La liturgia presidida por Morrissey

lunes, 27 de febrero de 2012 | 6:08 am | Comentarios (13)

“No puedo desperdiciar más tiempo” es parte del coro de “Action Is My Middle Name”, una de esas canciones nuevas que Steven Patrick Morrissey viene tocando hace rato. También fue el principio que marcó a fuego la presentación del inglés en un Movistar Arena lleno y comprometido con el espectáculo como pocas veces ocurre.

Es que este culto apellidado Morrissey, congregó a más de 14 mil fieles que asistieron a una liturgia presidida por su propio líder que, con micrófono en mano, partió puntual y potente con ese himno en el que se ha convertido “First Of The Gang To Die” del disco “You Are The Quarry”, que en 2004 el cantante le presentó a toda una nueva generación.

Esto no es menor, porque pese a que Morrissey lleve más de 23 años como solista y casi 30 si incluimos el tiempo con The Smiths, una parte importante del público asistente estaba compuesto por veinteañeros, lo que demuestra la vigencia de un artista de ese calibre, aunque para eso bastaba ver cómo la gente vivía el concierto.

Muchas veces la voz de Morrissey se perdía entre el coro omnipresente que formaba el público, mientras el británico sacaba éxito tras éxito de la manga. “Alma Matters”, canción que no es habitual en sus presentaciones, fue la primera gran sorpresa de la noche.

Luego “You Have Killed Me”, “Ouija Board, Ouija Board”, “There Is A Light That Never Goes Out” y “Everyday Is Like Sunday” convirtieron el Arena en un karaoke donde cada uno a su modo rugía con cada verso, dejando en claro que este encuentro superó con creces lo ofrecido por “Moz” en el SUE de 2004.

Ahora había pasión, entrega, complicidad, todo era genuino, y la procesión tenía su punto cúlmine en “Let Me Kiss You”, donde Morrissey no sólo se quitó su camisa, sino que también materializaba su vulnerabilidad, su pertenencia a esta tribu que entiende que lo suyo no sólo es musical, sino que también una emoción desarropada de metáforas, directa y cruda, pero al mismo tiempo tan sencilla de abrazar y compartir.

Eso también pasó en la intensa “Speedway”, donde con especial entrega el cantante interpretaba las líneas finales: “siempre he sido verdadero contigo / en mi forma enferma”.

En “Action Is My Middle Name”, Morrissey pregunta “¿Me estoy moviendo muy rápido para ti?”, con plena conciencia de que todavía tiene mucho que decir en la música. Otros matices de lo que podría ser un nuevo álbum del artista, fueron la pegajosa “People Are The Same Everywhere” y la oscura “Scandinavia”, dejando en claro que su creatividad sí se mueve rápido.

Pero los momentos de mayor recogimiento fueron aquellos donde “Moz” y su banda versionaban canciones de The Smiths. “Meat Is Murder”, tema del disco del mismo nombre, venía acompañada de imágenes muy fuertes de maltrato animal proyectadas en la pantalla gigante. Del mismo disco cerca del final sonó “How Soon Is Now?” cuya potencia demostró la fuerza de la banda de acompañamiento de Morrissey y también fue de las más coreadas.

Los integrantes de la banda también llamaban la atención por sus poleras que versaban “Odiamos a William y Kate”, en la misma línea de la crítica que Morrissey con The Smiths le hacían con el disco “The Queen Is Dead” a la realeza británica. “There Is A Light That Never Goes Out” y “I Know It’s Over”, representaron dos extremos del show, la primera muy coreada y la segunda muy reflexionada.

El mismo coraje y arrojo de la gente al corear las canciones, se repetía para expresar sus emociones. No era raro ver a personas llorar simplemente por los recuerdos de una estrofa, un coro, una línea, pero donde esta emoción se desató al máximo fue con la sorpresiva inclusión de “Please, Please, Please Let Me Get What I Want”, donde la banda le dejó el paso a la voz de Morrissey para terminar de evangelizar a sus clérigos.

Podían venir grandes canciones después, pero poco importaría, porque el recuerdo invaluable para muchos ya se había presentado ante sus ojos. No obstante, el final con “Still Ill” del disco homónimo de The Smiths, fue movido, entretenido y genial; no es reflejo del tren de emociones que hizo a Morrissey pensar que Santiago es “una ciudad de amor” o que hizo al mexicano que está en su banda tomar el micrófono del propio Morrissey y gritar un “¡Viva Chile, mierda!”.

La complicidad fue completa. El público logró conectarse también con el artista, quien bromeó con el impacto de su aparición en la televisión; hizo hablar al público y al final, casi como una postal que presagia el futuro, tomó una bandera chilena con la inscripción “Morrissey come back”.

Lo del domingo 26 de febrero no fue un concierto ordinario, tampoco fue la noche que sacudió a Viña del Mar de su anquilosada estructura, sino que fue un pedazo de historia, esa que Chile hace rato le tenía guardada a Morrissey, y cuya cuenta se saldó con creces en una muestra de fervor y cariño mutuo que, pese a la soledad que pregonan las letras de sus canciones, constató que hasta los solitarios forman una multitud.

 

Setlist

  1. First Of The Gang To Die
  2. You’re The One For Me, Fatty
  3. Alma Matters
  4. You Have Killed Me
  5. Ouija Board, Ouija Board
  6. There Is A Light That Never Goes Out
  7. Everyday Is Like Sunday
  8. I Will See You In Far-Off Places
  9. Action Is My Middle Name
  10. I’m Throwing My Arms Around Paris
  11. I Know It’s Over
  12. Let Me Kiss You
  13. Speedway
  14. People Are The Same Everywhere
  15. Please, Please, Please Let Me Get What I Want
  16. Black Cloud
  17. Meat Is Murder
  18. One Day Goodbye Will Be Farewell
  19. Scandinavia
  20. How Soon Is Now?
  21. Still Ill

 

Por Manuel Toledo-Campos

Fotos por Sebastián Rojas

Enlace corto:
(13)
  1. Fabiola says:

    Realmente genial Morrissey….

  2. fernando says:

    HOW SOON IS NOW tambien pertenece a The Smiths

    El musico de la banda no es mexicano, es colombiano (al menos asi lo presentó mozz en viña)

  3. felipe says:

    hay un musico colombiano y uno mexicano

  4. Lita says:

    Increíble…. después de estar tantos años de mi vida viendo conciertos y escuchando hasta los suspiros de Morrissey, poder verlo a solo metros de distancia, no tiene mayores adjetivos!…

  5. daniela says:

    sublime!

  6. Red Professor says:

    Los músicos, perfecto. Morrissey está en mejor forma de lo que imaginaba. El setlist pudo incluir un par de clásicos más, pero estuvo muy bueno (especialmente Please Let me…). Pero el público… Dejó mucho que desear. Demasiados turistas, demasiados.

  7. cthdr says:

    que asco la produccion, la cancha vip estaba vacia, y la general como sardinas.

  8. pau_b says:

    El setlist fue de todo mi agrado aunque siempre se extraña uno que otro tema… lamentablemente en la cancha vip se volvieron locos y empezaron a empujar (casi perdí una de mis zapatillas)… Grande Morrissey!!!

  9. Increible el show, a mi personalmente me gustaria escuchar algun sing your life, the loop, piccadillu palare, the boy racer, suedhead, tomorrow, etc, etc , etc y the smiths ni hablar, cuando tocaron still ill me queria morir, ver a morrisey en menos de 3 dias es impagable, lo escucho desde el 91 y nunca me aburren sus discos.

  10. javieeTCB says:

    El guitarrista Jessie Tobias es mexicano, y en teclados Gustavo Manzur de Colombia.

    Gracias a Manuel Toledo-Campos por esta crónica que una de las pocas que se ha hecho del concierto que valen la pena en su forma y aguda redacción.

  11. Jorge says:

    notable review que gusto ver este tipo de analisis…felicitaciones.

Responder comentario de pau_b

Responder a pau_b Cancelar respuesta