Conéctate a nuestras redes

En Vivo

Justice: La doctrina del shock

Publicado

en

Pocos grupos configuran su identidad en un disco debut. Menos aún cuando se trata de música electrónica. Pero Justice lo hizo con “†” (2007) y hasta hubo gente que se sintió traicionada cuando el año pasado irrumpieron con “Audio, Video, Disco” (2011), álbum más experimental, rockero y menos inmediato. Es que lo que ha configurado Justice, es una tendencia a dejar en shock a su audiencia, o por lo menos que las acciones que emprenden sean lo más chocantes posibles.

Y mucho de eso se vio la noche del jueves 3 de mayo en el Teatro Caupolicán, lleno en un 85% -cancha completa, dos tercios de las plateas ocupadas-, donde bajo el nombre Electric Circus, se aglutinaron varias propuestas electrónicas, teniendo a Justice como cabezas de cartel.

El show de los franceses no fue una sorpresa. El setlist es prácticamente el mismo con el que están girando alrededor del mundo y extrae los éxitos de sus dos trabajos de estudio, además de incluir ese remix de Simian, “We Are Your Friends”.

El 2009, en pleno apogeo de su debut y tras el reconocimiento global, Justice llegó a hacer un DJ set olvidable en el Movistar Arena, por lo que esta fue su primera vez con su propio repertorio en escena, y si es que había alguna deuda pendiente, esta quedó saldada y con intereses.

Muchos odian “Audio, Video, Disco”, pero lo cierto es que muchos de los sonidos de este LP alimentaron de forma eficiente los hits de “†”, enriqueciéndolos y dando un buen soporte para estos.

Tras una intro breve, sonó “Genesis”, canción que inevitablemente debe abrir cada presentación del dúo, porque parece haber nacido para ello, seguida de la enérgica “Helix” y la potente “Phantom pt. I”.

Algo que se repetiría durante los 85 minutos que duró el show, es que mientras sonaba un tema, otro se deslizaba mediante el sampleo de este, como “Civilization” durante “Genesis” o “Let There Be Light” durante “Phantom pt. I”. Incluso algunos extractos ganarían su propio espacio, como “New Jack”, que vino después de ese single indomable que es “Civilization”.

La parafernalia de luces, las torres de amplificadores Marshall que se iluminan a cada lado de la famosa cruz luminosa, todo eso protege a Gaspard Augé y Xavier de Rosnay. Claro, los protege, porque en una propuesta que elige shockear y extremar recursos a través de la estridencia y la grandilocuencia, exponerse es un riesgo. Ya lo mostraba el documental “A Cross The Universe” de 2008, donde ellos caían en el estilo de “sex, drugs & rock ‘n roll”, pero al mismo tiempo pujaban por tener un poco de tiempo de tranquilidad en medio del vértigo de una gira intensa.

Aunque en la electrónica la mayoría de los artistas efectivamente se escondan, esto se nota aún más en Justice, dado que su doctrina tendiente al choque, hace que los únicos momentos de apertura sean precisamente para momentos análogos, calmos y cercanos, como el inicio de “D.A.N.C.E.” o en gran parte de “On’n’on”, donde cada uno se sentó a tocar el teclado.

“Canon”, “New Lands” o la sorprendentemente bien hecha “Horsepower” son instantes propios que denotan que los samples más cercanos al rock clásico sí pueden ser exitosos, claro que con mayores cantidades e intensidades en los beats que en sus versiones de estudio.

Por el contrario, “D.A.N.C.E.” y “Stress” logran transmitir la misma aura que en el álbum debut, pero multiplicada varias veces. El temor que se siente con las alarmas de “Stress” o la motivación subyacente al coro ingenuo de “D.A.N.C.E.”, son cosas que no sólo se componen, sino que también brotan naturalmente y que generan reacciones en la gente. Por esto hay dos alternativas para que el de Justice en Electric Circus no haya sido un concierto perfecto del estilo. Uno, que el público no participó y no formó parte de la experiencia necesaria para convertir a una presentación en algo memorable. Segunda vía, que las sensaciones que el show de los franceses le transmite a la gente son tales, que el shock es algo inevitable y transforma a un espectáculo en una mera contemplación de los hechos.

Luego de “Stress” vino la épica “Waters Of Nazareth” donde ya comenzaba a sonar el inconfundible “We Are Your Friends”, sin antes pasar someramente por “Helix” (de nuevo) y una pizca de “On’n’on” antes de hacer “Audio, Video, Disco” y llenar de fuerza el Caupolicán.

Gaspard y Xavier hicieron un break mientras por fin la gente entendía que debía corear la frase “We are your friends / You’ll Never Be Alone Again” con fuerza, después de cinco intentos algo fallidos. Y ahí, de inmediato, tuvieron de vuelta al dúo para hacer “On’n’on”, ahora sí en serio, y cerrar la fiesta con “Phantom Pt. II”.

Y así, con “Parade” de fondo, pasaron 85 minutos de un mix vertiginoso, intenso, de choque, pero también con cierta contención y contemplación, que provocaron que muchas veces los propios miembros de Justice debieran hacer ademanes para que la gente los siguiera.

Es que esos son los riesgos de la doctrina que sigue Justice, dado que al ir de frente, es el público el que tiende a retraerse un poco y ser más un observador que un participante, dejando de potenciar una experiencia que en vivo deja en claro por qué, pese a lo discutible de su segundo álbum, son uno de los conjuntos electrónicos más interesantes del planeta, y por qué valía la pena que trajeran su propio show a nuestros escenarios.

Setlist:

  1. Intro
  2. Genesis (con elementos de Civilization)
  3. Helix
  4. Phantom Pt. I (con elementos de Let There Be Light)
  5. Civilization
  6. New Jack (con elementos de Civilization)
  7. Canon
  8. D.A.N.C.E. (version a capella y remix, con elementos de DVNO)
  9. Horsepower
  10. New Lands
  11. Stress (con elementos de We Are Your Friends y Phantom Pt. I)
  12. Waters of Nazareth (con elementos de Helix y On’n’on)
  13. Audio, Video, Disco
  14. On’n’on (con elementos de We Are Your Friends)
  15. Phantom Pt. II
  16. Parade (suena mientras Justice se despide del público)

 

Por Manuel Toledo-Campos (@toledo_campos)

Fotos por Sebastián Rojas (@zeva24)

Publicidad
2 Comentarios

2 Comments

  1. Juan Francisco Guzmán

    05-May-2012 en 2:48 pm

    Recuerdo la sensación que me dejó el final del recital. Yo quería seguir moviendome, quería gritar y todo, pero simplemente no podía. jajaja.

    Algo que pocos han dicho, es que Electric Circus fue una fecha tremendamente variada, donde los exponentes representaron escuelas muy diferentes de sonido. fue un “festival” en términos de que el error que siempre se comete es traer a tres o dos personas con el mismo sonido, juntas. Esto causa una especie de fatiga en los asistentes. Es la primera vez que asisto a un evento que me deja con la sensación de haber quedado “nutrido” en lugar de “cansado pero lleno”. Es muy diferente! Se pasaron en realidad.

  2. en general Uno contempla un show sólo cuando está o muy sobrio o muy lúcido, obviamente se va mejor estando de modo opuesto, sobretodo si es Justice 😉

Responder

En Vivo

The Flower Kings: Esa belleza distraída

Publicado

en

The Flower Kings

Es extraño ver la dinámica del rock progresivo cuando el foco está un poco perdido, cuando algo falla en medio de la perfección y perfeccionismo que caracterizan al estilo, pero ese pequeño desajuste pudo quitarle un poco de brillo a la bellísima música que presentó The Flower Kings en su regreso a Chile, tras casi 18 años de su debut en el mismo escenario, en ese tiempo llamado Teatro Providencia, hoy un remozado Teatro Nescafé de las Artes.

El conjunto liderado por Roine Stolt, acompañado por Hasse Fröberg (guitarra y voces), Jonas Reingold (bajo), Zach Kamins (teclados) y Mirkko De Maio (batería), apareció en el escenario tras ciertos sonidos que abrieron los oídos de la gente, aunque no tuvieron continuación porque lo que vino fue una avalancha de canciones extensas, complejas y muy bien elegidas para mostrar la variedad de los recursos que el conjunto ha utilizado en su discografía. “Last Minute On Earth” pegada con “What If God Is Alone?” daban con el tono mesiánico, pero aterrizado de las letras de un grupo que nunca ha temido a sonar más grande que el planeta mismo con tal de ir adelante con su música, grandilocuente y pulcra a la vez.

Detrás de la brillantez poco a poco se iba gestando un rostro de preocupación en Roine, quien, en el tramo final de “There Is More To This World”, tuvo un primer problema en el área de sus pedales, redundando en un pitido horrendo que le quitó un porcentaje de capacidad auditiva a todos en el teatro. Pese a esto, la banda entregaba interpretaciones pulidas, y la voz de Fröberg relucía con una capacidad innegable, también con ese convencimiento que pocos tienen al cantar letras que, en las manos equivocadas, sonarían más a una prédica para salvar al planeta que a canciones complejas y dignas del mejor rock progresivo. Quizás es esto –además del sonido– lo que más permitía mantenerse pegado a la muestra de estas canciones, con sus quiebres, transiciones y múltiples partes, tal como pudimos ver en la tremenda “The Truth Will Set You Free”, de la que tocaron las cinco partes en más de veinte minutos de extravagancia, viajes y virtuosismo en su medida justa.

Roine Stolt realmente estaba siendo afectado por los problemas con su pedalera, y pidió cinco minutos de intermedio para arreglar algo que “se estaba calentando”, en sus palabras. Pasó el tiempo y la banda regresó, mientras Roine se disculpaba porque en verdad no pudieron arreglar mucho, y es esa distracción del líder de la banda la que generó una pequeña grieta en la montaña sonora de The Flower Kings, pero también, inevitablemente, mostró la humanidad que a veces le falta para captar empatía al género. Un par de pitos más “engalanaron” la rendición conjunta de “The Flower King” y “My Cosmic Lover”, canciones de discos diferentes que, sin embargo, logran una comunión como si fueran la continuación una de la otra, y eso habla también de la capacidad de la banda de conocer su material así de bien.

Los últimos dos temas de la jornada, al menos en su tramo principal, venían del disco “Stardust We Are” de 1997, cerrando con el corte que da nombre a ese material, pero antes entregando “In The Eyes Of The World” en una gran versión. Si Roine agarraba más ritmo y enganchaba más con el espectáculo, tenía mucho que ver con el gran Zach Kamins que, sin esfuerzo, montaba piruetas en los sintetizadores para que la banda ganara todos los colores necesarios, siendo cómplice perfecto para Stolt, y también una sonrisa que probablemente pudo haber necesitado en una noche complicada.

Canciones extensas que se sienten como brisa. Composiciones monumentales cuya belleza hacía que la gente no levantara teléfonos ni cámaras, sino que ojos llenos de estupor. Ese efecto continuó tras el receso con el encore que incluyó la primera mitad de “I Am The Sun, Pt. 1” pegada con la segunda mitad de “I Am The Sun, Pt. 2”, cierre perfecto para una jornada muchas veces al borde del abismo, pero jamás dejando de tener a la belleza de su parte. A veces, con tener una buena banda alcanza para sacar adelante la tarea con creces y, tras más de dos horas de rock progresivo a la vena, esto fue posible, sin distracciones.

Setlist

  1. Last Minute On Earth / What If God Is Alone?
  2. There Is More To This World
  3. The Truth Will Set You Free
  4. The Flower King / My Cosmic Lover
  5. In The Eyes Of The World
  6. Stardust We Are
  7. I Am The Sun, Pt. 1 / I Am The Sun, Pt. 2

IR A GALERÍA FOTOGRÁFICA

Seguir Leyendo
Publicidad

Facebook

Discos

Back Your Head Off, Dog Back Your Head Off, Dog
DiscosHace 6 meses

Hop Along – “Bark Your Head Off, Dog”

Desde hace no mucho, ha circulado la noticia de que las mujeres están siendo quienes dan la cara por esta...

Down Below Down Below
DiscosHace 6 meses

Tribulation – “Down Below”

Dentro del espectro de lo que se entiende como “metal extremo”, la evolución general en cada subgénero ha ido apuntando...

Resistance Is Futile Resistance Is Futile
DiscosHace 6 meses

Manic Street Preachers – “Resistance Is Futile”

El consenso general en torno a cada trabajo de Manic Street Preachers siempre ronda en torno a cuánto se acercan...

ØMNI ØMNI
DiscosHace 6 meses

Angra – “ØMNI”

Hay bandas que recaen eternamente en lo genérico y no experimentan más allá de los materiales básicos que les ha...

The Sciences The Sciences
DiscosHace 6 meses

Sleep – “The Sciences”

La carrera de Sleep dista mucho de ser una historia típica en el mundo del rock, factor que pudo haber...

Tranquility Base Hotel & Casino Tranquility Base Hotel & Casino
DiscosHace 6 meses

Arctic Monkeys – “Tranquility Base Hotel & Casino”

Un hype autogenerado en prensa y fanáticos por igual mantuvo las miradas del mundo en “Tranquility Base Hotel & Casino”,...

Songs Of Price Songs Of Price
DiscosHace 6 meses

Shame – “Songs Of Praise”

Pocas veces tenemos la fortuna de presenciar el nacimiento de una gran banda de la mano de su primer larga...

New Material New Material
DiscosHace 6 meses

Preoccupations – “New Material”

Para quienes puedan estar perdidos dentro del siempre caótico panorama del rock contemporáneo, probablemente sonará desconocido el nombre de Preoccupations....

American Utopia American Utopia
DiscosHace 7 meses

David Byrne – “American Utopia”

Una verdadera sorpresa terminó siendo el regreso musical de David Byrne, quien había estado silencioso en cuanto a nuevo material...

Eat The Elephant Eat The Elephant
DiscosHace 7 meses

A Perfect Circle – “Eat The Elephant”

La espera no es algo a lo que estemos acostumbrados en la modernidad, a estas alturas parece un concepto extraño...

Publicidad
Publicidad

Más vistas

A %d blogueros les gusta esto: