Contáctanos

En Vivo

Maquinaria Festival 2011: Día 2

Publicado

en

El segundo día de Maquinaria, estuvo marcado por una presencia más heterogénea de música que el primero. Eso y un número de público menor.

Al igual que la primera jornada, algunos de los platos fuertes de la joranada, fueron artistas que ya tenían noción de estas tierras, tal como sucedió con Faith No More, Megadeth y Chris Cornell.

Todo comenzó una vez más en el Lenovo, escenario que, instalado en la ‘entrada’ del festival, siempre logró interesar a algunos de los que iban llegando, gente que se quedaba sentada en el pasto, o se acercaba al escenario. Y esta vez sucedió como una mañana de picnic con el Dj Luis Flores, quien acompañó su presentación por más de 30 minutos sólo con un par de tipos bailando frente a él, ya que a esa misma hora, en el Claro Sony Ericsson Stage, se presentaba la única agrupación chilena en uno de los escenarios “grandes”, Movimiento Original, haciendo vibrar con su ritmo urbano a unos 500 asistentes, y que terminaron siendo más de 3 mil.

Terminado Dj Flores, fue el turno de Gepe. Aunque su comienzo con “Esgrima” sonó particularmente patético, el sonido logró arreglarse rápidamente para dar paso a una selecta batería de canciones, donde Daniel Riveros –Gepe-, se hizo acompañar en la guitarra por Milton Mahan (Denver) y en el cello por Felicia Morales. La energía que Gepe potencia en la batería –como en los mejores tiempos de Taller Dejao- acaparó a decenas de personas que iban llegando de a poco al Club Hípico, entre ellas las que creían que Gepe sólo es una conspiración hipster. El nacional hizo a todos saltar sobre el césped con canciones como “Alfabeto”, “La Bajada” y “Lambada”, cover con el cual cerró.

Mientras tanto en el Transistor Stage, se hacía presente el japonés Miyavi, que en su tercera visita al país, tenía su séquito de admiradores, acompañados por un potente sonido en las guitarras. El japonés toco casi hora y media y su público de a poco iba mezclándose con los fans de Sonic Youth, que gradualmente comenzaban a llegar.

Y mientras Francisca Valenzuela en el Lenovo Stage hacia gala de sus canciones más conocidas, los españoles de Violadores del Verso calentaban motores con su hip hop en el Claro Stage, a la espera del comienzo de los números “grandes” de la tarde.

A las 17.30 casi exactas, se hizo presente el primer número fuerte de la jornada, los neoyorkinos de Sonic Youth tenían a sus expensas un nutrido público y, como los grandes músicos que son, cumplieron con creces. Su show contó con un variado setlist, con canciones como “Death Valley ’69”, “Drunken Butterfly”, “Sugar Kane”, y la versión extendida, y en extremo ruidosa, de “Teenage Riot”.  Y es por esto que por segunda vez demostraron por qué llevan décadas siendo una de las bandas más respetadas de la escena rockera mundial. Steve Shelley, Kim Gordon, Lee Ranaldo y Thurston Moore son una raza casi extinta de músicos actualmente, la actitud de Sonic Youth llega a un nivel poco comparable, con una marca registrada en sus incansables riffs de guitarra. Y nuevamente para felicidad de muchos contaron entre sus filas con Mark Ibold, bajista de Pavement. ¿Acaso será verdadero el rumor que corre que la de Maquinaria fue la penúltima presentación de Sonic Youth? El tiempo dirá.

En el Lenovo Stage, casi en paralelo con Sonic Youth, hacían su primera presentación en Chile los veteranos Inspiral Carpets, que a pesar de contar con sólo un mega hit – el conocido “Saturn 5”- recordaron el sonido shoegazzer de Manchester, ante un público algo menor.

Ya en el ocaso de la tarde, llegaría el hijo de Bob Marley, Damian Jr. Marley, para hacer presente el sonido reggae. Recordando los éxitos de su fallecido padre, y con una buena banda de apoyo, logró entusiasmar a los presentes con canciones como “Road To Zion”, “Get Up Stand Up”, “Could You Be Loved”, y “Welcome To The Jamrock”. Cabe señalar que, a esas horas de la tarde, el sonido parecía ser una barrera superada en todo sentido, contando incluso con mejor calidad que el primer día.

Y de vuelta en el Lenovo Stage,  aparecía Gui Boratto en vez de el ex líder de LCD Soundsystem, James Murphy, debido a retrasos del artista, que finalmente actuaría pasadas las 21.30 horas, pero que finalmente logró apoderarse de uno de los mejores sonidos electrónicos de la jornada.

A las 20.30 comenzó uno de los shows más esperados. El trío californianio Primus apareció ante el fervor del público, con esa faceta casi teatral de su vocalista Les Claypool, que es considerado uno de los mejores bajistas de la historia, y con mucha razón, ya que Primus se encarga de dejar siempre en primera persona al bajo y el dinámico registro vocal de Claypool. Llenaron todos los espacios con solos instrumentales perfectos, un sonido estudiado en el que Claypool se lleva todo el protagonismo y lleva incluso a la base rítmica a un lugar, por momentos, muy secundario. En una hora y media hicieron un repaso en extenso de sus singles más famosos como “Wynona’s Big Brown Beaver”, “Tommy The Cat” y una espectacular versión de “My Name is Mud”. Músicos de excelencia en amplio sentido.

Casi puntual comenzó el cierre del Claro Stage Con “Carmina Burana”, Snoop Dogg partió de la forma más grandilocuente su show lleno de adornos. El hip hop más purista presente en el festival, con números de baile, y aquellos simbolismos de la cultura gangsta rap de Estados Unidos. Regalando canciones propias, como de otros grandes del hip hop mundial, como 50 Cents.

La comunicación con el público fue a ratos demasiado reincidente, pero para armar la fiesta de proporciones que Snoop armó, nunca serán suficientes las veces que coree el nombre de Santiago, los Say Hoooo!, o los Claps your hands!

En el Lenovo Stage, con retraso de una hora, Crystal Castles montó un show de doce canciones, en donde Alice Glass interactuó con el público de manera peligrosamente cercana. “Alice Practice”, “Baptism”, “Celestica” y” Not In Love”, fueron algunas de las canciones que desataron el sonido. El gran final (al menos en este escenario) llegaría casi en paralelo, de la mano del productor canadiense Tiga, que encendió la fiesta absoluta y que de hecho fue quien le puso candado a esta edición de Maquinaria Festival 2011.

Y en el Transistor Stage, todo llegaría a su fin con la segunda presentación de Stone Temple Pilots en menos de un año en Chile. El cuarteto de San Diego apareció puntual sobre el escenario. Un sonido perfecto para un show duró demasiado poco. Hay que ser justos con STP, sin haber demostrado nada muy nuevo que diferenciara su show anterior, salvo por aquel regalo sónico de “Big Bang Baby”, esta oportunidad se notó una mayor entrega de sus músicos, principalmente de su líder Scott Weiland, quien trataba de contrarrestar sus notorias falencias vocales con una gran entrega sobre el escenario. Los momentos álgidos de la noche llegarían con “Vasoline”, “Between The Lines”, “Plush”, “Sex Type Thing” y el final con “Trippin’ on a Hole in a Paper Heart”. Pese a la corta duración, se sintió como el mejor término de fiesta.

Y así culminó la segunda entrega de Maquinaria Festival, ya no como novatos y con algunas cosas aún por mejorar. La organización tendrá mucho trabajo intentando contar la próxima vez con el 100% de los servicios prometidos, pero seguramente comenzarán a trabajar con la tranquilidad de haber contado con una parrilla de artistas de calidad y una entrega sonora bastante positiva.

Esperemos que la versión 2012 siga creciendo y haga de Maquinaria, uno de los festivales de rock más grandes de la región. Al menos, entusiasmo en Chile hay. Porque definitivamente quedó claro que somos un país rockero con alma noventera.

Por Pamela Cortés
Foto por Sebastián Rojas

Publicidad
¡Comenta Ahora!

Responder

En Vivo

Septicflesh + Fleshgod Apocalypse: Colosales

Publicado

en

Septicflesh

En todas las ocasiones en que la sangre ha reemplazado a la tinta y ha teñido las páginas de HumoNegro con el propósito de hablar acerca del death metal, ha sido un deber el reconocimiento de la trascendencia del género en la historia de la música extrema y de cómo su proliferación ha sido capaz de revitalizar de forma constante a gran parte del espectro. Tal vorágine se ha gestado durante más de tres décadas, período donde ha experimentado la manera en que, desde sus entrañas, la esencia indómita y vehemente que caracteriza al estilo ha mutado a través del tiempo, incorporando elementos y sobre todo nuevas perspectivas creativas, asesinas del letargo. En ese sentido, Septicflesh y Fleshgod Apocalypse, protagonistas de la velada en Club Blondie y debutantes en Chile, ostentan un prestigio que los ubica en la vanguardia del contexto, gracias propuestas cuyo hilo conductor no sólo se basa en perpetuar la escuela del “metal muerte”, sino también en la complejidad de la música clásica y sus arreglos.

En este lado del mundo ambas agrupaciones gozan de bastante de popularidad, y así quedó demostrado ayer con el contingente que desde temprano llenó las dependencias del recinto de calle Alameda, incluso al momento de Homicide, el acto soporte nacional, quienes en esta oportunidad, acorde al tenor de la jornada, exhibieron con mucho ímpetu y rigor parte de su último trabajo, “The Sosh Guar”, del año pasado, en treinta minutos que a grandes rasgos no tuvieron inconvenientes en la ecualización, y donde fueron bien recibidos por la concurrencia.

Puntuales a las 20:00 horas, los italianos de Fleshgod Apocalypse dieron inicio a sesenta minutos de actuación que rozaron la perfección, evidenciando desde “In Aeternum” –el primer tema como tal tras la introducción instrumental– la razones que los han llevado en apenas diez años de carrera a ser considerados un acto imprescindible en la escena actual, y uno de los más extremos y técnicos en los anales del death metal. La puesta en escena de la concepción híbrida del arte que practica la banda cautivó a la audiencia de inmediato, varios mostrándose atónitos e incrédulos ante la ejecución casi “robótica” (en el buen sentido de la palabra) de “Healing Through War” o “Cold As Perfection”, que, junto a la anterior, forman parte de su último disco, “King” (2016), dueño de la venia de la crítica y del público, y que compone mayoritariamente el repertorio del grupo en esta gira.

The Violation” sonó insana; el corte promocional de “Agony” (2011) es una de sus canciones más conocidas, y así lo demostró la gente que vibró con la velocidad sobrehumana que predomina no solo en esta composición, sino en el alma de Fleshgod Apocalypse. Durante todo el concierto fue posible oír con claridad los arreglos orquestales y también el acompañamiento de la soprano, como ocurrió en “Epilogue”, única pista extraída de “Labyrinth” (2013), donde se muestran sobresalientes, mientras que “Gravity” se acerca más a lo convencional propio del estilo, aunque sus detalles mantienen el entramado y su sofisticación.

Para cerrar su estreno en territorio nacional, “The Fool”, single de “King”, desplegó todas sus armas para convencer a los seguidores de su poder y para confirmar las alabanzas que el disco ha cosechado en el planeta. “The Egoism” y luego “Syphilis”, también de “King”, bajaron el telón ante una ovación que conmovió a los europeos, quienes prometieron volver al país y así impresionar una vez más a los seguidores, hasta el punto de dejarlos atónitos, tal como aconteció ayer.

Con la portada de su flamante “Codex Omega” (2017) de fondo, más algo de parafernalia alrededor del mismo álbum, Septicflesh ocupó sus posiciones y, tras saludar efusivamente a los presentes, se despacharon “War In Heaven”, canción que abre la genialidad del registro  “Titan” del año 2014 y que, junto a “Communion” (2008), “The Great Mass” y su disco más reciente, forman parte del renacer del conjunto griego que en el año 2003 se separó por casi un lustro, hasta que con aires renovados y maestría retomaron una carrera que, desde entonces, sólo ha conocido de halagos.

Se entiende, entonces, que el primer tercio de su presentación incluyera una pieza de cada ciclo de esta nueva etapa; “Communion” es una demostración de la máxima ferocidad que han alcanzado, mientras que “Pyramid God” y “Martyr” cuentan con una mayor cantidad de matices y texturas, sobre todo del metal más contemporáneo, que en la sumatoria han refrescado el espíritu de la banda, además de acercarlos a un público más joven.

Cabe recordar que Christos Antoniou, guitarrista y compositor de Septicflesh, tiene un postgrado en música clásica obtenido en la Escuela de Música de Londres, hecho que le ha permitido incorporar en la grabación de los discos tanto a la Orquesta Filarmónica de Praga como a su coro de niños, ampliando de forma exponencial el impacto de los arreglos orquestales compuestos por él en la música de los helénicos, algo que es sin dudas su principal fortaleza, de la mano con la ejecución meticulosa por parte de todos los integrantes, destacando a su baterista Kerim “Krimh” Lechner (ex Decapitated), quien se ubica con facilidad en el círculo de los mejores en su puesto, porque sus habilidades y su presencia en la mezcla en vivo son superlativas. Es así como el equilibrio entre la belleza de la música docta y la naturaleza violenta de la agrupación dan origen a un ser único en su especie, que en “Prototype” y “The Vampire From Nazareth” hizo gala de tales características y cautivó a los presentes, quienes desde Fleshgod Apocalypse ya se encontraban en trance, totalmente conectados con los artistas.

La canción más antigua tocada por Septicflesh anoche fue “Unbeliever”, proveniente de “Sumerian Demons” (2003) y fue la antesala a un remate a cargo de “Persepolis” y, la más coreada de la noche, “Anubis”, ambas del aclamado “Communion”, por lo tanto, es posible aseverar que aquel momento la gente se mostró aún más efusiva, provocando uno de los mosh pit más grande la tarde.

La historia griega de la deidad benefactora y creadora de la humanidad es aludida en “Prometheus”, corte que concluyó la presentación con los ánimos muy encendidos y con mucha euforia por parte todos los asistentes, satisfechos y conformes tras ser testigos de una jornada atípica, dadas las personalidades exóticas y, sobre todo, técnicas tanto de Septicflesh como de Fleshgod Apocalypse. Ambos prometieron volver al país y es de esperar que así sea, porque lo presenciado anoche fue sublime y ratificó la vigencia del metal extremo en estos días, en su vertiente más innovadora.

Setlist Fleshgod Apocalypse

  1. Marche Royale
  2. In Aeternum
  3. Healing Through War
  4. Cold As Perfection
  5. The Violation
  6. Prologue
  7. Epilogue
  8. Gravity
  9. The Fool
  10. The Egoism
  11. Syphilis

Setlist Septicflesh

  1. Dogma Of Prometheus Orchestral
  2. War In Heaven
  3. Communion
  4. Pyramid God
  5. Martyr
  6. Prototype
  7. The Vampire From Nazareth
  8. Portrait Of A Headless Man
  9. Unbeliever
  10. Persepolis
  11. Anubis
  12. Prometheus

IR A GALERÍA FOTOGRÁFICA

Continuar Leyendo
Publicidad

Facebook

Discos

A Deeper Understanding A Deeper Understanding
DiscosHace 3 horas

The War On Drugs – “A Deeper Understanding”

Existe un encanto en las obsesiones, pero también esto configura enemigos internos que, en el caso de proyectos exitosos, son...

Colossus Colossus
DiscosHace 1 día

Triggerfinger – “Colossus”

Están por cumplir 20 años de carrera. Dos décadas que parecen mucho y poco al mismo tiempo. Triggerfinger es una...

Undertow Undertow
DiscosHace 5 días

El Álbum Esencial: “Undertow” de Tool

La portada de todo álbum debiese generar impresiones anticipadas sobre el contenido que este alberga. Bajo esa lógica, ver esa...

DiscosHace 6 días

Lee Ranaldo – “Electric Trim”

La reinvención siempre estará acompañada de un proceso de búsqueda, un viaje donde se pueda llegar al centro del asunto...

DiscosHace 2 semanas

Paradise Lost – “Medusa”

En 2015 el oscuro y lúgubre universo del doom fue remecido por una de las bandas referentes en su género....

DiscosHace 2 semanas

Living Colour – “Shade”

Si el alma pudiera traducirse musicalmente, no cabe duda que sonaría como el blues; una voz auténtica, actual y poderosa,...

The National The National
DiscosHace 2 semanas

The National – “Sleep Well Beast”

El motor de The National es la rabia y la desorientación causada por la falta de respuestas. No hay un...

Sex Pistols Sex Pistols
DiscosHace 3 semanas

El Álbum Esencial: “Never Mind The Bollocks, Here’s The Sex Pistols” de Sex Pistols

A mediados de los años 70, dos de los mayores polos del rock no vivían una situación alentadora. Nueva York...

DiscosHace 3 semanas

Prophets Of Rage – “Prophets Of Rage”

Hace aproximadamente un año, millones de fanáticos se llenaban de ilusiones ante la aparición de misteriosos carteles en EE.UU. que...

DiscosHace 3 semanas

Franja de Gaza – “Despegue”

Un comienzo impactante. Esta frase describe bien lo que provoca el disco “Despegue” de la banda nacional Franja de Gaza,...

Publicidad

Más vistas