Conéctate a nuestras redes
Twenty Øne Piløts Twenty Øne Piløts

En Vivo

Lollapalooza Chile 2019: Twenty Øne Piløts

Publicado

en

En un mundo con tantas opciones de conexión, con la chance de saber qué ocurre a 10 mil kilómetros de distancia, la inmediatez ha sido algo alcanzado, pero queda la pregunta por la profundidad y cuán difícil es explorar qué realmente siente o sabe una persona en particular. Es este mundo entero el que busca dominar Twenty Øne Piløts, dúo de Columbus, Ohio, que entiende que las nuevas generaciones de fans y oyentes de música no necesitan saber de guerras externas cuando las que se llevan a cabo en el interior son más fuertes y devastadoras de lo que se pueda poner en palabras.

Cuando se discutió que TØP fuera headliner de Lollapalooza Chile, no se consideraba la gigantesca fanaticada que tienen o cómo encabezan rankings de escuchas vía streaming, o la espectacularidad del “Bandito Tour”. Las críticas arreciaron porque obviamente no eran un nombre con el beneplácito de la prensa o de quienes, se supone, son los encargados de ponderar qué es de buen gusto y qué no. “Pasar de Pearl Jam a Twenty Øne Piløts es demasiado”, se podía leer en comentarios copiosos, pero el arrebatador espectáculo ofrecido por el dúo destruye cualquier duda, porque la ambición de una banda con hambre no lo permite. Menos cuando la conexión con el skeleton clique, su fandom, es tan grande, porque la mística y mitología creada por Tyler Joseph (digna de serie de Netflix) comprende las angustias de estos jóvenes.

La generación actual tiene la barrera entre la adolescencia y la adultez más alta que nunca, como los muros de Trump, y por eso no necesitan que les canten de un conflicto real de forma explícita, sino que necesitan las metáforas que nadie les entrega sobre los problemas que afectan su supervivencia. La salud mental es un tema gigante en el mundo, y la guerra más grande es la que se da en el interior de cada uno, tal como mostraba la película “Intensa Mente”, donde se veía cómo la mente opera como un propio universo. También intensamente es cómo se vivió el show desde el inicio, a las 22:03 hrs. con “Jumpsuit”, tras el paseo con la antorcha encendida del baterista Joshua Dun, el auto en llamas de cada video, y un juego de visuales y dirección de las cámaras como pocos shows toman en consideración. De ahí en adelante, todo se viviría con euforia y una conexión especial.

La música de TØP es inclasificable, y eso es gran parte de su atractivo. Como bien diría Kamasi Washington cuando le preguntaron sobre el auge de la música negra, “el concentrarnos en los géneros nos hace perdernos de tantas cosas buenas”, y eso es muy cierto cuando vemos un show con esas cuatro letras bien puestas como el del dúo, con las rimas rápidas de Tyler en “Levitate” pasando a la hipnótica “Heathens”, y luego con la pegote “We Don’t Believe What’s On TV” en línea. Más adelante habría elementos de reggae, pop, EDM y arena-rock, todo en el marco de unos minutos de diferencia entre una y otra etiqueta. Esta mezcla funciona aún mejor en la narrativa que tiene un espectáculo en vivo, con cada sonido teniendo también una respectiva forma de presentarse ante la gente.

El “Bandito Tour” no es un concierto, sino que una obra de teatro donde se presentan los pensamientos de los personajes creados por Tyler Joseph. Por eso el hablar de la salud mental importaba tanto, porque es parte de aquello que aqueja a cada uno, sea los oprimidos en Dema, la edificación que es centro de lo que ocurre en “Trench” (2018), o “Blurryface” (2015), alter ego que se manifestó como presencia física del álbum del mismo nombre, que ya había traído con éxito sorprendente a TØP a Lollapalooza Chile en 2016.

Tyler pasa de tocar bajo con una balaclava a ponerse arriba del piano, a saltar desde la plataforma de la batería de Josh a ir a saludar a la gente, tocar ukelele, hablar unas líneas en español, cambiarse de ropa y sacarse la balaclava con una facilidad pasmosa. No existe monotonía en el show en ningún momento, casi como una estrategia para hacer todo lo que se pueda en el tiempo que se tiene. Es un mundo de inmediatez y la comunicación puede transcurrir en un tiempo cada vez más limitado, por lo tanto, no se puede perder tiempo.

Nico And The Niners”, “Ride”, “Stressed Out”, todas son canciones que la gente corea con ganas y que disfrutan quienes se disponen hasta lejos del escenario. Decir que TØP llevó más gente que Pearl Jam sería demasiado aventurado, pero, considerando las dimensiones del escenario y las fotos cenitales disponibles, no hay tanto que se pueda envidiar. ¿Y todavía a alguien le cabe dudas este headliner? En los últimos días se ha hablado hasta el hartazgo de Greta Van Fleet o el chaqueteo a Paloma Mami, quitando tiempo para hablar de las sorpresas y certezas que entrega el resto de los nombres del festival. Es importante ver qué es lo que funciona, y en este caso se trata de una banda que entiende que la narrativa importa, que las historias trascienden y que generar simbolismos que puede seguir un grupo de fans es clave para crear interés.

Si en “Intensa Mente” las emociones eran presentadas como entes diferenciados con claridad, el mundo que pinta TØP es más impreciso, más desafiante y más difícil. No hay seres, sino que distintas fases del yo. En “Cut My Lip” Tyler hace un juego con los lados, casi en competencia, típico cliché que luego sería superado por la presencia de Josh en una plataforma sobre el público aplastado en un mar de gente, al ritmo del “olé, olé, olé”, durante “Morph”. Inmediatamente después, la calidad como baterista del querido Josh se vio probada… por él mismo, en un video hecho para mostrar los contrastes entre su personaje anterior y el actual. Una batalla de bateristas que dio paso para la fase final de un show de trazos simples, pero no por ello menos efectivos. Muchos trucos e ilusiones, aunque no dejando de tener sentido en el gran esquema de las cosas. Eso es clave.

Antes de la batalla vino “Car Radio”, con el paso de Tyler a una plataforma al lado de la mesa de sonido, en alto, arengando a la gente para seguir siendo pura energía. Entre rapeos rápidos (mejor que Eminem o Macklemore, pensando en raperos blancos), Joseph consigue entregar emociones y coherencias, algo improbable, pero que merece el intento. Esos flashazos de realidad son los que hacen de una canción tan clave en la historia descrita en “Trench”, como es “Chlorine”, pueda ser parte también de algo más acotado como es un show festivalero.

El cierre con “Trees” tiene la misma energía de canciones hit como “Car Radio”, pero tiene una sensación de calma después del huracán para luego volver a explotar con sintetizadores muy EDM, aunque, en esta ocasión, en vez de ser algo como Steve Aoki o David Guetta, la banda llega a los extremos de rock de estadios que caracterizan a Coldplay. Así de amplio es el sonido, con algo para todo el mundo. Sin embargo, más allá del papel picado amarillo o de los bombos que Josh y Tyler tocaron, lo que queda es la alegría de una fanaticada que, dentro del arcoíris que dispone TØP, se logra encontrar y logra formar parte, y es en esa conexión donde reside el potencial de una banda con hambre de gloria, urgencia de comunicación y desprejuicios creativos fundamentales para cumplir su misión de conquistar el mundo, una cabeza a la vez.

Setlist

  1. Jumpsuit
  2. Levitate
  3. Heathens
  4. We Don’t Believe What’s On TV
  5. Lane Boy
  6. Nico And The Niners
  7. Holding On To You
  8. Ride
  9. Stressed Out
  10. My Blood
  11. Cut My Lip
  12. Morph
  13. Car Radio
  14. Josh Drum Battle
  15. Chlorine
  16. Trees

IR A GALERÍA FOTOGRÁFICA

Publicidad
Clic para comentar

Responder

En Vivo

The Raconteurs: Paréntesis

Publicado

en

Raconteurs

Tal como lo hemos venido señalando durante estas últimas y convulsionadas semanas, el tratar de asistir a un evento musical y disfrutarlo disociándose por completo de lo que ocurre en nuestro país, es una tarea prácticamente imposible. La incertidumbre se vive en cada segundo a la espera de una suspensión o cancelación de un evento a última hora y, peor aún, el temor de que un nuevo hecho lamentable siga causando sufrimiento entre nuestros compatriotas es una preocupación que se mantiene latente durante esta crisis. Hay gente que la está pasando muy, muy mal por la pésima gestión de un gobierno que se fuerza en no dar su mano a torcer, y hasta que no exista una respuesta contundente y satisfactoria para la ciudadanía por parte de las autoridades, seguiremos con la sensación de que las cosas no están para nada bien. Por lo tanto, actividades que nos producen tanto goce como lo es asistir a un concierto –incluso si se desarrollan con completa normalidad como ocurrió anoche–, seguirán viéndose truncadas por la ansiedad y la incertidumbre.

Así y todo, anoche este redactor tuvo la tarea de cubrir el debut de The Raconteurs en Coliseo Santiago. Jack White regresaba a Chile con el proyecto que inicio junto a su amigo Brendan Benson, y que este año lanzó su tercer álbum de estudio, “Help Us Stranger“, el que marcó el retorno de la banda al mapa musical luego de once años de silencio discográfico. Los norteamericanos, tal como lo confesó White durante la presentación, estuvieron a punto de no concretar la fecha en el país debido obviamente a todo lo que está pasando, pero finalmente las cosas funcionaron y anoche vivimos un recital eléctrico y vibrante, donde los asistentes pudimos tener un poderoso paréntesis en medio del caos.

Poniendo énfasis en su nueva placa, el inicio del concierto fue inmejorable con la atronadora entrada de los músicos y la posterior interpretación de “Bored And Razed”. El quinteto arrasó con el escenario, siendo la figura más prominente y enérgica la de Jack White, hombre que, entre saltos y corridas, se instaló desde el primer momento como la fuerza salvaje del espectáculo. Su voz distorsionada, el poder de los riffs y la impecable performance de sus colegas, marcaron los primeros minutos de actuación, donde siguieron canciones como “Level” y “Old Enough”, encendiendo a la audiencia que se contagió desde el primer instante de la sinergia de los estadounidenses.

De ahí en adelante la velada siguió su curso sin inconvenientes y a toda velocidad. Al término de cada corte, White se acercaba rápidamente a uno de sus compañeros o roadies para darles indicaciones de lo que venía en el set, manteniendo la mayoría de las canciones que vienen presentando en la gira –pese a que en Chile tocaron dos temas menos que en Argentina–, pero que vio modificado su orden para la ocasión.

En varias oportunidades los músicos debían correr para cambiar una guitarra o retomar posiciones, ya que White no dio mayor espacio a pausas y se enfocó netamente en brindar un espectáculo completo al respetable. Canciones como “Only Child”, “Somedays (I Don’t Feel Like Trying)” o la demoledora “Broken Boy Soldier” fueron prueba de lo anterior. The Raconteurs en vivo es una gran explosión controlada, que a veces sobrepasa los márgenes y se transforma en una experiencia impredecible y adrenalínica.

Sunday Driver” nos llevó al encore, siendo el mejor pasaje de la noche por lejos. Comenzando con el cover de Donovan, “Hey Gyp (Dig The Slowness)”, para continuar con “Consoler Of The Lonely” y “Salute Your Solution”, rematando con la impresionante y extensa “Blue Veins”, de la que se apoderó completamente Jack White con su guitarra y voz, en un verdadero hito de la noche, dejando a la fanaticada en completo éxtasis. La tarea ya estaba hecha y, para dar la estocada final, llegó el hit “Steady, As She Goes”, bajando el telón con el recinto cantando y saltando al ritmo de los norteamericanos.

Palabras de agradecimiento y cariño a los chilenos por parte de White y Benson, foto grupal y The Raconteurs salía del escenario cerrando el paréntesis. Los guardias pidieron que la gente se retirara rápidamente de las instalaciones y así lo hicieron. Durante la pausa de espera para el bis se escucharon los típicos cantos como “el que no salta es paco”, “el pueblo unido jamás será vencido”, o el más reciente “Chile despertó”, los que se replicaron con alegría y entusiasmo entre algunos asistentes cuando nos tocaba volver a la realidad.

La satisfacción de un gran concierto se queda con nosotros y también las ganas de pasar a un bar y seguir comentando lo ocurrido con los amigos, porque lamentablemente los ánimos no están para eso, y mientras el país no obtenga una solución a sus demandas, grandes momentos como el vivido esta noche de miércoles seguirán siendo pequeños, pero muy necesarios, paréntesis.

Setlist

  1. Bored And Razed
  2. Level
  3. Old Enough
  4. Now That You’re Gone
  5. Don’t Bother Me
  6. You Don’t Understand Me
  7. Top Yourself
  8. Only Child
  9. Broken Boy Soldier
  10. Somedays (I Don’t Feel Like Trying)
  11. The Switch And The Spur
  12. Pull This Blanket Off
  13. Shine The Light On Me
  14. Help Me Stranger
  15. Sunday Driver
  16. Hey Gyp (Dig The Slowness)
  17. Consoler Of The Lonely
  18. Salute Your Solution
  19. Blue Veins
  20. Steady, As She Goes

IR A GALERÍA FOTOGRÁFICA

Seguir Leyendo
Publicidad

Facebook

Discos

A Dawn To Fear A Dawn To Fear
DiscosHace 6 días

Cult Of Luna – “A Dawn To Fear”

Lo inequívoco, por más que pareciera mantenerse estático, puede ser radicalmente arrancado por un vendaval de circunstancias, y en lo...

Memory Memory
DiscosHace 6 días

Vivian Girls – “Memory”

No todos los retornos son buenos y no todas las segundas partes son de lo peor, o al menos así...

Birth Of Violence Birth Of Violence
DiscosHace 6 días

Chelsea Wolfe – “Birth Of Violence”

Diez años cargan con una simbología que acerca más a lo divino que a lo terrenal. No sólo hay un...

Beneath The Eyrie Beneath The Eyrie
DiscosHace 6 días

Pixies – “Beneath The Eyrie”

Luego de dos apuestas mal logradas, Pixies vuelve al estudio y lanza su mejor disco desde su retorno en 2004....

Chastity Belt Chastity Belt
DiscosHace 2 semanas

Chastity Belt – “Chastity Belt”

Saudade es un vocablo portugués cuyo significado se acerca a la definición de melancolía; un estado afectivo estimulado por la...

Shaped By Fire Shaped By Fire
DiscosHace 2 semanas

As I Lay Dying – “Shaped By Fire”

Durante la primera década del siglo XXI, hubo un estallido de agrupaciones que tomaron variaciones más melódicas para combinar el...

Jamie Jamie
DiscosHace 2 semanas

Brittany Howard – “Jaime”

Cuando Brittany Howard anunció su primer proyecto como solista, alejada de sus compañeros de Alabama Shakes, las reacciones de sorpresa...

RainViento RainViento
DiscosHace 2 semanas

Cevladé – “RainViento”

A estas alturas, no debiera ser sorpresivo que Cevladé saque un disco de alta relevancia, calidad y arrojo no sólo...

Free Free
DiscosHace 1 mes

Iggy Pop – “Free”

Puede parecer extraño que un artista que ha hecho literalmente lo que se le ha antojado a lo largo de...

DiscosHace 1 mes

Diego Lorenzini – “De Algo Hay Que Morir”

El ingenio de la cultura chilena es algo que se ha instaurado como característica generalizada, como también la capacidad de...

Publicidad
Publicidad

Más vistas