Conéctate a nuestras redes
Kadavar Kadavar

En Vivo

Kadavar: Viviendo en tu cabeza

Publicado

en

Tras su excelente debut en suelos nacionales hace tres años durante la gira de “Berlin” (2015), Kadavar volvió a Chile para presentar “Rough Times” (2017), un disco que los trajo con un aura mucho más cruda y que los revela como una de esas gemas que sigue haciendo brillar al rock desde sus cimientos, con una propuesta que va más allá del mero homenaje a la década de los 70. De hecho, la etiqueta “retro” ya es un distractor que hace pasar por alto la identidad que han ganado en estos ocho años que llevan en la ruta. Y es que, a pesar de que este viaje tiene por consigna llevarnos a una época que gran parte de su público sólo tuvo la oportunidad de experimentar a través de documentales o leer en libros de memorias, la gracia de Kadavar es saber escoger los caminos indicados para que dicha travesía tenga un sello distintivo. Atacando de manera precisa, el power trio hizo temblar las murallas de Espacio San Diego en una noche que tuvo todos los ingredientes para que los asistentes amanecieran con un dolor prominente en sus cuellos.

Al igual que la vez pasada en el Centro El Cerro con Hielo Negro e Icarus Gasoline, los sonidos nacionales abrieron los fuegos de la jornada y esta vez esa misión recayó en Bagual, quienes despacharon una potente presentación, que recorrió sus tres discos de estudio hasta la fecha en cerca de cuarenta minutos, con una especial atención en “Nulla” (2017), placa que los consagró como una de las propuestas más interesantes del stoner nacional.

Desde el etéreo comienzo de “Asamblea”, pasando por las envolventes “Funerales Astrales” y “Amanecer” hasta el demoledor cierre con “El Ojo De Dios”, el cuarteto desbordó energía a más no poder, y demostró ser un excelente ingrediente para un público hambriento de estruendos robustos que los apañó incluso cuando un pequeño problema técnico apagó las guitarras al principio de su presentación, dificultad que supieron resolver con holgura para continuar con una actuación redonda, dejando los ánimos calientes para recibir a los germanos.

Cuando el reloj marcó las 22:00 horas y el minimalista escenario adornado sólo por las murallas de amplificadores se tornó en un rojo intenso, Simon “Dragon” Bouteloup, Christoph “Tiger” Bartelt y Christoph “Lupus” Lindemann asaltaron el escenario con los puños en alto y arremetieron con ese huracán destructor llamado “Skeleton Blues”, para continuar con “Doomsday Machine”, que con su frenético riff encendió aún más los ánimos de los presentes, quienes saltaban enloquecidos ante tamaña demostración de bestialidad sónica.

Luego del saludo correspondiente al respetable, “Pale Blue Eyes”, “Into The Warmhole” y “Die Baby Die” desataron el headbanging masivo y deslumbraron con sendas interpretaciones en que la sólida técnica de Lindemann –quien levantaba su guitarra como si fuera el martillo del mismísimo Thor– dibujó excitantes parajes llenos de fuerza y vigor para dejarse fluir en un mar de solos que se movían entre la distorsión caótica y la exquisita digitación proveniente de la escuela del blues, especialmente en las hardrockerasLiving In Your Head” y “The Old Man”, en las que el público coreó cada fraseo que salió de las seis cuerdas.

El dominio de Bartelt en los cambios de ritmo de la misteriosa “Black Sun” y la lunática “Forgotten Past” no hizo más que resaltarlo como piedra angular de la agrupación, aspecto que no sólo se hizo presente en lo musical, sino que también en lo escénico, ya que el baterista estaba ubicado justo al medio del escenario entre Lindemann y Barlet, lo que estéticamente ayudó a que se vieran como un todo en momentos clave, como la extensa “Purple Sage”, que surge desde la oscuridad de un juego de pedales para crear una atmósfera espacial, mientras Bartelt sostiene la canción como un pilar con una maciza línea de bajo que estalla en un viaje interestelar de un poco más de ocho minutos de alucinante descontrol.

Tras volver de un pequeño descanso, en el que agradecieron a los locales por volver a visitarlos, despacharon un tramo final que quedó reservado para los clásicos “Thousand Miles Away From Home”, “All Our Thoughts y “Come Back Life”, cerrando una hora y media de show en el que la música habló por sí misma y la energía rabiosa, a la vez que rudimentaria, fue la única forma de comunicación entre la banda y sus acólitos.

Desde que los ojos del mundo se posaron en Kadavar, no han hecho más que evolucionar constantemente para encontrar nuevos horizontes y empoderarse con un discurso contundente, que tiene muchos argumentos para seguir convenciendo, eliminando toda suspicacia que podría haber surgido ante un puzle sonoro que reúne tantas piezas ocupadas anteriormente. Son los sonidos que están en el inconsciente, esos que han llegado de una u otra forma desde la raíz de épocas pretéritas, pero la gracia está en saber ocuparlos, en sacarles provecho, interpretarlos y darles la vuelta necesaria para que vuelvan a sonar frescos. Eso es mucho más complicado de lo que parece, pero los de Berlín no se cansan de demostrar que están aquí para seguir dándole vida a un rugido que se niega a morir.

Setlist Bagual

  1. Asamblea
  2. Kutral
  3. Funerales Astrales
  4. Amanecer
  5. Islas Futuras
  6. San Sebastián
  7. Frater
  8. El Ojo de Dios

Setlist Kadavar

  1. Skeleton Blues
  2. Doomsday Machine
  3. Pale Blue Eyes
  4. Into The Wormhole
  5. Die Baby Die
  6. Living In Your Head
  7. The Old Man
  8. Black Sun
  9. Forgotten Past
  10. Purple Sage
  11. Thousand Miles Away From Home
  12. All Your Thoughts
  13. Come Back Life

IR A GALERÍA FOTOGRÁFICA

Publicidad
Clic para comentar

Responder

En Vivo

AniPower: Un gran homenaje a las emociones

Publicado

en

AniPower

Con el recuerdo aún fresco del tremendo show que fue Dragon Ball Rock Sinfónico en la Cúpula Multiespacio, ayer pudimos vivir el evento bautizado como AniPower, concierto ideado por la Power Up, orquesta argentina que se dedica a interpretar música de animé y videojuegos, donde repasaron un montón de series de origen asiático de la década de los 90, 2000 y también actuales, en el recital definitivo para cualquier fanático de la animación japonesa. Si bien, la concurrencia no fue en masa como ocurrió en el concierto dedicado a los Guerreros Z, los asistentes disfrutaron de un espectáculo completísimo, tanto musical como audiovisualmente, que no se sostuvo solamente en la nostalgia, sino que también en la celebración de un arte que nos ha entregado –y sigue entregándonos– un montón de grandes y épicas historias.

La orquesta comenzó a la segura con dos sandías caladas: el opening de Dragon Ball Z correspondiente a la saga de Majin Boo y el memorable opening de Digimon, este último despertando de inmediato las emociones del respetable, dejando el terreno preparado para la oleada de himnos que se vendrían en los próximos minutos. One Piece, Detetive Conan, Slam Dunk y Evangelion fueron alguna de las joyitas que despertaron la ovación del respetable.

El sonido era perfecto y la orquesta Power Up chilena que acompañó al proyecto en esta oportunidad ejecutó de maravilla cada uno de los cortes. El maestro de ceremonias, Mariano Cazorla, quien ha sido el responsable de transcribir todas las composiciones y convocar a los músicos de la orquesta, anunciaba cada composición con un comentario previo, muchas veces en tono de broma, como cuando estaban a punto de tocar el opening de Pokémon y declaró que la serie de los monstruos de bolsillo nos había enseñado que podemos capturar a nuestras mascotas y ponerlas a pelear con las de otros, sacando las risas del público. Qué duda cabe que la canción principal de las aventuras de Ash y Pikachu fue uno de los momentos álgidos de la jornada, y así también lo fueron cortes como el de Slam Dunk, Sailor Moon y Ranma.

Pero no sólo de canciones de apertura se sostenía el recital, sino que también tuvimos la oportunidad de escuchar extractos de la música incidental más recordada de las series, tales como el tema del Equipo Rocket en Pokémon, la música que acompañaba las intervenciones de Tuxedo Mask en Sailor Moon y una serie de endings de la saga Dragon Ball, Caballeros del Zodiaco o Digimon.

Los mejores momentos fueron aquellos donde escuchamos canciones de series clásicas que no son frecuentemente revisadas por este tipo de proyectos al no ser las más “populares”, como lo fueron Sakura Card Captor, Arale, Beyblade, Zenki, Mazinger Z o Los Súper Campeones. También hay que destacar la revisión de series más contemporáneas, como lo son Shingeki No Kyojin, u otras que provocaron los gritos de emoción de la fanaticada, como lo fue el opening de Fullmetal Alchemist.

Estas novedades son las que hicieron de este concierto un mar de emociones y recuerdos, algo que, lamentablemente, se pierde un poco al dedicar la última parte del show a repasar la música de Dragon Ball. Es cierto que la serie de Son Goku y compañía es considerada el anime más grande y popular de todos los tiempos, pero dedicar los últimos treinta minutos del set exclusivamente a ella hace perder esa magia y dinamismo que contiene el show en su primera parte. Sobre todo cuando todavía quedaban grandes nombres en el tintero como Yu-Gi-Oh!, Cowboy Bebop, o el más solicitado por la muchedumbre, Naruto.

Así y todo, con “Cha-La Head-Cha-La” y la repetición del opening de Slam Dunk solicitado por el público, Power Up dio por terminada su primera presentación en la capital, dejando a todo el mundo con una sonrisa de oreja a oreja y con la promesa de regresar con alguno de sus shows temáticos. Esperamos que la respuesta de la gente sea mayor en su retorno, ya que el espectáculo de los argentinos se lo merece. Evocando memorias y amor por aquellos dibujos animados que nos hicieron y nos siguen haciendo soñar, AniPower fue un gran homenaje a nuestras emociones.

IR A GALERÍA FOTOGRÁFICA

Seguir Leyendo
Publicidad

Facebook

Discos

Back Your Head Off, Dog Back Your Head Off, Dog
DiscosHace 6 meses

Hop Along – “Bark Your Head Off, Dog”

Desde hace no mucho, ha circulado la noticia de que las mujeres están siendo quienes dan la cara por esta...

Down Below Down Below
DiscosHace 6 meses

Tribulation – “Down Below”

Dentro del espectro de lo que se entiende como “metal extremo”, la evolución general en cada subgénero ha ido apuntando...

Resistance Is Futile Resistance Is Futile
DiscosHace 7 meses

Manic Street Preachers – “Resistance Is Futile”

El consenso general en torno a cada trabajo de Manic Street Preachers siempre ronda en torno a cuánto se acercan...

ØMNI ØMNI
DiscosHace 7 meses

Angra – “ØMNI”

Hay bandas que recaen eternamente en lo genérico y no experimentan más allá de los materiales básicos que les ha...

The Sciences The Sciences
DiscosHace 7 meses

Sleep – “The Sciences”

La carrera de Sleep dista mucho de ser una historia típica en el mundo del rock, factor que pudo haber...

Tranquility Base Hotel & Casino Tranquility Base Hotel & Casino
DiscosHace 7 meses

Arctic Monkeys – “Tranquility Base Hotel & Casino”

Un hype autogenerado en prensa y fanáticos por igual mantuvo las miradas del mundo en “Tranquility Base Hotel & Casino”,...

Songs Of Price Songs Of Price
DiscosHace 7 meses

Shame – “Songs Of Praise”

Pocas veces tenemos la fortuna de presenciar el nacimiento de una gran banda de la mano de su primer larga...

New Material New Material
DiscosHace 7 meses

Preoccupations – “New Material”

Para quienes puedan estar perdidos dentro del siempre caótico panorama del rock contemporáneo, probablemente sonará desconocido el nombre de Preoccupations....

American Utopia American Utopia
DiscosHace 7 meses

David Byrne – “American Utopia”

Una verdadera sorpresa terminó siendo el regreso musical de David Byrne, quien había estado silencioso en cuanto a nuevo material...

Eat The Elephant Eat The Elephant
DiscosHace 7 meses

A Perfect Circle – “Eat The Elephant”

La espera no es algo a lo que estemos acostumbrados en la modernidad, a estas alturas parece un concepto extraño...

Publicidad
Publicidad

Más vistas