Contáctanos

En Vivo

Jake Bugg: Un buen (viejo) chico

Publicado

en

Cuando uno ve una imagen de Jake Bugg, lo primero que se imagina es a una estrella de pop, o por lo menos a un chico que luce como una versión mesurada y sin aspavientos de los ídolos de moda. También, su mirada aparece como displicente, medio volado, medio como que nada le importara mucho. Pero al escuchar sus discos, irrumpe una madurez extraña, llena de frescura, con un toque demasiado cercano al pasado, como si Bugg fuera un enviado de los tiempos de antaño para devolverle la juventud al folk. Muchos lo comparan con Dylan, pero esa es harina de otro costal, muy lejano. Lo que es cierto es que, lo que se vio en el PlayStation Stage de Lollapalooza, fue una muestra de esta juventud con aroma a naftalina que logra mucho más de lo que pinta en el papel. Contra toda expectativa, Jake Bugg, de veinte años de edad, logra plantarse en el escenario con el aplomo de un veterano a mostrar lo suyo, sin mayor aspaviento que hacerse acompañar de un baterista y un bajista, y nada más.

JAKE BUGG LOLLAPALOOZA CHILE 2014 01

Esa seguridad en lo propio también lo hace tomar riesgos que no muchas veces resultan. Al show de Bugg le llora una segunda guitarra que permita notar la profundidad del trabajo que el propio Jake logra con su instrumento. Como no hay una base, el cantante debe tratar de hacer sonar todo, perdiendo varias veces la oportunidad de ahondar en armonías o contrapuntos en la melodía, haciendo que para el oyente despistado las canciones suenen más planas de lo que realmente son, perdiéndose parte de la atención al show por culpa de esta percepción primaria y lejana de que lo que se está escuchando no sorprende.

JAKE BUGG LOLLAPALOOZA CHILE 2014 02

Todo partió con “There’s A Beast And We All Feed It”, track que abre su segundo álbum “Shangri La” (2013), producido por Rick Rubin y que lo acercó más al rock y menos al folk, aunque al final todas las canciones del muchacho de Clifton se basan en su guitarra y voz, en especial en esa voz característica. Pero “There’s A Beast…” fue un gran comienzo, seguido de “Trouble Town”, ambas canciones llenas de energía. Luego con “Seen It All” demostraría que no todo es hacer música rápida, sino también que te permita corear y balancearte. En este intertanto el público llenaba en parte el espacio del Playstation Stage, en un símbolo de que no era un show muy masivo, aunque la gente que estaba fue muy entusiasta, sacándole algunos “gracias” al muy británico Jake.

JAKE BUGG LOLLAPALOOZA CHILE 2014 03

La tarde soleada pero no tanto sobre el Parque O’Higgins le sentó perfecto a la propuesta de Jake Bugg, en ese cóctel de nostalgia del ayer y añoranza del mañana; todo tan al alcance de la mano y a la vez tan dramático. Esa cercanía de lo trascedente es lo que logra transmitir Jake en tracks como los imbatibles “Simple Pleasures” o “Two Fingers”. No obstante se siente que Bugg tiene camino por avanzar, pese a lo mucho que ya consigue amarrar con dos discos bajo el brazo. Por ejemplo, resolver por qué el show agarra un vuelo mayor cuando él está solo con la guitarra. Esto pasó en “Broken”, fácilmente identificable como el mejor momento de la presentación.

JAKE BUGG LOLLAPALOOZA CHILE 2014 04

El show termina con “Lightning Bolt”, la canción que lo inició todo y que refleja de forma perfecta ambos mundos de Bugg: el ídolo pop-folk, y el viejo chico que parece saber dónde está con la suerte de alguien que lleva décadas en el negocio. También esta canción es el símbolo perfecto de los extremos en un show como el de Jake. Él puede ser un viejo chico, un alma con experiencia innata, un cantautor como los de antes, lo que quieras, pero su banda no lo acompaña en esta tarea. Mientras Bugg parte con un tempo acelerado el final de su show, el baterista, con su ingreso en un pulso más bajo, retrasa al cantante y lo hace tocar más lento, perdiendo buena parte de la explosión que asegura “Lightning Bolt”.

JAKE BUGG LOLLAPALOOZA CHILE 2014 05

Observando un poco más allá, lo que hace Jake Bugg tiene un grado de compromiso con lo que se siente que es lo correcto, que al final la simpleza –que le juega en contra- también se advierte como un acto de honestidad, y también como una necesidad para el cantautor. A ratos se sintió como que su guitarra fuera el reducto donde sus manos mejor se mueven, y que quizás sin ella, sin esa confianza en tener que tocar arpegios, acordes y riffs, quizás este buen viejo chico se nos transforma en un cabro chico, aunque nos inspire de cualquier forma la necesidad de querer que le vaya bien y que lo logre. Al menos va por un gran camino. Quizás cuando vuelva tendrá una segunda guitarra y una mejor banda. Ojalá. Se lo merece.

Setlist

  1. There’s A Beast And We All Feed It
  2. Trouble Town
  3. Seen It All
  4. Me And You
  5. Two Fingers
  6. Messed Up Kids
  7. A Song About Love
  8. Simple Pleasures
  9. Green Man
  10. Kingpin
  11. Taste It
  12. Slumville Sunrise
  13. I See Her Cryin’
  14. What Doesn’t Kill You
  15. Strange Creatures
  16. Broken
  17. Lightning Bolt

Por Manuel Toledo-Campos

Fotos por Julio Ortúzar

Publicidad
2 Comentarios

2 Comments

  1. verota02

    02-Abr-2014 en 2:59 am

    Si bien no lo vi en el Lolla, si lo hice en el sideshow y aunque en cuanto a energía y magia creo que ha sido el mejor concierto de mi vida, sí me di cuenta que a ratos suena muy precario. Aunque a decir verdad realmente siento que su gracia en vivo está en la simpleza y la guitarra, y si bien una segunda guitarra y una mejor banda ayudaría bastante a mejorar el sonido y a hacerlo lucir más, me costaría acostumbrarme a esos cambios porque así me empezó a gustar y precisamente por esa onda media underground que tiene es que se ha convertido en uno de mis músicos favoritos y por quien apuesto todas mis cartas de los próximos 10 años.

  2. Julián Restrepo Henao

    21-Jun-2015 en 4:02 pm

    ¿Alguien podría decirme el significado del término chileno “viejo chico”, que tanto usa Eduardo Bonvallet para referirse a Jorge Sampaoli? Muchas gracias.

Responder

En Vivo

Sepultura: Sin mirar atrás

Publicado

en

Sepultura

El Sepultura que recorre el mundo actualmente es bastante diferente al que fue en sus años dorados. Pese a la marcha de los hermanos Max e Igor Calavera, piezas importantes dentro de la alineación, Andreas Kisser y Paulo Jr. supieron cómo salir adelante, transformando al cuarteto en una agrupación muy diferente de lo que era originalmente. Con un evidente giro en su propuesta y estilo, Sepultura optó por enfocarse en álbumes de carácter más conceptual que los agresivos combos de death y thrash que tuvieron en sus primeros LPs. Ahora, con Derrick Green como su frontman, la banda sabe cómo seguir mirando hacia adelante sin olvidar tópicos de un pasado que, por mucho que se extrañe, no es algo que a sus protagonistas les quite el sueño. Con el excelente “Machine Messiah” (2017) como eje central de la gira, Santiago tendría el turno de ver a Sepultura una vez más, luego de su breve último paso como telonero de Slipknot en 2015, en un show que prometía ser un recuento de toda la historia de los brasileños.

Ya dando inicio a la jornada, Nad Sat fue la primera banda en subir al escenario. Con una potente presentación que se extendió por alrededor de 30 minutos, el cuarteto nacional demostró todo su poderío y fuerte sonido, siendo apoyados por los más entusiastas que ocupaban las primeras filas del recinto.

Luego vino el turno de Dezaztre Natural, una propuesta más que interesante para el público. Esto porque el quinteto posee la particularidad de contar con dos vocalistas, realizando una atrevida mezcla de thrash, heavy y punk, una fusión precisa para los diferentes tipos de fanáticos que se apostaron en el lugar para ver a Sepultura. Fue tal la entrega de los asistentes por los chilenos, que incluso llegó a prenderse una bengala en el centro de la pista, lo que generó el fervor de los fanáticos que realizaron un mosh pit alrededor de ella.

Una previa musicalizada por Rage Against The Machine llegó a su fin cuando, a eso de las 21:40 hrs., comenzó el esperado show de Sepultura. Con “I Am The Enemy” los brasileños dieron rienda suelta a un repertorio lleno de acelerados riffs y una sección instrumental de lo más sorprendente que se ha oído. “Phantom Self” y “Kairos” demostraron cómo el público conoce la historia de la banda, cantando las canciones de esta segunda etapa como si se tratara de clásicos de todos los tiempos.

Es evidente la importancia que la Sepultura quiere darle a sus trabajos con Derrick Green, especialmente a “Machine Messiah”, que ocupa una parte importante de la presentación. Sin duda, una de las grandes sorpresas la dio “Inner Self”, clásico de clásicos extraído directamente de “Beneath The Remains” (1989), que sonó tan potente como la versión original, en parte gracias al tremendo trabajo del baterista Eloy Casagrande, una verdadera bestia con las baquetas.

No hay duda de que estamos frente a una banda muy afiatada, que funciona como si cada uno fuera una pieza de una maquinaria aplastante y demoledora. Paulo Jr. no despega la vista de su bajo, dando estridentes galopes bajo cada riff del siempre activo Andreas Kisser, mientras que los brutales redobles de Casagrande retumban en todo el teatro. En este punto es necesario destacar la gran acústica existente en este recinto, algo que ya se había comprobado en shows como el de Primus, Amon Amarth, Red Fang, entre otros, y que ahora con Sepultura se pudo notar nuevamente.

El recuerdo de antaño llegó de la mano de “Biotech Is Godzilla”, cuya interpretación fue enlazada con “Polícia”, demostración de esa esencia punk, elemental en el catálogo del grupo. “Refuse/Resist” y “Arise” finiquitaron las cosas por unos momentos, para luego arremeter con un encore que finalizó con las tremendas “Ratamahatta” y “Roots Bloody Roots”, con toda la onda tribal y más primitiva del recordado “Roots” (1996).

Fuera de todo posible pronostico, Sepultura demostró que tiene energía para rato, entregando un show muy consistente y casi perfecto técnicamente. Más allá de cualquier discusión de si son o no la misma banda de antes, lo cierto es que el cuarteto no tiene tiempo para mirar atrás, avanzando siempre hacia el futuro. Es difícil salir adelante cuando se tiene mucho que demostrar, hemos visto muchos ejemplos fallar en el camino, no logrando sobreponerse a la ausencia de ciertos miembros o sencillamente no entusiasmando a su fanaticada con sus últimos trabajos. Sepultura es lo opuesto de todo aquello: supo cómo reinventarse, entregando trabajos incluso mejores en materia de composición que en antaño. El pasado puede quedar donde pertenece, pero esta maquinaria no tiene tiempo de preocuparse de él, ya que debe seguir avanzando hacia la cosecha del próspero futuro que se encargó de sembrar.

Setlist

  1. I Am The Enemy
  2. Phantom Self
  3. Kairos
  4. Desperate Cry
  5. Machine Messiah
  6. Inner Self
  7. Sworn Oath
  8. Iceberg Dances
  9. Choke
  10. Dialog
  11. Resistant Parasites
  12. Biotech Is Godzilla / Polícia
  13. Territory
  14. Refuse/Resist
  15. Arise
  16. Sepultura Under My Skin
  17. Ratamahatta
  18. Roots Bloody Roots

IR A GALERÍA FOTOGRÁFICA

Continuar Leyendo
Publicidad

Facebook

Discos

Undertow Undertow
DiscosHace 4 días

El Álbum Esencial: “Undertow” de Tool

La portada de todo álbum debiese generar impresiones anticipadas sobre el contenido que este alberga. Bajo esa lógica, ver esa...

DiscosHace 5 días

Lee Ranaldo – “Electric Trim”

La reinvención siempre estará acompañada de un proceso de búsqueda, un viaje donde se pueda llegar al centro del asunto...

DiscosHace 2 semanas

Paradise Lost – “Medusa”

En 2015 el oscuro y lúgubre universo del doom fue remecido por una de las bandas referentes en su género....

DiscosHace 2 semanas

Living Colour – “Shade”

Si el alma pudiera traducirse musicalmente, no cabe duda que sonaría como el blues; una voz auténtica, actual y poderosa,...

The National The National
DiscosHace 2 semanas

The National – “Sleep Well Beast”

El motor de The National es la rabia y la desorientación causada por la falta de respuestas. No hay un...

Sex Pistols Sex Pistols
DiscosHace 3 semanas

El Álbum Esencial: “Never Mind The Bollocks, Here’s The Sex Pistols” de Sex Pistols

A mediados de los años 70, dos de los mayores polos del rock no vivían una situación alentadora. Nueva York...

DiscosHace 3 semanas

Prophets Of Rage – “Prophets Of Rage”

Hace aproximadamente un año, millones de fanáticos se llenaban de ilusiones ante la aparición de misteriosos carteles en EE.UU. que...

DiscosHace 3 semanas

Franja de Gaza – “Despegue”

Un comienzo impactante. Esta frase describe bien lo que provoca el disco “Despegue” de la banda nacional Franja de Gaza,...

DiscosHace 3 semanas

Royal Blood – “How Did We Get So Dark?”

La última joya del rock inglés se llama Royal Blood, y la prensa internacional se rindió ante su irrupción, ganándose...

DiscosHace 3 semanas

El Álbum Esencial: “Tubular Bells” de Mike Oldfield

“Tubular Bells” fue y sigue siendo una rareza. Hasta el día de hoy parece llamativo que un sello discográfico haya...

Publicidad

Más vistas

A %d blogueros les gusta esto: