Conéctate a nuestras redes

En Vivo

Jamiroquai en Chile

Publicado

en

Dentro de la rimbombante expectación que generó Colors Night Lights, el cabeza de cartel siempre fue uno sólo: Jamiroquai. Y a pesar que esta nota, es el review de su presentación, hay que dejar en claro que fue una mezquindad poner en segundo lugar a una banda como Kool & The Gang. Pero lo entendemos. Hay que vender. Y por un tema etario vende más Jamiroquai.

Pero antes de revisar de lleno la presentación de los ingleses, la comparación más grande de la noche fue el sonido. Que pasó de claro y cercano a la perfección con Kool & The Gang, a un tema bien mediocre con Jamiroquai. Si señores, una vez más los profesionales del sonido nos aguaron un poco la noche.

La presentación de esta cuasi big band del funk, liderada por el incansable Jay Kay, apareció casi a la hora prometida, y antecedidos por la segunda o tercera vez de “Where’s Your Head At” de Basement Jaxx, la banda compuesta por bronces, percusionistas, coristas, más los músicos de banda standard, comenzarían a tocar para dar el paso a Jay Kay, enfundado en un interesante abrigo con motivos altiplánicos, y las primeras líneas de “Twenty Zero One”, canción encargada de abrir todos los shows de esta parte de la gira.

j2

Desde un comienzo, los problemas de audio fueron  más que evidentes. Cortes del micrófono vocal principal. Acoples generados por los constantes problemas del monitoreo, los cuales al comienzo Jay Kay trató de hacer pasar inadvertidos, con gesticulaciones casi teatrales para pedir más bajo, teclados o batería, y que a medida que avanzaba el show, dichos gestos se convirtieron en evidentes y casi graciosos por parte del líder de la agrupación, sobre todo luego de ser casi ensordecido por culpa de un acople.

De cualquier manera, a la mayoría de la gente parecía no importarle tanto estos detalles acústicos. Porque de a poco los ingleses iban tirando toda la carne a la parrilla. “Alright”, cuarto single del recordado “Traveling Without Moving” (1996), sería la apertura para los hits de la noche, donde la multitud pondría en acción los coros, incluso para el momento en que Jay Kay desaparecería por algunos segundos para ir a darle instrucciones al encargado del monitoreo.

Desde un comienzo es fácil notar que las versiones de cada canción son extendidas. Y a las conocidas ediciones del disco, se le suman cuanto adorno timbrístico necesiten. Y es aquí donde la evolución de Jamiroquai en cuanto a sonido se nota. Sus canciones han envejecido, para bien o para mal. Y como banda funk que se respeta, el momento para rejuvenecerlas es exactamente en vivo. Es por eso que una canción clásica de pop, se puede convertir en seis minutos de funk con adiciones de world music o funk, como fue el caso de “Use The Force”, “High Times” o “Main Vein”. Aún así, las extensiones deben ser cuidadas, y evitar el letargo que por segundos aparecía en escena. Un buen percusionista puede hacer mucho, siempre y cuando sea todo con un objetivo.

Para “Little L” o “Canned Heat”, salta a la vista otra de las evidencias de Jamiroquai; la agrupación ya no es esa banda de amigos de los 90’s. Las transiciones e ires y venires de los músicos, han hecho de Jamiroquai una banda de soporte tras la imagen de Jay Kay, que contando con carisma de sobra minimiza las personalidades sobre el escenario. Sus bailes y su extravagancia finalmente lograron opacar la base de sus instrumentistas, lo que en ocasiones puede ser perfecto, pero en otras no tanto.

j3

Así llegamos al momento más presente de la historia de Jamiroquai. “Runaway” y “Talullah” muestra en efecto esa composición marcada por la década de los 70’s. El exceso de bronces y gruesas voces negras, que a ratos nos harían pensar en los mismísimos Kool & The Gang, y de cómo son evidente influencia en el sonido de Jay Kay.

“Space Cowboy” se convierte en otro de los momentos claves de la noche, que a pesar de aquella molesta difusión del sonido de la voz, Jay Kay y compañía no demoró en dar con exactitud en lo que el público estaba pidiendo.

“Revolution 1993”, es por cierto la entrega más antigua de la noche. Directamente desde “Emergency on Planet Earth”(1993), y con un ensamble de estilos, para hacer puente con las tres últimas canciones de la primera etapa. “Cosmic Girl” y otra reminiscencia a “Travelling Without Moving”, sucedido por una reiterativa dualidad de ritmos en “Love Foolosophy”, con una versión más baladesca, y su réplica casi original.

El final de la primera parte sería precisamente con la canción más rockera de la noche. “Deeper Underground” es  diametralmente distinta a muchas de las anteriores canciones del setlist, y eso es lo que precisamente refresca el ambiente, aunque muchos insistían en pedir “Virtual Insanity”.

j1

Luego de una pausa, llegaría el final definitivo con “White Knuckle Ride”,  primer single de “Rock Dust Light Star” (2011). Y la gente… seguía pidiendo “Virtual Insanity”.

Luego de una hora y cincuenta minutos, varias cosas saltan a la vista. Jay Kay está solo en el escenario, y probablemente por decisión propia, por evolución narrativa o de carácter.

Jamiroquai ha reversionado su sonido. Ya casi nadie recuerda el sonido del didgeridoo, ¿cierto? Aunque las bases aún sigan ahí.

Y claramente no podemos culpar a un recinto por el mal sonido recurrente de ciertas presentaciones. ¿Cómo es que Kool & The Gang sonó con tanta claridad y definición sólo dos horas antes?

Jamiroquai tiene mucho que ofrecer, singles, buenos músicos, y un excelente lider, pero la sensación de que este ha hecho converger todo en torno a él, a veces resulta vacía y nos hace extrañar al antiguo Jamiroquai. De sus sonidistas también deberían preocuparse. Que en una noche ambos fallen también suma de forma negativa, a pesar de haber sido una velada donde de igual forma brillaron para lo más fanáticos, aunque quedó claro que el plato fuerte fueron otros.

Por Pamela Cortés
Fotos por Praxila Larenas

 Setlist:

  1. Twenty Zero Zone
  2. Alright
  3. Use The Force
  4. High Times
  5. Litlle L
  6. Canned Heat
  7. Runaway
  8. Talullah
  9. Space Cowboy
  10. Main Vein
  11. Revolution 1993
  12. Cosmic Girl
  13. Love Foolosophy
  14. Deeper Underground
    ————————————
  15.  White Knuckle Ride

Publicidad
7 Comentarios

7 Comments

  1. gabriela

    19-Feb-2013 en 12:52 am

    Se agradeece. Escribiste por muchos que pensamos lo mismo. Kool & the gang fueron el plato
    fuertee de la noche.

  2. menos mal que no fui

    19-Feb-2013 en 9:25 am

    Algo mas sobrevalorado que Jamiroquatico?

    • c

      26-Feb-2013 en 5:56 pm

      Si, Tool lejos.

  3. GM1

    19-Feb-2013 en 10:02 am

    Sí, hay algo más sobrevalorado que Jamiroquai y es usar la palabra “sobrevalorado”.

    • fffffff

      20-Feb-2013 en 9:07 am

      No entiendo?

  4. punk_

    21-Feb-2013 en 1:06 pm

    lo que es yo quede satisfecho con el show de jamiroquai, es cierto lo de las fallas de audio es verdad pero jamiroquai en vivo es un placer musical Cuando escuche la intro del “get down on it” fue la raja

  5. Dani

    03-Mar-2013 en 3:38 pm

    Asi que Jamiro tropezando nuevamente con la misma piedra…. da la sensación que se bajan del avión y no estan ni ahi con las pruebas de sonido, quizas exceso de confianza en el sonidista? (porque ‘mala suerte’ no me la creo..)

    Yo fui a Jamiroquai al movistar la segunda visita.
    y me apestó eso de tantas muecas al sonidista que ya no sabia que hacer para arreglar las panas’ de sonido en vivo…o sea, que Jay deje el divismo a un lado y vaya como todo mortal a hacer las pruebas de sonido correspondientes antes que comience el show o que simplemente le de sobre azul al sonidista..

Responder

En Vivo

Tricky: Empatía en el trance

Publicado

en

Tricky

Salidas abruptas del escenario, un setlist destruido, un sonido a veces demasiado minimalista, una polera estirada hasta el hartazgo, micrófonos cayendo, luces oscuras. Es fácil quedarse en este tipo de imágenes; en las partes y no en el todo. Lo que ofrece Tricky en un escenario es diferente, es un trance, es una condición a la cual hay que plegarse. En vez de esperar pulcritud, lo que se debe esperar es carne, hueso y garganta, y eso es lo que la gente pudo obtener en la hora y media de show que ofreció el influyente artista electrónico en el escenario del Club Chocolate.

Tricky es alguien que ve al infierno a los ojos y lo pone a su nivel, constantemente. Los movimientos nerviosos que tiene en casi todo momento son parte de una desesperación planteada en términos reales, en medio de un set-up minimalista en extremo, con sólo una guitarra y la batería en escena, además de la joven cantante polaca Marta Zlakowska, quien cantó más que el propio Tricky, incluso tomando el micrófono por completo en canciones como “Overcome”.

Tricky entró a escena a las 21:50 horas y de inmediato se veía perdido, de espaldas a la gente, como entrando en su personaje y en sus catacumbas antes de caer en la espiral abismal en “New Stole”, uno de los temas más destacados de “Ununiform” (2017), disco que servía de excusa para el retorno del músico inglés, de fama mayor por Massive Attack aunque sin quedar delimitado a ese episodio, sino que ha expandido sus formas de trabajar, incluyendo destacar nuevas cantantes que se ajustan a sus composiciones llenas de trip hop más electrónico. Pero no sólo la voz de Marta destacaba, sino también la del propio Tricky, quien muchas veces tomaba dos micrófonos y se ponía a entonar de forma repetitiva y crecientemente angustiada versos de canciones como la bella “The Only Way”.

Quizás lo que más se podía extrañar en el show era la presencia de un bajo dominante que permitiera al público sentir físicamente la música un poco más, porque a ratos muchos se distraían, ya fuera por tomarse un trago de más o por la extrañeza ante un espectáculo tan poco ortodoxo, pero así ocurre con quienes buscan ser vanguardistas y trazar nuevos caminos. No es que Tricky lo haga tan consistentemente, pero sí en el proscenio intenta desplegar esas sensaciones que no caben en un disco.

En sus álbumes el artista suena sofisticado y oscuro, pero en vivo se aprecian las raíces de esas canciones, y lo que se veía sofisticado queda como algo crudo, rugoso, con sabor amargo pero intenso, y todo transcurre en las cavernas de la sensación de Tricky, en ese trance en el cual el público termina entrando con la empatía suficiente como para entender por qué no hay solos de guitarra brillantes o por qué Zlakowska no explota nunca su voz más allá de lo necesario. Y es que en la contención y en el evitar la explosión se ve cómo esa sensación un poco claustrofóbica desde lo sensorial gana en sustancia y realismo.

Tricky se va del escenario luego de una versión ligera de “Palestinian Girl” y una extensión de “Dark Days” que, como un mantra, repite su coro en múltiples ocasiones, algo que se vería de nuevo en el encore que se hizo esperar varios minutos. Allí “When You Die” y “Vent” cerraban una ocasión que, lejos de ser una fiesta, pareció un confesionario donde Tricky explica y vive sus dramas, y los despliega en canciones.

Lejos de la sencillez o de la corrección, el artista entregó un show donde él era protagonista, más allá de la música, y es ahí donde la gente pudo conectar, luego de la extrañeza ante las señales iniciales. Un Tricky agradecido se va junto a sus músicos, y la empatía de un público a veces complicado pudo más que los trazos que puede marcar el egoísmo. Carne, hueso, garganta y angustia quedaron de Tricky, cuya presencia pudo resonar entre sus fanáticos en su retorno a Chile.

IR A GALERÍA FOTOGRÁFICA

Seguir Leyendo
Publicidad

Facebook

Discos

Mindfucker Mindfucker
DiscosHace 3 días

Monster Magnet – “Mindfucker”

Dave Wyndorf dejó claro desde el principio que no iba a pasar desapercibido por este mundo como un rockero del...

Boarding House Reach Boarding House Reach
DiscosHace 4 días

Jack White – “Boarding House Reach”

Pasaron casi cuatro años para que Jack White volviera a entregar un nuevo álbum de estudio, el que mantenía a...

Stone Temple Pilots Stone Temple Pilots
DiscosHace 1 semana

Stone Temple Pilots – “Stone Temple Pilots”

Stone Temple Pilots no es la primera banda que se enfrenta a la muerte de su figura más icónica y,...

All Nerve All Nerve
DiscosHace 2 semanas

The Breeders – “All Nerve”

The Breeders es uno de esos conjuntos que tiene mística. Su existencia se encuentra en un tipo de “historia subterránea”...

Time & Space Time & Space
DiscosHace 3 semanas

Turnstile – “Time & Space”

Por más que insistan, hay quienes no se cansan de responder: ¡el punk no ha muerto! En esta ocasión, es...

Time Will Die And Love Will Bury It Time Will Die And Love Will Bury It
DiscosHace 3 semanas

Rolo Tomassi – “Time Will Die And Love Will Bury It”

Pensar en la música inglesa, o británica en general, para muchos puede estar relacionado con un sencillo pero sofisticado sentido...

Choosing Mental Illness As A Virtue Choosing Mental Illness As A Virtue
DiscosHace 4 semanas

Philip H. Anselmo & The Illegals – “Choosing Mental Illness As A Virtue”

Conocemos bien a Phil Anselmo. El personaje se desenvuelve de manera segura para provocar con la ferocidad de una pantera...

Firepower Firepower
DiscosHace 1 mes

Judas Priest – “Firepower”

Aunque el Parkinson le haya cortado las alas del destino a Glenn Tipton, este no se va sin gritar venganza,...

Freedom’s Goblin Freedom’s Goblin
DiscosHace 1 mes

Ty Segall – “Freedom’s Goblin”

Ni glam, ni folk, ni garage ni psicodélico. En esta oportunidad, el inquieto y prolífico cantautor de California decidió echar...

Legend Of The Seagullmen Legend Of The Seagullmen
DiscosHace 1 mes

Legend Of The Seagullmen – “Legend Of The Seagullmen”

El viaje de Legend Of The Seagullmen comenzó varios años atrás, gracias a un encuentro en el que Jimmy Hayward,...

Publicidad
Publicidad

Más vistas

A %d blogueros les gusta esto: