Contáctanos

En Vivo

KISS ardió en el corazón de Santiago

Publicado

en

Cuando en 1973 el folk y la sicodélica eran el plato fuerte de la escena musical en Estados Unidos, irrumpe en la tendencia sonora una banda que haría de su imagen una de las más representativas del Rock. Bajo el nombre de KISS, “El Demonio” de Simmons, El “Chico Estrella” o “El Amante” de Stanley, “El Hombre del Espacio” de Frehley y “El Gato” Criss, se unen para concretar una de las bandas más híbridas y sorprendentes de la época. Con un sonido entre el heavy metal y rock & roll, KISS emanaba en cada concierto una energía brutal compuesta de rostros pintados, mallas de lycra ajustadas, juego de luces, pirotecnia y una serie de efectos visuales que revolucionaron el mercado musical y transformaron a esta banda en Dioses del espectáculo.

Sin duda, todo el público que llegó el viernes 3 de abril al prolijo Estadio Bicentenario de La Florida, querían presenciar unos de los show más antiguos y fantásticos que se hayan visto en todo el mundo. Desde las 3 de la tarde se podía ver a sus fans deambulando por las apacibles calles de un barrio residencial y mientras avanzaba el día comenzaron a llegar personas de todas las edades a la cercanía del Estadio. Unos más entusiastas venían con sus rostros pintados aludiendo a su personaje favorito y otros acompañaban a sus hijos hasta la entrada para cerciorarse de que no habría problemas, ya que lejos de ser casi un espectáculo familiar, las noticias del fanatismo hacia a KISS asustaban a los vecinos, lo que hizo peligrar el concierto. Sin embargo, no había motivos de fondo para su cancelación y luego que la Municipalidad enviara un exagerado resguardo policial, los asistentes iban repletando el recinto para ver un espectáculo sorprendente que estaba uniendo generaciones. Ya que esa noche se celebraría los 35 años de KISS sobre el escenario y el punto de partida de su Tour mundial “Alive/35” sería en este moderno Estadio que estaba por someterse literalmente a su prueba de fuego.

Cae la noche y los incombustibles Paul Stanley y Gene Simmons, que llegarían a eso de las 21 hrs. acompañados de Eric Singer en batería y Tommy Thayer en guitarra, no daban destellos de su ingreso al escenario.

21:15 hrs. y el público impaciente empieza a corear el nombre “KISS, KISS, KISS…” siendo las 21:20 se apagan las luces y cae con fuerza un gran telón negro sobre el escenario y unas letras de un gris metalizado encandilan con la palabra KISS. Y nuevamente una ovación generalizada… “KISS, KISS, KISS” y entran a escena los personajes con sus clásicas mallas ajustadas, botas con plataformas capaces de aplanar el cemento fresco. Maquillaje imitando máscaras teatrales japonesas e instrumentos que vomitaban fuego. El show comienza con “Deuce” y mientras los espejos de las guitarras nos cegaba, un calor proveniente de columnas de fuego ubicadas en el fondo del escenario nos quemaban cada milímetro de piel.

Y así continúa el concierto entre guitarras transformadas en cañones, un bajo que nos cortaba las venas y una batería tan potente que logro elevarse por el escenario como una gran nave que es lanzada con toda su potencia al espacio.

Un espectáculo donde cada canción se transformaba en un acto culmine de una obra de teatro, donde se podía ver a KISS en sus mejores tiempos con un Paul Stanley que animaba cada vez más con sus frases en español como “Yo comprendo tus sentimientos” y “esta noche es la noche”, que se han transformado en slogan desde sus primeros shows en el mundo hispano y su tercera presentación en nuestro país.

Para terminar el primer corte del recital se escuchan los primeros acordes del clásico de clásicos, “Rock and Roll All Nite”, que hizo estallar los oídos y sentidos de todo el estadio. Todos cantaban y saltaban al ritmo de los fuegos artificiales que salían disparados al mismo tiempo que los golpes ensordecedores de la batería de Eric. Mientras tanto el público miraba hacia el cielo intentando tocar con sus manos los miles de papeles que caían en forma de lluvia blanca sobre sus cabezas.

Y así transcurrió la noche entre fuego, pirotecnia y un despliegue escénico que dejaba a todos con un “Ohhh!” en los labios. Pasando por temas como “100,000 Years”, “Black Diamond”, “Parasite”, “Let Me Go, Rock ‘N’ Roll”, “Watchin’ You”.

Luego del primer corte del show KISS vuelve al escenario con la canción “Shout It Out Loud” del clásico demonio de Simmons que, con un bajo electrizante en forma de hacha, nos degolla con cada golpe y mientras el rojo más puro de la sangre brota de su larga y puntiaguda lengua, intenta lamer deliciosamente cada parte de nuestros cerebro. Luego de haber usurpado toda nuestra sangre se lanza por los aires en busca de nuevas víctimas y entre los fierros de la iluminación nos observa endemoniadamente desde las alturas con los ojos fijos en cada uno de nosotros, que estábamos mirándolo hacia el cielo con la boca abierta, interpretando “I Love It Loud”.

Luego también estaría el clásico “I Was Made For Loving You” himno que fue coreado tanto por sus fans de más de 30 años como por jóvenes que escuchaban la canción como si perteneciera a una banda rock de este tiempo.

Para casi finalizar la gran jornada llega “Love Gun”, el clásico del álbum publicado en 1977, canción que nos rompía los tímpanos con los agudos gritos de Paul Stanley. El mismo que esa noche con guitarra en mano y a pesar de sus enormes botas con plataforma, logra subir a una argolla de metal conectada a una larga cuerda que terminaba en la mitad de la cancha y sale disparado por encima de las cabezas del público llegando al centro del estadio, se sube a una tarima y se escucha en todo el recinto un gran “¡Wooowww!” de la gente que ya no podía de más sorpresas.

Es probable que se nos escapen muchos detalles de esta gran noche de fantasía, pero es difícil resumir en una nota el gran despliegue escénico de una banda que lleva 35 años sobre el escenario, entregándole a sus fans las más inimaginables emociones. Demostrando que el espíritu joven trasciende las barreras del tiempo y logra inmortalizarse en imágenes que quedarán en la memoria de todos los que estuvimos en esa noche donde el fuego de KISS ardió en el corazón de Santiago.

Fotos por Felipe Ramírez A.

01. Deuce / 02. Strutter / 03. Got To Choose / 04. Hotter Than Hell / 05. Nothin’ To Lose / 06. C’mon and Love Me / 07. Parasite / 08. She/Tommy Thayer-Solo / 09. Watchin’ You / 10. 100,000 Years/Eric Singer-Solo / 11. Cold Gin / 12. Let Me Go, Rock ‘N’ Roll / 13. Black Diamond / 14. Rock And Roll All Nite // 15. Shout It Out Loud / 16. Lick It Up / 17. Gene Solo/I Love It Loud / 18. I Was Made Lovin’ You / 19. Love Gun / 20. Detroit Rock City

Galería de Fotos KISS en Chile

Publicidad
14 Comentarios

14 Comments

  1. Felipe Ramírez Amigo

    05-Abr-2009 en 7:40 pm

    [HN] KISS ardió en el corazón de Santiago http://tinyurl.com/c2jtjw

  2. KISS !

    05-Abr-2009 en 8:37 pm

    buena humonegro….
    notable el review.
    el como describen las emociones y sensaciones que nos causó el concierto en vez de detenerse en lo mas técnico, “lo de libreto”…

    en realidad HABIA QUE ESTAR AHÍ ! que se revuelquen en su tristeza los que no quisieron ir…

    increíble como hacen funcionar cada uno de los clichés del rock n roll…hicieron practicamente todo lo que esta en el “manual del rock” pero daba la impresión de que era algo nuevo, nunca visto…
    despues de todo son los creadores de este shock rock que sigue atacando despues de 35 años…

  3. KISS !

    05-Abr-2009 en 8:41 pm

    • Musik

      06-Abr-2009 en 2:42 pm

      Gracias! tus fotos también están notables!
      y buena ubicación eh!

  4. Pablo B.

    06-Abr-2009 en 8:58 am

    Yo estuve ahi y fue asi tal cual. ESPECTACULAR. Lejos el mejor concierto que he visto y eso que he ido a miles. Grande KISS.

    Es de esperar que la proxima vez nos pasen el estadio nacional. Demás que lo llenamos.

    Ahora a esperar a AC/DC que dicen que viene el 2 de diciembre a Chile. !!!

  5. GERMAN BENITEZ

    06-Abr-2009 en 9:32 am

    primero que todo GRACIAS HUMONEGRO por las entradas , estuvo demasiado bueno , la nota refleja exactamente lo que sentí , pal recuerdo sin duda , bueno un abrazo y nuevamente GRACIASSSSSS

  6. ICARUS

    06-Abr-2009 en 2:48 pm

    KISS solo glamour y parafernalia, musicalmente muy poco. Con el sobrepeso que tienen, debieran estar participando en el campeonato de lucha libre norteamericano…

    • Hugo

      06-Abr-2009 en 7:36 pm

      y si tan mal te parece, que hacias alli?…o peor aún, que haces opinando respecto de algo que no te gusta?….niño…niño…

      • pedro

        17-Abr-2009 en 3:08 am

        Tiene todo el derecho a opinar de algo que no le gusta po. ¿Dónde está la libertad de expresión?

    • Husbandingman

      09-Abr-2009 en 2:47 pm

      Tay cagao culiao, eres cero aporte. Muérete.

  7. CAMPEON

    06-Abr-2009 en 3:54 pm

    nose porque me tinca que ICARUS no fue al concierto… y si fue, está ciego y sordo…

  8. José Pepe

    06-Abr-2009 en 11:45 pm

    Nada podia haber descrito mejor esa noche, fue puro Rock del bueno, yo me declaro un tipo que no tenia mucha cultura de Kiss, pero despues de haber visto ese medio show quede loco, la CAGOO, muy bueno, si vienen el otro año, estare ahí, y con la cara pintada, asi tal cual!!!!

    Me gusto Kiss, excelente, y como lo describen acá, asi tal fue, solo me quede con el gusto de escuchar la canción Crazy, Crazy Nights, pero en fin sera para la proxima….notable nota, y notables fotos!!

    Saludos

    Pepe Oyarzún.

  9. Pancho!

    07-Abr-2009 en 6:49 pm

    fue la rajaa!!!!!!!!!!!

    lo mejor q me ha pasado!!!

    saludos HN

  10. pao

    19-Abr-2009 en 1:19 pm

    no… fui.. pero con esta nota tan detallada y apasinada me quedo feliz
    vale…. muy buen comentario.

Responder

En Vivo

DIIV: Esquemas Juveniles

Publicado

en

DIIV

Aunque estamos en una época con la posibilidad de más estilos que nunca, lo que es más claro de ver son las convergencias, cuando existen cosas muy diferentes que tienen un punto de encuentro. Nadie podría decir que Mac DeMarco, Wild Nothing y DIIV suenan igual, pero estos tres actos, con popularidad en nuestro país, tienen una sensibilidad con las guitarras y los ritmos que los hacen convivir incluso en el mismo sello, Captured Tracks. Pero luego aparecen las diferencias, que tienen más relación con cómo se disponen en un escenario o cómo se disponen ante su propia música, algo que se reafirmó en una nueva visita de DIIV, enterando su tercera vez en Chile.

Antes, todo partió con un potente set de Adelaida. La banda de Valparaíso estuvo muy bien elegida para partir con la jornada, en especial por la energía desplegada, que redundó en una ovación del público al cierre de su show pasadas las 21:45 hrs., donde pasaron por canciones como “1999” y “Eco”, para cerrar con la explosiva “Cienfuegos”, en su mayoría tracks que pertenecen a “Paraíso”, el disco que editaron en 2017. Un sólido espectáculo de una de las bandas más potentes del rock chileno, cuyo repertorio está siendo rápidamente engrosado.

Tras 25 minutos de espera, y teniendo a la mitad de DIIV en los últimos minutos ajustando ellos mismos sus instrumentos, entró a escena la banda de Brooklyn, que de inmediato podía establecer su potencia. A diferencia de Wild Nothing o DeMarco, lo de DIIV es más potente en el proscenio, y ellos no caen en la autoindulgencia, pese a que las formas de Zachary Cole Smith pudieran hacer creer lo contrario. Toda la banda suena cohesionada y eso deriva en el peso escénico que proyectan. Mientras Zachary pareciera al comienzo un vocalista parco que no se interesa en que se le entienda poco, luego se denota que eso es parte de la estética mientras él está enfocado como láser en lo suyo, y también en la guitarra de Andrew Bailey, con quien se complementan perfectamente.

Además, esta energía enfocada y este sonido aplanador no caen en un saco roto, porque el público que llegó a Club Blondie (que, vale decir, cada vez suena mejor para bandas) estaba dispuesto a saltar y sentir este show como algo realmente relevante. Ya en “Human” y “Dopamine” la algarabía era tal, que gente de la audiencia hacía crowdsurfing y otros revoleaban la polera o lo que fuera en el aire, como si se estuviera alentando al equipo en el estadio, con una conexión envidiable.

Aunque se ha visto a DIIV varias veces en vivo, existe algo que hace que se vuelva a ellos. Y tal vez sea esa sensación de que, en medio de todos los esquemas que rodean lo que son y proyectan sus canciones, existe una banda que tiene mucho que entregar, enfrentándose al cliché de los conjuntos que suenan o se ven similar, y que en general tienden a restringir el caudal de energía. En temas como “Past Lives” quedaba en claro que no se trataba meramente de escuchar versiones como las oscuras rendiciones de los discos, sino que algo de mayor alcance explosivo, sin traicionar esas sensaciones.

No es que DIIV sea la banda más brillante del mundo. Tras entregar una canción nueva sin título, tocaron un minuto de algo ininteligible y esos son gestos contradictorios, pero al menos reposa algo de honestidad en ellos que los hace ser de lo mejor de su rebaño, algo que en el iluminado final con “Dust”, “Doused”, y luego el encore con “Wait” (en el cual Andrew salió con un sostén que una persona lanzó al escenario) quedó de manifiesto. Poco más de una hora y cuarto que explicitan a DIIV como parte de los actos en los que no se debe desconfiar, porque pese a seguir modelos que parecieran muy definidos, ellos aún son capaces de entregar algo que los separa de la indulgencia y la simplona sencillez, y es así como probablemente los neoyorquinos consigan el paso a la trascendencia.

Setlist

  1. (Druun Pt. II)
  2. Is The Is Are
  3. (Druun)
  4. Human
  5. Under The Sun
  6. Dopamine
  7. Sometime
  8. Oshin (Subsume)
  9. Incarnate Devil
  10. Bent (Roi’s Song)
  11. Past Lives
  12. Nueva canción
  13. Healthy Moon
  14. Loose Ends
  15. Dust
  16. Doused
  17. Wait

IR A GALERÍA FOTOGRÁFICA

Continuar Leyendo
Publicidad

Facebook

Discos

Undertow Undertow
DiscosHace 2 días

El Álbum Esencial: “Undertow” de Tool

La portada de todo álbum debiese generar impresiones anticipadas sobre el contenido que este alberga. Bajo esa lógica, ver esa...

DiscosHace 3 días

Lee Ranaldo – “Electric Trim”

La reinvención siempre estará acompañada de un proceso de búsqueda, un viaje donde se pueda llegar al centro del asunto...

DiscosHace 1 semana

Paradise Lost – “Medusa”

En 2015 el oscuro y lúgubre universo del doom fue remecido por una de las bandas referentes en su género....

DiscosHace 1 semana

Living Colour – “Shade”

Si el alma pudiera traducirse musicalmente, no cabe duda que sonaría como el blues; una voz auténtica, actual y poderosa,...

The National The National
DiscosHace 2 semanas

The National – “Sleep Well Beast”

El motor de The National es la rabia y la desorientación causada por la falta de respuestas. No hay un...

Sex Pistols Sex Pistols
DiscosHace 2 semanas

El Álbum Esencial: “Never Mind The Bollocks, Here’s The Sex Pistols” de Sex Pistols

A mediados de los años 70, dos de los mayores polos del rock no vivían una situación alentadora. Nueva York...

DiscosHace 2 semanas

Prophets Of Rage – “Prophets Of Rage”

Hace aproximadamente un año, millones de fanáticos se llenaban de ilusiones ante la aparición de misteriosos carteles en EE.UU. que...

DiscosHace 3 semanas

Franja de Gaza – “Despegue”

Un comienzo impactante. Esta frase describe bien lo que provoca el disco “Despegue” de la banda nacional Franja de Gaza,...

DiscosHace 3 semanas

Royal Blood – “How Did We Get So Dark?”

La última joya del rock inglés se llama Royal Blood, y la prensa internacional se rindió ante su irrupción, ganándose...

DiscosHace 3 semanas

El Álbum Esencial: “Tubular Bells” de Mike Oldfield

“Tubular Bells” fue y sigue siendo una rareza. Hasta el día de hoy parece llamativo que un sello discográfico haya...

Publicidad

Más vistas

A %d blogueros les gusta esto: