Contáctanos

En Vivo

Kataklysm: Una tormenta sin truenos

Publicado

en

La cultura de los recitales en nuestro país ha cambiado de manera radical. Antes del nuevo milenio (hablando en específico de la música extrema) la oferta de conciertos era ínfima y sólo algunos artistas concretaban presentaciones en este lado del planeta, relegando los anhelos de los seguidores más acérrimos e instruidos del metal a un plano donde lo único concreto era soñar al respecto. Desde inicio del siglo XXI la situación cambió por completo y hoy, más de quince años después, la cartelera anual de conciertos incluye a bandas de todas las disciplinas y épocas, donde, por una parte, hay muchas incluso repitiendo sus incursiones periódicamente, en contraste con otras que realizan su debut en este territorio apenas unos años después de su nacimiento o, por el contrario, tras una larga existencia sin conocer Chile y su público. Si en el pasado faltaban opciones, hoy sobran, sin embargo, dicho fenómeno ha provocado que, al existir una gama tan amplia de espectáculos, la gente opte por asistir a ciertos eventos en desmedro de otros, ya sea por motivos económicos o de gusto, pero el punto es que siempre hay recitales que, o se llevan a cabo con el recinto a medio llenar o -con el pesar todos los involucrados- se cancelan.

En ese contexto acaeció el estreno del combo canadiense Kataklysm, quienes en poco más de veinticinco años han construido una carrera sólida en el death metal moderno, con su mezcla de elementos clásicos y contemporáneos, más una evolución hacia un sonido más melódico que les ha ayudado a masificarse y así lograr una ubicación cómoda en el panorama mundial. No obstante, su propuesta es bastante genérica y no sobresale entre sus pares, diluyéndose en las comparaciones que les posicionan en un plano secundario en un mundo, como el del death metal, donde la innovación y el virtuosismo han hecho del género uno de los campos más fértiles en la historia de la música.

Los nacionales de Cerberus y Recrucide, de amplia trayectoria, fueron los encargados de dar comienzo a la jornada frente a una pequeña cuota de público, esos entusiastas que siempre están ahí para apoyar a los emprendimientos locales, algo que no mermó ni las ganas ni la actitud de los músicos, quienes dieron lo mejor de sí mismos con el fin de demostrar el nivel profesional que existe en varios lugares de la escena chilena. Primero fue el turno de Cerberus, y tocaron material de sus tres larga duración (“Ebola” de 2002, “Redemption Of Demigod” de 2010 y “Agony Of Damnation” de 2015) en treinta minutos llenos de brutalidad y blasfemia, período en el que demostraron por qué llevan vigentes más de dos décadas y por qué son un referente del death criollo.

Puntuales a las 20:40, Recrucide, los autores del aclamado y premiado “Svpremacy” (2014), se apoderaron del escenario con su versión remozada del “metal-muerte”, algo que los presentes -que de a poco aumentaban en cantidad y entusiasmo- agradecieron en la medida que se entiende que, al igual que el acto principal, su consigna es renovar el sonido clásico mediante la incorporación de elementos frescos y una ejecución depurada, situación que se acentúa con la llegada de Rodrigo Alpe (nuevo guitarra líder), cuya incorporación apunta en esa dirección, revitalizando la puesta en escena del cuarteto y, por sobre todo, su fuerza creativa, cuyos frutos se verán en la proximidad cuando Recrucide publique el disco en el que han trabajado durante estos días.

Con la pista a medio llenar, Kataklysm inició su gira por Sudamérica, motivada por la promoción de “Of Ghosts And Gods”, lanzado en 2015. Eran apenas pasadas las 21:30 horas y, sin aspavientos aparte de la pista introductoria, partieron de inmediato con una pieza contundente y llena del “northern hyperblast” (blast-beats muy acelerados que constituyen el sello característico del grupo) como “Like Angels Weeping (The Dark)”, extraída de “Prevail” (2008), registro que goza de popularidad y de la venia de la crítica por sobre varios de sus pares. “The Black Sheep” es la primera muestra de su etapa reciente y destaca su acercamiento a los sonidos que imperan hoy en el circuito, aunque, de una manera mezquina y poco ambiciosa, replicante de estructuras manoseadas y predecibles, camino que también ocupan las siguientes “As I Slither” o “Taking The World By Storm”, pero con más toques extremos.

El panorama se corrigió con “At The Edge Of The World” de “Heaven’s Venom” (2010), de corte clásico, evocando los mejores momentos del grupo y de actos similares como Hypocrisy o Illdispossed, mientras que “The Ambassador Of Pain”, obertura de “Serenity In Fire” (2004), creaba un mosh pit que, hasta ese punto, no había aparecido. Maurizio Iacono, ex bajista del grupo y a cargo de la voz desde 1998, preguntó en varias oportunidades si la gente “estaba ahí o qué”, debido a la interacción escasa, algo que cambió recién en el último tercio del show. Así, pasaron “Manipulator Of Souls”, “Where The Enemy Sleeps…” y “Push The Venom”, en un ambiente oscilante que pareció no reconocer que el acto principal ya había comenzado.

Sin alejarse de la fusión death-groove metal en la que se encuentran atrapados, “Thy Serpent’s Tongue” y “Soul Destroyer”, más “Blood In Heaven” entre medio, exhibieron  la intención plasmada en “Of Ghosts And Gods”, que es en esencia lo antes mencionado, casi sin modificaciones, sin riesgos, sendero que además recorren “Serenity In Fire”, “Crippled & Broken” y “The Road To Devastation”, los temas que preceden al encore, donde “In Shadow & Dust” retoma ese lado más filoso que en algún momento auspició un futuro más trascendente para Kataklysm.

Elevate”, de su penúltima entrega, “Waiting For The End To Come” (2013), se acomoda bien para bajar el telón de una gira con esa vibra melódica que invita a la multitud a cantar y a participar, pero a su vez es fiera y luce los mejores atributos del death metal que alimenta sus entrañas. Tras la foto de rigor de la banda con el público a sus espaldas, se cerró el capítulo y, a decir verdad, la sensación que quedó fue un tanto extraña: más allá de la discutible falta de creatividad, Iacono no posee una voz poderosa y mucho menos versátil, por lo tanto, está varios pasos atrás de sus compañeros y es algo evidente. Como se indicó en el arranque de este texto, lo de anoche -con la excepción de los actos soporte nacionales que estuvieron a gran nivel- fue algo así como una opción más dentro de una cartelera-catálogo-menú cualquiera y su respectivo costo monetario, pero en esta ocasión se trató de un grupo de música y, como tal, la concurrencia reaccionó a tal elección.

Por Hans Oyarzún

Fotos por Luis Marchant

Setlist

  1. Like Angels Weeping (The Dark)
  2. The Black Sheep
  3. As I Slither
  4. Taking The World By Storm
  5. At the Edge Of The World
  6. The Ambassador Of Pain
  7. Manipulator Of Souls
  8. Where The Enemy Sleeps…
  9. Push The Venom
  10. Thy Serpent’s Tongue
  11. Blood In Heaven
  12. Soul Destroyer
  13. Serenity In Fire
  14. Crippled & Broken
  15. The Road To Devastation
  16. In Shadow & Dust
  17. Elevate

IR A GALERÍA FOTOGRÁFICA

Publicidad
¡Comenta Ahora!

Responder

En Vivo

Neurosis: El arte del sigilo

Publicado

en

Neurosis

Lo de ayer es posible clasificarlo como un sueño hecho realidad, aunque suene a lugar común, porque Neurosis es una de esas agrupaciones a las que se les atribuye la etiqueta de legendarios, de pioneros y visionarios, y también porque hasta ayer verlos en vivo en Chile parecía improbable, a pesar del cambio de paradigma que ha vivido el circuito en los últimos años en cuanto al crecimiento exponencial de la cartelera. Su arte –como su actitud– siempre ha sido arisca, temperamental y, por lo mismo, no es considerada masiva, sin embargo, eso nunca fue impedimento para que el mundo supiera de su existencia y, sobre todo, conociera su trascendencia en la historia de la música extrema, porque hoy, en perspectiva, Neurosis figura en un exclusivo grupo de bandas que con su trabajo han creado, moldeado e inspirado a toda una generación de nuevos artistas.

La ocasión ameritaba un acto nacional de soporte acorde a la instancia y, con justa razón, los elegidos fueron La Bestia de Gevaudan, lo que se tradujo en un acierto de la producción debido a que la mayoría de los presentes los conocían, por lo tanto, a las 20:30 hrs., cuando dieron inicio a su intervención, el contingente apostado en la pista del recinto era considerable. Por otra parte, resulta evidente que Club Blondie ha invertido en la mejora de la acústica, porque se apreciaron con claridad los instrumentos y, más aún, los fundamentales arreglos electrónicos, sello característico de LBDG. Así, piezas como “Diecisiete Seis Cuatro”, “Fig 5” o la última “Feral”, desplegaron todo su potencial, dejando todo dispuesto de la mejor forma posible para el debut de Neurosis en el país, en el marco de la gira promocional de su registro más reciente, “Fires Within Fires” (2016).

Los mismos músicos de Neurosis prepararon y afinaron los detalles de su presentación, algo no muy común en agrupaciones de la talla de los originarios de la costa oeste estadounidense, y unos veinte minutos antes de las 22:00 horas y sin más preámbulo, comenzaron con un ritual que hasta hace un tiempo sólo ocurría en la imaginación de sus seguidores chilenos. Con “Lost”, del seminal y piedra angular de su sonido como lo es “Enemy Of The Sun” (1993), la ovación fue gigantesca y más aún la conexión entre el conjunto y la audiencia, quienes durante toda la jornada –incluyendo el tiempo que LBDG estuvo en el escenario– se mostraron entusiastas y conectados con las composiciones densas y afiladas que cortaban el aire junto con la respiración.

A pesar de que el tour se enfoca en “Fires Within Fires”, hay espacio para una selección de parte del material más antiguo y “The Web”, proveniente del aclamado “Souls At Zero” (1992), fue la siguiente en profundizar aún más la experiencia hipnótica en la que Neurosis sumerge al público, quien, por su parte, mostró la fidelidad con el conjunto al corear y participar de manera activa en “A Shadow Memory”, muestra de lo publicado el año pasado. Uno de los momentos más intensos se vivió con “Locust Star”, porque para muchos (quien redacta incluido) “Through Silver In Blood” (1996) es la esencia y la cúspide de una discografía que, por lo demás, no sabe de puntos bajos.

Luego vino un bloque dedicado a la última década, donde aparecieron “Fire Is The End Lesson” y “Broken Ground”, ambas de “FWF”, junto a “Water Is Not Enough”, perteneciente a “Given To The Rising” (2007), que en aquel año significó la vuelta a una actitud más cruda y vehemente de la que se habían alejado un poco. Para perpetuar esos matices espesos que inundaron el ambiente, la banda sorprendió con “Takeahnase”, también de “Souls At Zero” y la concurrencia lo agradeció con entusiasmo y devoción, porque sin dudas pocos se atrevieron a predecir algo así. Por su parte, los miembros de Neurosis, fieles a su estilo, no dijeron una sola palabra entre canción y canción; lo suyo es comunicarse a través de su repertorio y en eso no escatiman, porque los recursos para expresar los sentimientos plasmados en cada riff y en cada estrofa fluyen con fuerza y decisión, planteando la premisa de que a veces la música y su interpretación hablan por sí solas.

Ubicados en la recta final del estreno de Neurosis en Chile y en América Latina, la parsimonia de “At The End Of The Road” y “Bending Light” funcionó como una especie de portal interdimensional hacia el estado alterado de conciencia que significó el remate de una noche inolvidable y de carácter histórico. Desde el superlativo “A Sun That Never Sets” (2001), “Stones From The Sky” sonó impecable, emulando y hasta superando el aura mística que rodea al disco, con una ejecución perfecta que hizo que la extensión de casi diez minutos pareciera apenas un suspiro en el abismo de la noche más oscura. Por último, “The Doorway”, una de las más esperadas de la noche y de la vida, expuso la popularidad de “Times Of Grace” (1999) y clausuró con ardor, mediante su ímpetu y sus vísceras, una actuación que cumplió y superó todas las expectativas.

En silencio y sin aspavientos, al igual que su exitosa carrera, Neurosis se retiró del escenario ante los gritos de júbilo y los aplausos de agradecimiento de los asistentes que, incrédulos pero satisfechos, volvían a este plano de la realidad, una que durante cien minutos fue suprimido y cuestionado por los acordes de una leyenda sempiterna y sin precedentes, que con humildad y precisión rubricó su paso por el país siendo fieles a sus convicciones, con la maestría absoluta de quienes aprendieron de la experiencia sin perder el rumbo, a pesar de ser considerados como relevantes y decisivos por unanimidad en la historia del metal mundial.

Setlist

  1. Lost
  2. The Web
  3. A Shadow Memory
  4. Locust Star
  5. Fire Is The End Lesson
  6. Water Is Not Enough
  7. Broken Ground
  8. Takeahnase
  9. At The End Of The Road
  10. Bending Light
  11. Stones From The Sky
  12. The Doorway

IR A GALERÍA FOTOGRÁFICA

Continuar Leyendo
Publicidad

Facebook

Discos

Who Built The Moon? Who Built The Moon?
DiscosHace 1 día

Noel Gallagher’s High Flying Birds – “Who Built The Moon?”

Luego de haber recorrido todo el mundo presentando su “Chasing Yesterday” (2015), Noel Gallagher comenzó a cuajar el tercer larga...

Ununiform Ununiform
DiscosHace 4 días

Tricky – “Ununiform”

Inglaterra ha sido tierra fértil para las reinvenciones musicales, las nuevas escenas e incluso nuevos estilos. Tal es el caso...

Pacific Daydream Pacific Daydream
DiscosHace 6 días

Weezer – “Pacific Daydream”

Musicalmente los años noventa se presentaron como una década estruendosa, agitada, combativa y cambiante. De aquellos años, en la mayoría...

The Dusk In Us The Dusk In Us
DiscosHace 1 semana

Converge – “The Dusk In Us”

Este ha sido un año grandioso para los fanáticos de Converge. En marzo sorprendieron con “Jane Live”, registro en vivo...

Ex La Humanidad Ex La Humanidad
DiscosHace 1 semana

Electrodomésticos – “Ex La Humanidad”

El pavimento quema las retinas y el reflejo de un sol inclemente se potencia por el efecto de las fachadas...

Unknown Pleasures Unknown Pleasures
DiscosHace 2 semanas

El Álbum Esencial: “Unknown Pleasures” de Joy Division

Hacia finales de la década del 70, el mundo del rock parecía transformarse con mayor premura de lo que lo...

Luciferian Towers Luciferian Towers
DiscosHace 2 semanas

Godspeed You! Black Emperor – “Luciferian Towers”

Godspeed You! Black Emperor es de esas bandas que ha logrado construir una identidad reconocida. Cuando suenan, se sabe que...

Give More Love Give More Love
DiscosHace 2 semanas

Ringo Starr – “Give More Love”

Si hay algo en lo que siempre podemos confiar, es en el extraordinario poder de Ringo Starr para facturar discos...

MASSEDUCTION MASSEDUCTION
DiscosHace 2 semanas

St. Vincent – “MASSEDUCTION”

Con el lanzamiento del homónimo “St. Vincent” (2014), la guitarrista Annie Clark optó por dar un vuelco en su música,...

Different Days Different Days
DiscosHace 3 semanas

The Charlatans – “Different Days”

Para ser una banda que ha enfrentado el fallecimiento de dos integrantes, primero el tecladista Rob Collins en 1996 y...

Publicidad

Más vistas