Contáctanos

En Vivo

Los Fabulosos Cadillacs: Una espera que valió la pena

Publicado

en

Un repleto escenario Transistor no hace otra cosa que evidenciar la capacidad innata que tienen Los Fabulosos Cadillacs para movilizar público en grandes cantidades, soportando inclusive la baja temperatura que a esa hora azotaba el Club Hípico, donde claramente la novedad de la propuesta no constituye uno de sus atractivos principales, con más de una docena de presentaciones en nuestro territorio y otras tantas con Vicentico en solitario, la motivación que despierta ver nuevamente a los trasandinos en vivo se justifica más en su estatus de ídolos, alzándose como una de las bandas insignes de la música argentina, un testimonio viviente de la época más esplendorosa del rock del otro lado de la cordillera. No es mera casualidad que hayan sido seleccionados como el plato principal del festival Frontera: la fidelidad de sus fanáticos y la calidad de sus shows auguran un cierre cargado de dinamismo e intensidad.

LOS FABULOSOS CADILLACS FRONTERA 2013 01

Son las 00:25 hrs. en el gélido Club Hípico, y miles de cuerpos se alzan frente al escenario Transistor esperando estoicamente el comienzo del show de los trasandinos. Algunos simplemente han optado por acurrucarse en el suelo y esperar que llegue pronto el momento cúlmine de la jornada. Durante todo el día el sacrificio no ha sido menor, pero lo cierto es que la recompensa tampoco lo será. Se apagan las luces y comienza a sonar la música de James Bond, augurando el comienzo de la fiesta, el que se concreta con el ingreso de ocho músicos a escena, que de inmediato arremeten con toda la fuerza de “El Muerto” y en cosa de segundos eleva la temperatura del recinto, destacando el poderoso sonido de los bronces liderados siempre por Sergio Rotman, y los reiterados y sólidos cambios de ritmo. Sin dar tregua comienza a sonar la psicodélica melodía de “Il Pajarito” y el ritmo a medio tiempo de “Los Condenaditos”, que por unos instantes bajan las revoluciones de los asistentes, permitiendo recobrar fuerzas para recibir toda la energía de “Demasiada Presión”, que hace aparecer miles de voces en toda su magnitud, resonando con potencia en cada rincón del recinto. La solidez de la banda se refleja en la perfecta instrumentación de la pieza, resaltando el sonido de la trompeta de Daniel Lozano.

LOS FABULOSOS CADILLACS FRONTERA 2013 02

El teclado de Mario Siperman marca la introducción de la lúdica melodía de “Calaveras y Diablitos”, donde la voz de Vicentico suena nítida y bien trabajada, algo que hace un par de años parecía una quimera. “El Genio Del Dub” vuelve a despertar a cada una de las almas presentes en Frontera, las que utilizan el baile como excusa para escapar del frío reinante, transformando la pista central en una marea de cuerpos danzantes. Una sensible interpretación de “Sábato”, apoyada con la proyección de un video en la pantalla central, marca el puente hacía la enérgica “Piazzolla”, donde las secuencias de cuerdas suenan precisas e intensas. Los Fabulosos Cadillacs no dan pie al relajo, y sin mediar transición golpean con toda la milonga de “Padre Nuestro (Quiero Ver Amanecer)”, transformando rápidamente el Club Hípico en una improvisada pista de baile. La otra cara de la moneda llega de la mano de todo el sentimiento y sensibilidad de “Siguiendo La Luna”, con ese característico tono nostálgico que sólo Vicentico sabe imprimir, sumado a la complicidad de todo el público que corea al unísono cada una de las líneas de la canción.

LOS FABULOSOS CADILLACS FRONTERA 2013 03

El inconfundible sonido de los bronces marca el comienzo de “Manuel Santillán, El León”, y todo el recinto estalla en una explosión de energía, teniendo como epicentro cada una de las voces que acompañan la melodía, y las poderosas secuencias de cuerdas. Las buenas vibras continúan siendo protagonistas, ahora con la entretenida y contagiosa melodía de “Carnaval Toda La Vida”, para posteriormente contraatacar con la vibrante “Carmela”, que no convence del todo, dando respiro a una presentación prácticamente carente de puntos débiles, con una instrumentación exquisitamente depurada.

LOS FABULOSOS CADILLACS FRONTERA 2013 04

La energía se vuelve a tomar el recinto, siendo el riff de “Mal Bicho” el encargado de desatar la euforia, con un Vicentico que marcha en el centro del escenario y Flavio Cianciarulo apoyando activamente con las voces. Es justamente en este punto que se empieza a evidenciar quizás el único punto negro de la presentación: la música de Bosnian Rainbows proveniente del escenario Pepsi empieza a interrumpir la presentación de los Cadillacs, una consecuencia lógica de la mala distribución de los escenarios, incomodando de sobremanera a Vicentico que no oculta su molestia. Es tanta el disgusto del frontman que pide hacer silencio para, a partir de eso, desatar una tormenta y después estallar en un torbellino de intensidad que opaca por completo el sonido de cualquier visitante indeseado. La potencia sigue en aumento con el sonido de la batería de Fernando “Nando” Ricciardi que marca el comienzo del ya clásico “Matador”, que hace bailar y cantar a los incombustibles fanáticos que, a pesar de lo duro de la jornada, siguen igual de motivados. Con un seco “¡Chao. Gracias!”, Vicentico se despide del público chileno para desaparecer junto a la banda tras bastidores.

LOS FABULOSOS CADILLACS FRONTERA 2013 05

Tras un par de minutos de ausencia, la banda retorna en medio de la ovación de los fanáticos, y en esta ocasión el Sr. Flavio es quien se apodera del micrófono para interpretar una entretenida versión de “The Guns Of Brixton”, cover de The Clash. Vicentico vuelve a asumir el protagonismo y sigue ofuscado por el ruido que llega desde el otro escenario, lanzando insultos que sacan más de alguna sonrisa de entre el público. El vocalista pide que lo acompañen con las segundas voces del siguiente tema, y empieza a sonar “Vasos Vacíos” desatando la alegría de los presentes que cantan con fuerza cada una de las líneas que alguna vez interpretó Celia Cruz. El show comienza a entrar en su ocaso, pero eso no representa un obstáculo para que suene con potencia la música de “El Satánico Dr. Cadillac”, que tiene uno de sus puntos más brillantes en el exquisito solo de bajo que ofrece Flavio. La guinda de la torta corre por cuenta de “Yo No Me Sentaría En Tu Mesa”, canción que consume las últimas reservas de energía, haciendo saltar, cantar y bailar a un extasiado público, que de esta manera ve coronado su esfuerzo. Los Fabulosos Cadillacs se despiden en el centro del escenario y un aluvión de aplausos los envuelve en una muestra inequívoca de cariño y devoción.

LOS FABULOSOS CADILLACS FRONTERA 2013 06

Lo vivido esta noche en el Club Hípico fue especial, una perfecta comunión en torno a una de las bandas más emblemáticas del rock en español, durante 90 minutos nada más que eso importó, ni la fila eterna para acceder al recinto o comprar comida, el exceso de polvo o la mala distribución de los escenarios, todos estos factores pasaron a un segundo plano, delegando el protagonismo excluyente en la figura de Los Fabulosos Cadillacs, quienes de la mano de una exquisita selección de sus grandes éxitos y un sonido demoledor, hicieron vibrar a los miles de fanáticos que vieron recompensada su devoción. Es así como quedará grabado un nuevo paso por Chile de Vicentico y compañía, esperando que no sea la última de sus visitas, porque son precisamente estos momentos los que le dan sentido a los eventos masivos.

Setlist

  1. El Muerto
  2. Il Pajarito
  3. Los Condenaditos
  4. Demasiada Presión
  5. Calaveras y Diablitos
  6. El Genio Del Dub
  7. Sábato
  8. Piazzolla
  9. Padre Nuestro (Quiero Ver Amanecer)
  10. Siguiendo La Luna
  11. Manuel Santillán, El León
  12. Carnaval Toda La Vida
  13. Carmela
  14. Mal Bicho
  15. Matador
  16. The Guns Of Brixton (cover de The Clash)
  17. Vasos Vacíos
  18. El Satánico Dr. Cadillac
  19. Yo No Me Sentaría En Tu Mesa

Por Gustavo Inzunza

Fotos por Sebastián Rojas

Publicidad
1 Comentario

1 Comentario

  1. por “Quiero Ver Amanecer” se refieren a “Padre Nuestro”? …

Responder

En Vivo

Rod Stewart: Directo al ángulo

Publicado

en

Rod Stewart

Muchas veces se critica a los artistas que, teniendo una trayectoria grandiosa y extensa, no viven un presente que les permita preservar adecuadamente su legado. Salvo casos paradigmáticos como el de Chuck Berry en sus últimos años, en general esa crítica tiene que ver con una cosa muy chilena: ver en los artistas que alcanzan (o están cerca de) la tercera edad a seres inútiles cuyo tiempo ya pasó. Hay una situación estructural que sustenta la limitada visión de Chile hacia los mayores de 60 años, desde lo organizacional hasta el trato diario, entonces de antemano hay prejuicios ante una persona en cualquier ámbito. Más aún cuando se para en un escenario.

Por eso hace bien ver cuando alguien “viejo” –según el pasaporte– denota más frescura que muchos actos que se ven copiándose mutuamente en festivales y proscenios varios. Rod Stewart no es un niño, pero intenta (y muchas veces logra) moverse como tal. No es un dotado vocalmente, pero cuando necesita dejar en claro que tiene garganta y cuerdas, lo hace. Rod no es un gran creador, pero sí es un tremendo intérprete, y eso queda en claro cuando se revisa cómo estuvo su retorno a Chile, en una fresca noche de 18 de febrero en un Movistar Arena a un 90 por ciento de su capacidad, que pudo ver la puntualidad excesiva de este londinense, quien partió su show poco antes de la hora convenida.

A las 20:56 ingresó la banda, compuesta por una docena de intérpretes, a tocar “Soul Finger”, original de The Bar-Kays, para luego dar paso a Rod, la algarabía de la gente (en especial al frente) y una versión de ajuste vocal para Stewart de “Infatuation”. Luego de sortear ese escollo con éxito, la mesa estaba servida para la fiesta, y así prosiguió con clásicos de su repertorio como “Having a Party” y “Tonight’s The Night”, además de covers a hits como “Have You Ever See The Rain?” de Creedence Clearwater Revival. Las pantallas, los movimientos y cambios entre los músicos y las coristas, los propios movimientos de Stewart, todo era hecho para dar cuenta de un sentido de espectáculo, sin perder una sensación de urgencia juvenil que rara vez se ve en un concierto de temas que, en su gran mayoría, tienen más de un cuarto de siglo de vida. Los cambios de tempo son muy ligeros y los arreglos son prístinos, lo que se escapa del esquema de la nostalgia como mina de oro cuando las canciones se vuelven lentas y cansinas, perdiendo una chispa que Rod sí puede seguir prendiendo a su antojo.

Los movimientos de Rod siguen siendo los del muchacho que tocara con Jeff Beck o que formara Faces, entreteniéndose y, a la vez, generando reacciones de un público que, desde un respeto por el espectáculo, mostró fervor en varios pasajes del show. Stewart entiende que no por haber vendido centenares de millones de discos va a tener la tarea hecha con sólo pararse en el piso pintado como tablero de ajedrez en el proscenio, sino que debe hacer algo relevante para seguir ahí, con la adrenalina y la satisfacción de sentirse vivo en vivo. Por eso maneja a la gente, la hace cantar, aplaudir, sentarse, pararse, y también le entrega un show con momentos diferentes, como cuando tras un doblete lleno de sentimiento con una versión renovada entre el country y el alt rock de “Forever Young” y la belleza del cover de Tom Waits de “Downtown Train”, pidió atención, sentó a casi toda su banda, e incluso a su dinámico e inquieto cuerpo, en taburetes plásticos para una sesión acústica.

Lo futbolero no se le irá jamás a Rod, quien en “You’re In My Heart (The Final Acclaim)” no sólo mostró goles del Celtic a su archirrival Glasgow Rangers, sino que también instó a corear como en el estadio, mientras un sector de fans ataviados de camisetas albiverdes respondían entusiastas al llamado. Tampoco más adelante, cuando en “Hot Legs” patearía más de una decena de pelotas autografiadas al público. Además, incluyó temas tan clásicos como “The First Cut Is The Deepest” de Cat Stevens, o “Have I Told You Later” de Van Morrison, un “bastardo” según Rod, quien sonreía al presentar la canción.

La confianza que Stewart tiene en su banda es tal, que, más allá de trucos que usan algunos para cambiarse de ropa como hacer veinte solos y cuarenta juegos con el público, con toda tranquilidad fue tras bambalinas, sus coristas tomaron la voz e hicieron una vibrante versión de “Proud Mary”, que luego –como todo buen blanco criado con música negra en los 60– tendría un necesario homenaje a Muddy Waters con “Rollin’ And Tumblin’”. Con esta inyección de fuerza llegó la sección final del show, con “Hot Legs”, la omnipresente “Da Ya Think I’m Sexy?” sonando a estos tiempos, y “Baby Jane” cerrando la parte central del show.

Dos minutos después, Stewart volvía a comandar el karaoke masivo con “Sailing”, y con el coro convertido en una especie de mantra se cerró el telón tras 103 minutos de espectáculo pensado, ensayado y ejecutado con respeto al público y los artistas. El mayor gol de un show así es el entendimiento cabal de las limitaciones de Rod Stewart, y de esa forma poder aprovechar sus puntos fuertes, dejando en claro que se puede confiar en su capacidad en el escenario, esa área donde el olfato de un artista no se extingue.

Setlist

  1. Soul Finger (original de The Bar-Kays)
  2. Infatuation
  3. Having A Party (original de Sam Cooke)
  4. Have You Ever See The Rain? (original de Creedence Clearwater Revival)
  5. Rhythm Of My Heart (original de Marc Jordan y John Capek)
  6. Some Guys Have All The Luck (original de Jeff Fortgang)
  7. Tonight’s The Night (It’s Gonna Be Alright)
  8. Forever Young
  9. Downtown Train (original de Tom Waits)
  10. You’re In My Heart (The Final Acclaim)
  11. People Get Ready (original de The Impressions)
  12. The First Cut Is The Deepest (original de Cat Stevens)
  13. I Don’t Wanna Talk About It (original de Crazy Horse)
  14. Have I Told You Later (original de Van Morrison)
  15. Proud Mary (original de Creedence Clearwater Revival)
  16. Rollin’ And Tumblin’ (original de Hambone Willie Newbern)
  17. Hot Legs
  18. Da Ya Think I’m Sexy?
  19. Baby Jane
  20. Sailing (original de Sutherland Brothers)

IR A GALERÍA FOTOGRÁFICA

Continuar Leyendo
Publicidad

Facebook

Discos

The Dark Side Of The Moon The Dark Side Of The Moon
DiscosHace 2 meses

El Álbum Esencial: “The Dark Side Of The Moon” de Pink Floyd

No hay que ser seguidor de Pink Floyd para reconocer que “The Dark Side Of The Moon” marca uno de...

Low In High School Low In High School
DiscosHace 2 meses

Morrissey – “Low In High School”

Hubo una época en que no teníamos el poder de juzgar instantáneamente a las personas en la plaza pública virtual...

Utopia Utopia
DiscosHace 2 meses

Björk – “Utopia”

El espejo es inclemente. El paso del tiempo es implacable. Los cambios forzosos desgastan, y eso se nota en las...

Who Built The Moon? Who Built The Moon?
DiscosHace 2 meses

Noel Gallagher’s High Flying Birds – “Who Built The Moon?”

Luego de haber recorrido todo el mundo presentando su “Chasing Yesterday” (2015), Noel Gallagher comenzó a cuajar el tercer larga...

Ununiform Ununiform
DiscosHace 2 meses

Tricky – “Ununiform”

Inglaterra ha sido tierra fértil para las reinvenciones musicales, las nuevas escenas e incluso nuevos estilos. Tal es el caso...

Pacific Daydream Pacific Daydream
DiscosHace 3 meses

Weezer – “Pacific Daydream”

Musicalmente los años noventa se presentaron como una década estruendosa, agitada, combativa y cambiante. De aquellos años, en la mayoría...

The Dusk In Us The Dusk In Us
DiscosHace 3 meses

Converge – “The Dusk In Us”

Este ha sido un año grandioso para los fanáticos de Converge. En marzo sorprendieron con “Jane Live”, registro en vivo...

Ex La Humanidad Ex La Humanidad
DiscosHace 3 meses

Electrodomésticos – “Ex La Humanidad”

El pavimento quema las retinas y el reflejo de un sol inclemente se potencia por el efecto de las fachadas...

Unknown Pleasures Unknown Pleasures
DiscosHace 3 meses

El Álbum Esencial: “Unknown Pleasures” de Joy Division

Hacia finales de la década del 70, el mundo del rock parecía transformarse con mayor premura de lo que lo...

Luciferian Towers Luciferian Towers
DiscosHace 3 meses

Godspeed You! Black Emperor – “Luciferian Towers”

Godspeed You! Black Emperor es de esas bandas que ha logrado construir una identidad reconocida. Cuando suenan, se sabe que...

Publicidad

Más vistas

A %d blogueros les gusta esto: