Contáctanos

En Vivo

Japandroids: Caos en extinción

Publicado

en

La noche del sábado prometía uno de esos conciertos donde no habría respiro para nada, más que para gritar y corear las canciones del dúo canadiense formado por Brian King y David Prowse, que por primera vez pisaban suelo nacional para deleitar a sus seguidores. Las coordenadas eran en el Centro Arte Alameda, y ahí estuvo la duda de varios por días: ¿Dónde se haría el tan ansiado debut? Todos apostaban por el salón del segundo piso que usualmente se usa para tocatas nacionales, e incluso se pensó en la sala de cine principal del centro, que también había sido usado para tales fines. Pero finalmente no fue ni lo uno ni lo otro, y los encargados del show finalmente utilizaron el hall principal, adaptado para la ocasión con una tarima y un sistema de audio bien limitado, pero que finalmente poco importaría a los asistentes que finalmente vivieron intensamente la presentación.

JAPANDROIDS CHILE 2013 01

La euforia comenzó a la una de la mañana en punto con un mosh pit que desde los primeros acordes de “Adrenaline Night” acompañó en todo momento al dúo, que regalaba potentes riffs de guitarra y los incansables golpes de Prowse, seguido por el adolescente alarido del indie rock con “The Boys Are Leaving Town”,  y el punk más melódico de “Fire’s Highway”, recordándonos por qué fue tan aplaudido su último disco “Celebration Rock” (2012).

JAPANDROIDS CHILE 2013 02

La noche seguiría con más de “Post-Nothing” (2009) junto a “Heart Sweats” y “Sovereignty”, que aunque son igual de aceleradas, un efecto causado directamente por la rapidez de la guitarra de King, sí demuestran la diferencia de sus comienzos más garage y menos noise, al contrario de lo que podríamos decir con “The Nights Of Wine And Roses”, que en vivo gana mucho más que en su versión editada, ya que se aleja de esa espacialidad adherida de la grabación acompañada de una lírica muy adolescente porque, para qué vamos a recabar en eso, la lírica de Japandroids es joven, de emociones que van descubriendo las maravillas de crecer junto a los excesos que uno puede encontrar en el camino, y es eso definitivamente lo que se podía ver en la mayoría de su público apostado en las primeras filas, juventud en éxtasis diría Cuauhtémoc Sánchez todo pudoroso, nosotros le decimos rock & roll, de ese mismo que brota de los insistentes golpes de caja de Prowse en la personal “Rockers East Vancouver”, donde la guitarra parecería estar en merced de los golpes timbrísticos.

JAPANDROIDS CHILE 2013 05

Ya encaminados en la mitad del show, llega “Continuous Thunder”, más recatada y calmada, casi al filo de un suave noise pop que nos deja un sabor vocal a Editors, e instrumentalmente a The Sonic, banda a la que han mencionado como parte de sus importantes influencias. El sonido estridente pero muy parejo de “Wet Hair” nos hace pensar por un momento en la realidad sónica de esta banda, muy distinta a la de tantos otros dúos en los cuales necesitan apoyo musical, no sólo en la grabación, sino que también en la interpretación de su música, y lo de dúo o trío queda, en el papel, dentro de un tema meramente de personalidades y tal vez compositiva, cosa diametralmente contraria a Japandroids, donde tanto en sus discos como en sus presentaciones no hay más que dos: voces, guitarra y batería, y la riqueza de su sonido se debe a lo distorsionado de este, que nos hace sentir que estuviéramos frente a un combo mayor, más dotado de colores, aunque también debemos agradecer a los múltiples pedales de King, porque ni siquiera Prowse se jacta en una batería tan complementada, aunque sí muy, pero muy eficiente.

JAPANDROIDS CHILE 2013 03

En “Evil’s Sway” nos encontramos con un agradable recuerdo al hardcore de comienzo de milenio, con los gritos de Prowse y King al unísono, seguido por “Younger Us” y leves momentos de calma, aunque una bastante desfigurada. Acercándonos al final nos encontramos con “Young Hearts Spark Fire” y la maravillosa “The House That Heaven Built”; los más entusiastas no pararon de corear y seguir estrepitosamente en el mosh de las primeras filas. Sudor y ruido por todos lados, que amablemente nos transporta a una realidad antigua y prestada en lo que imaginamos como cloacas musicales a fines de los 80’s, donde un joven Moore se paseaba al lado de un espinilludo Malkmus y, por qué no, de un delgado Black Francis, con sus guitarras colgando en la espalda, maravilla absoluta.

JAPANDROIDS CHILE 2013 04

Para el fin, los chicos de Canadá eligieron para cerrar “For The Love Of  Ivy”, anteriormente conocida por The Gun Club y con covers de The White Stripes, entre otros, aunque al escucharla en vivo nos transporta a “Isla De Encanta” de Pixies, que nos hace delirar hasta un final seco y grandioso. Una vez concluido, la gente no paró de pedir otra canción y siguieron saltando enajenadamente en las primeras filas, así que King acepta un bis, con “Crazy/Forever”, que se vio de mala manera interrumpida por una pelea que menos mal no pasó a mayores en medio del mosh pit, y donde el mismo King bajó la intensidad pidiendo terminar el show en paz y sin violencia, porque es realmente bueno ver que toda la fuerza, todo la estridencia, se utiliza para gastar energías positivamente, así que una pelea no era para nada necesaria, y menos aún cuando volvió a sonar “Crazy/Forever” y la forma más álgida de la intro de una canción, para salir finalmente con el caos de la batería y de la guitarra filosa de King. Golpe final y cierre de la noche. Intenso.

JAPANDROIDS CHILE 2013 06

El resultado de Japandroids podría haber sido desastroso: la fauna del público a veces discordante con el género de la banda, el horario intensamente nocturno, el horrible sistema de sonido que implementaron, la desesperación y falta de tolerancia de algunos dentro de un recital como este, pero no, nada falló finalmente. El público logró entrar en comunión con los sonidos, ya sea en primeras filas o alejados en el balcón. La claridad de la música de King-Prowse ayudó a que hasta el peor y más horrible de los sistemas sonoros resultara bien, incluso con la ayuda de la arquitectura del lugar. Y finalmente, y no menos importante: el mosh pit, que se convirtió en el tercer integrante de esta banda de intensidades aumentadas y ese delicioso y esquivo caos en peligro de extinción.

Setlist

  1. Adrenaline Nightshift
  2. The Boys Are Leaving Town
  3. Fire’s Highway
  4. Heart Sweats
  5. Sovereignty
  6. The Nights Of Wine And Roses
  7. Rockers East Vancouver
  8. Continuous Thunder
  9. Wet Hair
  10. Evil’s Sway
  11. Younger Us
  12. Young Hearts Spark Fire
  13. The House That Heaven Built
  14. For The Love Of Ivy (cover de The Gun Club)
  15. Crazy/Forever

Por Pamela Cortés

Fotos por Julio Ortúzar

Publicidad
1 Comentario

1 Comentario

  1. Andrés Martinez

    11-Nov-2013 en 12:59 pm

    fotos culiás NADA

Responder

En Vivo

DIIV: Esquemas Juveniles

Publicado

en

DIIV

Aunque estamos en una época con la posibilidad de más estilos que nunca, lo que es más claro de ver son las convergencias, cuando existen cosas muy diferentes que tienen un punto de encuentro. Nadie podría decir que Mac DeMarco, Wild Nothing y DIIV suenan igual, pero estos tres actos, con popularidad en nuestro país, tienen una sensibilidad con las guitarras y los ritmos que los hacen convivir incluso en el mismo sello, Captured Tracks. Pero luego aparecen las diferencias, que tienen más relación con cómo se disponen en un escenario o cómo se disponen ante su propia música, algo que se reafirmó en una nueva visita de DIIV, enterando su tercera vez en Chile.

Antes, todo partió con un potente set de Adelaida. La banda de Valparaíso estuvo muy bien elegida para partir con la jornada, en especial por la energía desplegada, que redundó en una ovación del público al cierre de su show pasadas las 21:45 hrs., donde pasaron por canciones como “1999” y “Eco”, para cerrar con la explosiva “Cienfuegos”, en su mayoría tracks que pertenecen a “Paraíso”, el disco que editaron en 2017. Un sólido espectáculo de una de las bandas más potentes del rock chileno, cuyo repertorio está siendo rápidamente engrosado.

Tras 25 minutos de espera, y teniendo a la mitad de DIIV en los últimos minutos ajustando ellos mismos sus instrumentos, entró a escena la banda de Brooklyn, que de inmediato podía establecer su potencia. A diferencia de Wild Nothing o DeMarco, lo de DIIV es más potente en el proscenio, y ellos no caen en la autoindulgencia, pese a que las formas de Zachary Cole Smith pudieran hacer creer lo contrario. Toda la banda suena cohesionada y eso deriva en el peso escénico que proyectan. Mientras Zachary pareciera al comienzo un vocalista parco que no se interesa en que se le entienda poco, luego se denota que eso es parte de la estética mientras él está enfocado como láser en lo suyo, y también en la guitarra de Andrew Bailey, con quien se complementan perfectamente.

Además, esta energía enfocada y este sonido aplanador no caen en un saco roto, porque el público que llegó a Club Blondie (que, vale decir, cada vez suena mejor para bandas) estaba dispuesto a saltar y sentir este show como algo realmente relevante. Ya en “Human” y “Dopamine” la algarabía era tal, que gente de la audiencia hacía crowdsurfing y otros revoleaban la polera o lo que fuera en el aire, como si se estuviera alentando al equipo en el estadio, con una conexión envidiable.

Aunque se ha visto a DIIV varias veces en vivo, existe algo que hace que se vuelva a ellos. Y tal vez sea esa sensación de que, en medio de todos los esquemas que rodean lo que son y proyectan sus canciones, existe una banda que tiene mucho que entregar, enfrentándose al cliché de los conjuntos que suenan o se ven similar, y que en general tienden a restringir el caudal de energía. En temas como “Past Lives” quedaba en claro que no se trataba meramente de escuchar versiones como las oscuras rendiciones de los discos, sino que algo de mayor alcance explosivo, sin traicionar esas sensaciones.

No es que DIIV sea la banda más brillante del mundo. Tras entregar una canción nueva sin título, tocaron un minuto de algo ininteligible y esos son gestos contradictorios, pero al menos reposa algo de honestidad en ellos que los hace ser de lo mejor de su rebaño, algo que en el iluminado final con “Dust”, “Doused”, y luego el encore con “Wait” (en el cual Andrew salió con un sostén que una persona lanzó al escenario) quedó de manifiesto. Poco más de una hora y cuarto que explicitan a DIIV como parte de los actos en los que no se debe desconfiar, porque pese a seguir modelos que parecieran muy definidos, ellos aún son capaces de entregar algo que los separa de la indulgencia y la simplona sencillez, y es así como probablemente los neoyorquinos consigan el paso a la trascendencia.

Setlist

  1. (Druun Pt. II)
  2. Is The Is Are
  3. (Druun)
  4. Human
  5. Under The Sun
  6. Dopamine
  7. Sometime
  8. Oshin (Subsume)
  9. Incarnate Devil
  10. Bent (Roi’s Song)
  11. Past Lives
  12. Nueva canción
  13. Healthy Moon
  14. Loose Ends
  15. Dust
  16. Doused
  17. Wait

IR A GALERÍA FOTOGRÁFICA

Continuar Leyendo
Publicidad

Facebook

Discos

Undertow Undertow
DiscosHace 2 días

El Álbum Esencial: “Undertow” de Tool

La portada de todo álbum debiese generar impresiones anticipadas sobre el contenido que este alberga. Bajo esa lógica, ver esa...

DiscosHace 3 días

Lee Ranaldo – “Electric Trim”

La reinvención siempre estará acompañada de un proceso de búsqueda, un viaje donde se pueda llegar al centro del asunto...

DiscosHace 1 semana

Paradise Lost – “Medusa”

En 2015 el oscuro y lúgubre universo del doom fue remecido por una de las bandas referentes en su género....

DiscosHace 1 semana

Living Colour – “Shade”

Si el alma pudiera traducirse musicalmente, no cabe duda que sonaría como el blues; una voz auténtica, actual y poderosa,...

The National The National
DiscosHace 2 semanas

The National – “Sleep Well Beast”

El motor de The National es la rabia y la desorientación causada por la falta de respuestas. No hay un...

Sex Pistols Sex Pistols
DiscosHace 2 semanas

El Álbum Esencial: “Never Mind The Bollocks, Here’s The Sex Pistols” de Sex Pistols

A mediados de los años 70, dos de los mayores polos del rock no vivían una situación alentadora. Nueva York...

DiscosHace 2 semanas

Prophets Of Rage – “Prophets Of Rage”

Hace aproximadamente un año, millones de fanáticos se llenaban de ilusiones ante la aparición de misteriosos carteles en EE.UU. que...

DiscosHace 3 semanas

Franja de Gaza – “Despegue”

Un comienzo impactante. Esta frase describe bien lo que provoca el disco “Despegue” de la banda nacional Franja de Gaza,...

DiscosHace 3 semanas

Royal Blood – “How Did We Get So Dark?”

La última joya del rock inglés se llama Royal Blood, y la prensa internacional se rindió ante su irrupción, ganándose...

DiscosHace 3 semanas

El Álbum Esencial: “Tubular Bells” de Mike Oldfield

“Tubular Bells” fue y sigue siendo una rareza. Hasta el día de hoy parece llamativo que un sello discográfico haya...

Publicidad

Más vistas

A %d blogueros les gusta esto: