Contáctanos

En Vivo

KISS ardió en el corazón de Santiago

Publicado

en

Cuando en 1973 el folk y la sicodélica eran el plato fuerte de la escena musical en Estados Unidos, irrumpe en la tendencia sonora una banda que haría de su imagen una de las más representativas del Rock. Bajo el nombre de KISS, “El Demonio” de Simmons, El “Chico Estrella” o “El Amante” de Stanley, “El Hombre del Espacio” de Frehley y “El Gato” Criss, se unen para concretar una de las bandas más híbridas y sorprendentes de la época. Con un sonido entre el heavy metal y rock & roll, KISS emanaba en cada concierto una energía brutal compuesta de rostros pintados, mallas de lycra ajustadas, juego de luces, pirotecnia y una serie de efectos visuales que revolucionaron el mercado musical y transformaron a esta banda en Dioses del espectáculo.

Sin duda, todo el público que llegó el viernes 3 de abril al prolijo Estadio Bicentenario de La Florida, querían presenciar unos de los show más antiguos y fantásticos que se hayan visto en todo el mundo. Desde las 3 de la tarde se podía ver a sus fans deambulando por las apacibles calles de un barrio residencial y mientras avanzaba el día comenzaron a llegar personas de todas las edades a la cercanía del Estadio. Unos más entusiastas venían con sus rostros pintados aludiendo a su personaje favorito y otros acompañaban a sus hijos hasta la entrada para cerciorarse de que no habría problemas, ya que lejos de ser casi un espectáculo familiar, las noticias del fanatismo hacia a KISS asustaban a los vecinos, lo que hizo peligrar el concierto. Sin embargo, no había motivos de fondo para su cancelación y luego que la Municipalidad enviara un exagerado resguardo policial, los asistentes iban repletando el recinto para ver un espectáculo sorprendente que estaba uniendo generaciones. Ya que esa noche se celebraría los 35 años de KISS sobre el escenario y el punto de partida de su Tour mundial “Alive/35” sería en este moderno Estadio que estaba por someterse literalmente a su prueba de fuego.

Cae la noche y los incombustibles Paul Stanley y Gene Simmons, que llegarían a eso de las 21 hrs. acompañados de Eric Singer en batería y Tommy Thayer en guitarra, no daban destellos de su ingreso al escenario.

21:15 hrs. y el público impaciente empieza a corear el nombre “KISS, KISS, KISS…” siendo las 21:20 se apagan las luces y cae con fuerza un gran telón negro sobre el escenario y unas letras de un gris metalizado encandilan con la palabra KISS. Y nuevamente una ovación generalizada… “KISS, KISS, KISS” y entran a escena los personajes con sus clásicas mallas ajustadas, botas con plataformas capaces de aplanar el cemento fresco. Maquillaje imitando máscaras teatrales japonesas e instrumentos que vomitaban fuego. El show comienza con “Deuce” y mientras los espejos de las guitarras nos cegaba, un calor proveniente de columnas de fuego ubicadas en el fondo del escenario nos quemaban cada milímetro de piel.

Y así continúa el concierto entre guitarras transformadas en cañones, un bajo que nos cortaba las venas y una batería tan potente que logro elevarse por el escenario como una gran nave que es lanzada con toda su potencia al espacio.

Un espectáculo donde cada canción se transformaba en un acto culmine de una obra de teatro, donde se podía ver a KISS en sus mejores tiempos con un Paul Stanley que animaba cada vez más con sus frases en español como “Yo comprendo tus sentimientos” y “esta noche es la noche”, que se han transformado en slogan desde sus primeros shows en el mundo hispano y su tercera presentación en nuestro país.

Para terminar el primer corte del recital se escuchan los primeros acordes del clásico de clásicos, “Rock and Roll All Nite”, que hizo estallar los oídos y sentidos de todo el estadio. Todos cantaban y saltaban al ritmo de los fuegos artificiales que salían disparados al mismo tiempo que los golpes ensordecedores de la batería de Eric. Mientras tanto el público miraba hacia el cielo intentando tocar con sus manos los miles de papeles que caían en forma de lluvia blanca sobre sus cabezas.

Y así transcurrió la noche entre fuego, pirotecnia y un despliegue escénico que dejaba a todos con un “Ohhh!” en los labios. Pasando por temas como “100,000 Years”, “Black Diamond”, “Parasite”, “Let Me Go, Rock ‘N’ Roll”, “Watchin’ You”.

Luego del primer corte del show KISS vuelve al escenario con la canción “Shout It Out Loud” del clásico demonio de Simmons que, con un bajo electrizante en forma de hacha, nos degolla con cada golpe y mientras el rojo más puro de la sangre brota de su larga y puntiaguda lengua, intenta lamer deliciosamente cada parte de nuestros cerebro. Luego de haber usurpado toda nuestra sangre se lanza por los aires en busca de nuevas víctimas y entre los fierros de la iluminación nos observa endemoniadamente desde las alturas con los ojos fijos en cada uno de nosotros, que estábamos mirándolo hacia el cielo con la boca abierta, interpretando “I Love It Loud”.

Luego también estaría el clásico “I Was Made For Loving You” himno que fue coreado tanto por sus fans de más de 30 años como por jóvenes que escuchaban la canción como si perteneciera a una banda rock de este tiempo.

Para casi finalizar la gran jornada llega “Love Gun”, el clásico del álbum publicado en 1977, canción que nos rompía los tímpanos con los agudos gritos de Paul Stanley. El mismo que esa noche con guitarra en mano y a pesar de sus enormes botas con plataforma, logra subir a una argolla de metal conectada a una larga cuerda que terminaba en la mitad de la cancha y sale disparado por encima de las cabezas del público llegando al centro del estadio, se sube a una tarima y se escucha en todo el recinto un gran “¡Wooowww!” de la gente que ya no podía de más sorpresas.

Es probable que se nos escapen muchos detalles de esta gran noche de fantasía, pero es difícil resumir en una nota el gran despliegue escénico de una banda que lleva 35 años sobre el escenario, entregándole a sus fans las más inimaginables emociones. Demostrando que el espíritu joven trasciende las barreras del tiempo y logra inmortalizarse en imágenes que quedarán en la memoria de todos los que estuvimos en esa noche donde el fuego de KISS ardió en el corazón de Santiago.

Fotos por Felipe Ramírez A.

01. Deuce / 02. Strutter / 03. Got To Choose / 04. Hotter Than Hell / 05. Nothin’ To Lose / 06. C’mon and Love Me / 07. Parasite / 08. She/Tommy Thayer-Solo / 09. Watchin’ You / 10. 100,000 Years/Eric Singer-Solo / 11. Cold Gin / 12. Let Me Go, Rock ‘N’ Roll / 13. Black Diamond / 14. Rock And Roll All Nite // 15. Shout It Out Loud / 16. Lick It Up / 17. Gene Solo/I Love It Loud / 18. I Was Made Lovin’ You / 19. Love Gun / 20. Detroit Rock City

Galería de Fotos KISS en Chile

Publicidad
14 Comentarios

14 Comentarios

  1. Felipe Ramírez Amigo

    05-Abr-2009 en 7:40 pm

    [HN] KISS ardió en el corazón de Santiago http://tinyurl.com/c2jtjw

  2. KISS !

    05-Abr-2009 en 8:37 pm

    buena humonegro….
    notable el review.
    el como describen las emociones y sensaciones que nos causó el concierto en vez de detenerse en lo mas técnico, “lo de libreto”…

    en realidad HABIA QUE ESTAR AHÍ ! que se revuelquen en su tristeza los que no quisieron ir…

    increíble como hacen funcionar cada uno de los clichés del rock n roll…hicieron practicamente todo lo que esta en el “manual del rock” pero daba la impresión de que era algo nuevo, nunca visto…
    despues de todo son los creadores de este shock rock que sigue atacando despues de 35 años…

  3. KISS !

    05-Abr-2009 en 8:41 pm

    • Musik

      06-Abr-2009 en 2:42 pm

      Gracias! tus fotos también están notables!
      y buena ubicación eh!

  4. Pablo B.

    06-Abr-2009 en 8:58 am

    Yo estuve ahi y fue asi tal cual. ESPECTACULAR. Lejos el mejor concierto que he visto y eso que he ido a miles. Grande KISS.

    Es de esperar que la proxima vez nos pasen el estadio nacional. Demás que lo llenamos.

    Ahora a esperar a AC/DC que dicen que viene el 2 de diciembre a Chile. !!!

  5. GERMAN BENITEZ

    06-Abr-2009 en 9:32 am

    primero que todo GRACIAS HUMONEGRO por las entradas , estuvo demasiado bueno , la nota refleja exactamente lo que sentí , pal recuerdo sin duda , bueno un abrazo y nuevamente GRACIASSSSSS

  6. ICARUS

    06-Abr-2009 en 2:48 pm

    KISS solo glamour y parafernalia, musicalmente muy poco. Con el sobrepeso que tienen, debieran estar participando en el campeonato de lucha libre norteamericano…

    • Hugo

      06-Abr-2009 en 7:36 pm

      y si tan mal te parece, que hacias alli?…o peor aún, que haces opinando respecto de algo que no te gusta?….niño…niño…

      • pedro

        17-Abr-2009 en 3:08 am

        Tiene todo el derecho a opinar de algo que no le gusta po. ¿Dónde está la libertad de expresión?

    • Husbandingman

      09-Abr-2009 en 2:47 pm

      Tay cagao culiao, eres cero aporte. Muérete.

  7. CAMPEON

    06-Abr-2009 en 3:54 pm

    nose porque me tinca que ICARUS no fue al concierto… y si fue, está ciego y sordo…

  8. José Pepe

    06-Abr-2009 en 11:45 pm

    Nada podia haber descrito mejor esa noche, fue puro Rock del bueno, yo me declaro un tipo que no tenia mucha cultura de Kiss, pero despues de haber visto ese medio show quede loco, la CAGOO, muy bueno, si vienen el otro año, estare ahí, y con la cara pintada, asi tal cual!!!!

    Me gusto Kiss, excelente, y como lo describen acá, asi tal fue, solo me quede con el gusto de escuchar la canción Crazy, Crazy Nights, pero en fin sera para la proxima….notable nota, y notables fotos!!

    Saludos

    Pepe Oyarzún.

  9. Pancho!

    07-Abr-2009 en 6:49 pm

    fue la rajaa!!!!!!!!!!!

    lo mejor q me ha pasado!!!

    saludos HN

  10. pao

    19-Abr-2009 en 1:19 pm

    no… fui.. pero con esta nota tan detallada y apasinada me quedo feliz
    vale…. muy buen comentario.

Responder

En Vivo

Rod Stewart: Directo al ángulo

Publicado

en

Rod Stewart

Muchas veces se critica a los artistas que, teniendo una trayectoria grandiosa y extensa, no viven un presente que les permita preservar adecuadamente su legado. Salvo casos paradigmáticos como el de Chuck Berry en sus últimos años, en general esa crítica tiene que ver con una cosa muy chilena: ver en los artistas que alcanzan (o están cerca de) la tercera edad a seres inútiles cuyo tiempo ya pasó. Hay una situación estructural que sustenta la limitada visión de Chile hacia los mayores de 60 años, desde lo organizacional hasta el trato diario, entonces de antemano hay prejuicios ante una persona en cualquier ámbito. Más aún cuando se para en un escenario.

Por eso hace bien ver cuando alguien “viejo” –según el pasaporte– denota más frescura que muchos actos que se ven copiándose mutuamente en festivales y proscenios varios. Rod Stewart no es un niño, pero intenta (y muchas veces logra) moverse como tal. No es un dotado vocalmente, pero cuando necesita dejar en claro que tiene garganta y cuerdas, lo hace. Rod no es un gran creador, pero sí es un tremendo intérprete, y eso queda en claro cuando se revisa cómo estuvo su retorno a Chile, en una fresca noche de 18 de febrero en un Movistar Arena a un 90 por ciento de su capacidad, que pudo ver la puntualidad excesiva de este londinense, quien partió su show poco antes de la hora convenida.

A las 20:56 ingresó la banda, compuesta por una docena de intérpretes, a tocar “Soul Finger”, original de The Bar-Kays, para luego dar paso a Rod, la algarabía de la gente (en especial al frente) y una versión de ajuste vocal para Stewart de “Infatuation”. Luego de sortear ese escollo con éxito, la mesa estaba servida para la fiesta, y así prosiguió con clásicos de su repertorio como “Having a Party” y “Tonight’s The Night”, además de covers a hits como “Have You Ever See The Rain?” de Creedence Clearwater Revival. Las pantallas, los movimientos y cambios entre los músicos y las coristas, los propios movimientos de Stewart, todo era hecho para dar cuenta de un sentido de espectáculo, sin perder una sensación de urgencia juvenil que rara vez se ve en un concierto de temas que, en su gran mayoría, tienen más de un cuarto de siglo de vida. Los cambios de tempo son muy ligeros y los arreglos son prístinos, lo que se escapa del esquema de la nostalgia como mina de oro cuando las canciones se vuelven lentas y cansinas, perdiendo una chispa que Rod sí puede seguir prendiendo a su antojo.

Los movimientos de Rod siguen siendo los del muchacho que tocara con Jeff Beck o que formara Faces, entreteniéndose y, a la vez, generando reacciones de un público que, desde un respeto por el espectáculo, mostró fervor en varios pasajes del show. Stewart entiende que no por haber vendido centenares de millones de discos va a tener la tarea hecha con sólo pararse en el piso pintado como tablero de ajedrez en el proscenio, sino que debe hacer algo relevante para seguir ahí, con la adrenalina y la satisfacción de sentirse vivo en vivo. Por eso maneja a la gente, la hace cantar, aplaudir, sentarse, pararse, y también le entrega un show con momentos diferentes, como cuando tras un doblete lleno de sentimiento con una versión renovada entre el country y el alt rock de “Forever Young” y la belleza del cover de Tom Waits de “Downtown Train”, pidió atención, sentó a casi toda su banda, e incluso a su dinámico e inquieto cuerpo, en taburetes plásticos para una sesión acústica.

Lo futbolero no se le irá jamás a Rod, quien en “You’re In My Heart (The Final Acclaim)” no sólo mostró goles del Celtic a su archirrival Glasgow Rangers, sino que también instó a corear como en el estadio, mientras un sector de fans ataviados de camisetas albiverdes respondían entusiastas al llamado. Tampoco más adelante, cuando en “Hot Legs” patearía más de una decena de pelotas autografiadas al público. Además, incluyó temas tan clásicos como “The First Cut Is The Deepest” de Cat Stevens, o “Have I Told You Later” de Van Morrison, un “bastardo” según Rod, quien sonreía al presentar la canción.

La confianza que Stewart tiene en su banda es tal, que, más allá de trucos que usan algunos para cambiarse de ropa como hacer veinte solos y cuarenta juegos con el público, con toda tranquilidad fue tras bambalinas, sus coristas tomaron la voz e hicieron una vibrante versión de “Proud Mary”, que luego –como todo buen blanco criado con música negra en los 60– tendría un necesario homenaje a Muddy Waters con “Rollin’ And Tumblin’”. Con esta inyección de fuerza llegó la sección final del show, con “Hot Legs”, la omnipresente “Da Ya Think I’m Sexy?” sonando a estos tiempos, y “Baby Jane” cerrando la parte central del show.

Dos minutos después, Stewart volvía a comandar el karaoke masivo con “Sailing”, y con el coro convertido en una especie de mantra se cerró el telón tras 103 minutos de espectáculo pensado, ensayado y ejecutado con respeto al público y los artistas. El mayor gol de un show así es el entendimiento cabal de las limitaciones de Rod Stewart, y de esa forma poder aprovechar sus puntos fuertes, dejando en claro que se puede confiar en su capacidad en el escenario, esa área donde el olfato de un artista no se extingue.

Setlist

  1. Soul Finger (original de The Bar-Kays)
  2. Infatuation
  3. Having A Party (original de Sam Cooke)
  4. Have You Ever See The Rain? (original de Creedence Clearwater Revival)
  5. Rhythm Of My Heart (original de Marc Jordan y John Capek)
  6. Some Guys Have All The Luck (original de Jeff Fortgang)
  7. Tonight’s The Night (It’s Gonna Be Alright)
  8. Forever Young
  9. Downtown Train (original de Tom Waits)
  10. You’re In My Heart (The Final Acclaim)
  11. People Get Ready (original de The Impressions)
  12. The First Cut Is The Deepest (original de Cat Stevens)
  13. I Don’t Wanna Talk About It (original de Crazy Horse)
  14. Have I Told You Later (original de Van Morrison)
  15. Proud Mary (original de Creedence Clearwater Revival)
  16. Rollin’ And Tumblin’ (original de Hambone Willie Newbern)
  17. Hot Legs
  18. Da Ya Think I’m Sexy?
  19. Baby Jane
  20. Sailing (original de Sutherland Brothers)

IR A GALERÍA FOTOGRÁFICA

Continuar Leyendo
Publicidad

Facebook

Discos

The Dark Side Of The Moon The Dark Side Of The Moon
DiscosHace 2 meses

El Álbum Esencial: “The Dark Side Of The Moon” de Pink Floyd

No hay que ser seguidor de Pink Floyd para reconocer que “The Dark Side Of The Moon” marca uno de...

Low In High School Low In High School
DiscosHace 2 meses

Morrissey – “Low In High School”

Hubo una época en que no teníamos el poder de juzgar instantáneamente a las personas en la plaza pública virtual...

Utopia Utopia
DiscosHace 2 meses

Björk – “Utopia”

El espejo es inclemente. El paso del tiempo es implacable. Los cambios forzosos desgastan, y eso se nota en las...

Who Built The Moon? Who Built The Moon?
DiscosHace 2 meses

Noel Gallagher’s High Flying Birds – “Who Built The Moon?”

Luego de haber recorrido todo el mundo presentando su “Chasing Yesterday” (2015), Noel Gallagher comenzó a cuajar el tercer larga...

Ununiform Ununiform
DiscosHace 2 meses

Tricky – “Ununiform”

Inglaterra ha sido tierra fértil para las reinvenciones musicales, las nuevas escenas e incluso nuevos estilos. Tal es el caso...

Pacific Daydream Pacific Daydream
DiscosHace 3 meses

Weezer – “Pacific Daydream”

Musicalmente los años noventa se presentaron como una década estruendosa, agitada, combativa y cambiante. De aquellos años, en la mayoría...

The Dusk In Us The Dusk In Us
DiscosHace 3 meses

Converge – “The Dusk In Us”

Este ha sido un año grandioso para los fanáticos de Converge. En marzo sorprendieron con “Jane Live”, registro en vivo...

Ex La Humanidad Ex La Humanidad
DiscosHace 3 meses

Electrodomésticos – “Ex La Humanidad”

El pavimento quema las retinas y el reflejo de un sol inclemente se potencia por el efecto de las fachadas...

Unknown Pleasures Unknown Pleasures
DiscosHace 3 meses

El Álbum Esencial: “Unknown Pleasures” de Joy Division

Hacia finales de la década del 70, el mundo del rock parecía transformarse con mayor premura de lo que lo...

Luciferian Towers Luciferian Towers
DiscosHace 3 meses

Godspeed You! Black Emperor – “Luciferian Towers”

Godspeed You! Black Emperor es de esas bandas que ha logrado construir una identidad reconocida. Cuando suenan, se sabe que...

Publicidad

Más vistas

A %d blogueros les gusta esto: