Conéctate a nuestras redes
Living Colour Living Colour

En Vivo

Living Colour: Culto a la memoria

Publicado

en

1993. Living Colour pisaba por primera vez nuestro país en el marco de la gira promocional de “Stain” (1993), disco que recibiría al bajista Doug Wimbish y que asentaría la formación actual de la banda. En ese entonces, recién nos estábamos abriendo a los conciertos extranjeros y nuestro contexto político-social requería que una banda con un mensaje tan potente como el de los neoyorkinos se hiciera escuchar fuerte y claro, precisamente en un lugar como el Estadio Chile –hoy Estadio Víctor Jara–, cuyas paredes aún llevaban las marcas del cruento accionar de los militares. Chile era un país totalmente distinto, o al menos así lo parece con el pasar de los años, a pesar de que muchas batallas siguen siendo las mismas que en los albores de la transición.

2018. Después de los tres encuentros anteriores con el público local en el ya mencionado 1993, luego en 2001 y 2009, el cuarteto apareció puntualmente a las 21:00 horas en el escenario al ritmo de “Running With The Devil” de Van Halen, listos para dejar correr dos horas y diez minutos de una fiesta intensa, que pasó sin problemas por distintos estilos, todo aderezado con el increíble dominio musical que Vernon Reid, Corey Glover, Will Calhoun y Doug Wimbish muestran en el contexto de la presentación de su último disco “Shade” (2017), pero también de celebración de los 25 años de “Stain” y los 30 de “Vivid” (1988), por lo que el repertorio giró principalmente en torno a esos trabajos.

Si de correr con el diablo se trata, el legendario Robert Johnson tiene la delantera, pero ni él se habría imaginado la forma corpulenta que tomó “Preachin’ Blues” en las manos del guitarrista Vernon Reid, quién embriagó completamente a la Cúpula Multiespacio con su atmósfera lenta y cadenciosa para abrir paso a la triada aniquiladora compuesta por “Middle Man”, “Desperate People” y “Funny Vibe”, en la que las piruetas en las seis cuerdas –que incluyeron solos a gran velocidad y tapping– se ganaron la aprobación de un público enardecido. Por su parte, Doug Wimbish animaba la fiesta con un “olé, olé, olé” en el bajo e incitaba a que la gente participara en “Freedom Of Expression (F.O.X.)” a punta de “yeahs” que desataron las carcajadas del respetable.

Con un carisma irrefutable, Corey Glover dio vueltas por el escenario disparando palabras a quemarropa en “Äuslander”, entregándose en cuerpo y alma en “Wall”, con un caótico final en que la guitarra a todo volumen de Vernon aturdió a más de alguno, dirigiendo al público en “Ignorance Is A Bliss” y vistiendo ropajes ajenos en covers que no sólo dieron cuenta de las eclécticas influencias de la banda, sino que también sirvieron para mostrar cómo la música negra va permeando a distintos artistas y tomando diferentes formas que enriquecen su sonido, como las versiones de Talking Heads en “Memories Can’t Wait” y de The Notorious B.I.G. en “Who Shot Ya?”, que llevó sin escalas a los espectadores del virulento hip hop al potente rock de “Come On”.

Como si fuera poco, la versatilidad vocal de Glover también quedó a la vista en la doliente introducción en tono góspel de “Open Letter (To A Landlord)”, donde se dio el lujo de abandonar el micrófono mientras jugaba estirando las notas sólo con su poderoso aparato vocal, sacando aplausos por doquier. Una interpretación espléndida, que sin duda marcó uno de los puntos altos de la velada y que se extendió hasta el final de la canción, cuando los puños arriba se movían al son de la invitación a pelear por nuestros vecindarios. Tras el virtuoso solo de bajo de Doug llamado “Swirl”, que incluyó una serie de efectos exorbitantes, tocado con los dientes y una nota final utilizando la técnica del slap con la fuerza de un disparo, la fiesta se desató por todo lo ancho con el sabor de “Glamour Boys”, para continuar con la desfachatez de “Elvis Is Dead”, con un guiño a “Hound Dog”, grabada primero por Big Mama Thorton y popularizada después por Elvis Presley, y la locura de “Type”, en la que revivieron “Police And Thieves”, original del cantante jamaicano Junior Marvin y versionada por The Clash.

La pasión desbordante de “Love Rears Its Ugly Head” sentó las bases para el hit masivo y favorito de todos: “Cult Of Personality”, inmortal clásico que puso a mover todos los cuellos de los presentes, para luego finalizar con “Time’s Up”, el dinámico solo de batería de Will Calhoun, que incluyó un interesante juego con batería electrónica manejada por pedales y el cover de Led ZeppelinRock And Roll”, la forma definitiva en que la mayoría asimiló el blues gracias a estos estandartes del rock.

Se suele pensar que 25 años no pasan en vano, pero mientras movemos nuestras cabezas al ritmo de “Cult Of Personality”, inmediatamente aparece la sombra de la vigencia. Mussolini, Stalin y Ghandi pueden ser perfectamente intercambiables por Trump, Kim Jong-Un u Obama, siguen siendo las caras sonrientes en nuestros televisores y los que nos dicen que uno más uno es igual a tres, los cultos a la personalidad. O la lucha del rico contra el pobre en “Open Letter (To A Landlord)”, o la frivolidad de una juventud desinteresada en “Glamour Boys”. Todo sigue siendo tan actual, siguen siendo los mismos temas.

Quizá esa fue la gracia de haber tenido a Living Colour de vuelta en nuestro país: mostrarnos que están hechos de una música con sentido, con base en raíces que los enorgullecen, que sienten propias y que deambulan en los espíritus de todos los artistas a los que homenajearon en esta cuarta estadía en Chile; músicos disimiles en la superficie, pero que beben de casi las mismas fuentes. Con la misma formación, pero en otro contexto, Living Colour nos hizo recordar que hemos crecido y hemos cambiado en algunos aspectos, sin embargo, seguimos estando ahí para escuchar las verdades que duelen al ritmo de una de las fusiones más electrizantes que nos ha dado el rock. Después de todo, puedes botar un edificio, pero no puedes borrar la memoria.

Setlist

  1. Preachin’ Blues (original de Robert Johnson)
  2. Middle Man
  3. Desperate People
  4. Funny Vibe
  5. Freedom Of Expression (F.O.X.)
  6. Äuslander
  7. Wall
  8. Memories Can’t Wait (original de Talking Heads)
  9. Ignorance Is A Bliss
  10. Who Shot Ya? (original de The Notorious B.I.G.)
  11. Come On
  12. Open Letter (To A Landlord)
  13. Swirl (solo de bajo)
  14. Glamour Boys
  15. Elvis Is Dead
  16. Type
  17. Love Rears Its Ugly Head
  18. Cult Of Personality
  19. Time’s Up
  20. Solo de batería
  21. Rock And Roll (original de Led Zeppelin)

IR A GALERÍA FOTOGRÁFICA

Publicidad
Clic para comentar

Responder

En Vivo

The Offspring, Eterna Inocencia y BBS Paranoicos: Final de fiesta

Publicado

en

The Offspring

Es imposible no pensar en el contexto antes de plantearse cómo hablar de un show realizado en medio del avance del SARS-CoV-2, coronavirus que deriva en la enfermedad COVID-19, hoy una pandemia global. Es difícil no pensar en la ineptitud de las autoridades que, pese a la tardanza del virus en llegar a Chile, aún no toman las decisiones que podrían evitar un contagio a niveles terribles. Así, no es extraño que el show de The Offspring en nuestro país sí pudiera realizarse, aunque en la previa hubo múltiples cuestionamientos. La industria del entretenimiento está sufriendo en todo el mundo y, al final, este fue el último concierto quizás hasta cuánto tiempo más. Y eso está bien, y es lo correcto, por culpa de un virus que no ataca con fuerza a quienes van a eventos así, sino a los adultos mayores.

Sin embargo, este cierre de fiestas, pese a tener tanto en contra y tanto que analizar fuera del escenario, en el lugar donde la gente pone sus oídos, ojos, cuerpos y corazones, lo cierto es que presentó tres bandas que exploraron los lados más brillantes del punk, de todo lo que significa, ya sea el compromiso social –como hizo Eterna Inocencia–, con la rabia del pleno acto de vivir como hace BBS Paranoicos, o desde el lado de disfrutar el sonido como The Offspring. En una extraña burbuja con forma de cúpula como es el Movistar Arena, pudimos ver una comunidad unida, sin temores a una pandemia mundial. Y es que la fiesta fue completa para quienes asistieron, pese a la postal de personas con mascarillas (que se supone no sirven para enfrentar un posible contagio) o también las noticias que llegaban de la suspensión de múltiples eventos y actividades productivas del país, anticipándose a las autoridades, las grandes perdedoras de cualquier jornada en los últimos meses.

BBS Paranoicos abrió con puntualidad los sonidos a las 17:45 hrs., y lo hizo con “Sin Salida”, “Mis Demonios” y “La Rabia”, una triada que en poco más de cinco minutos dejó en claro el espíritu que inundaría la siguiente hora de música, que de forma exacta iba hilvanando canciones de furia, desesperanza o reafirmación del ser, como “Sanatorio”, “Mentira” o el hit “Ruidos”. En medio de eso, la gente saltaba al son de “el que no salta es paco” o de los gritos de “Piñera conchetumare, asesino, igual que Pinochet”. La banda respondía diciendo que era clave ir a votar, mientras lucían sus poleras negras con la leyenda “#APRUEBO” por delante, dejando su tradicional logo por la espalda.

Aunque el micrófono de Omar Acosta no tenía mucha claridad –algo que hacía que se perdieran parte de las letras–, la interpretación en todo sentido funcionaba perfecto. “Como Una Sombra” o “Calla y Espera” retumbaban mientras ya se pasaba de un millar a varios miles de personas en Movistar Arena. La parte de adelante fue siempre la más entusiasta y, aprovechando el espacio, incluso hubo un circle pit que probablemente contravino cualquier recomendación de distanciamiento social por el coronavirus, pero que a quienes estuvieron ahí no les importó. Igualmente, se hacía rara esa sensación de ver un show con tal nivel de compromiso social y, a la vez, notar que las ganas de formar parte del momento podían ser contraproducentes respecto a la salud pública. De todas formas, una hora después, tras el doblete entre “Irreparable” y “No Lo Veo Como Tú”, se cerró no sólo un show tremendo de BBS Paranoicos, sino también el inicio de esta extraña, pero potente jornada de punk.

La continuación no iba a ser menos fuerte con Eterna Inocencia. La banda argentina, que hace de la consigna social parte de las historias que cuentan, se atrasó cinco minutos de lo que supuestamente debía ser el inicio del show, aunque eso no mermó en la vibra de la gente o de los músicos. Nuevamente sería el micrófono del vocalista principal el que generaría problemas, esta vez dejando en un nivel más bajo del necesario a Guillermo Mármol, cuya labia es importantísima en cada track que se despachó, desde “Viejas Esperanzas” o desde “A Los Que Se Han Apagado…”. Lo más impactante de lo que hace el quinteto es cómo logran el sonido que tienen, que los acerca más a Bad Religion en la pulcritud que a conjuntos más desprolijos que ven en lo instrumental algo secundario. Sí, las letras y las convicciones de Eterna Inocencia son algo que los acerca al público y a una sociedad completa, con “La Risa De Los Necios” –dedicada al “cura obrero”, Mariano Puga– o “El Guardián” como ejemplos de ello. Pero también hay espacios como el instrumental después de “Le Pertenezco A Tus Ojos…” que dejan en claro cómo EI es muchísimo más en vivo que en estudio.

Episodio aparte fue el freno que la banda le dio al show por más de cinco minutos con el fin de que la gente amontonada dejara espacio para que atendieran a un chico que estaba con problemas de salud en la multitud. Cerrando con “Weichafe Catrileo”, canción inequívocamente destinada a la lucha en la que, pese al desvío lamentable que presenta la pandemia del nuevo coronavirus SARS-CoV-2, sin duda que continúa, y que tras más de una hora de fuerza escénica también se pudo compartir con las grandes letras e interpretación de una banda de punk que es mucho más que eso a estas alturas para sus fans en nuestro país.

Cuando el reloj marcaba las 21:00 horas en punto, el recinto bajaba sus luces y las trompetas características de “Pretty Fly (Reprise)” –canción que cierra el icónico “Americana” (1998)– daban inicio al número estelar de la jornada. Y es que, luego de la enérgica rendición de los clásicos “Americana”, “All I Want” y “Come Out And Play”, no cabía duda de que los fanáticos de The Offspring ansiaban un baño de nostalgia tras casi cuatro años de espera y del reagendamiento dado por la contingencia en el territorio nacional. El triplete, ovacionado y disfrutado por los presentes hasta con bengala incluida, dejó en evidencia el excelente estado de la banda gracias a una perfecta ecualización que reverberó sin problemas en el globo. Tras dicho inicio, Dexter bromeó que este sería “probablemente el último concierto en el hemisferio occidental” y que, a pesar de todo, no podían cancelar tan especial reencuentro. El vocalista finalizó su humorística intervención no sin antes recomendar evitar el contacto físico para prevenir cualquier contagio relacionado a la pandemia que acecha al mundo por estos días.

Pausando el repertorio típico por algunos momentos, el cuarteto estadounidense presentó “It Won’t Get Better”, una de sus más recientes creaciones, ante una respetuosa audiencia que apoyó con palmas cuando la canción y los músicos lo requirieron. Luego, volvieron al ruedo con “Want You Bad”, “Session”, “Original Prankster” y “Staring At The Sun”, hitazos que encendieron al público y lo llevaron a iniciar diversos –y poco recomendados– mosh pits a lo largo de la sección. La voz de Dexter merece mención aparte, pues, a pesar de los años, llega a los tonos requeridos por la selección y es capaz de interpretar con la fuerza que una agrupación de este estilo demanda. Al finalizar un diálogo que sólo The Offspring puede llevar a cabo a la perfección, haciendo chistes sobre cómo Dexter, aparte de ser el liricista principal de la banda, también tenía un doctorado en virología, llegando a la hora de los covers. Y es que, tal y como lo reconocieron en el escenario, no habría grupo sin Ramones o sin la influencia de los hermanos Young.

Una vez terminado el homenaje, los norteamericanos versionaron sus tradicionales “Bad Habit”, “Gotta Get Away” y una emotiva “Gone Away” en piano, la que demostró el correcto estado vocal de Holland y constituyó una mezcla perfecta entre aterciopelados tonos de sensibilidad y el estruendo característico de la banda hacia el ocaso del tema. Luego, los éxitos insignes de la banda “Why Don’t You Get A Job?”, que incluyó unas pelotas plásticas de colores para interactuar con los fans, “(Can’t Get My) Head Around You”, “Pretty Fly” y “The Kids Aren’t Alright” sentaron precedente de que la potencia del grupo sigue incólume tras 34 años de carrera. Hacia el epitafio del periplo, y a modo de encore luego de un par de minutos de reposo, retornaron al escenario para finalizar con dos clásicos y un inesperado tributo a Pennywise, quienes tuvieron que restarse del evento a última hora dada la alerta de salud mundial. Cerrando con “You’re Gonna Go Far, Kid”, “Bro Hymn” y “Self Esteem”, The Offspring le puso broche de oro a una icónica noche en Movistar Arena, lugar que marca un hito de masividad en la historia del grupo en cuanto a conciertos en nuestro país.

Tomando las palabras de Holland en los últimos minutos del show, es menester mencionar que este fue, probablemente, el bastión final en un largo tiempo de eventos masivos en la industria de la música en Chile y en occidente. Sin embargo, eso no fue impedimento para el disfrute de miles de asistentes que llegaron y lo dieron todo en un espectáculo que logró llevarse a cabo de manera perfecta, pese a todos los contratiempos y dificultades que surgieron. Ciertamente, resulta muy importante tomar las recomendaciones del vocalista antes de despedirse: “Cuídense, por favor. Hasta la próxima”. Un incierto cierre temporal para el showbiz musical que promete un “hasta luego”, pero que desconoce qué tan pronto se reactivará el flujo normal y necesario de adrenalina y fervor que solamente las melodías pueden proveer a los habitantes de esta tierra.

Setlist BBS Paranoicos

  1. Sin Salida
  2. Mis Demonios
  3. La Rabia
  4. No Siento Culpa
  5. Eterno Retorno
  6. Sanatorio
  7. Mentira
  8. Ruidos
  9. Corazón Al barro
  10. Tanto Insistir
  11. Daño Permanente
  12. Recuerdos
  13. Como Una Sombra
  14. Cristales
  15. Calla y Espera
  16. El Regreso
  17. Ausencia
  18. Irreparable
  19. No Lo Veo Como Tú

Setlist Eterna Inocencia

  1. Viejas Esperanzas
  2. Encuentro Mi Descanso Aquí, En Este Estuario
  3. A Los Que Se Han Apagado…
  4. Trizas De Vos
  5. Abrazo
  6. A Elsa y Juan
  7. La Risa De Los Necios
  8. El Guardián
  9. La Mentira Sin Fin
  10. Cuando Pasan Las Madrugadas…
  11. Hazlo Tú Mismo
  12. Cartago
  13. Sin Quererlo (Mi Alma Se Desangra)
  14. Cassiopeia
  15. Le Pertenezco A Tus Ojos…
  16. Puente De Piedra
  17. Nuestras Fronteras
  18. Weichafe Catrileo

Setlist The Offspring

  1. Americana
  2. All I Want
  3. Come Out and Play
  4. It Won’t Get Better
  5. Want You Bad
  6. Session
  7. Original Prankster
  8. Staring At The Sun
  9. Blitzkrieg Bop (original de The Ramones)
  10. Whole Lotta Rosie (original de AC/DC)
  11. Bad Habit
  12. Gotta Get Away
  13. Gone Away
  14. Why Don’t Get You Get A Job?
  15. (Can’t Get My) Head Around You
  16. Pretty Fly
  17. The Kids Aren’t Alright
  18. You’re Gonna Go Far, Kid
  19. Bro Hymn (original de Pennywise)
  20. Self Esteem

IR A GALERÍA FOTOGRÁFICA

Seguir Leyendo

Podcast Cine E36

Publicidad

Podcast Música E36

Facebook

Discos

Providence Providence
DiscosHace 42 mins

Ulthar – “Providence”

Algo muy valioso dentro de la música extrema es la diversificación del sonido y su amplitud de opciones, exigiendo a...

Mordechai Mordechai
DiscosHace 22 horas

Khruangbin – “Mordechai”

En un presente tan automatizado como el actual, Khruangbin ha logrado con éxito captar la atención de la audiencia con...

Hum Hum
DiscosHace 4 días

Alain Johannes – “Hum”

La carrera de Alain Johannes habla por sí sola. Como “hombre en las sombras” ha sido el responsable de un...

Savage Peace Savage Peace
DiscosHace 1 semana

Partisan – “Savage Peace”

Actualmente, una frase como “paz salvaje” resulta tan paradójica como acertada. La brusquedad de los cambios en los ritmos de...

Women In Music Pt. III Women In Music Pt. III
DiscosHace 1 semana

HAIM – “Women In Music Pt. III”

Desde el lanzamiento de “Summer Girl” el año pasado, era claro que el tercer álbum de HAIM, “Women In Music...

Hell Will Come For Us All Hell Will Come For Us All
DiscosHace 1 semana

Aversions Crown – “Hell Will Come For Us All”

Australia no sólo es el país originario de bandas importantes de rock como AC/DC, y otras que nacieron durante la...

Amends Amends
DiscosHace 2 semanas

Grey Daze – “Amends”

Para quienes crecieron con los himnos de Linkin Park sonando fuerte en la radio y en la televisión, la muerte...

Consummation Consummation
DiscosHace 2 semanas

Katie Von Schleicher – “Consummation”

Las limitaciones jamás han sido un impedimento para Katie Von Schleicher, por el contrario, se convirtieron en su sello. Para...

Lamb Of God Lamb Of God
DiscosHace 2 semanas

Lamb Of God – “Lamb Of God”

Con un poco más de dos décadas de historia, incluyendo sus inicios bajo el nombre Burn The Priest, la carrera...

Punisher Punisher
DiscosHace 3 semanas

Phoebe Bridgers – “Punisher”

En tiempos de pandemia se idealiza la experiencia de la música en vivo, y se extraña, por supuesto, como la...

Publicidad
Publicidad

Más vistas