Conéctate a nuestras redes

En Vivo

Lollapalooza Chile 2017: The Strokes

Publicado

en

Dos días llenos de música y momentos para atesorar llegaban a su fin, y el VTR Stage se repletaba de gente para concluir Lollapalooza Chile 2017 junto a The Strokes, una de las bandas más esperadas por la fanaticada local, que tuvo que ver pasar casi 12 años para que el quinteto regresara a nuestro país. Luego del show que entregó The Weeknd en el Itaú Stage comenzó un éxodo de gente hacia el escenario vecino, produciendo un amplio marco de público para ver a Julian Casablancas y compañía. Un retraso de alrededor de 20 minutos fue amenizado con cánticos por parte de la impaciente audiencia, quienes aguantaban las energías para disfrutar cada canción del show. Esta instancia era la última parada del tour sudamericano que los tuvo en el Festival Estéreo Picnic de Colombia, además de las ediciones brasileña y argentina de Lollapalooza. El comentario general entre el público era de incertidumbre, frases como “no son tan buenos en vivo”, “ojalá este huevón no se suba a cantar drogado”, entre otras palabras de duda, se escuchaban a la espera de la presentación.

Un grito ensordecedor recibió a cinco sombras que tomaban sus instrumentos, lanzándose con “The Modern Age” como canción de apertura y el desconcierto entre el público era general. La guitarra se iba a ratos, la voz de Casablancas no se escuchaba en lo absoluto y todos temían estar viendo lo que menos querían: un desastre. Apenas terminó la canción, el público se hizo notar gritando a toda voz “¡no se escucha, no se escucha, no se escucha!”, hecho que llamó la atención de la banda, quienes procedieron a interpretar “Soma” como si nada pasara. Pero algo andaba mal y recién ellos se empezaban a dar cuenta, por lo que Casablancas y el guitarrista Albert Hammond Jr. hicieron gestos al resto para cortar la canción, dando paso a los técnicos que comenzaron a revisar qué sucedía. Luego de solucionar los desperfectos ocurrió algo más inédito aún en la historia del festival: la banda decidió partir el show desde cero, volviendo a interpretar “The Modern Age”, además de “Soma”, ahora sí en su totalidad.

De ahí en adelante, las cosas cambiaron para mejor, ya que The Strokes comenzó a dar un show con lo mejor de sus éxitos. Canciones como “Someday”, “12:51” y “Reptilia” hacían cantar a los eufóricos fanáticos que lo entregaron todo. Coros cantados a todo pulmón, saltos, gritos, y un mar de gente sudando cada segundo de la presentación. The Strokes se echó el público al bolsillo con apenas unos minutos en el escenario, deleitando a una fanaticada que gritaba por cada uno de los miembros, incluyendo al bajista Nikolai Fraiture y el guitarrista Nick Valensi, ambos de más bajo perfil. Caso aparte para Fabrizio Moretti, que casi ni se vio detrás de su batería. El sonido de The Strokes siempre se ha forjado en la distorsión que profesa el garage, por lo que la pulcritud nunca será de las mejores a la hora de verlos en vivo. “New York City Cops” demostró eso, sonando demoledoramente ruidosa, transportando a todo el mundo hasta 2001, tiempos donde revolucionaron al mundo con el aclamado “Is This It”.

Pese a todos los problemas existentes, nada pudo opacar la presentación, ni siquiera el dudoso estado en que se encontraba el frontman, quien se tambaleaba constantemente a la espera de que sus compañeros iniciaran una canción. Ya hacia el final, un trío perfecto compuesto por “Electricityscape”, “Barely Legal” y “Last Nite” puso las cosas en su punto más alto, cerrando un show que pasó tan rápido como un suspiro. La gente pedía más y, luego de unos minutos, la banda regresó para una última tanda de canciones, con “Heart In A Cage” irrumpiendo sin previo aviso. El sueño llegaba a su fin, a pesar de que nadie quería que eso ocurriera; “Hard To Explain” demostró esa desolación que evidencia en su desgarrada interpretación, mientras que “You Only Live Once” siguió recordándole a todos los mejores años escuchando al quinteto. Como si se tratara de un manifiesto, “Take It Or Leave It” puso punto final a una presentación que, con evidentes ripios, demostró una honestidad propia de la banda. El show fue algo que se puede tomar o dejar; The Strokes es aquello que se acaba de presenciar, nada más, ni nada menos.

Más allá de todo comentario, The Strokes salió al paso con un show de antología. Es innecesario hacer críticas a un sonido e interpretación que siempre ha sido igual; no estamos frente a una banda que se caracterice por ser perfectos en el escenario, pero sí por una actitud a prueba de todo. Con hits pegajosos y una carrera que ya alcanzará los 20 años, la banda vino a demostrar su deseo de mantenerse con vida. La energía puede no ser la de antes, el tiempo pasa y nos vamos poniendo más viejos, pero el legado siempre perdurará, con un catálogo que los transformó en estandartes del indie, y que durante la noche del domingo demostró su vigencia en el escenario más difícil de todos. No siempre se puede cautivar a todo un festival, pero The Strokes logró acallar las críticas que los ponían como el acto más bajo de cara a esta séptima versión de Lollapalooza Chile. Atrás quedó el trago amargo de la desastrosa presentación de Casablancas como solista en 2014, atrás quedó el correcto show de Albert Hammond Jr. en 2016, ahora lo que más se recordará fue la noche en que los Strokes regresaron a Chile, demostrando que aún pueden seguir defendiendo todas esas canciones que los hicieron triunfar hace más de una década.

Fue así como concluyó una nueva versión de Lollapalooza Chile, una edición que fue un tanto desprestigiada y vapuleada desde el anuncio de su line up, pero que con su realización logró superar todas las expectativas en torno a su cartel. Shows como el de MetallicaThe Weeknd, Duran Duran o The Strokes demostraron que en la música hay de todo, distintos sonidos, distintos estilos y diferentes formas de entregarla. Lo que sí, hay algo que la gran mayoría pudo compartir: calidad. Basta de las guerras entre un estilo y otro, basta del desmerecimiento hacia los fans de una banda que no es de nuestro agrado. La música es sagrada, es un lenguaje universal que logra reunir a las personas, no es necesario ensuciarla con discusiones y argumentos absurdos. Lollapalooza siempre será una celebración a la música, sea el estilo que sea, y eso se ratificó en esta séptima edición.

Por Manuel Cabrales

Fotos por Pedro Mora

Setlist

  1. The Modern Age (x2)
  2. Soma
  3. Drag Queen
  4. Someday
  5. 12:51
  6. Reptilia
  7. Is This It
  8. Threat Of Joy
  9. Automatic Stop
  10. Trying Your Luck
  11. New York City Cops
  12. Electricityscape
  13. Barely Legal
  14. Last Nite
  15. Heart In A Cage
  16. Hard To Explain
  17. You Only Live Once
  18. Take It Or Leave It

IR A GALERÍA FOTOGRÁFICA

Publicidad
1 Comentario

1 Comentario

  1. Miguel

    04-Abr-2017 en 9:15 am

    Muy buen análisis y mensaje al final, se agradece!

Responder

En Vivo

Alcest: El territorio de lo imaginario

Publicado

en

Alcest

En un cotidiano tan moldeado por lo concreto, encontrarse con experiencias que dialogan con lo imaginario resulta un acontecimiento casi surreal. Bajo esa óptica, el concepto artístico de los franceses Alcest va en estrecha relación con aquellos episodios inusuales que retoman la fantasía. A cuatro años de su debut, la presentación del disco “Kodama” (2016) fue la coyuntura para esta segunda cita en Club Blondie, una velada etérea, que invitó a viajar a través de mundos que trascienden lo cotidiano.

Como antesala para este segundo encuentro, Bauda tomó la responsabilidad de abrir la jornada. Seleccionados por los mismos anfitriones, los teloneros contaron con una cantidad de público satisfactoriamente alta, quienes incluso participaron activamente en algunas canciones, como el caso de “Tectonic Cells”, mientras sonaban sus primeros arpegios. Las capas sonoras reverberantes proporcionadas por los locales permitieron crear una atmósfera familiarizada al sonido de los franceses, entregando una primera invitación a visitar los estados imaginarios que se profundizaron con los anfitriones.

Ya que el contexto de esta segunda visita se enmarca en la gira de “Kodama”, la presentación de los franceses se dividió en dos partes, dedicando la primera a interpretar íntegramente este trabajo, el cual carga con una importante inspiración de la cultura japonesa y, principalmente, en la obra de Hayao Miyazaki. Siguiendo el mismo orden que su versión de estudio, “Kodama” y “Eclosion” situaron a los presentes en este mundo donde la naturaleza cobra espiritualidad y se enfrenta a la inclemencia de la tecnología. Luego de estas dos canciones, Neige se tomó el tiempo para saludar al público, o más bien recibir los aplausos apabullantes en agradecimiento por una jornada que recién estaba comenzando. Luego de la evidente muestra de afecto, el alma creadora de Alcest se limitó a agradecer y continuar la carga.

La música de Alcest despierta emociones intensas. Los distintos matices por los que atraviesan las canciones entregan un ir y venir de contrapuntos sonoros, haciendo de cada canción un pequeño viaje en sí mismo, donde incluso el silencio es parte de la experiencia. Canciones como “Je Suis D’Ailleurs” pusieron a prueba la euforia del fanático en favor de disfrutar cada elemento de la canción. Por otro lado, “Untouched” y “Oiseaux De Proie” presentaron esta energía vertiginosa y emotiva que también es parte de la identidad del proyecto, la cuál mezcla de un modo sutil y equilibrado sonoridades tan disímiles como el black metal con el shoegaze. Ya presentada la obra en su totalidad, la banda visitó sus primeras composiciones con “Souvenirs D’Un Autre Monde”, trasladando el imaginario con influencia oriental a este otro terreno fantástico. Lamentablemente, parte de este ensueño fue interrumpido por una falla técnica que se extendió por más de lo esperado. Luego que Neige ofreciera las disculpas pertinentes, la banda interpretó “Percées De Lumière” y “Autre Temps”, recogidos de su segunda y tercera placa, respectivamente, generando en esta última un coro espontáneo del público.

Uno de los momentos más potentes de la noche estuvo marcado al cierre con la interpretación de “Sur L’Océam Couleur De Fer”, donde la quietud de la pieza mantuvo absorto a todo el Club Blondie en un instante legítimamente hermoso. Luego de que la banda se retirara tras interpretar “Là Où Naissent Les Couleurs Nouvelles”, el público no se movió en absoluto esperando su retorno. En una tónica netamente reverberante, “Délivrance” marcó un cierre sutil, mientras cada miembro de la banda se retiraba y dejaba a Neige solo, envuelto en estas capas atmosféricas, retornando con el mismo temple que caracteriza tanto a la obra como al autor.

Hacer lo que logra Alcest no es un ejercicio fácil. Si bien los franceses son  influencia del metal contemporáneo que busca explorar horizontes sonoros, no hay duda que son pocas las bandas que logran hacerlo con tanta naturalidad como ellos. El aura que rodea las canciones detrás del genio de Neige funciona como un intermediario entre lo mundano y lo ilusorio, que rara vez se logra traspasar a lo concreto. En tiempos tan privados de sentimientos, presenciar un show como Alcest otorga la escasa oportunidad de visitar estos territorios de fantasía que alguna vez solimos recorrer durante la infancia.

Setlist

  1. Kodama
  2. Eclosion
  3. Je Suis D’Ailleurs
  4. Untouched
  5. Oiseaux De Proie
  6. Onyx
  7. Souvenirs D’Un Autre Monde
  8. Percées De Lumière
  9. Autre Temps
  10. Sur L’Océan Couleur De Fer
  11. Là Où Naissent Les Couleurs Nouvelles
  12. Delivrance

IR A GALERÍA FOTOGRÁFICA

Seguir Leyendo
Publicidad

Facebook

Discos

Back Your Head Off, Dog Back Your Head Off, Dog
DiscosHace 1 mes

Hop Along – “Bark Your Head Off, Dog”

Desde hace no mucho, ha circulado la noticia de que las mujeres están siendo quienes dan la cara por esta...

Down Below Down Below
DiscosHace 2 meses

Tribulation – “Down Below”

Dentro del espectro de lo que se entiende como “metal extremo”, la evolución general en cada subgénero ha ido apuntando...

Resistance Is Futile Resistance Is Futile
DiscosHace 2 meses

Manic Street Preachers – “Resistance Is Futile”

El consenso general en torno a cada trabajo de Manic Street Preachers siempre ronda en torno a cuánto se acercan...

ØMNI ØMNI
DiscosHace 2 meses

Angra – “ØMNI”

Hay bandas que recaen eternamente en lo genérico y no experimentan más allá de los materiales básicos que les ha...

The Sciences The Sciences
DiscosHace 2 meses

Sleep – “The Sciences”

La carrera de Sleep dista mucho de ser una historia típica en el mundo del rock, factor que pudo haber...

Tranquility Base Hotel & Casino Tranquility Base Hotel & Casino
DiscosHace 2 meses

Arctic Monkeys – “Tranquility Base Hotel & Casino”

Un hype autogenerado en prensa y fanáticos por igual mantuvo las miradas del mundo en “Tranquility Base Hotel & Casino”,...

Songs Of Price Songs Of Price
DiscosHace 2 meses

Shame – “Songs Of Praise”

Pocas veces tenemos la fortuna de presenciar el nacimiento de una gran banda de la mano de su primer larga...

New Material New Material
DiscosHace 2 meses

Preoccupations – “New Material”

Para quienes puedan estar perdidos dentro del siempre caótico panorama del rock contemporáneo, probablemente sonará desconocido el nombre de Preoccupations....

American Utopia American Utopia
DiscosHace 2 meses

David Byrne – “American Utopia”

Una verdadera sorpresa terminó siendo el regreso musical de David Byrne, quien había estado silencioso en cuanto a nuevo material...

Eat The Elephant Eat The Elephant
DiscosHace 2 meses

A Perfect Circle – “Eat The Elephant”

La espera no es algo a lo que estemos acostumbrados en la modernidad, a estas alturas parece un concepto extraño...

Publicidad
Publicidad

Más vistas

A %d blogueros les gusta esto: