Contáctanos

En Vivo

Maquinaria Festival 2011: Día 1

Publicado

en

Maquinaria 2011 prometía mucho más que su edición antecesora, principalmente porque ya no corrían con cartel de debutante, y porque han hecho una delimitación en cuanto a line up con el otro gran evento musical del año, Lollapalooza.

Ya a horas que comenzara esta nueva edición, Maquinaria se presentaba como el festival más noventero que podría desarrollarse en 2011, cosa que para muchos es un sueño hecho realidad ya que, hace quince años, era impensado contar con la mayoría de las bandas que nos visitaban en esta oportunidad.

La fiesta comenzó en las afueras del Club Hípico desde temprano, con hordas de jóvenes –y no tan jóvenes– apostados en largas filas esperando que abrieran las puertas. Y a eso de las 13:35, la entrada principal fue abierta para los asistentes.

Pasadas las 14 horas, todos los que iban llegando, se encontraron de frente con el Lenovo Stage y su número de apertura, The Ganjas, que a esta altura son infaltables para este tipo de eventos. La banda de Sam Maquieira y Rafael “Pape” Astaburuaga tocó aproximadamente 40 minutos. Mientras que en el Claro Stage empezaba a armar el show Pepper que, por ser los primeros de la lista, siempre sufren de poca audiencia.

Cuando en el Transistor Stage se asomaba Duff McKagan’s Loaded, algunos fans se lograron entusiasmar ante un show que, siendo realistas, no estaba a la altura de lo esperado. Mucha guitarra ruidosa y gritos estruendosos que jamás lograron sinergia entre sí. Sin embargo, la agrupación del incombustible ex bajista de Guns N’ Roses, echó mano a clásicos de su antigua agrupación, como “So Fine” o “It’s So Easy”, y logró equilibrar la presentación.

A las cuatro de la tarde con exactitud, subieron al escenario Black Rebel Motorcycle Club. Una de las bandas menos comprendidas por la audiencia, ya que estamos hablando de una asistencia algo homogénea, donde bandas como esta, parecen muy antagonistas a la cita, pero con una propuesta en sonido que los tiene de puntal dentro de su segmento musical. Fue un show potente, asertivo y muy bien logrado, casi sin baches de sonido, donde Peter Hayes, Robert Levon Been y Leah Shapiro repasaron algunos de sus mejores singles. El problema vino cuando se despidieron treinta minutos antes de lo programado, quedando sus más fanáticos seguidores con caras que llegaban al suelo.

Luego vendría el turno de la potencia de Down en el Transistor Stage, con Phil Anselmo demostrando su potencia en escena, uno de los bravos de la cita. El carisma del ex Pantera demostró con creces porqué es uno de los frontman más queridos por la audiencia metalera chilena, sin embargo, el viento y notorios problemas de sonido, estuvieron a punto de mermar esta esperada presentación.

El Lenovo Stage, a medida que avanzaba la tarde, se convertía en un universo paralelo ante los escenarios llenos de ritmos más acelerados. La delicadeza de Alain Johannes, la neo-sicodelia de The Black Angels, y la fiesta electrónica con The Magician, abrían dimensiones, para muchos, desconocidas.

A las 19.30 horas se comenzaba a vivir algo épico, nunca antes vivido en tierras chilenas, y es que en una misma noche artistas de la talla de Alice In Chains, Chris Cornell, Faith No More y Megadeth estaban a segundos de presentarse en escenarios nacionales. Claro que algunos con una década y media de retraso, pero la verdad, a nadie le importaba ese detalle.

Aunque muchos tenían el temor de que ciertas bandas tardías no estuvieran a la altura de la contemporaneidad, Alice in Chains mostró una calidad impactante en su presentación. Con un sonido avasallador, un puesta en escena sobria y músicos de excelencia como Jerry Cantrell -absoluto líder de la agrupación-, Sean Kinney, Mike Inez y el carisma de William DuVall que demostró ser más que un registro parecido al de Laney Staley. Ciertamente uno de los grandes momentos de la tarde-noche.

Luego, todos correrían en masa a ver una vez más al más brillante de Soundgarden, Chris Cornell. Con un show acústico, donde hizo gala de su mejor repertorio y de su absoluta calidad vocal, atreviéndose a regalar al público covers como “A Day in The Life” de The Beatles. Un show siempre respetado, pero que se convirtió en una suerte de laguna entre los show de potencia de Alice In Chains y Faith No More.

Mientras tanto en el Lenovo Stage la fiesta seguía con Bag Raiders y Matías Aguayo, encargado de cerrar la primera noche de fiesta en ese escenario.

Llegaría así el momento para una de las bandas con más conexión con el público chileno, Faith No More. La reunida agrupación de Mike Patton, subió casi con media hora de retraso, a presentar por completo su disco “King For a Day, Fool For A Lifetime”. Con un sonido cercano a la perfección, pero que podría haber sido un poco mayor en cuanto a potencia, Patton y sus boys mostraron por enésima vez su destreza y feeling con el público. Nota aparte Billy Gould, siempre un grande con las cuatro cuerdas. Las sorpresas prometidas por meses llegaron de la mano de las trompetas en “Star A.D.”, tocada por primera vez en vivo, y para el gran finale contaron con un coro gospel chileno en “Just A Man”, ciertamente el mejor cierre pensado. Y aún así, el público recibió con cierta sorpresa el bis, regalado en agradecimiento por los miles que a esa hora sufrían de una cuasi hipotermia, en medio de una helada noche santiaguina.

El cierre absoluto, vendría con la banda más ruda de la noche, Megadeth, sólida agrupación en vivo y que siempre muestra sobre el escenario su experiencia de 25 años. Músicos de primera línea, partiendo por el virtuosismo de Dave Mustaine en la guitarra y voz, que recuerda aquello que alguna vez dijo James Hetfield de Metallica, reconociendo el peor error de su vida al echarlo de la banda, aunque también puede ser sólo un rumor. La pulcritud de los solos de Chris Broderick, y las sólidas y complejas bases de David Ellefson y Shawn Drover complementan este virtuosismo. La batería de canciones fueron principalmente sus grandes éxitos, acompañados de su trabajo más reciente, “TH1RT3EN”. Pero fue “A Tout Le Monde” una de las más aplaudidas de la  presentación.

Ciertamente, la primera jornada de Maquinaria Festival 2011 estuvo a la altura en términos musicales. Pasearse en sólo una jornada por la electrónica, el grunge, el rock and roll sicodélico, o la calma del folk pop. Superando la expectativa de varios que pensaban que sólo irían a ver chascones de poleras rudas, pero que daba cabida a más estilos, y por supuesto dándole la oportunidad a chicos fans de Megadeth presenciar la nobleza de las cuerdas electro acústicas de Johannes, por ejemplo.

En cuanto a la organización, quedaron cosas pendientes; el Redbanc que nunca existió, la escasez de agua, la Intendencia Metropolitana poniéndole candados a última hora a la venta de alcohol en el sector general y Carabineros cerrando el sector VIP aduciendo a que era una decisión por parte de la producción, cosa que finalmente era mentira y fue una determinación propia. No obstante, aunque todos sepan que están en medio de un festival de rock, con todos los inconvenientes que pueda conllevar, es necesario que la organización del festival sea absolutamente eficiente en las fallas evidentes, que no se pueden pasar por alto.

Pero si de resumir se trata, preferimos que la música prevalezca ante todo, porque habían ganas de más, y aun quedaba un día entero para saciar las ansias de rock.

CONTINUARÁ…

Por Pamela Cortés
Fotos por Felipe Ramírez Amigo

Publicidad
4 Comentarios

4 Comentarios

  1. Ale

    17-Nov-2011 en 8:13 pm

    y “Members of Morphine and Jeremy Lyon”????? Y los 15 minutos de retraso por culpa de los técnicos??? A pesar de eso y de que en un comienzo la banda estaba un poco molesta (con grandes razones para estarlo) fue un show genial en el escenario Lenovo. No entiendo por qué no lo mencionaron en esta nota. Habíamos muchos presentes que disfrutamos al máximo con esta banda.

  2. jaco

    17-Nov-2011 en 8:15 pm

    plano plano, como si hubieses estado d emuy lejos “escuchando”

  3. robert

    17-Nov-2011 en 8:28 pm

    LEJOS EL MEJOR FESTIVAL QUE SE A ECHO EN CHILE
    LLEGUE A ESTAR CON DOWN,ALICE,FAITH,Y MEGADETH ADELANTE Y EL SONIDO ERA BASTANTE BUENO OJALA
    SE REPITA PARA EL PROXIMO AÑO PORQUE AHI ESTAREMOS
    AGUANTE MAQUINARIA CTMMMMMMMMMMMMMMMMMMM
    SALUDOS DESDE LIMACHE VALPO ……………

  4. lapizit

    17-Nov-2011 en 8:37 pm

    los escenarios debieran tener mas altura, es verdad uno ve muy poco y solo hay que resignarse a ver por las pantallas… pero estuvo buenisimo !!!!

Responder

En Vivo

Rod Stewart: Directo al ángulo

Publicado

en

Rod Stewart

Muchas veces se critica a los artistas que, teniendo una trayectoria grandiosa y extensa, no viven un presente que les permita preservar adecuadamente su legado. Salvo casos paradigmáticos como el de Chuck Berry en sus últimos años, en general esa crítica tiene que ver con una cosa muy chilena: ver en los artistas que alcanzan (o están cerca de) la tercera edad a seres inútiles cuyo tiempo ya pasó. Hay una situación estructural que sustenta la limitada visión de Chile hacia los mayores de 60 años, desde lo organizacional hasta el trato diario, entonces de antemano hay prejuicios ante una persona en cualquier ámbito. Más aún cuando se para en un escenario.

Por eso hace bien ver cuando alguien “viejo” –según el pasaporte– denota más frescura que muchos actos que se ven copiándose mutuamente en festivales y proscenios varios. Rod Stewart no es un niño, pero intenta (y muchas veces logra) moverse como tal. No es un dotado vocalmente, pero cuando necesita dejar en claro que tiene garganta y cuerdas, lo hace. Rod no es un gran creador, pero sí es un tremendo intérprete, y eso queda en claro cuando se revisa cómo estuvo su retorno a Chile, en una fresca noche de 18 de febrero en un Movistar Arena a un 90 por ciento de su capacidad, que pudo ver la puntualidad excesiva de este londinense, quien partió su show poco antes de la hora convenida.

A las 20:56 ingresó la banda, compuesta por una docena de intérpretes, a tocar “Soul Finger”, original de The Bar-Kays, para luego dar paso a Rod, la algarabía de la gente (en especial al frente) y una versión de ajuste vocal para Stewart de “Infatuation”. Luego de sortear ese escollo con éxito, la mesa estaba servida para la fiesta, y así prosiguió con clásicos de su repertorio como “Having a Party” y “Tonight’s The Night”, además de covers a hits como “Have You Ever See The Rain?” de Creedence Clearwater Revival. Las pantallas, los movimientos y cambios entre los músicos y las coristas, los propios movimientos de Stewart, todo era hecho para dar cuenta de un sentido de espectáculo, sin perder una sensación de urgencia juvenil que rara vez se ve en un concierto de temas que, en su gran mayoría, tienen más de un cuarto de siglo de vida. Los cambios de tempo son muy ligeros y los arreglos son prístinos, lo que se escapa del esquema de la nostalgia como mina de oro cuando las canciones se vuelven lentas y cansinas, perdiendo una chispa que Rod sí puede seguir prendiendo a su antojo.

Los movimientos de Rod siguen siendo los del muchacho que tocara con Jeff Beck o que formara Faces, entreteniéndose y, a la vez, generando reacciones de un público que, desde un respeto por el espectáculo, mostró fervor en varios pasajes del show. Stewart entiende que no por haber vendido centenares de millones de discos va a tener la tarea hecha con sólo pararse en el piso pintado como tablero de ajedrez en el proscenio, sino que debe hacer algo relevante para seguir ahí, con la adrenalina y la satisfacción de sentirse vivo en vivo. Por eso maneja a la gente, la hace cantar, aplaudir, sentarse, pararse, y también le entrega un show con momentos diferentes, como cuando tras un doblete lleno de sentimiento con una versión renovada entre el country y el alt rock de “Forever Young” y la belleza del cover de Tom Waits de “Downtown Train”, pidió atención, sentó a casi toda su banda, e incluso a su dinámico e inquieto cuerpo, en taburetes plásticos para una sesión acústica.

Lo futbolero no se le irá jamás a Rod, quien en “You’re In My Heart (The Final Acclaim)” no sólo mostró goles del Celtic a su archirrival Glasgow Rangers, sino que también instó a corear como en el estadio, mientras un sector de fans ataviados de camisetas albiverdes respondían entusiastas al llamado. Tampoco más adelante, cuando en “Hot Legs” patearía más de una decena de pelotas autografiadas al público. Además, incluyó temas tan clásicos como “The First Cut Is The Deepest” de Cat Stevens, o “Have I Told You Later” de Van Morrison, un “bastardo” según Rod, quien sonreía al presentar la canción.

La confianza que Stewart tiene en su banda es tal, que, más allá de trucos que usan algunos para cambiarse de ropa como hacer veinte solos y cuarenta juegos con el público, con toda tranquilidad fue tras bambalinas, sus coristas tomaron la voz e hicieron una vibrante versión de “Proud Mary”, que luego –como todo buen blanco criado con música negra en los 60– tendría un necesario homenaje a Muddy Waters con “Rollin’ And Tumblin’”. Con esta inyección de fuerza llegó la sección final del show, con “Hot Legs”, la omnipresente “Da Ya Think I’m Sexy?” sonando a estos tiempos, y “Baby Jane” cerrando la parte central del show.

Dos minutos después, Stewart volvía a comandar el karaoke masivo con “Sailing”, y con el coro convertido en una especie de mantra se cerró el telón tras 103 minutos de espectáculo pensado, ensayado y ejecutado con respeto al público y los artistas. El mayor gol de un show así es el entendimiento cabal de las limitaciones de Rod Stewart, y de esa forma poder aprovechar sus puntos fuertes, dejando en claro que se puede confiar en su capacidad en el escenario, esa área donde el olfato de un artista no se extingue.

Setlist

  1. Soul Finger (original de The Bar-Kays)
  2. Infatuation
  3. Having A Party (original de Sam Cooke)
  4. Have You Ever See The Rain? (original de Creedence Clearwater Revival)
  5. Rhythm Of My Heart (original de Marc Jordan y John Capek)
  6. Some Guys Have All The Luck (original de Jeff Fortgang)
  7. Tonight’s The Night (It’s Gonna Be Alright)
  8. Forever Young
  9. Downtown Train (original de Tom Waits)
  10. You’re In My Heart (The Final Acclaim)
  11. People Get Ready (original de The Impressions)
  12. The First Cut Is The Deepest (original de Cat Stevens)
  13. I Don’t Wanna Talk About It (original de Crazy Horse)
  14. Have I Told You Later (original de Van Morrison)
  15. Proud Mary (original de Creedence Clearwater Revival)
  16. Rollin’ And Tumblin’ (original de Hambone Willie Newbern)
  17. Hot Legs
  18. Da Ya Think I’m Sexy?
  19. Baby Jane
  20. Sailing (original de Sutherland Brothers)

IR A GALERÍA FOTOGRÁFICA

Continuar Leyendo
Publicidad

Facebook

Discos

The Dark Side Of The Moon The Dark Side Of The Moon
DiscosHace 2 meses

El Álbum Esencial: “The Dark Side Of The Moon” de Pink Floyd

No hay que ser seguidor de Pink Floyd para reconocer que “The Dark Side Of The Moon” marca uno de...

Low In High School Low In High School
DiscosHace 2 meses

Morrissey – “Low In High School”

Hubo una época en que no teníamos el poder de juzgar instantáneamente a las personas en la plaza pública virtual...

Utopia Utopia
DiscosHace 2 meses

Björk – “Utopia”

El espejo es inclemente. El paso del tiempo es implacable. Los cambios forzosos desgastan, y eso se nota en las...

Who Built The Moon? Who Built The Moon?
DiscosHace 2 meses

Noel Gallagher’s High Flying Birds – “Who Built The Moon?”

Luego de haber recorrido todo el mundo presentando su “Chasing Yesterday” (2015), Noel Gallagher comenzó a cuajar el tercer larga...

Ununiform Ununiform
DiscosHace 2 meses

Tricky – “Ununiform”

Inglaterra ha sido tierra fértil para las reinvenciones musicales, las nuevas escenas e incluso nuevos estilos. Tal es el caso...

Pacific Daydream Pacific Daydream
DiscosHace 3 meses

Weezer – “Pacific Daydream”

Musicalmente los años noventa se presentaron como una década estruendosa, agitada, combativa y cambiante. De aquellos años, en la mayoría...

The Dusk In Us The Dusk In Us
DiscosHace 3 meses

Converge – “The Dusk In Us”

Este ha sido un año grandioso para los fanáticos de Converge. En marzo sorprendieron con “Jane Live”, registro en vivo...

Ex La Humanidad Ex La Humanidad
DiscosHace 3 meses

Electrodomésticos – “Ex La Humanidad”

El pavimento quema las retinas y el reflejo de un sol inclemente se potencia por el efecto de las fachadas...

Unknown Pleasures Unknown Pleasures
DiscosHace 3 meses

El Álbum Esencial: “Unknown Pleasures” de Joy Division

Hacia finales de la década del 70, el mundo del rock parecía transformarse con mayor premura de lo que lo...

Luciferian Towers Luciferian Towers
DiscosHace 3 meses

Godspeed You! Black Emperor – “Luciferian Towers”

Godspeed You! Black Emperor es de esas bandas que ha logrado construir una identidad reconocida. Cuando suenan, se sabe que...

Publicidad

Más vistas

A %d blogueros les gusta esto: