Conéctate a nuestras redes
Living Colour Living Colour

En Vivo

Living Colour: Culto a la memoria

Publicado

en

1993. Living Colour pisaba por primera vez nuestro país en el marco de la gira promocional de “Stain” (1993), disco que recibiría al bajista Doug Wimbish y que asentaría la formación actual de la banda. En ese entonces, recién nos estábamos abriendo a los conciertos extranjeros y nuestro contexto político-social requería que una banda con un mensaje tan potente como el de los neoyorkinos se hiciera escuchar fuerte y claro, precisamente en un lugar como el Estadio Chile –hoy Estadio Víctor Jara–, cuyas paredes aún llevaban las marcas del cruento accionar de los militares. Chile era un país totalmente distinto, o al menos así lo parece con el pasar de los años, a pesar de que muchas batallas siguen siendo las mismas que en los albores de la transición.

2018. Después de los tres encuentros anteriores con el público local en el ya mencionado 1993, luego en 2001 y 2009, el cuarteto apareció puntualmente a las 21:00 horas en el escenario al ritmo de “Running With The Devil” de Van Halen, listos para dejar correr dos horas y diez minutos de una fiesta intensa, que pasó sin problemas por distintos estilos, todo aderezado con el increíble dominio musical que Vernon Reid, Corey Glover, Will Calhoun y Doug Wimbish muestran en el contexto de la presentación de su último disco “Shade” (2017), pero también de celebración de los 25 años de “Stain” y los 30 de “Vivid” (1988), por lo que el repertorio giró principalmente en torno a esos trabajos.

Si de correr con el diablo se trata, el legendario Robert Johnson tiene la delantera, pero ni él se habría imaginado la forma corpulenta que tomó “Preachin’ Blues” en las manos del guitarrista Vernon Reid, quién embriagó completamente a la Cúpula Multiespacio con su atmósfera lenta y cadenciosa para abrir paso a la triada aniquiladora compuesta por “Middle Man”, “Desperate People” y “Funny Vibe”, en la que las piruetas en las seis cuerdas –que incluyeron solos a gran velocidad y tapping– se ganaron la aprobación de un público enardecido. Por su parte, Doug Wimbish animaba la fiesta con un “olé, olé, olé” en el bajo e incitaba a que la gente participara en “Freedom Of Expression (F.O.X.)” a punta de “yeahs” que desataron las carcajadas del respetable.

Con un carisma irrefutable, Corey Glover dio vueltas por el escenario disparando palabras a quemarropa en “Äuslander”, entregándose en cuerpo y alma en “Wall”, con un caótico final en que la guitarra a todo volumen de Vernon aturdió a más de alguno, dirigiendo al público en “Ignorance Is A Bliss” y vistiendo ropajes ajenos en covers que no sólo dieron cuenta de las eclécticas influencias de la banda, sino que también sirvieron para mostrar cómo la música negra va permeando a distintos artistas y tomando diferentes formas que enriquecen su sonido, como las versiones de Talking Heads en “Memories Can’t Wait” y de The Notorious B.I.G. en “Who Shot Ya?”, que llevó sin escalas a los espectadores del virulento hip hop al potente rock de “Come On”.

Como si fuera poco, la versatilidad vocal de Glover también quedó a la vista en la doliente introducción en tono góspel de “Open Letter (To A Landlord)”, donde se dio el lujo de abandonar el micrófono mientras jugaba estirando las notas sólo con su poderoso aparato vocal, sacando aplausos por doquier. Una interpretación espléndida, que sin duda marcó uno de los puntos altos de la velada y que se extendió hasta el final de la canción, cuando los puños arriba se movían al son de la invitación a pelear por nuestros vecindarios. Tras el virtuoso solo de bajo de Doug llamado “Swirl”, que incluyó una serie de efectos exorbitantes, tocado con los dientes y una nota final utilizando la técnica del slap con la fuerza de un disparo, la fiesta se desató por todo lo ancho con el sabor de “Glamour Boys”, para continuar con la desfachatez de “Elvis Is Dead”, con un guiño a “Hound Dog”, grabada primero por Big Mama Thorton y popularizada después por Elvis Presley, y la locura de “Type”, en la que revivieron “Police And Thieves”, original del cantante jamaicano Junior Marvin y versionada por The Clash.

La pasión desbordante de “Love Rears Its Ugly Head” sentó las bases para el hit masivo y favorito de todos: “Cult Of Personality”, inmortal clásico que puso a mover todos los cuellos de los presentes, para luego finalizar con “Time’s Up”, el dinámico solo de batería de Will Calhoun, que incluyó un interesante juego con batería electrónica manejada por pedales y el cover de Led ZeppelinRock And Roll”, la forma definitiva en que la mayoría asimiló el blues gracias a estos estandartes del rock.

Se suele pensar que 25 años no pasan en vano, pero mientras movemos nuestras cabezas al ritmo de “Cult Of Personality”, inmediatamente aparece la sombra de la vigencia. Mussolini, Stalin y Ghandi pueden ser perfectamente intercambiables por Trump, Kim Jong-Un u Obama, siguen siendo las caras sonrientes en nuestros televisores y los que nos dicen que uno más uno es igual a tres, los cultos a la personalidad. O la lucha del rico contra el pobre en “Open Letter (To A Landlord)”, o la frivolidad de una juventud desinteresada en “Glamour Boys”. Todo sigue siendo tan actual, siguen siendo los mismos temas.

Quizá esa fue la gracia de haber tenido a Living Colour de vuelta en nuestro país: mostrarnos que están hechos de una música con sentido, con base en raíces que los enorgullecen, que sienten propias y que deambulan en los espíritus de todos los artistas a los que homenajearon en esta cuarta estadía en Chile; músicos disimiles en la superficie, pero que beben de casi las mismas fuentes. Con la misma formación, pero en otro contexto, Living Colour nos hizo recordar que hemos crecido y hemos cambiado en algunos aspectos, sin embargo, seguimos estando ahí para escuchar las verdades que duelen al ritmo de una de las fusiones más electrizantes que nos ha dado el rock. Después de todo, puedes botar un edificio, pero no puedes borrar la memoria.

Setlist

  1. Preachin’ Blues (original de Robert Johnson)
  2. Middle Man
  3. Desperate People
  4. Funny Vibe
  5. Freedom Of Expression (F.O.X.)
  6. Äuslander
  7. Wall
  8. Memories Can’t Wait (original de Talking Heads)
  9. Ignorance Is A Bliss
  10. Who Shot Ya? (original de The Notorious B.I.G.)
  11. Come On
  12. Open Letter (To A Landlord)
  13. Swirl (solo de bajo)
  14. Glamour Boys
  15. Elvis Is Dead
  16. Type
  17. Love Rears Its Ugly Head
  18. Cult Of Personality
  19. Time’s Up
  20. Solo de batería
  21. Rock And Roll (original de Led Zeppelin)

IR A GALERÍA FOTOGRÁFICA

Publicidad
Clic para comentar

Responder

En Vivo

Corrosion Of Conformity: Los astros alineados

Publicado

en

Corrosion Of Conformity

Fue hace cinco años, dentro del contexto de The Metal Fest, la última ocasión en que Corrosion Of Conformity se presentaba en Santiago. Para esa oportunidad las circunstancias eran diferentes: el conjunto se articulaba en formato de power trio, en el que anecdóticamente presentó un par de temas junto a uno de sus miembros más célebres; Pepper Keenan, incansable guitarrista de la escena metal de ritmo espeso y colaborador de otro importante proyecto afín, Down. Lo que en ese entonces sólo fue una pizca, ayer se presentó como un plato completo. Es por lo mismo que ver a la banda en su formación más sólida –en términos de trabajos de estudio– resultaba tan atractivo. Si bien, la gira se enmarca bajo la presentación de “No Cross No Crown” (2018), urgía la necesidad de sacarle provecho a la coyuntura, desempolvar lo mejor de su repertorio y entregar un show marcado por la consistencia arrolladora que ofrecen como cuarteto.

Como precalentamiento para la velada, el Club Blondie recibió a un número indiscutido de la escena stoner local. Yajaira subía al escenario de la mano del mítico “Comegato” Montenegro, entusiasmado por estar “nuevamente representando al rock pesado que se hace por estos lados”. Luego de un agradecimiento al público, la banda presentó durante un poco más de 45 minutos una potente carga de riffs y frecuencias bajas que hicieron vibrar cada rincón del subterráneo, despidiéndose con el respeto y cariño por tantos años de trabajo con un amplio aplauso.

Entre el ruido del murmullo, los anfitriones abrieron su show mediante un breve solo del bajista Mike Dean, el cual se anexó con gracia y apoyo del público al riff repetitivo de “Bottom Feeder (El Que Come Abajo)”, para esta ocasión a un ritmo ralentizado que acentuaba una atmósfera cargada al doom. Fue cosa que sonaran las primeras notas para que los fanáticos siguieran a coro la melodía instrumental. Ya introducidos en este imaginario denso y sicodélico, la muestra de lo más nuevo no se dejó esperar con “The Luddite”, que curiosamente fue lo único del repertorio reciente junto a “Wolf Named Crow”, quizás debido a una decisión a conciencia por aprovechar la ocasión y ponderar los clásicos por sobre lo nuevo. Y así fue con creces.

La dupleta “Broken Man” y “Señor Limpio” introdujo a lo que sería una seguidilla de clásicos de sus años dorados, repasando en reiteradas ocasiones el álbum “Deliverance” (1994). Luego de “Long Whip/Big America”, la banda recibió una ovación, y aprovechando el impulso, Pepper Keenan agradeció al público, confesando el agrado que significa realizar giras por Sudamérica. El júbilo se inmortalizó cuando Keenan no aguantó su ansiedad e hizo subir al escenario a un fotógrafo para registrar la emoción del momento.

Concentrados en retomar la marcha, el potente riff de “Seven Days” se encaminó nuevamente hacia un repertorio clásico. El ritmo espeso de la canción se conjugó con la enérgica abertura de “Paranoid Opioid”, retornando a las melodías hipnóticas en la porción final y ofreciendo un quiebre fresco. El altibajo de emociones concluyó de manera sublime con la exquisita aura sicodélica de “13 Angels”, en lo que fue uno de los pasajes más implacables de la jornada.

Demostrado ya el grueso calibre de Corrosion Of Conformity, no quedó más que rectificar su categoría con la pesada pieza “Vote With A Bullet” y la envolvente frecuencia de “Albatross”, todo con el cierre magistral de “Clean My Wounds” luego del encore, otra infaltable de la banda que se extendió en un colaborativo jamming, dándole un cierre redondo a una jornada ejecutada con precisión y consistencia.

Dos elementos estaban claros al evaluar la coyuntura de este show: podríamos escuchar parte del material de “No Cross No Crown”, como es lógico, junto con la nostalgia de revisitar composiciones de la formación que convocaba. Sorpresivamente, la banda se fue en contra de la obviedad, cargando la balanza casi en su totalidad hacia lo clásico, ofreciendo un show que no sólo dejó en claro el valor de su repertorio más conocido, sino también demostró la solidez que tiene la banda en vivo, entregando un catálogo que le concedió un cariño a los fanáticos. Una oportunidad diferente a la anterior, donde los astros que giran alrededor de esta banda volvieron a reunirse en un desplante arrollador que jugó a desempolvar clásicos.

Setlist

  1. Bottom Feeder (El Que Come Abajo)
  2. The Luddite
  3. Broken Man
  4. Señor Limpio
  5. Long Whip/Big America
  6. Wiseblood
  7. Who’s Got The Fire
  8. Seven Days
  9. Paranoid Opioid
  10. 13 Angels
  11. Vote With A Bullet
  12. Wolf Named Crow
  13. Albatross
  14. Clean My Wounds

IR A GALERÍA FOTOGRÁFICA

Seguir Leyendo
Publicidad

Facebook

Discos

Songs Of Price Songs Of Price
DiscosHace 15 horas

Shame – “Songs Of Praise”

Pocas veces tenemos la fortuna de presenciar el nacimiento de una gran banda de la mano de su primer larga...

New Material New Material
DiscosHace 1 semana

Preoccupations – “New Material”

Para quienes puedan estar perdidos dentro del siempre caótico panorama del rock contemporáneo, probablemente sonará desconocido el nombre de Preoccupations....

American Utopia American Utopia
DiscosHace 2 semanas

David Byrne – “American Utopia”

Una verdadera sorpresa terminó siendo el regreso musical de David Byrne, quien había estado silencioso en cuanto a nuevo material...

Eat The Elephant Eat The Elephant
DiscosHace 2 semanas

A Perfect Circle – “Eat The Elephant”

La espera no es algo a lo que estemos acostumbrados en la modernidad, a estas alturas parece un concepto extraño...

Mindfucker Mindfucker
DiscosHace 4 semanas

Monster Magnet – “Mindfucker”

Dave Wyndorf dejó claro desde el principio que no iba a pasar desapercibido por este mundo como un rockero del...

Boarding House Reach Boarding House Reach
DiscosHace 4 semanas

Jack White – “Boarding House Reach”

Pasaron casi cuatro años para que Jack White volviera a entregar un nuevo álbum de estudio, el que mantenía a...

Stone Temple Pilots Stone Temple Pilots
DiscosHace 1 mes

Stone Temple Pilots – “Stone Temple Pilots”

Stone Temple Pilots no es la primera banda que se enfrenta a la muerte de su figura más icónica y,...

All Nerve All Nerve
DiscosHace 1 mes

The Breeders – “All Nerve”

The Breeders es uno de esos conjuntos que tiene mística. Su existencia se encuentra en un tipo de “historia subterránea”...

Time & Space Time & Space
DiscosHace 2 meses

Turnstile – “Time & Space”

Por más que insistan, hay quienes no se cansan de responder: ¡el punk no ha muerto! En esta ocasión, es...

Time Will Die And Love Will Bury It Time Will Die And Love Will Bury It
DiscosHace 2 meses

Rolo Tomassi – “Time Will Die And Love Will Bury It”

Pensar en la música inglesa, o británica en general, para muchos puede estar relacionado con un sencillo pero sofisticado sentido...

Publicidad
Publicidad

Más vistas