Conéctate a nuestras redes

En Vivo

Korn: El legado y el libreto de la industria del choclo al descubierto

Publicado

en

Una vez más KoRn se salió con la suya. En una tercera incursión de los de Bakersfield en Chile, llegaron al Teatro Caupolicán. Bajo la expectación de más de cinco mil fans que vibraron con –como es de costumbre-  un escueto y calculado show como suelen presentar. Pero no por eso un mal show..

Fue un show vibrante, repleto de los más asiduos seguidores de la mazorca californiana, el lleno del local sumado a una entregada audiencia, permitieron a KoRn salir airosos y a sus anchas del escenario santiaguino. Por tercera vez, sin hacer un show brillante, pero repasando clásicos infaltables como ‘Blind’, ‘Faget’ y ‘Got the life’, entre otras.

Hay que decirlo, sin mucho esfuerzo, KoRn, si que sabe hacerla bien. Son una marca totalmente recontra probada y sus integrantes lo saben. De todas maneras, lo del sábado pasado fue el show más cercano y cálido de KoRn en nuestras tierras.

Es verdad que Jonathan “HIV” Davis y su fiel, pero diezmada compañía, lideraron una revolución en cuanto a nuevas corrientes de metal (mediático y popular). Pero está demás decir que las salidas de “Head” en 2005, y la de David Silveria en 2006, marcaron una ruptura en el núcleo más básico de esta maquinaria “korniana”.

KoRn a lo largo de la historia ha realizado muchos canjes. Su música hasta el día de hoy, ha viajado de las más crudas sonoridades (ej: ‘Blind’, Korn 1994), rítmicas poco convencionales (ej: ‘Faget’, Korn 1994), y voces casi animalescas (ej: ‘Twist’, Life is peachy 1996), a conseguir cierta sofisticación que esbozan en el 2010. ¿Quién en 1996, hubiera pensado un KoRn con sintetizadores y parafernálicos arreglos (Zac Baird), realizando un  “anecdótico” unplugged (2007), o con eximios músicos entre sus filas? –Terry Bozzio duante 2007, Shane Gibson y Ray Luzier actualmente.

Para muchos ha sido un misterio el punto de inflexión que se generó en 1999, tras las accidentadas grabaciones y posterior lanzamiento de “Issues” -Otros dicen que fue para el éxito de “Follow the leader” (1998) el comienzo de todos los problemas. Disco que de entrada tuvo críticas acerca de un antes y un después de KoRn, luego todos sabemos que sucedió.

¿Fue mejor esta visita de Davis, Arvizu y Shaffer (integrantes originales), que las dos anteriores?

No es fácil deducirlo, por varias razones. Las tres presentaciones de KoRn en nuestro país han tenido constantes. Primero, setlists de 17 canciones como promedio -18 este año- en donde han repetido los mismos clásicos (‘Blind’, ‘Shoots and Ladders’, ‘Got the Life’, ‘Faget’, ’Freak on a Leash’ y ‘Somebody Someone’ fueron interpretadas en 2002, 2008 y 2010), con algunos cambios cada vez  -‘Throw me away’, ‘Need to’, ‘4U’ y ‘Oildale’, en 2010.

Pero si se puede resumir algo, por más que alguien encuentre mil y una formas de criticar a KoRn. No podrá contra los números que los avalan.  En lo personal, Davis y los suyos, es el ejemplo perfecto de la expresión “Hazte la fama y échate a la cama”. Supieron replicar al pie de la letra la fórmula del éxito, su éxito.

En Chile, en 2002 y 2010, las veces que han tocado por su cuenta, la concurrencia ha repletado las locaciones seleccionadas.

Este año, se auguraba un buen show de los californianos, cuando se consideraba al local de San Diego 850, y sobre todo que KoRn en vivo, siempre ha sonado potente y bien. Lo fue el 2002, el 2008 y no había razón para que este año no lo fuera.

Las puertas se abrieron temprano, D’Asfalto & Tierra se plantaban minutos antes de las 20hrs., sobre el escenario a hacer lo suyo. Pero como dijo Bielsa alguna vez: “No voy hablar de ellos si no es para elogiarles”.

KoRn por su parte, salió a escena pasadas las 21hrs., bajo el clamor de la gente, y ‘4U’ que sonaba de fondo.  Nadie se percató de la salida de Zac Baird (teclados y sintetizadores), al escenario, sólo fue cuando apareció Ray Luzier -batería, desde 2007, en reemplazo de Silveria– por detrás de su batería, y Shane Gibson al costado izquierdo.  Pero fue recién cuando Munky, Fieldy y Hiv, se pararon en las tablas del Caupolicán, cuando el público ya efervescente entró en locura, y el teatro se encendió.

Todo pintaba bien para el show, un ameno pero a la vez electrizante comienzo con ‘4U’, daba paso a toda la potencia de ‘Dead bodies everywhere’, y la emoción luego se concentraba en ‘Need to’,  que al momento voló la cabeza a más de algún fanático de la vieja escuela de KoRn. Toda una pieza maestra del primer y homónimo disco de KoRn, del ’94.

El inicio, sinceramente, fue escalofriante. La gente presente hizo vibrar a la estructura del recinto, la música lo repletó de energía, y el calor iba en exponencial aumento por cada sonido de KoRn que machacaba los oídos de sus fans, en su regreso. Fue magnánimamente potente, como pocos conciertos que he presenciado.

Con ‘Coming undone’, Davis y compañía nos trajo de vuelta a la era post ’00, y como es de costumbre, aprovecharon nuevamente por tributar “egocéntricamente” a Queen, con un fragmento de ‘We will rock you’.

Después fue el turno de ‘Here to stay’, y una introducción de piano para ‘Falling away from me’, que volvía a encender al máximo a los presentes. Es bueno destacar la participación de Zac Baird, sobre todo en los tracks post 2000, y en algunas adaptaciones de canciones anteriores. Si bien, con una contratación de ese estilo, KoRn asimila el cierre del capítulo de garaje, por una sofisticación en los arreglos de su música.

La sorpresa de la noche la dio Jonathan Davis personalmente, al presentar un adelanto de su próximo disco, aun sin nombre (Korn III, o “Remember Who You Are“). ‘Oildale’, la segunda de esta placa, que aun no ve la luz, y por cierto, el nombre del track tampoco es definitivo. Más bien fue avizorada, con muchísima emoción, pero en un esfuerzo por monitorear el nuevo trabajo de la banda. Finalmente causó aceptación.

Infaltable, ‘Somebody Someone’, que con ciertas modificaciones, de igual forma arrolló a una entusiasta elite de fans presentes. Para luego, ‘Did my time’, hiciera lo suyo con los más novatos seguidores de la banda.

Sobre Ray Luzier, no hay mucho que decir. Cumple, es un baterista de técnica vistosa. Se nota que KoRn, privilegió el virtuosismo antes que la creatividad. De alguna manera su presentación, su segunda en Chile, no ameritaba tanta demostración de destreza innecesaria, si para cada clásico iba cometer un error. Llegaba a ser cómico, a ratos, como se le caían una y otra vez las baquetas, en ‘Blind’, ‘Faget’, ‘Clown’ y muchas otras, y entre cada canción se esforzaba por dejar en claro su destreza. ¿Habrá estado nervioso?. Sería ridículo. Creo que hablo por muchos, sino por todos al momento en que aceptamos a Ray como reemplazante “temporal” de David Silveria. Y hablo por todos los fanáticos de KoRn, al decir, que todos soñamos con “Head” y David, de vuelta en la banda.

Throw me away’, mostró la cara más electrónica del show, fue un somero desliz, que de hecho, sonó más agradable que en el mismo disco. A continuación, interpretaron otra joyita, que ya la habían tocado la vez anterior. Pero, ‘Helmet in the bush’ volvió con lo antiguo, y el placer de todos los presentes no se hizo esperar.

Dos temones del primer disco al principio, abrieron las ansias por más, y así fue. Los tres discos clásicos de KoRn hasta 1998, se tomaron la segunda parte del show. ‘Freak on a leash’, que a pesar de las variaciones con que fue lanzada, animó a la audiencia. Con ‘Faget’, el teatro se vino abajo. A pesar que no era la primera vez que la tocaban, despertó a un semi adormilado público que con el exalto inicial esperaba más.

Se agradeció con creces, ‘Good god’, y ‘Blind’. Que para beneplácito de muchos, comenzaba a equilibrar la balanza en lo clásico y potente. Mal que mal, se acordaron de lo que  los catapultó a la fama, y los mantiene en el lugar que están hoy en día.

Tras la pausa, vino el cierre. Y ¡Qué cierre!. Jonathan, a pesar de su capacidad respiratoria tan venida a menos –tras cada canción se acercaba al costado de la batería para tomar aire desde una mascarilla- salió caminando con gaita en brazos, y ‘Shoot and ladders’, comenzó a sonar.

No sé si flojos o ansiosos, pero antes de terminar el tema, ‘Clown’ continuaba el show, y el azote a un público que no paró de cantar y saltar durante todo el show. Al final, que más se podía esperar de un show tan redondo, potente y muy bien recibido.  ‘Got the life’ terminó por sellar un resultado a favor de KoRn, y una experiencia para muchos fanáticos que vieron a su banda favorita por tercera vez.

[nggallery id=21]

Publicidad
26 Comentarios

26 Comments

Responder

En Vivo

Cómo Asesinar A Felipes: A toda máquina

Publicado

en

Cómo Asesinar A Felipes

Tuvieron que pasar largos meses para recuperar, en parte, la valiosa experiencia de ver música en vivo. Y es que, pese a que la pandemia aún no se acaba ni se controla y los cuidados deben seguir al pie de la letra, las libertades que permiten la realización de eventos –bien organizados– nos ha devuelto la posibilidad de retomar el curso sobre los escenarios. Buena noticia para el público y también para músicos, técnicos y trabajadores de la industria.

Ese es el caso del ciclo Cultura Re-activa, organizado por Santiago Fusión, que en su última fecha se anotó con el lanzamiento de “MMXX” de Cómo Asesinar A Felipes, quienes, puntuales sobre el escenario del Teatro Nescafé de las Artes, se conectaron entre teclas y cables para interpretar de manera íntegra su último trabajo, no sin antes dar paso a Cinema Tornamesa, el proyecto de DJ Spacio (acompañado de Milton Russell en el contrabajo) que mezcla imágenes de cine clásico, soundtracks, beats y samples, y se encargó de abrir el show.

Cómo Asesinar A Felipes ha sabido sintetizar de buena manera una etapa donde los sintes son clave en su propuesta, y así se preparó a la audiencia, con la fina selección de DJ Spacio y los interludios a cargo de Sebastián Vergara quien, a un costado del escenario y tras cada cierre de telón, dio vida a correctas melodías acompañado de un modular. El show precisó de aquellos interludios, ya que el desafío técnico era mayor.

La banda entró en escena con su nueva configuración cien por ciento electrónica y una buena presentación de “MMXX”, sin embargo, aquel formato –al menos en esta pasada– pareciera no apreciarse bien ni conectar con una audiencia más grande. Así, la idea de intimidad del quinteto, a solas con sus máquinas y artilugios, a ratos se perdía en dinamismo y por las dimensiones del teatro (que estaba a toda capacidad), pero sí se valió de un siempre buen juego de luces y gráficas que fortalecieron la presentación de los siete temas de “MMXX”. El oficio de Koala Contreras en la voz, y la habilidad de todos en este desafío, puede llenar cualquier vacío y sorprender de variadas formas en todos los niveles, especialmente en las irrupciones de “Debes Saberlo” o “Persiste/Cuestiona”, dos de los temas más inquietos del set.

Una vez más, y tras un nuevo cierre del telón, Sebastián Vergara tomó el modular para un nuevo interludio. CAF planteó en escena dos shows totalmente diferentes y completísimos, marcando las dos etapas de la banda, jugando con lo nuevo y lo clásico, e interpretando canciones de casi todos sus discos. El desafío técnico significó desmontar la cuadrada configuración electrónica y montar el formato tradicional, y la sorpresa y entusiasmo del público se hizo notar, quienes –más prendidos que en la primera parte– corearon en su totalidad el repertorio clásico.

Ya instalados para mostrar los hits, Koala dio el vamos con “Pájaros En Contra”, y qué bien se sintieron los primeros compases de la batería de Felipe Salas, que una vez más demostró su increíble destreza y calidad en “La Puerta No Se Abre Sola”, “Nunca Será Lo Mismo” y en todos los cambios de ritmo e intensidad de “Disparan” (Chino Moreno incluido en el sample).

Lamentablemente, la banda no contó en escena con su clásico Rhodes ni Marcos Meza, lo que podría haber sido una interesante sorpresa, sin embargo, las teclas sustituidas hace rato inteligentemente por el saxo de Cristian Gallardo dan claridad y dinámica a los arreglos en vivo, que es donde tiene la libertad de jugar e improvisar, demostrando por qué es un nombre fijo para los vientos. Luego de despedirse tras el grueso del repertorio, el público ansioso por una más coreó hasta el rápido regreso de la banda para terminar con el himno “Nada Más, Nada Menos”, coronando el regreso de CAF a un escenario grande junto a su gente.

Las dos versiones de CAF que se pudieron ver este miércoles en el Teatro Nescafé de las Artes, demuestran la interesante e inquieta evolución de una banda que siempre empujará sus límites, y sobre el escenario son un bloque en extremo cohesionado y que contagia a cualquier audiencia. El desplante mostrado –ahora y siempre– deja en claro que Cómo Asesinar A Felipes es probablemente, y hace rato, uno de los mejores shows para ver en vivo, y lo de anoche probablemente dejó a sus secuaces ansiosos por el próximo crimen.

Setlist

  1. MMXX
  2. Hemos Vuelto del Abismo
  3. Ahora es Cuando
  4. Debes Saberlo
  5. No Hay Cómo Frenarlo
  6. Persiste/Cuestiona
  7. Se Repite
  8. Pájaros en Contra
  9. Operación CAF
  10. La Puerta No Se Abre Sola
  11. Caen
  12. Nunca Será Lo Mismo
  13. III
  14. Disparan (Fill the Skies)
  15. Ha Vuelto a Pasar
  16. Nada Más, Nada Menos

IR A GALERÍA FOTOGRÁFICA

Seguir Leyendo

Podcast Cine

Publicidad

Podcast Música

Facebook

Discos

CRAWLER CRAWLER
DiscosHace 3 días

IDLES – “CRAWLER”

Para todos fue una sorpresa el día en que IDLES publicó la melancólica “The Beachland Ballroom”, donde, a un ritmo...

Sympathy For Life Sympathy For Life
DiscosHace 4 días

Parquet Courts – “Sympathy For Life”

El indie rock de Parquet Courts es bastante sui generis dentro de los márgenes difusos que la crítica le ha...

Engine Of Hell Engine Of Hell
DiscosHace 5 días

Emma Ruth Rundle – “Engine Of Hell”

Mientras Emma Ruth Rundle se dedicaba a preparar lo que sería su quinto disco, la pandemia y las cuarentenas golpearon...

Valentine Valentine
DiscosHace 1 semana

Snail Mail – “Valentine”

En situaciones de crisis, es complicado alinear las emociones con lo que se piensa o analiza, pero ese acontecer no...

Twin Plagues Twin Plagues
DiscosHace 2 semanas

Wednesday – “Twin Plagues”

La actitud con la que Karly Hartzman trata la guitarra en los primeros minutos de “Twin Plagues”, canción que abre...

I Don’t Live Here Anymore I Don’t Live Here Anymore
DiscosHace 2 semanas

The War On Drugs – “I Don’t Live Here Anymore”

“Nada se pierde / se transforma”, cantaba Drexler, parafraseando la ley de la conservación de la materia de Lavoisier, y...

Zorked Zorked
DiscosHace 2 semanas

Julia Shapiro – “Zorked”

El tarot, la marihuana y la música de Elliott Smith fueron elementos clave para Julia Shapiro mientras trabajaba en “Zorked”,...

The Myth Of The Happily Ever After The Myth Of The Happily Ever After
DiscosHace 3 semanas

Biffy Clyro – “The Myth Of The Happily Ever After”

Pocas bandas hoy en día pueden hacer gala de su actitud, potencia e identidad sobre cualquier escenario, y una de...

Friends That Break Your Heart Friends That Break Your Heart
DiscosHace 3 semanas

James Blake – “Friends That Break Your Heart”

Como uno de los principales arquitectos de la electrónica alternativa de la década pasada, James Blake se ha convertido en...

Explosions In The Sky – Big Bend (An Original Soundtrack For Public Television) Explosions In The Sky – Big Bend (An Original Soundtrack For Public Television)
DiscosHace 4 semanas

Explosions In The Sky – Big Bend (An Original Soundtrack For Public Television)

Pareciera que durante toda su carrera Explosions In The Sky está haciendo la misma canción una y otra vez. Los...

Publicidad
Publicidad

Más vistas