Conéctate a nuestras redes

En Vivo

Iron Maiden: Eddie esclavizó Santiago

Publicado

en

No pudimos obtener lo que Bruce Dickinson propuso el 9 de marzo del año pasado, cuando pidió el Estadio Nacional para la próxima presentación de la doncella en nuestro país. Pero sinceramente después de ver el marco del domingo pasado, seguramente quedó como anécdota, no creo que alguien se vaya a quejar de que no se haya realizado ahí. Más de 60.000 hijos del demonio, la mayor convocatoria que una banda de rock/metal ha realizado en nuestro país (discúlpenme pero U2, The Police y Rod Stewart no son rock, AC/DC lo es).

Lo de ayer, sinceramente quedó escrito en la historia de nuestro país, la mente de los que asistimos y de los que no fueron. El ambiente que se generó fue pero sencillamente notable, emocionante. Nunca había visto familias, generaciones de abuelos-padres-nietos, matrimonios con sus respectivos retoños en un concierto de tal magnitud. Incluso en la calle divisé niños pre-adolescentes estudiando las letras de los temas que iban a tocar para poder corearlos junto al respetable. Todos juntos para disfrutar esta gran celebración de alegría y rock que es ver a Maiden.

ironmaiden6

Sobre la producción, los accesos como la callampa. No pueden esperar que más de 60.000 almas pasen fluidamente en esos embudos de 5 metros de ancho. La entrada no fue drama ya que la gente llego en distintas horas del día, pero la salida un cáos, todos apretados, empujados, un asco. Ahora, vamos al grano.

Witchblade tenía la gran tarea de no repetir el bochorno del que fueron parte 5 años atras. Con todo el respeto que se merecen, lo del 2004 fue una verguenza. Freddy Alexis y compañía no defraudaron, los cerca de 15.000 asistentes que se encontraban como erizos pegados adelante saltaban y cabeceaban con los riffs del ya clasico “The Cradle Of Life”, temón. Los mas o menos 30 minutos que estuvieron arriba del escenario, se les vió mas confiados y con un sonido mas pulcro que en presentaciones anteriores. Alexis aprovechó la ocasión de apoyar el rock nacional y se pegó el lujo de tirar un ceacheí. Calentaron el ambiente y se llevaron aplausos, cumplieron.

2 minutos antes de las 19:00, salió Lauren Harris. La diferencia entre esta presentación y el año anterior, fue que ahora ya tiene su primera placa Calm Before The Storm bajo el brazo, el año pasado daba a conocer su material, ahora lo promocionaba. Sinceramente, y con la mano en el corazón, todo el mundo la respetó porque es la hija del Jefe. Sino, seguro la abucheaban hasta que se bajara. Mas que calentar el ambiente, hizo que la espera fuera mas larga, esos 30 minutos fueron eternos.

19:58, suenan los acordes del clásico Doctor, Doctor de UFO, el preambulo de que se viene la doncella. La totalidad del Club Hípico, saltando mientras coreaban ese temón, la espera ya había acabado.

Transylvania da la partida al video recopilatorio del viaje de la banda a través de distintos aeropuertos y escenarios a través del mundo (incluía fragmentos de Flight 666). La fiesta ya había empezado… Las palabras de don Winston Churchill “We Shall go on to the end, we shall fight in France…” y el bla bla bla hasta el “We shall never surrunder!” y en buen chileno, quedó la cagá. “Aces High” al igual que el año pasado dio la partida. Lo que dijo la banda de que venían con toda la pirotecnia fue verdad, cayó el telon, explosiones, chispas, Bruce corriendo, Harris disparando, impecable, a pura garganta, fue como gritar un gol en la final.

Wrathchild y 2 Minutes To Midnight hicieron que la cagá fuera más larga. Todos cantando, más de 60.000 almas saltando y cantando al cielo como si fuera el último momento de nuestras vidas, emocionante a cagar.

Después Bruce, saludó al público Chileno, habló de lo importante que somos para ellos, y dijo que tenían un par de sorpresas, canciones que no tocaban hace mucho tiempo. Children Of The Damned, canción que fue editada hace 27 años, hizo que los asistentes de mayor edad, esos que compraron el vinilo del The Number Of The Beast, se volvieran locos, al igual que el resto de la hinchada. Ejecución impecable en todo nivel, y lo más impresionante que un viejo enano de 50 años tenga la energía y capacidad de poder correr, saltar y cantar al igual o mejor que lo hacía hace 27 años, realmente emocionante.

Para mí, personalmente, Phantom Of The Opera fue la joyita de la noche. Canción que durante la decada de los ’90 no era incluída en los setlist, que la tomaron en cuenta para la mini gira Europea del Early Days el 2005 y la presente gira. A más de uno se nos vino a la cabeza Paul Di’anno, clásico de clásicos, más encima a 3 guitarras y con Bruce en las voces… orgasmo auditivo.

The Trooper y Wasted Years provocaron la misma reacción que el año pasado, solo que ahora la respuesta fue del doble de gente. Bruce vestido de soldado inglés en la tarima arriba de Nicko con la bandera de la Union Jack, mientras los three amigos y el Jefe Harris adelante juntos deslumbrando a la gente son esos solos y el ritmo galopante. Y con el clasico del ’86, el ambiente se torno mas emotivo, pero no por eso menos escandaloso, seguro varios se quedaron sin voz después de anoche.

La euforia y emoción estaba en su peak. Tanto que la gente de la mitad en adelante comenzó a ser aplastada contra las rejas de contención, Bruce, algo molestó por la situación ya que involucraba la salud de sus fans, tiró un ultimatum: si no se calmaba la cosa y salía alguien herido, Iron fuckin’ Maiden no iba a volver jamás. Pidió que todos hecharan 2 pasas hacia atras y la cosa se calmó.

Lo que vino después fue para mi sin dudas, el momento mas épico y mágico de la noche. The Rime Of The Ancient Mariner, que temón, 13 minutos ejecutados a la perfección, todos funcionando como reloj. Después de la parte lenta donde relatan un extracto del poema de Samuel Taylor Coleridge, el caós fue total, hermoso. Chispas y fuegos artificiales acompañaban a Dave Murray y Adrian Smith en sus respectivos solos, impresionante. Powerslave … que puedo decir? Bruce cantando con la misma mascara que usó en el mítico Live After Death, saliendo de una cortina de fuego rojo igual que aquel registro. En ese momento estabamos todos en el Long Beach Arena 14 años atras.

Run To The Hills… palabras sobran, de las más conocidas de Maiden. Fear Of The Dark notable, emocionante, con el típico “OOOOOOOH OOOOOOH OOOOOH OOOOH OH”, encendedores y celulares iluminaron el Club Hípico. Comentario aparte merece Hallowed Be Thy Name, clásico de clásicos, ejecutada a la perfección, las avalanchas de notas en los solos de Murray y Gers, un McBrain que jamás flaqueó y el Jefe tomando las riendas como siempre, marcando el galopeo.

Iron Maiden marcaba el “cierre”. El himno de la banda vino acompañado de un Eddie momificado de 1 y tanto toneladas que escupía fuego por los ojos, que se movía para los lados y los brazos arriba y abajo, realmente emocionante. No recuerdo haber visto un eddie tan grande desde el 2001 en adelante.

Después de una breve pausa se escuchó “Woe to you oh earth and sea…”, el diablo iluminado de rojo en el sector izquierdo del escenario, mientras todos recitaban esas palabras que eran el preambulo de The Number Of The Beast. Las gargantes no daban mas, pero en situaciones así, teniendo al frente al grupo mas grande de Metal de todos los tiempos, salía la voz de los cojones. El 666 se escuchó hasta en el vaticano, me alegro…

The Evil That Men Do, tema que aca no tocaban desde el 15 de Enero del 2001, prosiguió con la masacre. Que buena canción mierda, Dickinson cantandola igual que el ’88, el dueto de guitarras en el solo hizo que sonara mas potente que la bomba en Hiroshima, notable, y Cyborg Eddie caminando con su pistola para variar dandole cara a Janick Gers.

El cierre estuvo a cargo de Sanctuary, tema del album debut, bastante canchero y rockero el riff, simple pero directo, a la vena. En la mitad, la banda dejó de tocar para despedirse. Prometieron disco de estudio para el próximo año y visita para el 2011, Eddie va a invadir el Estadio Nacional, se los aseguro.

Mucha gente ajena a la fanaticada de la banda, me comentaban que encontraban fome ir a ver a una banda que toquen bastantes canciones repetidas en comparación a ocasiones anteriores. Por mucho que repitan varias canciones en sus presentaciones, da realmente lo mismo. Son temas que ya son considerados clásicos, y por más que uno los escuche, siempre va a querer escuchar los clásicos de nuevo, por algo son llamados así.

ironmaiden12

Lo que provocan estos tipos cada vez que vienen a Chile, o a cualquier parte del mundo es impactante. Esto va sobre el fanatismo o la admiración, es una religión para unos y un estilo de vida para otros. Jamas he visto fanaticos de otras bandas que sean tan devotos a ella como lo son los fans de la doncella. Han trascendido generaciones, y seguro que lo van a seguir haciendo.

Los asistentes de anoche fueron parte de la historia. El show mas grande de Rock en Chile y sudamerica (para una sola banda, no festivales). La gente que no fue seguro se arrepentirá después de los comentarios de todos, y los que fueron van a recordar esta noche por siempre. Lo especial de Maiden… no se que cresta es, para los fanaticos seguro fue el mejor día y concierto de sus vidas, como lo fue para mí, pero los no fanaticos que conozco, tambien me dijeron que fue el mejor concierto de sus vidas. Uno no sabe lo que es Iron Maiden hasa que los vé en vivo, y puta que es verdad.

UP THE IRONS!

PAZ!

Fotos por María Loreto Correa Barra
Ciudad Metal

Setlist:

  1. Churchill’s Speech/Aces High
  2. Wrathchild
  3. 2 Minutes to Midnight
  4. Children Of The Damned
  5. Phantom Of The Opera
  6. The Trooper
  7. Wasted Years
  8. The Rime Of The Ancient Mariner
  9. Powerslave
  10. 10. Run To The Hills
  11. Fear Of The Dark
  12. Hallowed Be Thy Name
  13. Iron Maiden
  14. The Number Of The Beast
  15. The Evil That Men Do
  16. Sanctuary

Publicidad
9 Comentarios

9 Comments

  1. Eduardo

    01-Abr-2009 en 11:47 am

    Que buen análisis, no existe exageración alguna en tus palabras fue sencillamente la raja el recital, lleno de magia.

    Grande Iron Maiden!!!

    • rodrigo

      12-May-2009 en 4:27 pm

      si exagero, metallica el 99 llevo 100.000 personas en colombia

      el mas grande de chile ……..si
      de sudamerica ….no

      • EzzoJ

        04-Jun-2009 en 1:09 am

        El recital mas grande de Iron Maiden en sudamerica, de eso se está hablando, reviza el tema children of the damnend en youtube, ahi el mismo bruce se encarga de decirlo.

        eso de metallica no te lo compro mucho..

  2. ICARUS

    06-Abr-2009 en 3:03 pm

    Escribiste con el alma…excelente comentario.

  3. hugo

    20-Abr-2009 en 6:24 pm

    puta compadre yo tube ahi wn y fue la zorra wn lo mejor maiden wn la caga
    UPS THE IRONS

  4. EzzoJ

    04-Jun-2009 en 1:13 am

    http://www.youtube.com/watch?v=D5M8vCUWkGA

    ahi esta el video children of the damned

  5. Eduardo

    11-Jun-2009 en 11:55 am

    Yo estuve adelante en la barrera de contención y la verdad faltaba poco para que me pasaran caminando por enima los demas fanáticos que tenía detrás, y siendo objetivo este fue el mejor recital que he presenciado en mi vida, valió la pena las horas de viaje desde el Sur (Valdivia) y el re-encuentro con viejos amigos hermanos del metal, todo lo que subyace a una visita de Maiden es algo indescriptible, el llanto contenido por la emoción de ver a estos concuentones dandolo todo en el escenario. Ayer vi la película y la verdad la piel se me erizó, en fin, me gustó mucho tu comentario, se nota que eres sincero y profesional, te felicito, Saludos a todos!!!

  6. barney petrozza

    17-Sep-2009 en 9:26 pm

    el mejor recital de todos los tiempos no hay duda de ello, ahora mi pregunta es quien es metallica ??
    dejaron de existir hace varias decadas jajajaja
    con todo respeto creo q maiden supero a cualquier banda en vivo aqui en chilito
    no por nada los premiaron como el mejor show en vivo
    sin mas q decir me despido

    UP THE IRON’S !!!

    grande maiden !!!!!

  7. ruben

    06-Mar-2010 en 6:07 pm

    yo me ire acasar ala iglesia de iron maiden en brazil jajajajja

Responder

En Vivo

Lacuna Coil: Sin miedo a nada

Publicado

en

El acto de sacar la voz se ha convertido en un método de supervivencia para las mentes de chilenas y chilenos después del 18 de octubre. La lucha transcurre en las calles, en las redes sociales, en el espacio público, e incluso en los conciertos. Ya es parte de la “nueva normalidad” que la gente haga hora gritando “el que no salta es paco” y “Piñera culiao”, entonces existe un uso de la voz que no sólo valoriza lo que se dice, sino que el acto mismo de decir y enunciar, que no es más que lanzarse a las profundidades de la incomodidad de dejar de disfrutar el silencio. Eso también es lo que hacen las bandas musicales, lanzarse al sonido, y cuando el tiempo pasa, también es trascendente cómo la voz sigue existiendo, sin doblegarse, tal como ha pasado con Lacuna Coil, agrupación italiana que ya tiene más de dos décadas de historia, en las que obviamente han enfrentado dificultades, y siguen ahí, generando canciones que son puntos de encuentro, pero sin dejar de lado cómo la lucha continúa.

El retorno de los italianos tampoco se hizo esperar tanto, sumando casi tres años de ausencia, pero sí había una deuda que saldar con el público chileno que no vio la gira de celebración de los 20 años de la agrupación, y aquello sería el ingrediente más trascendente de lo que ocurriría más adelante. Antes, la jornada iniciaría con BlackFlow en el escenario de Club Blondie, que mostró por qué fue un nombre destacado en varias publicaciones con su EP “Confusion & Time” de 2018, y más material, aunque el público recién empezaría a repletar el tradicional recinto cuando ya estaba en el escenario la banda que acompañó a Lacuna Coil en su gira sudamericana y también lo hará en la parte asiática de ese periplo, los estadounidenses Uncured.

Es entretenido ver cuando se nota que los músicos en el escenario tienen un carisma contagioso y muestran una verdadera hambre juvenil, algo que es extraño porque en general los grupos de metal llegan a nuestro país lo hacen con mucho recorrido, entonces esas prácticas salen más pauteadas. En cambio, lo de Uncured en su debut en Chile fue explosivo, divertido, potente y con ganas de éxito, y eso incluso se notó en lo rápido que se armó todo para que tocaran: si BlackFlow terminó a las 19:30 hrs., ya a las 19:44 hrs. el cuarteto de New Jersey estaba comenzando con lo suyo, un minuto antes incluso de lo que indicaba el itinerario. Canciones como “Sacrifice”, “Myopic” o “Desecration” mostraban lo frenético del espectáculo, con una ejecución precisa por parte de los líderes del proyecto, los hermanos Zak y Rex Cox, que eran la voz y las guitarras dinámicas de un proyecto que en 45 minutos dejó una gran impresión, incluso estrenando una canción inédita y haciendo un cover de “Roots Bloody Roots” de Sepultura, ganándose a la gente, muchos de los cuales tendrán un nuevo nombre a poner en las playlists.

Pero el evento principal de la noche aún no se asomaba y ya la gente se agolpaba más adelante para ver más de cerca a Cristina Scabbia, Andrea Ferro y el resto de Lacuna Coil, banda que puntual a las 21:00 hrs. inició su show, que tendría casi dos mitades exactas, en la primera con un set basado principalmente en material más nuevo, tanto de “Black Anima”, disco editado en octubre pasado, apenas una semana antes del estallido social en nuestro país, como de “Delirium” (2016).

Reckless”, “Downfall”, “Layers Of Time” o “Save Me” eran tracks elegidos para mostrar la potencia de la propuesta de Lacuna Coil, sin perder urgencia ni voz propia, teniendo su fortaleza en su maquinaria simple pero efectiva. Los timbres de Cristina y Andrea son muy diferentes, pero las canciones les entregan momentos perfectos para lucirse en su extremo a cada uno, sea en canciones más rítmicas como “Blood, Tears, Dust” o en costados más emotivos como la ya mencionada “Save Me”.

Pero la noche no sólo era de canciones y virtuosismo instrumental, sino también de compartir lo que se siente, y por ello es que tras “My Demons” Cristina tomó el micrófono para decir que la banda no es ciega y que han visto las noticias y lo difícil que está todo en el país, así que por ello valoraban aún más la intención de estar ahí, en ese espacio, luchando. La banda sabe qué es luchar y sabe qué es tener que hacer sin mirar atrás, porque en su tiempo, cuando aparecieron en escena, eran algo distinto, no la típica fórmula de una vocalista femenina que flotara sobre la potencia del metal, sino que con diálogo, y potencia por parte de la propia intérprete. “Enjoy The Silence”, el cover de Depeche Mode que pasa ese test de que la versión logre identidad propia, resuena con fuerza y aroma a final del show, con todo el mundo cantando, sacando la voz, unidos ahí.

Pero Lacuna Coil sí salió del escenario, tras la 11ª canción, entonces las caras de sorpresa irrumpían en la Blondie, mientras otras calmaban la cosa diciendo que era la primera mitad del show. Tenían razón en esa aseveración, porque a los cinco minutos el quinteto volvió, con diferente vestuario, y dispuestos a saldar esa deuda con la celebración de las dos décadas de historia con la gente. Canciones antiguas como “A Current Obsession”, “Soul Into Hades” o “Tight Rope” eran coreadas por todo el mundo, y pese a que muchos se nota que vieron el setlist de los shows en Brasil y Buenos Aires, de todas formas había esa sensación de ver algo único, siendo ejecutado con maestría.

Parece ser algo obvio a estas alturas, pero no se debe dejar de mencionar cómo la voz de Cristina Scabbia es implacable, perfecta, lozana y -lo más importante- capaz de arrasar con todo a su paso. Es ese carisma que le han dado los años, además, el que hace que se vea como dominadora de todo lo que pasa, incluso cuando se debe improvisar, como cuando en medio de “1.19” decidió salir del escenario para asistir a una fan que se desmayó en las cercanías de la reja, sin dejar de cantar. Son esos detalles los que muestran parte de la receta para que Lacuna Coil dure tanto tiempo, y es que la fluidez y naturalidad son clave, y por ello cuando Andrea o Cristina dicen que la gente “se mantenga con fuerza” o invitan a corear “We fear nothing” (no le tenemos miedo a nada) sea algo de corazón.

También era divertido cómo la banda no se hizo de rogar para tocar un tema fuera de lo convenido en su setlist a pedido de la gente. El coro popular decía con coordinación impactante “Senzafine”, y quizás la idea le gustó mucho a Lacuna Coil porque la tocaron segundos después, de forma magistral, igual que “Veneficium” y el gran final con “Nothing Stands In Our Way”, donde la banda invitó a la gente a seguir adelante, a que nada se interponga en el camino, y que todos estamos juntos en esto porque lo importante es mejorar lo que se tiene, para todas y todos, y luego de una hora y 52 minutos de alto nivel musical y canciones llenas de emociones, sin duda que son momentos como los entregados por Lacuna Coil los que permiten sacar la voz, incluso lejos de las calles, liberando las vallas papales en las calles de la propia consciencia.

Setlist

  1. Blood, Tears, Dust
  2. Our Truth
  3. Reckless
  4. My Demons
  5. Layers Of Time
  6. Downfall
  7. The House Of Shame
  8. Sword Of Anger
  9. Heaven’s A Lie
  10. Save Me
  11. Enjoy The Silence (original de Depeche Mode)
  12. A Current Obsession
  13. 1.19
  14. When A Dead Man Walks
  15. Soul Into Hades
  16. Tight Rope
  17. Comalies
  18. Senzafine
  19. Veneficium
  20. Nothing Stands In Our Way

IR A GALERÍA FOTOGRÁFICA

Seguir Leyendo
Publicidad

Facebook

Discos

I Disagree I Disagree
DiscosHace 3 días

Poppy – “I Disagree”

YouTube ha entregado algunos de los videos virales más singulares de internet. La popularidad de la plataforma le ha permitido...

On Circles On Circles
DiscosHace 4 días

Caspian – “On Circles”

Cada vez más pantanoso, el territorio del post rock busca permanentemente desmarcarse de los clichés y estar en constante evolución....

Hotspot Hotspot
DiscosHace 1 semana

Pet Shop Boys – “Hotspot”

Hace más de tres décadas que el icónico dúo londinense compuesto por Neil Tennant y Chris Lowe dio inicio a...

Marigold Marigold
DiscosHace 2 semanas

Pinegrove – “Marigold”

Originarios de New Jersey, y con un sonido característico que toma elementos del indie rock y del country más alternativo,...

The Archer The Archer
DiscosHace 4 semanas

Alexandra Savior – “The Archer”

No tuvieron que pasar siete años de mala suerte –como rezan los primeros versos del álbum– para que Alexandra Savior...

There Is No Year There Is No Year
DiscosHace 1 mes

Algiers – “There Is No Year”

Algiers es una banda que logró algo de notoriedad en los circuitos alternativos durante 2017 gracias al lanzamiento de su...

Deceiver Deceiver
DiscosHace 3 meses

DIIV – “Deceiver”

Desde su debut, la imagen de DIIV –y en particular la de su líder, Zachary Cole Smith– ha sido asociada...

Macro Macro
DiscosHace 3 meses

Jinjer – “Macro”

Para destacar en el actual y variado espectro musical, se puede tomar la opción de desmarcarse de algún género en...

Pyroclasts Pyroclasts
DiscosHace 3 meses

Sunn O))) – “Pyroclasts”

La densa y oscura capa que Stephen O’Malley y Greg Anderson han construido a través de los años a punta...

No Home Record No Home Record
DiscosHace 3 meses

Kim Gordon – “No Home Record”

En su primera experiencia solista, Kim Gordon da con un disco abstracto y cambiante, mostrando una faceta aún más experimental...

Publicidad
Publicidad

Más vistas

A %d blogueros les gusta esto: