Contáctanos

En Vivo

Lucybell: De nostalgias, presentes y futuros

Publicado

en

Mirar atrás es un riesgo siempre. No importa cuán bueno sea el presente, revisar el pasado puede terminar siendo un ejercicio que le abra el paso a una nostalgia galopante, esa que reabre las críticas, añoranzas y también las esperanzas. A Lucybell no le da susto aquello, pese a que el consenso crítico es que su tiempo pasado fue mejor. Las huellas indelebles de “Peces” (1995), “Viajar” (1996) y el disco rojo (“Lucybell”, 1998) siguen pesando hasta el día de hoy. También aún para mucha gente el giro sonoro, desde un peso relevante de la electrónica al rock más directo de hoy, es algo difícil de digerir, pero ¿realmente son tiempos para el desconsuelo y los reproches? Para el público asistente al Teatro Caupolicán en la fría noche del viernes 19 de agosto no fue necesaria tanta comparación, y eso se notó desde el principio de la jornada que inició con ligero retraso a las 21:19 hrs.

09 Lucybell @ Caupolican 2016

Aunque la excusa de la reunión, con un Caupolicán casi repleto, era celebrar los 20 años de “Viajar”, lo que terminó viviéndose fue una consolidación de la actualidad del grupo, un power trio no sólo poderoso, sino que también lleno de confianza en lo que hoy tiene para ofrecer a toda su gente. Las delicadezas lamentablemente quedan en gestos más testimoniales que significativos, con lo electrónico llegando a escena sólo en forma de pistas preconfiguradas, pero aun así existe una intención de no negar tales sonidos ni tampoco de erradicarlos.

23 Lucybell @ Caupolican 2016

La fiesta era por “Viajar”, pero la reacción ante tracks como “Fe” o “Mi Propia Cruz” dejan en claro que el actual público de Lucybell vibra con la faceta post-2000 del conjunto, y por ello no hay mayor problema en lo potente sobreponiéndose a lo delicado y fino. De hecho, de las dos canciones nuevas que precedieron al set de “Viajar”, “Salté A Tus Ojos” con su pulso más de balada generó mucho más interés que la excelente y electrónica “Cuando Me Acerco A Ti”. Un sino de los tiempos.

17 Lucybell @ Caupolican 2016

Tras seis canciones de calentamiento, llegó el set del disco que continuó el éxito de “Peces” en una clave más electrónica, lo que no se notó tanto en el Caupolicán, pero incluso así pudo ser llevado a cabo de una manera fiel para los nostálgicos y potente para los más novatos en las lides del trío compuesto ahora por Cote Foncea, Claudio Valenzuela y Eduardo Caces. Un acierto fue evitar el orden del disco y generar una nueva narrativa, la que inició con “Tropezar Al Andar” y desde ahí elaboró momentos clave, apoyados en las pantallas que evocaban la grabación del disco que consolidó a la banda nacional. Sólo “Carnaval” generó el delirio en la primera mitad de tracks tocados del disco, aunque mirar alrededor servía para notar que cada cual tenía su canción no-single favorita. “Tu Honor” fue muy coreada, pese a ser de las más desconocidas, por ejemplo. He ahí un valor importante de este tipo de eventos, porque presentan canciones que están lejos del radar usualmente en los shows en vivo, generando momentos únicos y –probablemente– irrepetibles.

19 Lucybell @ Caupolican 2016

Las rendiciones fueron respetuosas hacia aquellos temas más electrónicos, y era un recurso muy efectivo cuando Claudio Valenzuela se dejaba ir de la guitarra para conectarse con el público, pasando el instrumento en Foncea, diligente y sonriente, también teniendo otro tipo de relación con la audiencia. El propio Cote permitía un cambio evidente en ciertos crescendos al darle una potencia inédita a los tracks de “Viajar”, lo que era más evidente en la canción que cerró el set Viajar, “Si No Sé Abrir Mis Manos”, que ganó muchísimo en la versión del Caupolicán. Otros temas denotaron el paso del tiempo, como la entrañable pero demasiado noventera “Eléctrico Cariño”, querida por la gente pese a sonar añeja en medio de versiones mucho más pulidas, como la de “Me Dejo Tentar”.

03 Lucybell @ Caupolican 2016

El primer encore volvió a denotar que el público que sigue ahora a Lucybell es prácticamente el mismo que hizo de “Lumina” (2004) o “Comiendo Fuego” (2006), episodios más power trio de la agrupación un éxito, aunque cuando existe un crossover como “Ver El Fin” se llega al máximo del potencial de este Lucybell que muchas veces tiende a elegir un lado entre la balada, el rock directo o lo electrónico. De ahí grandiosas fueron las versiones de “Caballos De Histeria” o “Ten Paz”, canciones excelentes generando un momento lleno de genuina potencia emocional, el que tendría su cima con “Cuando Respiro En Tu Boca”. Gente saltando en todo el teatro, coreando con el alma, feliz y sin duda que con el consuelo de que, si bien Lucybell ha cambiado, no deja de operar como un músculo potente y sin miramientos. Sólo es molesto con el correr de las canciones que Valenzuela incurra tanto en los preciosismos vocales que desalientan al público a corear, dado que él genera estructuras líricas nuevas para temas que de verdad tienen letras que significan mucho para los fans.

16 Lucybell @ Caupolican 2016

Luego el cuento de “Pedrito y el lobo” empezó a operar y la banda se despidió muchas veces como para generar la ovación antes de otro encore, y se chacreó un poco esa situación. “” perdió dirección por ello (además de lo horrible que se veía que gente se fuera del teatro), algo que se revirtió con la belleza de “Milagro”. El público nuevamente se empezó a ir, antes de un nuevo regreso de la banda para tocar un track inédito, tentativamente llamado “Por Amor” y de ahí nuevamente volver a dar una de sus mejores canciones para cerrar –de verdad esta vez– con “Sálvame La Vida”. Excelente cierre para un gran show que, pese a dejar en claro las limitaciones de Lucybell post-2000, también enalteció sus fortalezas, con un público fiel y participativo, en más de dos horas de show que, incluyendo las nuevas canciones –que nos esperanzan con un material realmente bueno que suceda al irregular “Fénix” (2010)–, nos muestran a una banda que vive de su presente y futuro, con ayuda de un buen pasado. No es agonía, esto es vivir, como rezaba “Ten Paz”. Y buen vivir.

Por Manuel Toledo-Campos

Fotos por Luis Marchant

Setlist

  1. Fui A Cazar
  2. Sombras
  3. Fe
  4. Mi Propia Cruz
  5. Cuando Me Acerco A Ti
  6. Salté A Tus Ojos
  7. Tropezar Al Andar
  8. Mi Luz Crece
  9. Me Dejo Tentar
  10. Tu Honor
  11. Carnaval
  12. Hacia El Cielo
  13. Eléctrico Cariño
  14. Mataz
  15. Viajar
  16. Ver
  17. Entre El Sol y Dos Ojos
  18. Si No Sé Abrir Mis Manos
  19. Hoy Soñé
  20. Ver El Fin
  21. Caballos De histeria
  22. Ten Paz
  23. Cuando Respiro En Tu Boca
  24. Milagro
  25. Mil Caminos
  26. Por Amor (canción nueva)
  27. Sálvame La Vida

IR A GALERÍA FOTOGRÁFICA

Publicidad
¡Comenta Ahora!

Responder

En Vivo

DIIV: Esquemas Juveniles

Publicado

en

DIIV

Aunque estamos en una época con la posibilidad de más estilos que nunca, lo que es más claro de ver son las convergencias, cuando existen cosas muy diferentes que tienen un punto de encuentro. Nadie podría decir que Mac DeMarco, Wild Nothing y DIIV suenan igual, pero estos tres actos, con popularidad en nuestro país, tienen una sensibilidad con las guitarras y los ritmos que los hacen convivir incluso en el mismo sello, Captured Tracks. Pero luego aparecen las diferencias, que tienen más relación con cómo se disponen en un escenario o cómo se disponen ante su propia música, algo que se reafirmó en una nueva visita de DIIV, enterando su tercera vez en Chile.

Antes, todo partió con un potente set de Adelaida. La banda de Valparaíso estuvo muy bien elegida para partir con la jornada, en especial por la energía desplegada, que redundó en una ovación del público al cierre de su show pasadas las 21:45 hrs., donde pasaron por canciones como “1999” y “Eco”, para cerrar con la explosiva “Cienfuegos”, en su mayoría tracks que pertenecen a “Paraíso”, el disco que editaron en 2017. Un sólido espectáculo de una de las bandas más potentes del rock chileno, cuyo repertorio está siendo rápidamente engrosado.

Tras 25 minutos de espera, y teniendo a la mitad de DIIV en los últimos minutos ajustando ellos mismos sus instrumentos, entró a escena la banda de Brooklyn, que de inmediato podía establecer su potencia. A diferencia de Wild Nothing o DeMarco, lo de DIIV es más potente en el proscenio, y ellos no caen en la autoindulgencia, pese a que las formas de Zachary Cole Smith pudieran hacer creer lo contrario. Toda la banda suena cohesionada y eso deriva en el peso escénico que proyectan. Mientras Zachary pareciera al comienzo un vocalista parco que no se interesa en que se le entienda poco, luego se denota que eso es parte de la estética mientras él está enfocado como láser en lo suyo, y también en la guitarra de Andrew Bailey, con quien se complementan perfectamente.

Además, esta energía enfocada y este sonido aplanador no caen en un saco roto, porque el público que llegó a Club Blondie (que, vale decir, cada vez suena mejor para bandas) estaba dispuesto a saltar y sentir este show como algo realmente relevante. Ya en “Human” y “Dopamine” la algarabía era tal, que gente de la audiencia hacía crowdsurfing y otros revoleaban la polera o lo que fuera en el aire, como si se estuviera alentando al equipo en el estadio, con una conexión envidiable.

Aunque se ha visto a DIIV varias veces en vivo, existe algo que hace que se vuelva a ellos. Y tal vez sea esa sensación de que, en medio de todos los esquemas que rodean lo que son y proyectan sus canciones, existe una banda que tiene mucho que entregar, enfrentándose al cliché de los conjuntos que suenan o se ven similar, y que en general tienden a restringir el caudal de energía. En temas como “Past Lives” quedaba en claro que no se trataba meramente de escuchar versiones como las oscuras rendiciones de los discos, sino que algo de mayor alcance explosivo, sin traicionar esas sensaciones.

No es que DIIV sea la banda más brillante del mundo. Tras entregar una canción nueva sin título, tocaron un minuto de algo ininteligible y esos son gestos contradictorios, pero al menos reposa algo de honestidad en ellos que los hace ser de lo mejor de su rebaño, algo que en el iluminado final con “Dust”, “Doused”, y luego el encore con “Wait” (en el cual Andrew salió con un sostén que una persona lanzó al escenario) quedó de manifiesto. Poco más de una hora y cuarto que explicitan a DIIV como parte de los actos en los que no se debe desconfiar, porque pese a seguir modelos que parecieran muy definidos, ellos aún son capaces de entregar algo que los separa de la indulgencia y la simplona sencillez, y es así como probablemente los neoyorquinos consigan el paso a la trascendencia.

Setlist

  1. (Druun Pt. II)
  2. Is The Is Are
  3. (Druun)
  4. Human
  5. Under The Sun
  6. Dopamine
  7. Sometime
  8. Oshin (Subsume)
  9. Incarnate Devil
  10. Bent (Roi’s Song)
  11. Past Lives
  12. Nueva canción
  13. Healthy Moon
  14. Loose Ends
  15. Dust
  16. Doused
  17. Wait

IR A GALERÍA FOTOGRÁFICA

Continuar Leyendo
Publicidad

Facebook

Discos

Undertow Undertow
DiscosHace 2 días

El Álbum Esencial: “Undertow” de Tool

La portada de todo álbum debiese generar impresiones anticipadas sobre el contenido que este alberga. Bajo esa lógica, ver esa...

DiscosHace 3 días

Lee Ranaldo – “Electric Trim”

La reinvención siempre estará acompañada de un proceso de búsqueda, un viaje donde se pueda llegar al centro del asunto...

DiscosHace 1 semana

Paradise Lost – “Medusa”

En 2015 el oscuro y lúgubre universo del doom fue remecido por una de las bandas referentes en su género....

DiscosHace 1 semana

Living Colour – “Shade”

Si el alma pudiera traducirse musicalmente, no cabe duda que sonaría como el blues; una voz auténtica, actual y poderosa,...

The National The National
DiscosHace 2 semanas

The National – “Sleep Well Beast”

El motor de The National es la rabia y la desorientación causada por la falta de respuestas. No hay un...

Sex Pistols Sex Pistols
DiscosHace 2 semanas

El Álbum Esencial: “Never Mind The Bollocks, Here’s The Sex Pistols” de Sex Pistols

A mediados de los años 70, dos de los mayores polos del rock no vivían una situación alentadora. Nueva York...

DiscosHace 2 semanas

Prophets Of Rage – “Prophets Of Rage”

Hace aproximadamente un año, millones de fanáticos se llenaban de ilusiones ante la aparición de misteriosos carteles en EE.UU. que...

DiscosHace 3 semanas

Franja de Gaza – “Despegue”

Un comienzo impactante. Esta frase describe bien lo que provoca el disco “Despegue” de la banda nacional Franja de Gaza,...

DiscosHace 3 semanas

Royal Blood – “How Did We Get So Dark?”

La última joya del rock inglés se llama Royal Blood, y la prensa internacional se rindió ante su irrupción, ganándose...

DiscosHace 3 semanas

El Álbum Esencial: “Tubular Bells” de Mike Oldfield

“Tubular Bells” fue y sigue siendo una rareza. Hasta el día de hoy parece llamativo que un sello discográfico haya...

Publicidad

Más vistas