Conéctate a nuestras redes

En Vivo

Lollapalooza Chicago 2012: The Afghan Whigs

Publicado

en

Una de las bandas más reconocidas del rock alternativo durante la década de los noventa, vive su retorno a los grandes escenarios, y de entre una serie de presentaciones agendadas por Norteamérica y Europa, el escenario del Lollapalooza en Chicago se erige como una de las paradas más importantes del grupo liderado por Greg Dulli.

El sol arremete sobre el Grant Park, cuando Dulli y compañía se alista sobre el escenario. Un “¿Qué tal?” y “Uptown Again”, da el comienzo a un set acotado, pero lo suficientemente certero como para comprobar que el regreso de los norteamericanos, además de sonar fresco y potente, ahora se enriquece por la madurez de sus integrantes. La solidez y actitud de Dulli, se mantiene intacta, y el resto de la banda se mantiene en forma y brilla en escena, con un grupo de coristas, teclado, y a Rick Nelson en el violín. Se ve a un grupo de músicos que disfruta lo que hace. No hay momento para pausas, y el rock continúa su marcha con “I’m Her Slave” y “What Jail Is Like”, donde se puede comprobar que los años sólo pasan en vano para aquellos que no saben aprovecharlos.

¡Es hora de bailar!, afirma el vocalista, cuando la batería, el contrabajo y el bajo de John Curley marcan el ritmo de “Fountain And Fairfax”, que entusiasmó a un sector del público, mientras el resto observa con respeto, quizás conteniendo las energías para un número más “grande”. El grupo de coristas canta a dúo con Dulli en “66”, quien se quita sus gafas de sol para ver más claramente a los miles de asistentes que a esa hora, llenan el Red Bull Soundstage.

En “Gentlemen”, Dulli sacaba el micrófono de su atril para recorrer el escenario, antes de volver a su puesto para seguir arremetiendo con la guitarra. Con una descoordinación al principio del tema, que sacó risas de la banda y los asistentes, “Somethin’ Hot”, destacó por la fuerza de la voz de la corista, que en el estribillo llenaba el lugar.

El grupo de coristas se retira del escenario para dejar a la banda en plenitud, e interpretar “Crazy”, con un dueto final de guitarras de Rick McCollum y Dave Rosser, que siguieron haciendo de las suyas con un par de punteos, en “My Enemy”.

El primer cover de la jornada llegaba con “See And Don’t See”, original de Marie “Queenie” Lyons, marcando un momento íntimo, con Dulli bajando del escenario, para posarse sobre los amplificadores enfrente del público, en una interpretación que se transformó en uno de los puntos álgidos de la presentación. “Love Crime”, de Frank Ocean, fue el segundo cover interpretado por la banda, y donde Dulli volvió a robarse la película, esta vez tocando el teclado.

El coro volvía, y también el rock, con la intensa ejecución de “Going To Town”, donde todos los músicos formaron el momento más entrañable del recital. Potencia y sentimiento en estado puro. Un agradecimiento por parte del líder de la banda, antes de presentar el último tema de The Afghan Whigs en Lollapalooza. “Miles Iz Ded” del disco “Congregation” (1992), puso la nota final para una remarcable presentación, de unos clásicos que han trascendido a su propia historia.

Con una hora de show, The Afghan Whigs dejaba el Red Bull Soundstage como uno de los números más sólidos en lo que va de la jornada. Cuando el paso de los años no es excusa para el rock. Ojalá, y en un futuro cercano, podamos disfrutarlos en nuestras tierras.

Setlist

  1. Uptown Again
  2. I’m Her Slave
  3. What Jail is Like
  4. Fountain and Fairfax
  5. 66
  6. Gentlemen
  7. Somethin’ Hot
  8. Crazy
  9. My Enemy
  10. See and Don’t See (cover de Marie “Queenie” Lyons)
  11. Love Crime(cover de Frank Ocean)
  12. Going to Town
  13. Miles Iz Ded

Por Sebastián Zumelzu

Publicidad
1 Comentario

1 Comentario

  1. turk154

    04-Ago-2012 en 9:37 am

    Los Afghan son de esas agrupaciones que van a perdurar haciendo buen rock por mucho tiempo. Se les extrañaba desde su último disco. Ojalá en algún momento podamos tenerlos en Chile.

    Buena nota HN!
    abrazos

Responder

En Vivo

AniPower: Un gran homenaje a las emociones

Publicado

en

AniPower

Con el recuerdo aún fresco del tremendo show que fue Dragon Ball Rock Sinfónico en la Cúpula Multiespacio, ayer pudimos vivir el evento bautizado como AniPower, concierto ideado por la Power Up, orquesta argentina que se dedica a interpretar música de animé y videojuegos, donde repasaron un montón de series de origen asiático de la década de los 90, 2000 y también actuales, en el recital definitivo para cualquier fanático de la animación japonesa. Si bien, la concurrencia no fue en masa como ocurrió en el concierto dedicado a los Guerreros Z, los asistentes disfrutaron de un espectáculo completísimo, tanto musical como audiovisualmente, que no se sostuvo solamente en la nostalgia, sino que también en la celebración de un arte que nos ha entregado –y sigue entregándonos– un montón de grandes y épicas historias.

La orquesta comenzó a la segura con dos sandías caladas: el opening de Dragon Ball Z correspondiente a la saga de Majin Boo y el memorable opening de Digimon, este último despertando de inmediato las emociones del respetable, dejando el terreno preparado para la oleada de himnos que se vendrían en los próximos minutos. One Piece, Detetive Conan, Slam Dunk y Evangelion fueron alguna de las joyitas que despertaron la ovación del respetable.

El sonido era perfecto y la orquesta Power Up chilena que acompañó al proyecto en esta oportunidad ejecutó de maravilla cada uno de los cortes. El maestro de ceremonias, Mariano Cazorla, quien ha sido el responsable de transcribir todas las composiciones y convocar a los músicos de la orquesta, anunciaba cada composición con un comentario previo, muchas veces en tono de broma, como cuando estaban a punto de tocar el opening de Pokémon y declaró que la serie de los monstruos de bolsillo nos había enseñado que podemos capturar a nuestras mascotas y ponerlas a pelear con las de otros, sacando las risas del público. Qué duda cabe que la canción principal de las aventuras de Ash y Pikachu fue uno de los momentos álgidos de la jornada, y así también lo fueron cortes como el de Slam Dunk, Sailor Moon y Ranma.

Pero no sólo de canciones de apertura se sostenía el recital, sino que también tuvimos la oportunidad de escuchar extractos de la música incidental más recordada de las series, tales como el tema del Equipo Rocket en Pokémon, la música que acompañaba las intervenciones de Tuxedo Mask en Sailor Moon y una serie de endings de la saga Dragon Ball, Caballeros del Zodiaco o Digimon.

Los mejores momentos fueron aquellos donde escuchamos canciones de series clásicas que no son frecuentemente revisadas por este tipo de proyectos al no ser las más “populares”, como lo fueron Sakura Card Captor, Arale, Beyblade, Zenki, Mazinger Z o Los Súper Campeones. También hay que destacar la revisión de series más contemporáneas, como lo son Shingeki No Kyojin, u otras que provocaron los gritos de emoción de la fanaticada, como lo fue el opening de Fullmetal Alchemist.

Estas novedades son las que hicieron de este concierto un mar de emociones y recuerdos, algo que, lamentablemente, se pierde un poco al dedicar la última parte del show a repasar la música de Dragon Ball. Es cierto que la serie de Son Goku y compañía es considerada el anime más grande y popular de todos los tiempos, pero dedicar los últimos treinta minutos del set exclusivamente a ella hace perder esa magia y dinamismo que contiene el show en su primera parte. Sobre todo cuando todavía quedaban grandes nombres en el tintero como Yu-Gi-Oh!, Cowboy Bebop, o el más solicitado por la muchedumbre, Naruto.

Así y todo, con “Cha-La Head-Cha-La” y la repetición del opening de Slam Dunk solicitado por el público, Power Up dio por terminada su primera presentación en la capital, dejando a todo el mundo con una sonrisa de oreja a oreja y con la promesa de regresar con alguno de sus shows temáticos. Esperamos que la respuesta de la gente sea mayor en su retorno, ya que el espectáculo de los argentinos se lo merece. Evocando memorias y amor por aquellos dibujos animados que nos hicieron y nos siguen haciendo soñar, AniPower fue un gran homenaje a nuestras emociones.

IR A GALERÍA FOTOGRÁFICA

Seguir Leyendo
Publicidad

Facebook

Discos

Back Your Head Off, Dog Back Your Head Off, Dog
DiscosHace 6 meses

Hop Along – “Bark Your Head Off, Dog”

Desde hace no mucho, ha circulado la noticia de que las mujeres están siendo quienes dan la cara por esta...

Down Below Down Below
DiscosHace 6 meses

Tribulation – “Down Below”

Dentro del espectro de lo que se entiende como “metal extremo”, la evolución general en cada subgénero ha ido apuntando...

Resistance Is Futile Resistance Is Futile
DiscosHace 7 meses

Manic Street Preachers – “Resistance Is Futile”

El consenso general en torno a cada trabajo de Manic Street Preachers siempre ronda en torno a cuánto se acercan...

ØMNI ØMNI
DiscosHace 7 meses

Angra – “ØMNI”

Hay bandas que recaen eternamente en lo genérico y no experimentan más allá de los materiales básicos que les ha...

The Sciences The Sciences
DiscosHace 7 meses

Sleep – “The Sciences”

La carrera de Sleep dista mucho de ser una historia típica en el mundo del rock, factor que pudo haber...

Tranquility Base Hotel & Casino Tranquility Base Hotel & Casino
DiscosHace 7 meses

Arctic Monkeys – “Tranquility Base Hotel & Casino”

Un hype autogenerado en prensa y fanáticos por igual mantuvo las miradas del mundo en “Tranquility Base Hotel & Casino”,...

Songs Of Price Songs Of Price
DiscosHace 7 meses

Shame – “Songs Of Praise”

Pocas veces tenemos la fortuna de presenciar el nacimiento de una gran banda de la mano de su primer larga...

New Material New Material
DiscosHace 7 meses

Preoccupations – “New Material”

Para quienes puedan estar perdidos dentro del siempre caótico panorama del rock contemporáneo, probablemente sonará desconocido el nombre de Preoccupations....

American Utopia American Utopia
DiscosHace 7 meses

David Byrne – “American Utopia”

Una verdadera sorpresa terminó siendo el regreso musical de David Byrne, quien había estado silencioso en cuanto a nuevo material...

Eat The Elephant Eat The Elephant
DiscosHace 7 meses

A Perfect Circle – “Eat The Elephant”

La espera no es algo a lo que estemos acostumbrados en la modernidad, a estas alturas parece un concepto extraño...

Publicidad
Publicidad

Más vistas

A %d blogueros les gusta esto: