero noble gesto en memoria del fallecido vocalista Chester Bennington. Para cerrar su actuación, “Smooth Criminal”, el cover de Michael Jackson que hizo famosa a la banda alrededor del mundo, puso a bailar y cantar a todo el lugar en los últimos minutos de los norteamericanos en Chile, finiquitando un espectáculo preciso, que dejó contentos a todos los asistentes, quienes quedaron con los ánimos a tope para recibir al segundo plato fuerte de la noche.

En su retorno a la capital, P.O.D. trajo un repertorio lleno de éxitos, elaborado con pinzas para satisfacer a sus fanáticos más veteranos. Abriendo su presentación con dos clásicos de antaño como “The Messenjah” y “Rock The Party (Off The Hook)”, el cuarteto de San Diego dejó en claro que iban a tirar toda la carne a la parrilla en su hora y algo más de show. Incluso si el sonido no los acompañó durante los primeros minutos de recital, con una guitarra a la que le costó agarrar presencia dentro de la mezcla, el público se plegó a la banda e hizo de cada corte una instancia para combatir sin piedad al centro de la pista. Siendo “Satellite” (2001) su disco más exitoso, P.O.D. puso énfasis en su cuarto larga duración y complementó el resto de la función con las canciones más destacadas de su discografía, donde pudimos escuchar algo de reggae, como ocurrió en “Ridiculous”, o pasar drásticamente al punk-hardcore durante el caos que armó “Revolucion”, una de las dos canciones más recientes en el catálogo del grupo que fueron presentadas anoche.

La fiesta se mantuvo en alto con hits como “Boom”, “Youth Of The Nation” –que contó con la colaboración de Dryden Mitchell en los coros– o la violenta “Southtown”, esta última siendo el pasaje más álgido de la jornada, con una pista atestada de cuerpos danzando y empujándose de un lado para otro. La postal era aún más asombrosa al notar que entre los contendores no había ninguna cara adolescente, sino que abundaban rostros de jóvenes-adultos, algunos conservando las pintas de quinceañeros, pero cuyas miradas denotaban el peso y el estrés de la “vida real”, lanzando puñetazos y cabeceando como si no existiera un mañana. Era real, estábamos de vuelta en el patio del colegio. “Alive” coronó el tramo final de la presentación, con una Blondie cantando a coro y un bis que remató la velada con “Satellite”, despidiendo definitivamente a Sonny Sandoval y compañía, bajando el telón del evento.

Finalizada la intensa jornada, camino a casa la sensación de estar regresando del colegio era inevitable. P.O.D y Alien Ant Farm forman parte de la banda sonora de las vidas de millones de personas alrededor del mundo. Independiente de que sus carreras no hayan alcanzado los estándares de referentes mayores del estilo, su legado está inmortalizado en los recuerdos de cada uno de los que anoche entonamos desde las entrañas clásicos como “Alive” o “Wish”. Este “Back To School” cumplió a rajatabla con sus intenciones y nos llevó a regocijarnos en la nostalgia, una nostalgia que no se siente kitsch o decadente, sino que, al contrario: más viva y poderosa que nunca.

Setlist Alien Ant Farm

  1. Courage
  2. Forgive & Forget
  3. Movies
  4. These Days
  5. Tia Lupe
  6. Attitude
  7. Glow
  8. Wish
  9. Sticks And Stones
  10. Smooth Criminal (original de Michael Jackson)

Setlist P.O.D.

  1. The Messenjah
  2. Rock The Party (Off The Hook)
  3. Ridiculous
  4. Boom
  5. Murdered Love
  6. Soundboy Killa
  7. Set It Off
  8. Kaliforn-Eye-A
  9. Youth Of The Nation
  10. Lost In Forever
  11. Will You
  12. Strength Of My Life
  13. Beautiful
  14. Revolucion
  15. Southtown
  16. Alive
  17. On Fire
  18. This Goes Out To You
  19. Satellite

IR A GALERÍA FOTOGRÁFICA

Continuar Leyendo
Publicidad

Facebook

Discos

DiscosHace 1 día

El Álbum Esencial: “Undertow” de Tool

La portada de todo álbum debiese generar impresiones anticipadas sobre el contenido que este alberga. Bajo esa lógica, ver esa...

DiscosHace 2 días

Lee Ranaldo – “Electric Trim”

La reinvención siempre estará acompañada de un proceso de búsqueda, un viaje donde se pueda llegar al centro del asunto...

DiscosHace 1 semana

Paradise Lost – “Medusa”

En 2015 el oscuro y lúgubre universo del doom fue remecido por una de las bandas referentes en su género....

DiscosHace 1 semana

Living Colour – “Shade”

Si el alma pudiera traducirse musicalmente, no cabe duda que sonaría como el blues; una voz auténtica, actual y poderosa,...

The National The National
DiscosHace 1 semana

The National – “Sleep Well Beast”

El motor de The National es la rabia y la desorientación causada por la falta de respuestas. No hay un...

Sex Pistols Sex Pistols
DiscosHace 2 semanas

El Álbum Esencial: “Never Mind The Bollocks, Here’s The Sex Pistols” de Sex Pistols

A mediados de los años 70, dos de los mayores polos del rock no vivían una situación alentadora. Nueva York...

DiscosHace 2 semanas

Prophets Of Rage – “Prophets Of Rage”

Hace aproximadamente un año, millones de fanáticos se llenaban de ilusiones ante la aparición de misteriosos carteles en EE.UU. que...

DiscosHace 2 semanas

Franja de Gaza – “Despegue”

Un comienzo impactante. Esta frase describe bien lo que provoca el disco “Despegue” de la banda nacional Franja de Gaza,...

DiscosHace 3 semanas

Royal Blood – “How Did We Get So Dark?”

La última joya del rock inglés se llama Royal Blood, y la prensa internacional se rindió ante su irrupción, ganándose...

DiscosHace 3 semanas

El Álbum Esencial: “Tubular Bells” de Mike Oldfield

“Tubular Bells” fue y sigue siendo una rareza. Hasta el día de hoy parece llamativo que un sello discográfico haya...

Publicidad

Más vistas

A %d blogueros les gusta esto: