Contáctanos

En Vivo

James: La importancia de dejarlo todo en el escenario

Publicado

en

A pocos minutos del inicio del show que los ingleses de James brindarán en el Teatro Caupolicán, cuesta trabajo dimensionar que tan altas están las expectativas del público respecto a su presentación. Lo único seguro, es que se espera mucho más que en su anterior paso por nuestras tierras, en el marco de la primera versión del Festival Lollapalooza Chile (2011), en donde no cargaron con la presión de ser cabezas de cartel, ni tampoco con el tiempo suficiente para desarrollar un show completo. Además, vuelven con la promesa de repasar sus 30 años de trayectoria (celebración que ya comenzó con la edición del box set “The Gathering Sound” el pasado mes de Febrero), en un concierto que tendrá una duración de más de dos horas, según antecedentes entregados por el propio Jim Glennie, bajista y uno de los fundadores de la banda.

Lo cierto es que James se presenta en Chile en uno de sus mejores momentos, después de haber participado en la reciente versión del Festival Coachella y de haber realizado una gira orquestal a fines de 2011, en donde pusieron en escena a 22 músicos y un coro de 16 personas (An Evening with James & the Orchestra of the Swan and the Manchester Consort Choir). Sabemos que tienen repertorio de sobra que les permite ofrecer un espectáculo de un gran nivel artístico y musical, sacando dividendos de su sonido tan característico, y de la ventaja que les da el ser una banda ya consolidada, habiendo superado su etapa más oscura, en donde tuvieron que lidiar con las constantes fricciones al interior del grupo.

A las 21:00 hrs. el Caupolicán ya se encuentra prácticamente lleno, por un público cuyo promedio de edad se eleva por sobre los 30 años, y en donde ya se puede percibir un poco de ansiedad en el ambiente. Con tan solo 10 minutos de retraso hacen su ingreso los siete músicos que conforman James, y de inmediato se desata la euforia entre los asistentes, quienes acompañan con las palmas los acordes iniciales de “White Boy”; energía que se mantiene durante la interpretación de “Seven”, en donde Tim Booth se quita su gorro y ofrece una primera demostración de su característico baile (el cual proviene de la “danza extática”, que el vocalista ha practicado durante años). El recinto estalla con el sonido de “She’s A Star”, uno de sus grandes éxitos, y Tim se sube a la barrera de contención para sentirse más cerca de sus fans, quienes no paran de saltar y cantar. El show continúa con la vitalidad de “I Know What I’m Here For” y la sensibilidad de “P.S.”, en donde destacan los arreglos de violín, interpretados a la perfección por Saul Davies.

Los sonidos más electrónicos de “Space”, no logran motivar del todo al público, y este pequeño letargo se mantiene también durante la interpretación de “Don’t Wait That Long”, quizás a raíz de esto es que Tim decide darle más participación a sus fans, casi obligándolos a hacerse cargo del coro de “Tell Her I Said So”. Para cuando comienza a sonar “Honest Joe”, el excéntrico cantante se saca la chaqueta y ofrece una nueva sesión de su peculiar baile, el cual complementa sacando a una mujer del público y convirtiéndola en su compañera de danza. Resulta fácil darse cuenta que tanto la banda, como los asistentes, la están pasando muy bien, lo que queda en evidencia en toda la energía que se genera durante la interpretación de “Waltzing Alone” y “Ring The Bells”, canciones donde el público no deja de saltar y aplaudir.

Llega el turno de “Dust Motes”, una de las canciones más románticas de la jornada, y Tim pide silencio al público, quienes de inmediato acatan la orden, y en donde sólo unos tímidos aplausos rompen la calma. El violín y la trompeta se roban la película en “Johnny Yen”, sonando en perfecta sincronización y causando la aprobación generalizada de los asistentes. Durante la interpretación de “Sound” se produce uno de los momentos más memorables de la noche, cuando hacía el final de la canción, Andy Diagram aparece en medio de la galería tocando la trompeta, recibiendo de parte de los aún sorprendidos fans, una lluvia de abrazos. No sólo este hecho causa la empatía del público hacía Andy, sino que desde el inicio del show lleva una camiseta de la selección chilena, con el número siete en la espalda y el nombre “James”. Comienza a sonar “Come Home”, todos saltan y bailan aprovechando al máximo el momento, la interpretación culmina con el vocalista subido en la barrera de contención, lanzándose hacía el público que lo recibe con los brazos abiertos. Tim anuncia la última canción y el teatro casi se viene abajo cuando comienza la música del clásico “Getting Away With It (All Messed Up)”, todos cantan al unísono mientras Tim baila en el centro del escenario, en un estado de trance. Los aplausos invaden el escenario, mientras los músicos se retiran hacia el backstage.

Al cabo de unos minutos de la insistencia del público que no se resigna a que el show haya terminado, James vuelve al escenario entre aplausos, sabiendo que tienen preparado lo mejor para el final. Comienza a sonar otro de sus mayores éxitos, “Say Something”, y contra todos los pronósticos, ahora es el turno de Tim Booth de aparecer cantando en medio de la galería, dejando a la banda casi en un segundo plano, y convirtiendo el evento en una verdadera fiesta. La canción es interpretada íntegramente desde el público, quienes no dejan de abrazar y tocar al frontman. Sin dar lugar a que bajen las revoluciones, y mientras Tim retorna al escenario, suena “Sometimes”,  y tal como ha sido la tónica a lo largo del show, los asistentes se entregan por completo al baile y al canto.

De la mano de “Laid” llega el momento culmine de la jornada, Tim invita al escenario a todos los que quieran bailar y en cuestión de segundos el área ya se encuentra repleta de fans que se mueven al ritmo de la música. Un momento inolvidable que viene a cerrar uno de los mejores shows del que haya sido testigo el Teatro Caupolicán. La banda agradece el apoyo, la energía y la buena recepción que tuvieron, y se pierde tras el telón rojo que adorna el fondo del escenario.

Si James creía tener una deuda pendiente con nuestro país, es seguro que después de este show puede darse por saldada, y con creces, ya que en exactas dos horas de música brindaron un espectáculo que no sólo destaca por su calidad musical, sino que por la entrega de cada uno de los integrantes de la banda, quienes validan a la perfección la teoría que para cautivar al público no sólo basta con tener una batería de éxitos, sino que la música debe complementarse con establecer una sintonía con cada uno de los asistentes, haciéndolos participes del show y generando una conexión que va más allá de lo netamente físico.

Al término de la presentación de James era tanta la satisfacción del público, que de inmediato comenzaron a retirarse del Teatro, sin siquiera intentar que la banda volviera, quienes inclusive tenían pauteado tocar dos canciones más si sus fans lo solicitaban (“Stutter” y “Tomorrow”). Este concierto dejará postales inolvidables en el inconsciente de cada uno de los asistentes, además de dar una verdadera cátedra de la importancia de dejarlo todo en el escenario.

Setlist:

  1. White Boy
  2. Seven
  3. She’s A Star
  4. I Know What I’m Here For
  5. P.S.
  6. Space
  7. Don’t Wait That Long
  8. Tell Her I Said So
  9. Honest Joe
  10. Waltzing Alone
  11. Ring The Bells
  12. Dust Motes
  13. Johnny Yen
  14. Sound
  15. Come Home
  16. Getting Away With It (All Messed Up)
  17. Say Something
  18. Sometimes
  19. Laid

 Por Gustavo Inzunza

Fotos por Danny Rayman

Publicidad
8 Comentarios

8 Comments

  1. juan gomez

    29-Abr-2012 en 7:46 am

    Banda asquerosa, mamona, porfavor no pongan fans o presidentes de fans cluba comentar, solo dice cosas dignas de una calcetinera mojada
    Lamentable, yo fui al show invitado con varios amigos y me aburri a la media hora, dejense de levantar muertos

    • Sue

      30-Abr-2012 en 11:57 am

      Puta Juan Gómez, hay que ser bien wueón para ir a un concierto en donde no me gusta la banda. Las weás, yo los fui a ver hasta al Club Amanda donde hicieron un concierto privado.

      Debiste haber ido a perrear por ahí.. o sea, no hay comparación entre James y un perreo reguetonero…. Jajajajaja!!!

      Años esperando verlos en vivo, ahora podré morir en paz 😛

  2. Anibal Gonzalez

    29-Abr-2012 en 7:49 pm

    Que comentario más imbecil. Obvio que no te iba a gustar el concierto si alguien te regalo la entrada, pero yo que pagué mi entrada puedo dar fe que el concierto estuvo a toda zorra. Dile a tu papito que te compre una entrada a la Blondie.

  3. Juan Morey

    30-Abr-2012 en 2:58 am

    El primer comentario es penoso. más que nada porque se nota que lo escribió alguien que no tiene vida a.k.a vida decente o sea, quien postea en un sitio a las 7.4am de un domingo y más encima para reclamar? solamente un imbecil como el señor Gomez.

    Dices que te aburriste a la media hora siendo que el concierto duró casi dos horas? O sea, además de no tener vida eres imbecil? Si a mi no me gusta un concierto simplemente me voy y no me quedo ahí aburriendome.

    A mi tambien me invitaron al concierto. apenas conocia la banda y encontré que el concierto fue más que decente con un sonido sólido. Ahora vaya a saber Dios que es bueno y que “música” para el sin vida del primer post.

  4. juan gomez

    30-Abr-2012 en 9:51 am

    Me gusta René de La Vega y Justin Bieber. Eso es música de verdad.

  5. Nelson Urbina

    30-Abr-2012 en 10:14 am

    Hay que ser muy wn pa ir a un recital que a uno no le gusta.El mamon asqueroso es aquel que se va a un recital y mas encima se queda a perder su tiempo…media hora,queizas dos horas….jajaja…que pena.Bueno,como digo yo,todo los dias nace un wn.

  6. Natalia

    30-Abr-2012 en 11:22 am

    El Show fue excelente, tremenda calidad de los musicos, entregados al escenario y empaticos con el público, el que se aburrió es simplemente porque no tenia nada que hacer ahi o debió haber seguido viendo el canal Disney.

  7. javier

    01-May-2012 en 2:41 am

    Conozco dos canciones de James, los vi en el Lolla 2010 y por streaming en Coachella 2012, …me hubiera encantado ir, si no fuera porque The Ting Tings tocaban a la misma hora en el T. Teletón. …ese horrendo momento cuando calzan artistas que te gustan.

Responder

En Vivo

DIIV: Esquemas Juveniles

Publicado

en

DIIV

Aunque estamos en una época con la posibilidad de más estilos que nunca, lo que es más claro de ver son las convergencias, cuando existen cosas muy diferentes que tienen un punto de encuentro. Nadie podría decir que Mac DeMarco, Wild Nothing y DIIV suenan igual, pero estos tres actos, con popularidad en nuestro país, tienen una sensibilidad con las guitarras y los ritmos que los hacen convivir incluso en el mismo sello, Captured Tracks. Pero luego aparecen las diferencias, que tienen más relación con cómo se disponen en un escenario o cómo se disponen ante su propia música, algo que se reafirmó en una nueva visita de DIIV, enterando su tercera vez en Chile.

Antes, todo partió con un potente set de Adelaida. La banda de Valparaíso estuvo muy bien elegida para partir con la jornada, en especial por la energía desplegada, que redundó en una ovación del público al cierre de su show pasadas las 21:45 hrs., donde pasaron por canciones como “1999” y “Eco”, para cerrar con la explosiva “Cienfuegos”, en su mayoría tracks que pertenecen a “Paraíso”, el disco que editaron en 2017. Un sólido espectáculo de una de las bandas más potentes del rock chileno, cuyo repertorio está siendo rápidamente engrosado.

Tras 25 minutos de espera, y teniendo a la mitad de DIIV en los últimos minutos ajustando ellos mismos sus instrumentos, entró a escena la banda de Brooklyn, que de inmediato podía establecer su potencia. A diferencia de Wild Nothing o DeMarco, lo de DIIV es más potente en el proscenio, y ellos no caen en la autoindulgencia, pese a que las formas de Zachary Cole Smith pudieran hacer creer lo contrario. Toda la banda suena cohesionada y eso deriva en el peso escénico que proyectan. Mientras Zachary pareciera al comienzo un vocalista parco que no se interesa en que se le entienda poco, luego se denota que eso es parte de la estética mientras él está enfocado como láser en lo suyo, y también en la guitarra de Andrew Bailey, con quien se complementan perfectamente.

Además, esta energía enfocada y este sonido aplanador no caen en un saco roto, porque el público que llegó a Club Blondie (que, vale decir, cada vez suena mejor para bandas) estaba dispuesto a saltar y sentir este show como algo realmente relevante. Ya en “Human” y “Dopamine” la algarabía era tal, que gente de la audiencia hacía crowdsurfing y otros revoleaban la polera o lo que fuera en el aire, como si se estuviera alentando al equipo en el estadio, con una conexión envidiable.

Aunque se ha visto a DIIV varias veces en vivo, existe algo que hace que se vuelva a ellos. Y tal vez sea esa sensación de que, en medio de todos los esquemas que rodean lo que son y proyectan sus canciones, existe una banda que tiene mucho que entregar, enfrentándose al cliché de los conjuntos que suenan o se ven similar, y que en general tienden a restringir el caudal de energía. En temas como “Past Lives” quedaba en claro que no se trataba meramente de escuchar versiones como las oscuras rendiciones de los discos, sino que algo de mayor alcance explosivo, sin traicionar esas sensaciones.

No es que DIIV sea la banda más brillante del mundo. Tras entregar una canción nueva sin título, tocaron un minuto de algo ininteligible y esos son gestos contradictorios, pero al menos reposa algo de honestidad en ellos que los hace ser de lo mejor de su rebaño, algo que en el iluminado final con “Dust”, “Doused”, y luego el encore con “Wait” (en el cual Andrew salió con un sostén que una persona lanzó al escenario) quedó de manifiesto. Poco más de una hora y cuarto que explicitan a DIIV como parte de los actos en los que no se debe desconfiar, porque pese a seguir modelos que parecieran muy definidos, ellos aún son capaces de entregar algo que los separa de la indulgencia y la simplona sencillez, y es así como probablemente los neoyorquinos consigan el paso a la trascendencia.

Setlist

  1. (Druun Pt. II)
  2. Is The Is Are
  3. (Druun)
  4. Human
  5. Under The Sun
  6. Dopamine
  7. Sometime
  8. Oshin (Subsume)
  9. Incarnate Devil
  10. Bent (Roi’s Song)
  11. Past Lives
  12. Nueva canción
  13. Healthy Moon
  14. Loose Ends
  15. Dust
  16. Doused
  17. Wait

IR A GALERÍA FOTOGRÁFICA

Continuar Leyendo
Publicidad

Facebook

Discos

Undertow Undertow
DiscosHace 2 días

El Álbum Esencial: “Undertow” de Tool

La portada de todo álbum debiese generar impresiones anticipadas sobre el contenido que este alberga. Bajo esa lógica, ver esa...

DiscosHace 3 días

Lee Ranaldo – “Electric Trim”

La reinvención siempre estará acompañada de un proceso de búsqueda, un viaje donde se pueda llegar al centro del asunto...

DiscosHace 1 semana

Paradise Lost – “Medusa”

En 2015 el oscuro y lúgubre universo del doom fue remecido por una de las bandas referentes en su género....

DiscosHace 1 semana

Living Colour – “Shade”

Si el alma pudiera traducirse musicalmente, no cabe duda que sonaría como el blues; una voz auténtica, actual y poderosa,...

The National The National
DiscosHace 2 semanas

The National – “Sleep Well Beast”

El motor de The National es la rabia y la desorientación causada por la falta de respuestas. No hay un...

Sex Pistols Sex Pistols
DiscosHace 2 semanas

El Álbum Esencial: “Never Mind The Bollocks, Here’s The Sex Pistols” de Sex Pistols

A mediados de los años 70, dos de los mayores polos del rock no vivían una situación alentadora. Nueva York...

DiscosHace 2 semanas

Prophets Of Rage – “Prophets Of Rage”

Hace aproximadamente un año, millones de fanáticos se llenaban de ilusiones ante la aparición de misteriosos carteles en EE.UU. que...

DiscosHace 3 semanas

Franja de Gaza – “Despegue”

Un comienzo impactante. Esta frase describe bien lo que provoca el disco “Despegue” de la banda nacional Franja de Gaza,...

DiscosHace 3 semanas

Royal Blood – “How Did We Get So Dark?”

La última joya del rock inglés se llama Royal Blood, y la prensa internacional se rindió ante su irrupción, ganándose...

DiscosHace 3 semanas

El Álbum Esencial: “Tubular Bells” de Mike Oldfield

“Tubular Bells” fue y sigue siendo una rareza. Hasta el día de hoy parece llamativo que un sello discográfico haya...

Publicidad

Más vistas

A %d blogueros les gusta esto: