Conéctate a nuestras redes
Ilegales Ilegales

En Vivo

Ilegales: El rock es un oficio exigente

Publicado

en

Es sabido que durante la década de los ochenta se desarrolló un importante movimiento de rock hispanoparlante en Sudamérica; “rock latino” se le llamó acá, sin embargo, lo cierto es que este fenómeno también abarcó otras latitudes. Desde la vereda más callejera, España fue testigo del denominado “rock urbano”, donde Ilegales figura entre sus nombres emblemáticos. Enmarcados en una nueva fecha del Outsider Festival –que a principios de año también trajo a The Adicts–, los españoles volvieron a Santiago para presentar su nuevo material, “Rebelión” (2018). Marcado por una larga espera, y un Club Blondie a lleno total, Ilegales presentó un show implacable, demostrando con certezas absolutas que, pese a los años, gozan de muy buena forma.

Diecisiete años tuvieron que pasar para que concretaran su retorno a Santiago. Casi dos décadas de ansiedad que ya se hacían sentir en las afueras de Club Blondie, donde los fanáticos comenzaban a agolparse varios minutos antes del show. Con puntualidad perfecta, la banda local Plan 7 dio inicio a la jornada, ofreciendo un sonido rockabilly que hizo bailar al público para ponerlo a tono de lo que se avecinaba después.

Interpretando un repertorio que fue cantado por los asistentes, los locales cerraron un show sólido, incluyendo un par de covers de dos bandas insignes del rock & roll sudamericano. Primero con “Amazona”, original de los porteños Los Blue Splendor, y “Demolición” del conjunto limeño Los Saicos, famosos por su rock salvaje y pioneros en este lado del continente. Luego de un show impecable, el público estaba preparado para recibir al plato principal de la noche.

Cuando una fecha levanta altas expectativas, entregar un show de calidad es un requisito obligatorio. Conscientes del contexto que los convocaba, Ilegales no dejó al azar ningún minuto de su presentación. Desde la heroica entrada, acompañados por “La Danza De Los Caballeros” del compositor Sergei Prokofiev, hasta la incesante carga de canciones que dio inicio con “Stick De Hockey”, el conjunto español ejecutó con prolijidad su extenso repertorio. “No Tanta, Tonto” fue la primera muestra del material de “Rebelión”, para luego dar paso a otro de sus clásicos con “Qué Mal Huelen Los Muertos”. Marcando una de las pocas pausas que tuvo el show, Jorge Ilegal saludó a los fanáticos y les recordó que la banda cumple su palabra: prometieron volver a Chile hace más de diez años, y por fin saldaron su deuda pendiente. Para continuar con el baile, “Hola Mamoncete” y “Ella Saltó Por La Ventana” desataron la algarabía en el recinto.

Bajando un poco en lo rítmico, mas no en lo lírico, “Suicida” y “Suena En Los Clubs Un Blues Secreto” hicieron cantar a los asistentes, dando cuenta que no hubo ninguna canción –dentro del extenso repertorio de casi 40 temas– donde no se escuchó al menos un fanático seguir la letra. Además de ofrecer una propuesta que bebe tanto del rock & roll como el punk, las letras son el elemento que le da a Ilegales una categoría superior. Con ingenio y un sentido del humor particular, canciones como “Agotados De Esperar El Fin” y “Todo Lo Que Digáis Que Somos” daban cuenta de esta actitud que no busca ser amable, sino que, por el contrario, enaltece una visión decadente y pesimista del cotidiano, y que, aun así, no se niega a bajar los brazos.

Desprendiéndose levemente de la arista rockera, el conjunto español se sumergió en una de sus composiciones más oscuras con “Yo Soy Quien Espía Los Juegos De Los Niños”, en un momento que rodeó a Club Blondie de un ambiente nostálgico y reflexivo. Luego de este episodio más pausado, el público volvió a bailar con “Si La Muerte Me Mira De Frente Me Pongo De Lao” y “Ángel Exterminador”. Fue en este momento cuando el bajista de la banda, Willy Vijande, se molestó por el excesivo uso de flashes de los teléfonos, un tema que ya es frecuente en los conciertos y es material de debate en distintos círculos musicales. Luego que Jorge pidiera con mayor sutileza el uso discreto de celulares, “Revuelta Juvenil En Mongolia” marcó uno de los momentos donde el ritmo acelerado desató el lado más salvaje de los fanáticos, generando un mosh que luchaba por abrirse paso en un Club Blondie atiborrado.

Decir las cosas tal cual las piensan, forma parte del encanto de la banda. Así quedó demostrado cuando Jorge aseguró sin escrúpulos que el rock es un ejercicio de arrogancia, y quién lo niegue seguramente está mintiendo. Ocasión elocuente para interpretar “Regreso Al Sexo Químicamente Puro”, cuya letra refleja precisamente las actitudes hipócritas y la falsa modestia. Como un segundo episodio más cercano a lo oscuro, “La Casa Del Misterio” dio cuenta de la habilidad de los españoles por ejecutar de manera eficiente el rock en el amplio concepto de la palabra, paseándose por sus diferentes variantes.

Ya acercándose al cierre, “La Chica Del Club De Golf” marcaba la última seguidilla de un repertorio que parecía infinito. “Si No Luchas Te Matas” planteó la filosofía tozuda de la banda, mientras que “Soy Un Macarra” despedía la noche en uno de los momentos más significativos, donde, luego de presentar al conjunto, Jorge Ilegal se describió como un tipo que se parece a todos y cada uno de los asistentes. Una persona común que, consciente de sus defectos, lucha constantemente contra sí mismo, sin embargo, algunas veces pierde. “Tiempos Nuevos, Tiempos Salvajes” marcó el clímax perfecto para un repertorio vasto que rebosaba de éxitos. Guardando lo más bravío para el final, la oda narcótica “Dextroanfetamina” y el enérgico rock & rollBestia”, hicieron bailar a todo el recinto mientras se sentía cómo el piso estaba al borde del colapso.

A pesar de que los españoles presentaron un repertorio prolongado, el público seguía con ganas de seguir disfrutando. “Odio Los Pasodobles”, “Caramelos Podridos” y “Problema Sexual” ofrecieron los últimos golpes que buscaban apaciguar a los asistentes. Atentos por cuidar hasta el último detalle, “Destruye” dio un cierre de jornada ceremonioso, acompañada por la “bendición” de Jorge a los asistentes con la intención de darle el toque final de mística a la noche y desatando la catarsis gracias a esta oda al caos.

Cuesta creer que una banda con cerca de cuatro décadas de recorrido tenga el vigor que mostró Ilegales. Vale repetirlo nuevamente; se trató de un show que contó con el número para nada despreciable de 35 canciones, muchas de ellas interpretadas una tras otra, sin pausas. Tal como dijo Jorge Ilegal, el público fue testigo de una banda que, pese a los años, se encuentra en plena forma. Una experiencia que, al vivirla en carne propia, resulta tremendamente emocionante. Así lo vive el conjunto español, perfectos antihéroes que, lejos de romantizar la figura del rockstar, exponen el camino difícil e ingrato que conlleva alcanzar la infamia. Tal como la vida misma, el rock & roll es una carrera de largo aliento, donde la lucha es una constante.

Setlist

  1. Stick De Hockey
  2. No Tanta, Tonto
  3. Qué Mal Huelen Los Muertos
  4. Hola Mamoncete
  5. Ella Saltó Por La Ventana
  6. Suicida
  7. Suena En Los Clubs Un Blues Secreto
  8. Agotados De Esperar El Fin
  9. Todo Lo Que Digáis Que Somos
  10. Voy Al Bar
  11. El Norte Está Lleno De Frío
  12. Enamorados De Varsovia
  13. Chicos Pálidos Para La Máquina
  14. Yo Soy Quien Espía Los Juegos De Los Niños
  15. Si La Muerte Me Mira De Frente Me Pongo De Lao
  16. Ángel Exterminador
  17. Hacer Mucho Ruido
  18. Revuelta Juvenil En Mongolia
  19. Mi Amigo Omar
  20. El Demonio
  21. Regreso Al Sexo Químicamente Puro
  22. La Casa Del Misterio
  23. La Chica Del Club De Golf
  24. Mundo Carajillo
  25. Puta
  26. Si No Luchas Te Matas
  27. Soy Un Macarra
  28. Tiempos Nuevos, Tiempos Salvajes
  29. Dextroanfetamina
  30. Bestia
  31. Los Chicos Desconfían
  32. Odio Los Pasodobles
  33. Caramelos Podridos
  34. Problema Sexual
  35. Destruye

IR A GALERÍA FOTOGRÁFICA

Publicidad
Clic para comentar

Responder

En Vivo

The Raconteurs: Paréntesis

Publicado

en

Raconteurs

Tal como lo hemos venido señalando durante estas últimas y convulsionadas semanas, el tratar de asistir a un evento musical y disfrutarlo disociándose por completo de lo que ocurre en nuestro país, es una tarea prácticamente imposible. La incertidumbre se vive en cada segundo a la espera de una suspensión o cancelación de un evento a última hora y, peor aún, el temor de que un nuevo hecho lamentable siga causando sufrimiento entre nuestros compatriotas es una preocupación que se mantiene latente durante esta crisis. Hay gente que la está pasando muy, muy mal por la pésima gestión de un gobierno que se fuerza en no dar su mano a torcer, y hasta que no exista una respuesta contundente y satisfactoria para la ciudadanía por parte de las autoridades, seguiremos con la sensación de que las cosas no están para nada bien. Por lo tanto, actividades que nos producen tanto goce como lo es asistir a un concierto –incluso si se desarrollan con completa normalidad como ocurrió anoche–, seguirán viéndose truncadas por la ansiedad y la incertidumbre.

Así y todo, anoche este redactor tuvo la tarea de cubrir el debut de The Raconteurs en Coliseo Santiago. Jack White regresaba a Chile con el proyecto que inicio junto a su amigo Brendan Benson, y que este año lanzó su tercer álbum de estudio, “Help Us Stranger“, el que marcó el retorno de la banda al mapa musical luego de once años de silencio discográfico. Los norteamericanos, tal como lo confesó White durante la presentación, estuvieron a punto de no concretar la fecha en el país debido obviamente a todo lo que está pasando, pero finalmente las cosas funcionaron y anoche vivimos un recital eléctrico y vibrante, donde los asistentes pudimos tener un poderoso paréntesis en medio del caos.

Poniendo énfasis en su nueva placa, el inicio del concierto fue inmejorable con la atronadora entrada de los músicos y la posterior interpretación de “Bored And Razed”. El quinteto arrasó con el escenario, siendo la figura más prominente y enérgica la de Jack White, hombre que, entre saltos y corridas, se instaló desde el primer momento como la fuerza salvaje del espectáculo. Su voz distorsionada, el poder de los riffs y la impecable performance de sus colegas, marcaron los primeros minutos de actuación, donde siguieron canciones como “Level” y “Old Enough”, encendiendo a la audiencia que se contagió desde el primer instante de la sinergia de los estadounidenses.

De ahí en adelante la velada siguió su curso sin inconvenientes y a toda velocidad. Al término de cada corte, White se acercaba rápidamente a uno de sus compañeros o roadies para darles indicaciones de lo que venía en el set, manteniendo la mayoría de las canciones que vienen presentando en la gira –pese a que en Chile tocaron dos temas menos que en Argentina–, pero que vio modificado su orden para la ocasión.

En varias oportunidades los músicos debían correr para cambiar una guitarra o retomar posiciones, ya que White no dio mayor espacio a pausas y se enfocó netamente en brindar un espectáculo completo al respetable. Canciones como “Only Child”, “Somedays (I Don’t Feel Like Trying)” o la demoledora “Broken Boy Soldier” fueron prueba de lo anterior. The Raconteurs en vivo es una gran explosión controlada, que a veces sobrepasa los márgenes y se transforma en una experiencia impredecible y adrenalínica.

Sunday Driver” nos llevó al encore, siendo el mejor pasaje de la noche por lejos. Comenzando con el cover de Donovan, “Hey Gyp (Dig The Slowness)”, para continuar con “Consoler Of The Lonely” y “Salute Your Solution”, rematando con la impresionante y extensa “Blue Veins”, de la que se apoderó completamente Jack White con su guitarra y voz, en un verdadero hito de la noche, dejando a la fanaticada en completo éxtasis. La tarea ya estaba hecha y, para dar la estocada final, llegó el hit “Steady, As She Goes”, bajando el telón con el recinto cantando y saltando al ritmo de los norteamericanos.

Palabras de agradecimiento y cariño a los chilenos por parte de White y Benson, foto grupal y The Raconteurs salía del escenario cerrando el paréntesis. Los guardias pidieron que la gente se retirara rápidamente de las instalaciones y así lo hicieron. Durante la pausa de espera para el bis se escucharon los típicos cantos como “el que no salta es paco”, “el pueblo unido jamás será vencido”, o el más reciente “Chile despertó”, los que se replicaron con alegría y entusiasmo entre algunos asistentes cuando nos tocaba volver a la realidad.

La satisfacción de un gran concierto se queda con nosotros y también las ganas de pasar a un bar y seguir comentando lo ocurrido con los amigos, porque lamentablemente los ánimos no están para eso, y mientras el país no obtenga una solución a sus demandas, grandes momentos como el vivido esta noche de miércoles seguirán siendo pequeños, pero muy necesarios, paréntesis.

Setlist

  1. Bored And Razed
  2. Level
  3. Old Enough
  4. Now That You’re Gone
  5. Don’t Bother Me
  6. You Don’t Understand Me
  7. Top Yourself
  8. Only Child
  9. Broken Boy Soldier
  10. Somedays (I Don’t Feel Like Trying)
  11. The Switch And The Spur
  12. Pull This Blanket Off
  13. Shine The Light On Me
  14. Help Me Stranger
  15. Sunday Driver
  16. Hey Gyp (Dig The Slowness)
  17. Consoler Of The Lonely
  18. Salute Your Solution
  19. Blue Veins
  20. Steady, As She Goes

IR A GALERÍA FOTOGRÁFICA

Seguir Leyendo
Publicidad

Facebook

Discos

A Dawn To Fear A Dawn To Fear
DiscosHace 4 días

Cult Of Luna – “A Dawn To Fear”

Lo inequívoco, por más que pareciera mantenerse estático, puede ser radicalmente arrancado por un vendaval de circunstancias, y en lo...

Memory Memory
DiscosHace 4 días

Vivian Girls – “Memory”

No todos los retornos son buenos y no todas las segundas partes son de lo peor, o al menos así...

Birth Of Violence Birth Of Violence
DiscosHace 4 días

Chelsea Wolfe – “Birth Of Violence”

Diez años cargan con una simbología que acerca más a lo divino que a lo terrenal. No sólo hay un...

Beneath The Eyrie Beneath The Eyrie
DiscosHace 4 días

Pixies – “Beneath The Eyrie”

Luego de dos apuestas mal logradas, Pixies vuelve al estudio y lanza su mejor disco desde su retorno en 2004....

Chastity Belt Chastity Belt
DiscosHace 2 semanas

Chastity Belt – “Chastity Belt”

Saudade es un vocablo portugués cuyo significado se acerca a la definición de melancolía; un estado afectivo estimulado por la...

Shaped By Fire Shaped By Fire
DiscosHace 2 semanas

As I Lay Dying – “Shaped By Fire”

Durante la primera década del siglo XXI, hubo un estallido de agrupaciones que tomaron variaciones más melódicas para combinar el...

Jamie Jamie
DiscosHace 2 semanas

Brittany Howard – “Jaime”

Cuando Brittany Howard anunció su primer proyecto como solista, alejada de sus compañeros de Alabama Shakes, las reacciones de sorpresa...

RainViento RainViento
DiscosHace 2 semanas

Cevladé – “RainViento”

A estas alturas, no debiera ser sorpresivo que Cevladé saque un disco de alta relevancia, calidad y arrojo no sólo...

Free Free
DiscosHace 4 semanas

Iggy Pop – “Free”

Puede parecer extraño que un artista que ha hecho literalmente lo que se le ha antojado a lo largo de...

DiscosHace 1 mes

Diego Lorenzini – “De Algo Hay Que Morir”

El ingenio de la cultura chilena es algo que se ha instaurado como característica generalizada, como también la capacidad de...

Publicidad
Publicidad

Más vistas