Conéctate a nuestras redes
Juantxo Skalari Juantxo Skalari

En Vivo

Juantxo Skalari & La Rude Band: Todos unidos en el Klub

Publicado

en

Contra toda su naturaleza monótona, la tarde del pasado domingo fue escenario de múltiples jornadas musicales, donde el ska se hizo presente para recibir a uno de los grandes números hispanoparlantes de dicho sonido jamaicano. Juantxo Skalari, quien otrora ofició como frontman de los ibéricos Skalariak, volvía a encontrarse con su público luego de varias visitas, tanto en solitario como con su antigua banda. Una nueva presentación que hizo bailar a sus fanáticos, destacando la complicidad y estrecha cercanía entre ambas partes.

El preámbulo de la jornada estuvo a cargo de tres bandas: los locales Kaña Eterna y Rojo Vivo, junto a los invitados desde Perú, Psicosis. En un tramo de tres horas, las agrupaciones mostraron sus propuestas, todas ligadas de alguna u otra manera con el sonido ska. Lamentablemente, los reiterados problemas en el sonido, junto a la ausencia de una performance atractiva por parte de los teloneros, no lograron encender los ánimos previos, ofreciendo presentaciones más bien tibias y que sólo lograron cumplir, arrastrándole toda la responsabilidad de brindar una jornada memorable a los anfitriones.

Afortunadamente, Juantxo y compañía tienen la experiencia suficiente para ofrecer un show enérgico. La banda hacía su obertura con el tema que introduce su última placa, “Rudi Records” (2018), elevando los ánimos de un Teatro Cariola que hasta ese entonces permanecía demasiado quieto. A continuación de “Sarrera VIII”, la banda le hacía frente a la adversidad de los tiempos con “Puedo Olvidar”. Juantxo es consciente que el grueso de sus fanáticos lo siguen desde tiempos de Skalariak, por lo tanto, esperan una presentación que recuerde a su anterior conjunto. Sin decepcionar a las expectativas, el conjunto retomó la carga con “A Buen Ritmo”, transformando al teatro en un coro multitudinario, repitiendo estos guiños a lo largo de todo el show e intercalando, en partes iguales, canciones tanto de su repertorio presente como de su banda anterior.

Luego de “Contigo Estaré Bien”, las referencias a Skalariak no se hicieron esperar con “Estoy De Revuelta”, ofreciendo un intenso baile y canto por parte de los fanáticos, mientras que “Emakume Askea …Lur Askea” entregaba un respiro al ritmo del reggae. Ocasión pertinente para invitar en las voces a una amiga de la banda, que también interpretó “Fuego Negro”. El ska de corte más tradicional se hizo presente con la “Makina Ska” y el homenaje a un clásico jamaiquino, “Phoenix City”, original de Ronald Alphonso, cuya versión más famosa es la interpretada por la banda skinhead-reggae, Symarip. La Skalari Rude Band interpretaba el cover mientras su frontman alzaba una bandera con cuadros blancos y negros por un lado, y la bandera de Trojan Records por el otro. Ambos símbolos de la conciencia anti racista de la cultura skinhead. Luego de un breve interludio, la banda retomó la segunda porción del show con “Sarrera VII”, de su anterior disco “Rude Station” (2014).

A lo largo de su carrera, Juantxo se ha caracterizado por darle un acento político a sus letras, ya sea reivindicando procesos sociales de la historia o denunciando problemáticas actuales. “Nuevo Octubre” y “Vodka Revolution” hacían referencia a la épica soviética, mientras que “Partisana” recibió la dedicatoria “a todas las luchadoras de ayer y de hoy”, según las palabras del vocalista.

Acercándose al cierre de la jornada, la mayor parte de las canciones se enfocaron en el repertorio de su ex banda. “Skalari Rude Klub” y “Despídeme” hacían bailar y cantar al teatro completo, cuando Juantxo dedicó un momento para recordar a aquellos refugiados españoles que llegaron a Chile luego de la Guerra Civil con “Winnipeg Navega”, en homenaje al barco que arribó a las costas de Valparaíso en 1939. Los clásicos de Skalariak retornaron con “Puto Alcohol”, “Jaia”, “José República” y “Sólo Vivir”, para luego dar el cierre definitivo con “Rudi Not Dead”, concluyendo de forma alegórica el trabajo incesante dentro de la escena ska en sus más de veinte años de carrera.

Al terminar la presentación de La Rude Band, la sensación que deja es la de reencontrarse con un viejo conocido. Un amigo lejano que cada cierto tiempo vuelve para ponerse al día y nutrir la complicidad con su público luego de cada show. Uno de varios encuentros y que, sin duda, no será el último. Todo de la mano de Juantxo Skalari, que, tal como dicta su canción, es un rude boy incansable que aún no está dispuesto a bajar los brazos, no mientras el público siga dispuesto a bailar sus canciones y hacer carne cada una de sus letras.

Setlist

  1. Sarrera VIII
  2. Puedo Olvidar
  3. A Buen Ritmo
  4. Contigo Estaré Bien
  5. Estoy De Revuelta
  6. Emakume Askea …Lur Askea
  7. Fuego Negro
  8. Makina Ska
  9. Phoenix City (original de Ronald Alphonso)
  10. Hooligan
  11. Sarrera VII
  12. Nuevo Octubre
  13. Partisana
  14. Vodka Revolution
  15. Skalari Rude Klub
  16. Despídeme
  17. Somos Un Peligro
  18. En Silencio
  19. Winnipeg Navega
  20. Puto Alcohol
  21. Jaia
  22. José República
  23. Sólo Vivir
  24. Rudi Not Dead

IR A GALERÍA FOTOGRÁFICA

Publicidad
Clic para comentar

Responder

En Vivo

Paul Gilbert: Seis cuerdas, mil historias

Publicado

en

Paul Gilbert

Podía parecer que la visita del norteamericano Paul Gilbert a Chile, en una templada tarde de sábado al Club Chocolate, sería para rememorar los éxitos de Mr. Big o Racer X, dos bandas donde él fue fundador, pero que no vería germinar tanto como para quedar determinado por ellas. Sin embargo, Gilbert eligió prescindir de ese legado para este reencuentro con el público chileno, en una instancia que funcionó más como una clase magistral que como un concierto propiamente tal.

Casi puntual en la hora señalada de inicio, siendo las 20:05 horas, Paul subió al escenario con dos músicos nacionales, Felipe Cortés en batería y Diego Contreras en el bajo, en una configuración de banda, pero luego del primer tema el esquema cambió y, con la ayuda de un traductor, fue explicando detalladamente el uso de la muñeca para los solos y su forma de tocar, basada en un trémolo manual, en la actualidad, dejando en claro que esto sería una clínica de guitarra. Luego de eso explicó levemente cómo, desde una anécdota tras perder un ticket de avión y, por consiguiente, un vuelo, una chica le dice “señor, debe calmarse”, y con ello surge un tema de su nuevo disco “Behold Electric Guitar” (2018), “Sir, You Need To Calm Down”, que procede a tocar, tras lo cual explica la importancia de las palabras en cómo tocar la guitarra.

En un evento que pareciera estar cargado hacia ver cuán importante es la guitarra y su sonido, resulta refrescante y simpática la postura de un avezado que indica que las palabras importan mucho, incluso en canciones instrumentales. Es que ahí existe una inspiración que permite nuevas prácticas, y relevar el papel de uno de los instrumentos más únicos, que es la voz, para llevar a la guitarra a otros límites. Gilbert explicaba cómo las palabras cantadas podrían convertirse en escalas, tocando extractos de “Rock The Clock” o “Blackbird” para comprender eso con ejemplos, antes de lanzarse a tocar completa “Black Dog” de Led Zeppelin, donde este principio quedaba completamente en práctica.

Luego de tocar esta canción, Paul dijo que muchas veces caía en el acto de tocar todo en una nota, “porque soy del rock, entonces eso pasa”, pero artistas muy queridos para él, como Jimi Hendrix, lo llevaron a intentar un enfoque distinto, más parecido al del jazz, con cambios en los acordes y tratando de simplificar las escalas, eligiendo cuatro notas fundamentales, como son la tónica, la segunda, tercera y quinta, lo cual mostró con un tema del propio Hendrix antes de volver a la carga del habla, para ahondar en el uso de los trastes y las escalas, y antes de pasar a otro punto: el ritmo. Ahí salió del jazz o el rock para meterse en el querido blues. Incluso mostró el ritmo con el que despierta a su hijo, sacando risas en un Club Chocolate casi repleto, muy atento y complacido, antes de escuchar otro tema del disco nuevo de Gilbert, uno escrito para enseñar a un estudiante a tocar, “Blues For Rabbitt”.

La cercanía y calidez de Gilbert, un verdadero emblema de las seis cuerdas, vino cuando subió al escenario primero a un invitado que, pese a estar en una silla de ruedas, hacía unos solos con mucha alma y espíritu, para un jam sobre la base rítmica de “Back In Black” de AC/DC, pero que en realidad era un diálogo a través de la guitarra, muy respetuoso y realmente mostrando a un Paul Gilbert lejos de caer en el mal del típico guitarrista virtuoso, donde el ego gana por sobre las canciones y la buena onda. Aquí, Gilbert logra entregar el cetro, así como también ocurre en un segundo jam, esta vez con el conocido blusero Sebastián Arriagada, quien en ocasiones le peleó mucho el spotlight a Paul, pero que precisamente por ello es que derivó en una dinámica de enfrentamiento complementario, muy interesante y entretenido.

Luego vino la sesión de preguntas del público, donde se sucedieron temas como el tono de la guitarra, los pedales, las inspiraciones, el ritmo; le pidieron consejos, e incluso improvisó sobre la frase “it’s really nice to be in Santiago” (“es realmente muy bueno estar en Santiago”) para mostrar la simpleza de la que puede venir una composición. Luego de ello empalmó con las últimas dos canciones de una jornada de casi dos horas y muchas risas e historias: “Mercedes Benz”, original de Janis Joplin, y “Purple Haze” de Jimi Hendrix. No fue el reencuentro con las canciones de Racer X o Mr. Big, sin embargo, quizás fue la instancia donde más se ha mostrado la inmensidad de los mundos que conviven en las seis cuerdas de Paul Gilbert, en una instancia quizás irrepetible y con un ambiente que permitió que la jornada no fuera más ni menos que un éxito rotundo para la guitarra eléctrica.

IR A GALERÍA FOTOGRÁFICA

Seguir Leyendo
Publicidad

Facebook

Discos

Back Your Head Off, Dog Back Your Head Off, Dog
DiscosHace 5 meses

Hop Along – “Bark Your Head Off, Dog”

Desde hace no mucho, ha circulado la noticia de que las mujeres están siendo quienes dan la cara por esta...

Down Below Down Below
DiscosHace 5 meses

Tribulation – “Down Below”

Dentro del espectro de lo que se entiende como “metal extremo”, la evolución general en cada subgénero ha ido apuntando...

Resistance Is Futile Resistance Is Futile
DiscosHace 5 meses

Manic Street Preachers – “Resistance Is Futile”

El consenso general en torno a cada trabajo de Manic Street Preachers siempre ronda en torno a cuánto se acercan...

ØMNI ØMNI
DiscosHace 5 meses

Angra – “ØMNI”

Hay bandas que recaen eternamente en lo genérico y no experimentan más allá de los materiales básicos que les ha...

The Sciences The Sciences
DiscosHace 5 meses

Sleep – “The Sciences”

La carrera de Sleep dista mucho de ser una historia típica en el mundo del rock, factor que pudo haber...

Tranquility Base Hotel & Casino Tranquility Base Hotel & Casino
DiscosHace 5 meses

Arctic Monkeys – “Tranquility Base Hotel & Casino”

Un hype autogenerado en prensa y fanáticos por igual mantuvo las miradas del mundo en “Tranquility Base Hotel & Casino”,...

Songs Of Price Songs Of Price
DiscosHace 5 meses

Shame – “Songs Of Praise”

Pocas veces tenemos la fortuna de presenciar el nacimiento de una gran banda de la mano de su primer larga...

New Material New Material
DiscosHace 5 meses

Preoccupations – “New Material”

Para quienes puedan estar perdidos dentro del siempre caótico panorama del rock contemporáneo, probablemente sonará desconocido el nombre de Preoccupations....

American Utopia American Utopia
DiscosHace 6 meses

David Byrne – “American Utopia”

Una verdadera sorpresa terminó siendo el regreso musical de David Byrne, quien había estado silencioso en cuanto a nuevo material...

Eat The Elephant Eat The Elephant
DiscosHace 6 meses

A Perfect Circle – “Eat The Elephant”

La espera no es algo a lo que estemos acostumbrados en la modernidad, a estas alturas parece un concepto extraño...

Publicidad
Publicidad

Más vistas